Ma­se­ra­ti Kya­la­mi (1976)

Motor Clásico - - COTIZACION­ES -

Es­te cu­pé fue el pun­to de par­ti­da de una nue­va épo­ca tras el pe­rio­do de con­trol por Ci­troën y Mi­che­lin. Es Ale­jan­dro de Tomaso, el in­dus­trial ar­gen­tino, quien to­ma las rien­das de Ma­se­ra­ti en 1975 y crea es­te pri­mer mo­de­lo de su era so­bre la ba­se del De Tomaso Long­champs crea­do en 1972. Pie­tro Frua fue el en­car­ga­do de dar­le es­ti­lo al Kya­la­mi, mien­tras el mo­tor Ford fue sus­ti­tui­do por el V8 Ma­se­ra­ti 4,2 li­tros de 261 CV aco­pla­do a un cam­bio ma­nual ZF de 5 re­la­cio­nes o al au­to­má­ti­co Borg War­ner de tres. Co­mo cu­pé 2+2, el Kya­la­mi con­ser­va la im­po­nen­te si­lue­ta he­re­da­da del Long­champs, aun­que sus ras­gos son mu­chos más ele­gan­tes y re­fi­na­dos, con un in­te­rior com­pues­to de cue­ro Con­noly y terciopelo con la tra­di­cio­nal ins­tru­men­ta­ción Ma­se­ra­ti. Co­che gran­de y pe­sa­do (unos 1.700 kg a pe­sar de es­fuer­zos por ha­cer­lo más li­viano), no ofre­cía el ca­rác­ter de­por­ti­vo que la clien­te­la es­pe­ra­ba de un Ma­se­ra­ti a pe­sar de su no­ble y bri­llan­te mo­to­ri­za­ción, de mo­do que en ocho años de pro­duc­ción, has­ta 1983, so­lo se pro­du­je­ron 210 ejem­pla­res.

En­tre dos aguas. Aun­que atrac­ti­vo, De Tomaso no re­cu­pe­ró el ca­rác­ter de­por­ti­vo de Ma­se­ra­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.