PA­TRIA QUE­RI­DA

Se­gún las cró­ni­cas his­tó­ri­cas, el no­ble as­tu­riano Don Pe­la­yo ven­ció a los in­fie­les is­lá­mi­cos en la ba­ta­lla de Co­va­don­ga en el año 722. Des­pués, los ára­bes desis­tie­ron de con­ti­nuar la do­mi­na­ción de aque­lla re­gión mon­ta­ño­sa, de re­cur­sos li­mi­ta­dos e in­vierno

Motor Clásico - - SU­MA­RIO - J. BO­NI­LLA (TEX­TO). MI­KAEL HEL­SING (FO­TOS)

As­tu­rias – Pi­cos de Eu­ro­pa Al vo­lan­te de un Seat 132

Más allá de re­con­quis­tas y ba­ta­llas en­tre mo­ros y cris­tia­nos, As­tu­rias es­con­de una ri­que­za que se re­mon­ta al ju­rá­si­co. Pre­ci­sa­men­te, la «cos­ta de los di­no­saur ios» es el pu nto de par­ti­da de es­te via­je. En­tre Gi­jón y Ri­ba­de­se­lla se en­cuen­tra el con­ce­jo de Co­lun­ga, don­de se han des­cu­bier­tos hue­llas y fó­si­les de gi­gan­tes­cos rep­ti­les prehis­tó­ri­cos. Jun­to con La Grie­ga, La Is­la es una de las es­ca­sas pla­yas tu­rís­ti­cas de es­ta zo­na que los ac­ci­den­ta­dos acan­ti­la­dos de­jan li­bres pa­ra el ba­ño, cuan­do el fuer­te olea­je ha­bi­tual tam­bién lo per­mi­te. Su are­na do­ra­da se ex­tien­de unos 800 m y en días de ba­ja­mar abre un puen­te al is­lo­te que le da nom­bre. Allí nos subimos al 132 2000, rum­bo a las es­tri­ba­cio­nes más sep­ten­trio­na­les de los Pi­cos de Eu­ro­pa.

A fi­na­les de los 70, es­ta gran ber­li­na de Seat po­nía al al­can­ce de la cla­se es­pa­ño­la aco­mo­da­da un au­to­mó­vil con ele­va­das pre­ten­sio­nes y pres­ta­cio­nes. Es­ta­ba por en­ci­ma de los 124 y 131, y las 972.000 pe­se­tas que cos­ta­ba en 1980 es­te ejem­plar con «cli­ma­ti­za­dor de ai­re acon­di­cio­na­do» lo si­tua­ban en­tre los más ca­ros de la pro­duc­ción es­pa­ño­la, equi­pa­ra­ble a los Chrys­ler 2 li­tros y Peu­geot 505 y ca­si lo que un Ci­troën CX, que su­pe­ra­ba el mi­llón.

Ape­nas 13 cm más lar­go que un 131, el in­te­rior del 132 ofre­ce am­pli­tud y un am­bien­te cui­da­do, y eso que el plás­ti­co ya se de­ja ver de­ma­sia­do en el sal­pi­ca­de­ro de es­ta ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Los asien­tos son au­tén­ti­cos bu­ta­co­nes, an­chos, mu­lli­dos y ex­tre­ma­da­men­te con­for­ta­bles. Gra­cias a sus múl­ti­ples re­gla­jes, re­sul­ta fá­cil en­con­trar una po­si­ción có­mo­da y na­tu­ral: el vo­lan­te Ð fino y de gran diá­me­troÐ tam­bién tie­ne re­gu­la­ción en al­tu­ra. Pen­sa­do co­mo una ber­li­na se­ño­rial y rá­pi­da, ideal pa­ra ca­rre­te­ras lla­nas y des­pe­ja­das, es­ta­ba por com­pro­bar có­mo se com­por­ta­ría en los tra­mos de mon­ta­ña a los que nos di­ri­gía­mos.

De­jan­do atrás las aguas del Can­tá­bri­co, nos me­te­mos bre­ve­men­te en la au­to­vía A8. Ape­nas unos ki­ló­me­tros pa­ra com­pro­bar la sua­vi­dad de es­te co­cha­zo an­tes de des­viar­nos ha­cia la AS-260 y aden­trar­nos en la Sie­rra del Sue­ve. La cé­le­bre subida a El Fi­to Ð Fi­tu pa­ra los lo­ca­le­sÐ es una de­ce­na de ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra es­tre­cha, buen fir­me, cur­vas en­la­zas y al­gu­na pae­lla de ca­si 350 gra­dos.

No es un de­por­ti­vo, pe­ro el 132 se desen­vuel­ve con sor­pren­den­te agi­li­dad a pe­sar de sus 2,56 m de ba­ta­lla. Sal­vo en cur­vas muy ce­rra­das, con es­ca­lón y en­tran­do fuer­te, es di­fí­cil que la rue­da tra­se­ra in­te­rior pierda con­tac­to con el as­fal­to. De­ba­jo del ca­pó, los 109 CV del mo­tor biár­bol tie­nen fuer­za su­fi­cien­te pa­ra ro­dar ale­gre usan­do bien las ter­ce­ra y cuar­ta re­la­cio­nes, sin ne­ce­si­dad de es­ti­rar­las más allá de las 3.500-4.000 vuel­tas.

Cla­ro que no lo ha­ce con el ner­vio de un Al­pi­ne ni si­quie­ra co­mo su pri­mo her­mano, el 124 2000, con el que com­par­ti­rá el mo­tor 1.919 cc y 5 CV adi­cio­na­les. La di­rec­ción asis­ti­da ayu­da mu­cho y trans­mi­te bue­na sen­si­bi­li­dad. Y a di­fe­ren­cia de otras ber­li­nas de su em­pa­que y en­ver­ga­du­ra, la amor­ti­gua­ción, con un to­que de du­re­za bien ajus­ta­do, mi­ni­mi­za bas­tan­te el ba­lan­ceo de la ca­rro­ce­ría. Ya en la se­gun­da se­rie, Seat sus­ti­tu­yó en el eje de­lan­te­ro los ta­cos de go­ma ini­cia­les por una es­ta­bi­li­za­do­ra tra­di­cio­nal.

A unos 1.100 me­tros so­bre el ni­vel del mar, la ci­ma obli­ga a una pa­ra­da. En­tre va­cas que pa­cen tran­qui­la­men­te

se ele­va un bal­cón-mi­ra­dor de hor­mi­gón cons­trui­do en 1927. Des­de allí, el via­je­ro pue­de tocar el cie­lo y di­vi­sar tan­to el Can­tá­bri­co co­mo, en su ex­tre­mo opues­to, las cum­bres de los Pi­cos de Eu­ro­pa.

La ba­ja­da en di­rec­ción a Arrion­das es in­clu­so más es­car­pa­da y po­ne a prue­ba los fre­nos del 132. En es­ta ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, Seat vol­vió a im­plan­tar fre­nos de tam­bor en las rue­das tra­se­ras, que cum­plen bien echan­do mano de las re­la­cio­nes in­fe­rio­res del cam­bio y la po­ten­cia de re­ten­ción del mo­tor.

Nues­tra ru­ta con­ti­núa pa­ra­le­lo al río Se­lla. Por la N-625 se­gui­mos su cur­so, atra­ve­san­do Las Ro­zas, So­bre­pie­dra y La Ve­ga de los Ca­se­ros, an­tes de cru­zar­lo por un nue­vo puen­te pa­ra­le­lo al an­ti­guo via­duc­to ro­mano de Can­gas de Onís. De él pen­de la gran Cruz de la Vic­to­ria que po­ne en avi­so al vi­si­tan­te de las ges­tas bé­li­cas que die­ron ini­cio aquí al gri­to de la Re­con­quis­ta. A raíz de la ges­ta de Don Pe­la­yo, Can­gas co­bró es­plen­dor y se con­vir­tió du­ran­te me­dio si­glo en vi­lla y cor­te del in­ci­pien­te Reino de As­tu­rias. Lue­go per­dió re­le­van­cia en pos de León. Y no fue has­ta la re­cu­pe­ra­ción del san­tua­rio de Co­va­don­ga, ya en el si­glo XX, cuan­do re­co­bró el bri­llo tu­rís­ti­co del que hoy dis­fru­ta.

En 1918, el go­bierno de An­to­nio Maura y el Rey Al­fon­so XIII de­cla­ra­ron par­que na­cio­nal a los Pi­cos de Eu­ro­pa. Era el pri­mer es­pa­cio na­tu­ral pro­cla­ma­do co­mo tal. La ca­rre­te­ra AS-262 lle­va di­rec­ta­men­te a Co­va­don­ga. Allí se lo­ca­li­za la cue­va-san­tua­rio en la que se­gún las crónicas Don Pe­la­yo se en­co­men­dó a la Vir­gen an­tes de ba­tir­se con los mu­sul­ma­nes. Sin em­bar­go, lo re­cón­di­to y abrup­to del lu­gar le su­mió ca­si en el ol­vi­do has­ta el si­glo XIX, cuan­do co­men­za­ron las obras de la ba­sí­li­ca de San­ta Ma­ría la Real (1877-1901).

A los pies de la san­ta cue­va sa­le una es­tre­cha ca­rre­te­ra (CO-4) que as­cien­de a los la­gos. Las fuer­tes ne­va­das de los días an­te­rio­res la man­tu­vie­ron ce­rra­da al trá­fi­co. Ca­si a cie­gas nos aven­tu­ra­mos. Es­tre­cha de por sí, la má­qui­na qui­ta­nie­ves ha­bía abier­to una sen­da que ape­nas de­ja es­pa­cio pa­ra un co­che. En se­gun­da y ter­ce­ra, el 132 es­ca­la las pri­me­ras ram­pas con brío. El biár­bol es elás­ti­co a

LA SUBIDA A EL FI­TO ES UNA CA­RRE­TE­RA ES­TRE­CHA, CUR­VAS EN­LA­ZA­DAS Y AL­GU­NA PAE­LLA

POR LA­DE­RAS MON­TA­ÑO­SAS Y TÚ­NE­LES SI­GUI­MOS EL CAU­CE DEL DU­JE HA­CIA SO­TRES

me­dio gas, mien­tras aca­ri­cia­mos el ace­le­ra­dor an­te la po­si­ble pre­sen­cia de pla­cas de hie­lo.

El pri­me­ro de los la­gos, el Enol, nos re­ci­be con una ma­jes­tuo­si­dad su­pre­ma y un man­to blan­co de enor­me be­lle­za. El si­len­cio más ab­so­lu­to lo rom­pe un to­do­te­rreno que tra­ta de abrir­se ca­mino en­tre la nie­ve. Es del ser­vi­cio de vi­gi­lan­cia que ha acu­di­do al res­ca­te de un gru­po de ca­ba­llos as­tur­co­nes a los que el tem­po­ral ha de­bi­do de des­orien­tar. Mien­tras Mi­kael Hel­sing ha­ce su tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co, el la­go se va he­lan­do por mo­men­tos. Afor­tu­na­da­men­te, den­tro del 132 la ca­le­fac­ción nos man­tie­ne ca­lien­tes.

En So­to de Can­gas vol­ve­mos a in­cor­po­rar­nos a la AS-114. Du­ran­te una vein­te­na de ki­ló­me­tros, la ca­rre­te­ra es lla­na y per­mi­te avi­var el rit­mo y com­pro­bar que, yen­do en quin­ta, en­tre 90 y 100 km/h, cons­ti­tu­ye un te­rreno más pro­pi­cio pa­ra es­ta ber­li­na fa­mi­liar. Ape­nas se es­cu­cha un le­ve ru­mor me­cá­ni­co. La di­rec­ta tie­ne un desa­rro­llo de 30,7 km/h que ha­ce fá­cil man­te­ner el mo­tor en una zo­na óp­ti­ma de par.

A par­tir de Or­ti­gue­ro, el cau­ce del río Ca­sa­ño se une en pa­ra­le­lo a la ru­ta. An­tes de lle­gar a Póo de Ca­bra­les hay que pa­rar en el Mi­ra­dor del Po­zo de la Ora­ción. Des­de allí se di­vi­sa cla­ra­men­te la si­lue­ta del Naranjo de Bul­nes. A él se pue­de ac­ce­der a pie des­de la al­dea de Bul­nes o por su ca­ra oc­ci­den­tal, des­de So­tres.

Allí po­ne­mos rum­bo des­de el des­vío de Las Are­nas, por la AS-264, y lue­go des­de Puen­te Pon­ce­bos por la CA-1. La ca­rre­te­ra se abre pa­so en­tre la­de­ras mon­ta­ño­sas, si­guien­do el cur­so del río Du­je y atra­ve­san­do tú­ne­les ex­ca­va­dos ar­te­sa­nal­men­te en la mon­ta­ña. Hay que ba­jar el rit­mo pa­ra ad­mi­rar el abrup­to pai­sa­je. El va­lle de Tiel­ve da pa­so a una es­ca­le­ra de cur­vas y cor­tas rec­tas que as­cien­de ha­cia So­tres. Re­ba­ños de va­cas, ove­jas y ca­bras, al­gu­nas en­ca­ra­ma­das en los pe­ñas­cos, pas­tan aje­nas a to­do. Su le­che es el ele­men­to prin­ci­pal del que­so de ca­bra­les tí­pi­co de es­ta zo­na, cu­yo par­ti­cu­lar as­pec­to y sa­bor lo da una cu­ra­ción en mi­le­na­rias cue­vas na­tu­ra­les. A par­tir de ahí, la CA-1 es­tá cor­ta­da por la nie­ve. No nos que­da más re­me­dio que des­an­dar el ca­mino y vol­ver en bus­ca de la AS-114.

El cur­so del río Ca­res nos si­gue has­ta Pa­nes, don­de vier­te sus aguas al De­va. Tam­bién las al­tas cum­bres dan pa­so po­co a po­co a un pai­sa­je más llano y des­pe­ja­do. La AS-114 conf lu­ye con la N-261, que cir­cun­va­la los Pi­cos de Eu­ro­pa por su ca­ra oc­ci­den­tal. Es la que nos di­ri­gi­rá de nue­vo al can­tá­bri­co, f lir­tean­do en­tre los lí­mi­tes del Prin­ci­pa­do y Can­ta­bria. An­tes, en­con­tra­re­mos las pa­rro­quias de Co­lom­bres y Un­que­ra, cer­ca de don­de, des­pués de 62 km, des­de su na­ci­mien­to en Fuen­te Dé, el De­va desem­bo­ca en el es­tua­rio de Ti­na Ma­yor. mc

Pro­duc­tos au­tóc­to­nos. El hó­rreo —u «ho­rru»— y el que­so de ca­bra­les son dos ele­men­tos fi­jos en los pue­blos de al­tu­ra as­tu­ria­nos co­mo So­tres. Su cli­ma frío y hú­me­do con­di­cio­nó las tra­di­cio­nes más an­ces­tra­les.

Mi­tos y le­yen­das. La Cruz de la Vic­to­ria cuel­ga del puen­te ro­mano en Can­gas de Onís co­mo sím­bo­lo de la ba­ta­lla de Don Pe­la­yo con­tra los mu­sul­ma­nes. Di­cen las crónicas que los ára­bes re­tro­ce­die­ron an­te el pai­sa­je abrup­to de es­tas tie­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.