EPÍ­LO­GO

Motor Clásico - - SUBIR Y ARRANCAR -

Son tan di­fe­ren­tes que pa­re­ce men­ti­ra que es­tos dos mo­de­los ca­si co­exis­tie­ran en el tiem­po. Sin du­da, la tes­ta­ru­dez del vie­jo Henry Ford, que es­ta­ba em­pe­ña­do en que el Mo­de­lo T era in­mor­tal, alar­gó en de­ma­sía su pro­duc­ción. Y con la fa­ma que ha­bía ga­na­do, no ca­be du­da de que la ges­ta­ción del Mo­de­lo A pu­do con­si­de­rar­se en su tiem­po co­mo una de las ta­reas más di­fí­ci­les del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.