Pa­so a pa­so

El asun­to sue­le em­pe­zar cuan­do con­si­gue re­unir al­gu­nos vehícu­los que le gus­tan; con el tiem­po sus in­tere­ses, re­cur­sos y de­di­ca­ción van cre­cien­do po­co a po­co, has­ta que aque­lla pe­que­ña co­lec­ción ini­cial aca­ba con­vir­tién­do­se en mu­seo digno de tal nom­bre, ab

Motor Clásico - - MI GARAJE - MA­NUEL GARRIGA (TEX­TO). PE­RE NUBIOLA (FOTOS)

Es­te es un pro­ce­so so­bra­da­men­te co­no­ci­do que han v iv ido unos cuan­tos afi­cio­na­dos, pe­ro en el ca­so de Marc Vidal lo sin­gu­lar es que se ha pro­du­ci­do en un pe­rio­do re­la­ti­va­men­te cor­to, si te­ne­mos en cuen­ta el vo­lu­men de su pa­tri­mo­nio au­to­mo­vi­lís­ti­co y mo­to­ci­clís­ti­co. «Así es Ð nos dice él mis­moÐ , de he­cho co­men­cé a in­tere­sar­me por el te­ma en los años 90, aun­que pri­me­ro só­lo cen­tra­do en los co­ches. En las mo­tos no me me­tí has­ta bas­tan­te más tar­de». Aun así, su co­lec­ción con­tie­ne tres ve­ces más mo­tos que co­ches.

La sec­ción Ð o me­jor di­cho, sec­cio­ne­sÐ de­di­ca­da a las dos rue­das es ad­mi­ra­ble por su am­pli­tud y va­rie­dad. Des­de re­li­quias de pre­gue­rra a ve­lo­mo­to­res, mo­de­los de cross o su­per­bi­kes de los 70 y 80, con no­ta­ble pre­sen­cia de Hon­da. «Es que es una mar­ca que me gus­ta mu­cho des­de siem­pre, por eso ten­go tan­tas. Al­gu­nas las he uti­li­za­do re­gu­lar­men­te para via­jar», ex­pli­ca Marc an­te una ta­ri­ma so­bre la que ve­mos me­dia do­ce­na de im­po­nen­tes Gold­wing, ese pa­que­bo­te de dos rue­das. «Es­tas las es­tre­né yo Ð dice se­ña­lan­do las dos más mo­der­na­sÐ , el res­to las he ido com­pran­do usa­das o en fe­rias de clá­si­cas». Al la­do un cuar­te­to de Hon­da de al­ta ci­lin­dra­da de los 80, in­clui­dos dos mo­de­los con tur­bo­com­pre­sor, un trío de he­xa­cí­lin­dri­cas de los 70 Ð Be­ne­lli, Ka­wa­sa­ki, Hon­daÐ y otras clá­si­cas in­tere­san­tes (BMW, Nor­ton, Ducati, Guz­zi, La­ver­da¼).

El apar­ta­do de cross im­pre­sio­na: sa­bía que ha­bía mu­chas Hon­da de la se­rie CR, pe­ro aquí no só­lo es­tán ca­si al com­ple­to ¡tam­bién hay todas las Mai­co ima­gi­na­bles! Ba­ja­mos al só­tano y des­cu­bri­mos una an­ti­gua ca­va vi­ní­co­la en la que Marc ate­so­ra una im­pre­sio­nan­te co­se­cha de mo­tos de trial y TT, so­bre to­do ita­lia­nas: ca­si un cen­te­nar de Apri­lia, Be­ta, Fan­tic, Ital­jet, SWM... De nue­vo en la su­per­fi­cie, vi­si­ta­mos una lar­ga na­ve rec­tan­gu­lar en la que fi­gu­ra ca­si to­da la pro­duc­ción es­pa­ño­la de mo­de­los de cam­po: 164 má­qui­nas de cross, enduro y trial fa­bri­ca­das por Bul­ta­co, Mon­te­sa y Ossa. So­bran las pa­la­bras. Las fotos de Pe­re Nubiola re­sul­tan mu­cho más elo­cuen­tes.

To­da­vía no he­mos ha­bla­do de los co­ches... Nues­tro hom­bre tie­ne gus­tos ecléc­ti­cos, pe­ro sin du­da le van los mo­de­los po­pu­la­res, em­pe­zan­do por el más po­pu­lar de

LA CO­LEC­CIÓN SE RE­PAR­TE EN ES­TAS DOS PLAN­TAS Y NA­VES ANE­XAS CON MÁS MO­TOS

to­dos, el Ford Mo­de­lo T: cua­tro ejemplares nos dan la bien­ve­ni­da al en­trar en el mu­seo, y uno más es­pe­ra en el cen­tro de la sa­la prin­ci­pal. Tam­bién hay me­dia do­ce­na de an­ti­guos Citroën, in­clui­do un Trac­tion 15 CV, y otro Citroën que no es tal sino un Chevrolet con ca­rro­ce­ría de Ro­sa­lie y eje de­lan­te­ro de Ford A. Es­te co­che ha­cía de ta­xi en Te­ruel pe­ro fue a pa­rar a una fa­mi­lia de fa­bri­can­tes tex­ti­les de Sa­ba­dell, donde Marc lo en­con­tró.

Los clá­si­cos bri­tá­ni­cos tam­bién tie­nen una pre­sen­cia no­ta­ble: me­dia do­ce­na de Rolls-Roy­ce, in­clui­dos un Phan­tom I Spring­field y otro Phan­tom des­ca­po­ta­ble que per­te­ne­ció a la Du­que­sa de Al­ba; un Triumph 1800, un MGA, etc. Otra cons­tan­te en es­ta co­lec­ción: los ame­ri­ca­nos. Al la­do de un Chevrolet que reali­zó el Rally Barcelona-Mos­cú or­ga­ni­za­do por el An­tic Car Club de Ca­ta­lun­ya en 1980 ve­mos un bo­ni­to Buick Road­mas­ter ca­brio­let de 1953, cua­tro Ca­di­llac de los 50 y 60, un es­pec­ta­cu­lar Ford Thun­der­bird de 1956 y has­ta sie­te Chevrolet Cor­vet­te de va­rias aña­das, entre los que des­ta­ca un Pa­ce Car edi­ción es­pe­cial de 1978.

El ca­pí­tu­lo de­por­ti­vo es sus­tan­cio­so: tres Al­pi­ne A-110, al­guno muy to­ca­do, y un A-108; un R-5 Tur­bo 2 de se­rie cu­ya de­co­ra­ción re­pli­ca el de Rag­not­ti en el Mon­te­car­lo 1981; dos bar­que­tas Ð una Mar­ca­dier-Re­nault y una ARC con mo­tor Tal­bot Sim­caÐ ; y un par de mo­no­pla­zas: un Se­lex F-1430 y un Mar­ti­ni Mk15 ex Jean-Clau­de, am­bos traí­dos

de Ma­llor­ca donde ha­bían aca­ba­do ha­cien­do ca­rre­ras en cues­ta. La pie­za más sin­gu­lar es un... fal­so co­che de re­cords: el reac­tor de un ca­za Phan­tom F4 mon­ta­do so­bre un sim­ple bas­ti­dor de tu­bo cua­dra­do y unas rue­das de ca­mión, na­tu­ral­men­te no ope­ra­ti­vo. «El mo­tor sa­lió de la ba­se ame­ri­ca­na de To­rre­jón; lle­va­ba lar­go tiem­po de­trás de él y no fue na­da fá­cil con­se­guir que me lo ven­die­ran. Des­de en­ton­ces me lo han in­ten­ta­do com­prar va­rias ve­ces, pe­ro ni ha­blar¼ ¡fun­cio­na muy bien co­mo re­cla­mo!»

Y eso no es to­do. En una fin­ca tan gran­de, con es­pa­cio de so­bra, los di­ver­sos co­rra­les, ga­ra­jes y na­ves se van lle­nan­do de mo­tos, co­ches, fur­go­ne­tas, trac­to­res, mo­to­res, pie­zas, etc. En el al­ma­cén en­con­tra­mos un mo­to­ca­rro Tri­mak en pro­ce­so de pin­tar -hay ca­bi­na de pin­tu­ra-, un Daup­hi­ne al que le han im­plan­ta­do un mo­tor de R21 en po­si­ción cen­tral, dos Fór­mu­la Ford (uno ori­gi­nal, otro ré­pli­ca he­cho por Marc a par­tir del pri­me­ro), dos Seat 1500 y un 133 que le re­ga­ló un ale­mán con ape­nas 15.000 km, un Sim­ca 1200 Fa­mi­liar Ð «lle­va fre­nos Pris­má­tic, un sis­te­ma a me­dio ca­mino entre tam­bor y dis­co que in­ven­tó Ta­lle­res Rull de Ta­rra­go­na, por eso lo qui­se guardar»Ð y vehícu­los ya ter­mi­na­dos para los que no aún hay es­pa­cio en el mu­seo.

Marc Vidal es un ti­po lo­cuaz y jo­vial, al que le en­tu­sias­ma el mun­do de la au­to­mo­ción en todas sus fa­ce­tas. Po­dría estar ho­ras ha­blan­do de cual­quier te­ma re­la­cio­na­do con es­ta afi­ción. Creo que, en el fon­do, abrió su mu­seo al público por el sim­ple pla­cer de com­par­tir­lo con los de­más. «Hi­ce cons­truir es­ta na­ve só­lo para ex­hi­bir la co­lec­ción Ð nos ex­pli­caÐ . La gen­te que sa­bía que te­nía esos vehícu­los me pe­día ver­los, y al fi­nal así re­sul­ta más có­mo­do para to­dos».

La na­ve es una edi­fi­cio de dos al­tu­ras y unos 1.000 m2 de su­per­fi­cie, le­van­ta­da jun­to a las ca­vas que dan nom­bre al mu­seo, en Riu­doms Ð a 14 km de Reu­sÐ , en ple­na co­mar­ca vi­ti­vi­ní­co­la del Baix Camp (Ta­rra­go­na). El ma­tri­mo­nio Vidal se de­di­ca a la ela­bo­ra­ción de ca­va en sus bo­de­gas, donde po­seen un res­tau­ran­te que sir­ve co­mi­das y ce­nas para gru­pos, so­bre­to­do de afi­cio­na­dos a los clá­si­cos que vie­nen de vi­si­ta. De he­cho, los fi­nes de se­ma­na sue­len lle­gar en au­to­ca­res des­de Fran­cia, donde su mu­seo es bas­tan­te más co­no­ci­do que en Es­pa­ña. Abre los domingos de 10 a 13 ho­ras aun­que en gru­po pue­de vi­si­tar­se entre se­ma­na con ci­ta pre­via (consultar en la pá­gi­na web: www.mu­seu­marc­vidal.com). mc

EL MU­SEO RE­CI­BE MÁS PÚBLICO EX­TRAN­JE­RO QUE NA­CIO­NAL, SI BIEN LO FRE­CUEN­TAN MU­CHOS CLU­BES DE LA ZO­NA

Mo­tos «ver­des». Todas las de fa­bri­ca­ción es­pa­ño­la en or­den de re­vis­ta. El mu­seo mues­tra va­rios gru­pos de vehícu­los en con­tex­tos es­cen­fi­ca­dos, co­mo un an­ti­guo ta­ller o un po­dio de sa­li­da.

Al­tos vue­los. En to­da gran co­lec­ción siem­pre sue­le ha­ber un avión (y per­dón por la ri­ma fá­cil). Las me­jo­res has­ta ex­hi­ben má­qui­nas de ci­ne. Marc Vidal es el ar­tí­fi­ce del mu­seo que lle­va su nom­bre.

Co­ches de com­pe­ti­ción. La sec­ción de­por­ti­va no es muy extensa, pe­ro con­tie­ne pie­zas de lo más in­tere­san­te, co­mo es­tas dos bar­que­tas fran­ce­sas o el Mar­ti­ni Mk15 que fue del pi­lo­to Jean-Clau­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.