Se­gun­da ju­ven­tud

El re­na­ci­do sa­lón ma­dri­le­ño ha te­ni­do en­can­to. En es­ta oca­sión, ha lo­gra­do re­unir un po­co de to­do lo que se es­pe­ra de la afi­ción en Es­pa­ña. Las lec­tu­ras pue­den ser múl­ti­ples, tan­tas co­mo los vi­si­tan­tes que pa­sa­ron por él. Es­ta ha si­do la nues­tra.

Motor Clásico - - SU­MA­RIO - FÉ­LIX MA­CÍAS (TEX­TO). JO­SÉ MA­RÍA PUE­CHE (FO­TOS)

Re­tro­mó­vil de Ma­drid Se­gun­do asal­to

No ha­bía pa­sa­do una se­ma­na de la pues­ta en mar­cha de la nue­va or­de­nan­za de mo­vi­li­dad de Ma­drid, cu­yo ob­je­ti­vo con­sis­te en des­te­rrar a los vehícu­los «vie­jos y contaminantes» de la ca­pi­tal, y en el re­cin­to fe­rial de IFEMA se ce­le­bra­ba el XVI Sa­lón Re­tro­mó­vil. Pa­ra­do­jas del des­tino. Mien­tras la si­tua­ción de los vehícu­los his­tó­ri­cos es­tá aún por de­fi­nir, la afi­ción de los ma­dri­le­ños pa­re­ce cre­cer. Hu­bo mu­cho pú­bli­co e in­clu­so se in­cre­men­tó la afluen­cia con res­pec­to al año pa­sa­do, con una ci­fra fi­nal cer­ca­na a los 30.000 vi­si­tan­tes se­gún la or­ga­ni­za­ción. To­do un éxi­to pa­ra Even­tos del Mo­tor que or­ga­ni­za­ba el sa­lón por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

Pe­ro pa­ra ga­nar, al­gu­nas ve­ces hay que sa­cri­fi­car al­go, una re­gla que apli­ca­da a es­ta edi­ción de Re­tro­mó­vil, se ve­ri­fi­ca­ba con el cam­bio de pa­be­llón de ex­po­si­ción. El pre­cio­so «hall» nú­me­ro 12 de Ifema, cir­cu­lar, al­to de te­cho y bien ilu­mi­na­do del año pa­sa­do, cam­bia­ba por el nú­me­ro 3, más rec­tan­gu­lar y ba­jo, que lu­ce Ð en el do­ble sen­ti­do de la pa­la­braÐ mu­cho me­nos, pe­ro ofre­ce ma­yor su­per­fi­cie de ex­po­si­ción.

Sal­vo es­ta di­fe­ren­cia es­té­ti­ca, bien es cier­to que el cam­bio ha si­do pa­ra me­jor, con más ex­po­si­to­res que el año pa­sa­do (unos 190 en to­tal) y una im­pre­sión ge­ne­ral de ta­ma­ño in­cre­men­ta­do con res­pec­to a la precedente edi­ción. Al pa­re­cer es­ta me­jo­ra tam­bién se ha re­fle­ja­do en cuan­to a transac­cio­nes se­gún de­ja­ban en­ten­der al­gu­nos pro­fe­sio­na­les y com­pra­ven­tas pri­va­dos pre­sen­tes en Re­tro­mó­vil. Los co­ches en ven­ta en el es­pa­cio del Co­ver Ga­ra­ge eran unos ochen­ta y se re­par­tían en los ex­tre­mos del pa­be­llón. Muy in­tere­san­te ver lo que se ven­de y com­pro­bar que en ma­te­ria de clá­si­cos y «young­ti­mers», ya ca­si na­da es ba­ra­to, pe­ro que hay mu­cho mo­vi­mien­to e in­te­rés por co­sas muy di­fe­ren­tes. Al­gu­nos Mer­ce­des al­tos de ga­ma de los 90 a pre­cios real­men­te in­tere­san­tes (en­tre 6.000 y 8.000 €), pe­que­ños de­por­ti­vos GTI co­mo un ra­ro y bien con­ser­va­do Peu­geot 205 SE­VE Ð Se­ve­riano Ba­lles­te­ro­sÐ o asi­mi­la­dos de los años 80 a pre­cios cues­tio­na­bles, in­clu­so más ca­ros que nue­vos (9.000-15.000 €).

Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor en­se­ña­ban clá­si­cos de buen ni­vel, in­clu­so al­gu­nos ve­ni­dos de Por­tu­gal en im­pe­ca­ble

LO MÁS LLA­MA­TI­VO, SIN DU­DA, LA EX­PO­SI­CIÓN DE PRO­TO­TI­POS ES­PA­ÑO­LES

es­ta­do. La lu­sa Jor­car, por ejem­plo, pro­po­nía un Pors­che 930 Tur­bo en torno a los 100.000 €, aun­que a es­ca­sos me­tros un par­ti­cu­lar anun­cia­ba otro si­mi­lar por 85.000 €. En los ex­tre­mos en­con­trá­ba­mos un As­ton Mar­tin DB 2/4 MkI, tam­bién por­tu­gués, cu­yo tra­to de­bía de ne­go­ciar­se al­re­de­dor de los 345.000 €; o un BMW M3 E30 en 57.500. Aun­que más pre­ten­cio­sos eran los tres mi­llo­nes de los que ha­bla­ba el es­pe­cia­lis­ta mar­be­llí Ros­so Cor­sa por un Fe­rra­ri 330 GTS Spi­der. En con­tras­te, o co­mo se quie­ra con­tex­tua­li­zar, en uno de los ex­tre­mos del pa­be­llón se po­día ver un Land Ro­ver de 1951 pa­ra res­tau­rar en­te­ro, cu­yo car­tel lo anun­cia­ba en 25.000 €, mien­tras que por uno res­tau­ra­do de pe a pa pe­dían 45.000 €. Otra pie­za ra­ra por es­tos la­res, un Che­vro­let Cor­vair, con unas du­do­sas llan­tas que en na­da le fa­vo­re­cían, te­nía en el pa­ra­bri­sas la ci­fra de 14.500 €.

En­tre lo más in­tere­san­te que ver es­te año es­ta­ban dos ex­po­si­cio­nes con­sa­gra­das a le­yen­das del de­por­te del mo­tor es­pa­ñol co­mo han si­do, en sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos, An­gel Nie­to y San­tia­go Mar­tin Can­te­ro. En­tre las mo­tos del «12+1» es­ta­ban sus Der­bi, Kreid­ler, Mi­na­re­lli y Bul­ta­do de gran pre­mio, y del pi­lo­to-pre­pa­ra­dor ma­dri­le­ño, uno de sus Ford Sie­rra Cos­worth o el siem­pre es­pec­ta­cu­lar Seat 131 Gru­po 5 de cir­cui­to.

La ca­sa de subas­tas «on­li­ne» Ca­ta­wi­ki pre­sen­ta­ba al­gu­nos de los vehícu­los que se es­ta­ban subas­tan­do en esos días, con

la coin­ci­den­cia de dos vehícu­los ab­so­lu­ta­men­te an­ti­té­ti­cos: la Ves­pa 150 Sprint que ro­bó «El Lu­te» pa­ra fu­gar­se en 1966 y el Mer­ce­des-Benz 300 SEL de 1971 que usa­ran los Re­yes de Es­pa­ña emé­ri­tos (am­bos «en su sal­sa»), es­ti­ma­dos en 6.450 y 17.000 € res­pec­ti­va­men­te.

Pe­ro lo más lla­ma­ti­vo, sin du­da, fue la ex­po­si­ción de «des­cu­bri­mien­tos es­pa­ño­les», nue­ve pro­to­ti­pos en diversos es­ta­dos de con­ser­va­ción, des­de un In­va­der GT y el Re­nault 8 TS Cou­pé rea­li­za­do por Jo­sé Al­va­rez, has­ta la ca­rro­ce­ría des­tar­ta­la­da de un ARH Con­dor de los 60 de la em­pre­sa Al­bi­sa Hu­gar. Uno de los más sin­gu­la­res era el Vahuert de los años 50, un mo­no­pla­za idea­do y cons­trui­do por Fé­lix Va­ro­na y An­to­nio Ro­drí­guez Huer­ta, con ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio re­ma­cha­da y ac­tual­men­te con­ser­va­do por la Fun­da­ción RA­CE.

Al­gu­nos aniver­sa­rios es­ta­ban a la or­den del día, los 70 años del Ci­troën 2CV y de la mar­ca Pors­che, los 50 del Ci­troën Meha­ri y de los Mi­ni es­pa­ño­les, y tam­bién los 50 que el año que vie­ne cum­pli­rá el Seat 1430 (el stand del Club Na­cio­nal Seat 1430 y 124 siem­pre ori­gi­nal­men­te am­bien­ta­do), sin ha­blar del Con­cur­so de Ele­gan­cia que pre­sen­ta­ba al­gu­nos mag­ní­fi­cos ejem­pla­res de pre­gue­rra, Brush Run­na­bout de 1907 en ca­be­za, acom­pa­ña­do por unos Buick, Che­vro­let, Pac­kard o Stu­de­ba­ker ru­ti­lan­tes. El ju­ra­do eli­gió «Best of show» el Allard J2X de 1952, mien­tras que el pú­bli­co, por vo­ta­ción po­pu­lar, se de­can­tó por el Buick 8 Es­pe­cial de 1938.

En pa­ra­le­lo a to­dos es­tos co­ches y mo­tos, la zo­na re­ser­va­da pa­ra re­cam­bios, li­bros, au­to­mo­bi­lia y otros co­mer­cian­tes ocu­pa­ba un 60% de los 14.000 m2 del re­ci­to y, co­mo siem­pre, atra­jo la aten­ción de los afi­cio­na­dos prac­ti­can­tes.

En ge­ne­ral, Re­tro­mó­vil tu­vo es­te año más vi­da, con un ani­ma­do tra­sie­go y bu­lli­cio de afi­cio­na­dos y mu­chos vehícu­los de los que dis­fru­tar y/o ne­go­ciar. Pa­ra mu­chos de no­so­tros es­tos clá­si­cos es­tán muy vi­vos y las sen­sa­cio­nes se di­vi­di­den en­tre mo­de­los que siem­pre nos en­can­ta­ron, otros que re­des­cu­bri­mos tras unos años a me­dio ol­vi­dar y los que siem­pre desea­re­mos. mc

Stands con per­so­na­li­dad. Arri­ba el Club 1430, 124 y 124 Cou­pé, siem­pre sor­pren­den­te, ha­bía di­se­ña­do una ro­ton­da con na­da me­nos que nue­ve vehícu­los. A la de­re­cha, la ex­po­si­ción de pro­to­ti­pos es­pa­ño­les con el mo­no­pla­za Vahuert en pri­mer plano. Aba­jo, las mo­tos del cam­peo­ní­si­mo An­gel Nie­to ex­pues­tas por la fun­da­ción que lle­va su nom­bre.

Ho­me­na­jes. Arri­ba, los co­ches de San­tia­go Mar­tín Can­te­ro, his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo es­pa­ñol. Aba­jo, nues­tro com­pa­ñe­ro Pe­pe Bur­ga­le­ta de­di­can­do su li­bro que re­co­ge las «Las Me­jo­res Mo­tos Es­pa­ño­las».

Un sa­lón ecléc­ti­co. Co­ches pa­ra to­dos los gus­tos, ya fue­sen los ame­ri­ca­nos del Con­cur­so de Ele­gan­cia, los atrac­ti­vos As­ton Mar­tin DB2/4 y Pors­che 930 Tur­bo o los ya cin­cuen­to­nes Mi­ni es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.