SE FUE SIN AVI­SAR

Motor Clásico - - SUBASTAS - por Fran­cis­co Carrión

En el mes de abril, du­ran­te la Fe­ria Techno Clas­si­ca de Es­sen, un buen ami­go que ha­bía acu­di­do me man­da­ba unas cuan­tas fo­tos. Sa­be­dor de los gus­tos au­to­mo­vi­lís­ti­cos tan ra­ros que ten­go, me en­via­ba imá­ge­nes de una gran ber­li­na de co­lor blan­co, de los años 10. En cuan­to lo vi, al­go fa­mi­liar me vino a la me­mo­ria, y le pre­gun­té si el co­che era de ori­gen es­pa­ñol. Me con­tes­tó que efec­ti­va­men­te por­ta­ba la ma­trí­cu­la «CO-71», pe­ro no te­nía más in­for­ma­ción, apar­te de que se tra­ta­ba de uno de los es­ca­sí­si­mos De Dion Bou­ton con mo­tor de 8 ci­lin­dros en V que se con­ser­van.

No mu­chos afi­cio­na­dos se ha­brían mo­les­ta­do en exa­mi­nar­lo más a fondo, pe­ro hay que ha­cer no­tar que los De Dion V8 fue­ron un au­tén­ti­co hi­to en la His­to­ria de la Au­to­mo­ción —sí, con ma­yús­cu­las—, da­do que fue­ron los pri­me­ros con esa ar­qui­tec­tu­ra me­cá­ni­ca en ser fa­bri­ca­dos se­ria­da­men­te y ven­di­dos al pú­bli­co. En su épo­ca cau­sa­ron sen­sa­ción, aun­que po­cos fue­ron fa­bri­ca­dos de­bi­do a su al­to pre­cio y al ad­ve­ni­mien­to de la I Guerra Mun­dial, pe­ro crea­ron es­cue­la y por ejem­plo fue­ron el mo­de­lo a se­guir por los Ca­di­llac V8 que ini­cia­ron la fie­bre ame­ri­ca­na por ese ti­po de mo­to­res.

El ca­so es que es­te mag­ní­fi­co ejem­plar ha­bía si­do ori­gi­nal­men­te ven­di­do en Es­pa­ña, y lle­va­ba dé­ca­das for­man­do par­te de una de las ma­yo­res co­lec­cio­nes —en cuan­to a calidad y can­ti­dad— de nues­tro país. Qui­zá se pue­da de­cir que es la me­jor co­lec­ción pa­tria en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, y co­mo tal se for­mó pen­san­do en la crea­ción de un gran mu­seo, que de­bi­do al fa­lle­ci­mien­to de su al­ma má­ter nun­ca se lle­vó a ca­bo. El pro­ble­ma es que des­de ha­ce dé­ca­das, cien­tos de au­to­mó­vi­les de al­tí­si­ma calidad, au­tén­ti­co pa­tri­mo­nio pa­trio, lan­gui­de­cen en os­cu­ras na­ves y se man­tie­nen ale­ja­dos de la mi­ra­da de cual­quier afi­cio­na­do. De vez en cuan­do al­guien tie­ne la suer­te de po­der echar un vis­ta­zo, aun­que sea sólo en fo­tos, co­mo me pa­só a mí ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, y en­tre lo que vi fi­gu­ra­ba es­te sig­ni­fi­ca­ti­vo De Dion que que­dó gra­ba­do en mi re­ti­na.

Aho­ra, y sin que los afi­cio­na­dos es­pa­ño­les ha­yan po­di­do dis­fru­tar —si­quie­ra de le­jos— de su pre­sen­cia, el co­che ya ha mar­cha­do al ex­tran­je­ro, de la mano de la em­pre­sa che­ca Au­to Ve­te­ran Com­pany. Co­mo de­cía nues­tro com­pa­ñe­ro Ga­rri­ga en su co­lum­na del mes pa­sa­do, Es­pa­ña es­tá re­ple­ta de co­lec­cio­nes ocul­tas, pe­ro si se­gui­mos así, den­tro de po­co ape­nas que­da­rá por aquí nin­gún vehícu­lo con ma­trí­cu­la original es­pa­ño­la de dos o tres ci­fras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.