Ha­ce 50 años, Ferry y But­zi Pors­che y Fer­di­nand Piëch apa­dri­na­ron el na­ci­mien­to del 917, lla­ma­do a pro­ta­go­ni­zar gran­des ges­tas de­por­ti­vas.

Motor Clásico - - SUMARIO - BLAS SO­LO (TEX­TO). MPIB/PORS­CHE (FO­TOS)

La ra­zón de ser del Pors­che 917 ra­di­ca en al­go que ha ocu­rri­do va­rias ve­ces en la his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo: por un la­do, un cam­bio de re­gla­men­to pa­ra evi­tar co­ches que co­rrían de­ma­sia­do. Por otra, una in­ter­pre­ta­ción del re­gla­men­to ajus­ta­da a la le­tra aun­que ale­ja­da de la in­ten­ción de quie­nes lo re­dac­ta­ron.

Ford ha­bía ga­na­do Le Mans en los años 1966 y 1967 con el GT40 de7,0l, que ha­cía más 340 km/h en Hu­nau­diè­res, de­ma­sia­do. Co­mo en otras oca­sio­nes, la­res­pues­ta de la au­to­ri­dad de­por­ti­va fue pre­ci­pi­ta­da y con­fu­sa. Ini­cial men­te, la Co­mi­sión De­por­ti­va In­ter­na­cio­nal (CSI, un ór­gano de la FI A) es­ti­pu­ló que, pa­ra 1968, la ci­lin­dra­da má­xi­ma de los pro­to­ti­po s de Gru­po 6 se­ría3,0l.A di­fe­ren­cia de un sport, pa­ra un pro­to­ti­po no ha­bía un lí­mi­te mí­ni­mo de uni­da­des pro­du­ci­das. La ca­te­go­ría Gru­po 4 (lla­ma­da Gru­po 5 des­de 1971) es­ta­ba idea­da pa­ra co­ches sport con una ci­lin­dra­da má­xi­ma de5,0ly un mí­ni­mo de 50 uni­da­des fa­bri­ca­das en 12 me­ses. El re­gla­men­to des­cri­bía los sport

co­mo «Co­ches de al­tas pres­ta­cio­nes que sin em­bar­go in­clu­yan to­do el equi­pa­mien­to que se pro­por­cio­na nor­mal­men­te y re­que­ri­do le­gal­men­te pa­ra vehícu­los usa­dos en ca­rre­te­ras pú­bli­cas». Es de­cir, co­ches de ca­lle adap­ta­dos a la com­pe­ti­ción, co­mo los GT, pe­ro con un ni­vel de pre­pa­ra­ción su­pe­rior.

Con esas re­glas, en la tem­po­ra­da 1968, gra­cias al equi­po pri­va­do JW Au­to­mo­ti­ve En­gi­nee­ring, Ford ga­nó el cam­peo­na­to y las 24 Ho­ras de Le Mans con un GT 40 de 4,9 l. Se im­pu­sie­ron a los pro­to­ti­pos de fá­bri­ca de Pors­che, el 908 de 3,0 l y el 907 de 2,2 l, am­bos con ca­rro­ce­ría de co­la lar­ga.

En ese mis­mo año 1968, el CSI vol­vió a cam­biar el re­gla­men­to por ra­zo­nes que no es­tán del to­do cla­ras: re­du­jo a 25 las uni­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra ho­mo­lo­gar un co­che co­mo sport. Den­tro del CSI es­ta­ba Fritz Husch­ke von Hans­tein, has­ta ese mo­men­to res­pon­sa­ble de com­pe­ti­ción y de re­la­cio­nes pú­bli­cas de Pors­che que se­guía sien­do com­ple­ta­men­te fiel a la mar­ca. Su inf luen­cia en la de­ci­sión de re­du­cir el nú­me­ro de uni­da­des no es­tá do­cu­men­ta­da pe­ro pa­re­ce fue­ra de du­da que en Stutt­gart la co­no­cie­ron de an­te­mano. Eso pro­por­cio­nó un tiem­po va­lio­so pa­ra lle­var a ca­bo una idea de Fer­di­nand Piëch: fa­bri­car 25 uni­da­des de un pro­to­ti­po pa­ra que se pu­die­ra ho­mo­lo­gar co­mo sport. En pa­ra­le­lo, se pre­pa­ró una nue­va ver­sión del 908/03 con mo­tor de 3,0 l pa­ra que com­pi­tie­ra co­mo pro­to­ti­po. Es de­cir, en sen­ti­do es­tric­to,

PORS­CHE CON­SI­GUIÓ METER UN PRO­TO­TI­PO EN UNA CA­TE­GO­RÍA DE CO­CHES DE CA­LLE

MO­TOR CLÁ­SI­CO

LA FA­BRI­CA­CIÓN DE LAS 25 UNI­DA­DES PA­RA HO­MO­LO­GAR FUE FRE­NÉ­TI­CA

el 917 no fue el su­ce­sor del 908 por­que com­pe­tían en ca­te­go­rías dis­tin­tas.

Sin tiem­po pa­ra desa­rro­llar un co­che des­de ce­ro, el res­pon­sa­ble téc­ni­co del pro­yec­to Hans Mez­ger par­tió del cha­sis de un 908 con una va­rian­te de su ca­rro­ce­ría de co­la lar­ga y le aco­pló un mo­tor com­ple­ta­men­te nue­vo de 12 ci­lin­dros y 4,5 l re­fri­ge­ra­do por ai­re. El pri­mer cha­sis adap­ta­do al nue­vo mo­tor no es­tu­vo lis­to has­ta el 30 de di­ciem­bre de 1968, aun­que el plan ini­cial era que ca­si un mes an­tes hu­bie­ra 25 cha­sis en­tre­ga­dos por un pro­vee­dor (Weins­berg). Pors­che fa­bri­có la pri­me­ra ca­rro­ce­ría, que no es­tu­vo aco­pla­da al cha­sis has­ta el 10 de fe­bre­ro de 1969. El pri­mer mo­tor no es­tu­vo lis­to has­ta el 7 de mar­zo pa­ra prue­bas en ban­co y era ya de pro­duc­ción, no hu­bo tiem­po pa­ra fa­bri­car pro­to­ti­pos de desa­rro­llo. En­tre otras co­sas, por­que es­ta­ba pre­vis­to pre­sen­tar el 917 en el Sa­lón de Gi­ne­bra. El 12 de mar­zo de 1969, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos den­tro y fue­ra de la ca­sa, Pors­che cau­só sen­sa­ción en el Sa­lón de Gi­ne­bra con el 917 001.

Aho­ra to­ca­ba fa­bri­car las 25 uni­da­des pa­ra la ho­mo­lo­ga­ción. La FIA iba rea­li­zar una pri­me­ra ins­pec­ción ocho días des­pués y, na­tu­ral­men­te, no era po­si­ble te­ner­los. Se pu­die­ron mos­trar dos aca­ba­dos, un ter­ce­ro ca­si y los com­po­nen­tes ne­ce­sa­rios pa­ra fa­bri­car las 25 uni­da­des. Se acor­dó una nue­va ins­pec­ción un mes des­pués, en la que to­dos de­bían es­tar ter­mi­na­dos y cum­plir la nor­ma­ti­va téc­ni­ca. El pro­ce­so de mon­ta­je fue fre­né­ti­co, aun­que ha­bía pro­vee­do­res ex­ter­nos que hi­cie­ron los cha­sis (Baur) y las ca­rro­ce­rías (Wag­gon­fa­brik Ras­tatt). Se di­ce que al­gu­nas uni­da­des re­ci­bie­ron el apo­do de «co­ches de las se­cre­ta­rias» por­que se for­zó a to­do el per­so­nal a que co­la­bo­ra­se en el mon­ta­je.

El 21 de abril de 1969, el re­pre­sen­tan­te de la FIA Dean De­la­mont se en­con­tró con 25 Pors­che 917 per­fec­ta­men­te alie­na­dos es­pe­ran­do la ins­pec­ción. Fer­di­nand Piëch le ofre­ció con­du­cir cual­quie­ra de ellos pa­ra com­pro­bar que eran com­ple­ta­men­te fun­cio­na­les. Con buen jui­cio, De­la­mont de­cli­nó el ofre­ci­mien­to, nos que­da­mos sin sa­ber si Piëch se es­ta­ba mar­can­do un fa­rol. El 917, téc­ni­ca­men­te un pro­to­ti­po, que­dó ho­mo­lo­ga­do co­mo co­che de sport de Gru­po 4. Ahí em­pe­zó la his­to­ria. mc

Pre­sen­ta­ción en Gi­ne­bra. En mar­zo de 1969, des­pués de un tra­ba­jo in­ten­so y su­pe­rar va­rios con­tra­tiem­pos, la uni­dad 001 es­tu­vo ex­pues­ta en el sa­lón.

Hans Mez­ger, el res­pon­sa­ble téc­ni­co. La ini­cia­ti­va de lle­var a ca­bo el 917 fue Fer­di­nand Piëch, pe­ro el res­pon­sa­ble de su desa­rro­llo téc­ni­co fue Hans Mez­ger.

Fal­ta­ban ma­nos. La fa­bri­ca­ción de los pri­me­ros mo­to­res y ca­rro­ce­rías se re­tra­só mu­cho. Ni si­quie­ra hu­bo mo­to­res pa­ra desa­rro­llo.

An­tes y aho­ra. Ha­ce 50 años las pri­me­ras uni­da­des del 917 aguar­da­ban así la ins­pec­ción de la FIA. Pors­che ha re­pe­ti­do la fo­to en el mis­mo lu­gar con los 917 que tie­ne en el mu­seo. Quién ha­bría di­cho, en­ton­ces, que esa fo­to se re­pe­ti­ría me­dio si­glo des­pués jun­to a car­ga­do­res pa­ra co­ches eléc­tri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.