Au­to-re­fle­xio­nes

Motor Clásico - - SUMARIO -

No son un cen­te­nar de sa­lo­nes, co­mo de­cía al­guien, sino cien años des­de el pri­mer sa­lón ce­le­bra­do allá por 1919 en el Par­que de la Ciu­ta­de­lla bar­ce­lo­nés. Por­que ha­ce aho­ra un si­glo el au­to­mó­vil ge­ne­ra­ba ver­da­de­ro en­tu­sias­mo en­tre nues­tros abue­los y bi­sa­bue­los. Al po­co de ter­mi­nar la pri­me­ra Gran Guerra, lo más di­fí­cil fue dar con el re­cin­to ade­cua­do pa­ra alo­jar­lo.

«Pe­ro in­clu­so en tan ad­ver­so con­tex­to, la ga­so­li­na que co­rría por las ve­nas de la so­cie­dad ci­vil ca­ta­la­na her­vía por or­ga­ni­zar una ex­po­si­ción de co­ches de re­nom­bre», es­cri­bía ha­ce po­co Pe­re Prat en La Van­guar­dia. «En aque­llos tiem­pos no ha­bía en Bar­ce­lo­na nin­gún edi­fi­cio ca­paz de al­ber­gar una ci­ta de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas. Al fi­nal, se op­tó por ubi­car los vehícu­los en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes del Parc de la Ciu­ta­de­lla, que tu­vo que exi­liar sus cua­dros y es­cul­tu­ras del re­cin­to. En el gran pa­tio cen­tral se ex­hi­bie­ron los au­to­mó­vi­les, mien­tras que los stands de ac­ce­so­rios se ubi­ca­ron en los co­rre­do­res la­te­ra­les del pi­so su­pe­rior. En to­tal se con­ta­bi­li­za­ron 58 ex­po­si­to­res. El éxi­to de la con­vo­ca­to­ria fue tan ro­tun­do que se for­ja­ron unas só­li­das ba­ses pa­ra fo­men­tar las edi­cio­nes pos­te­rio­res. A pe­sar de que la in­ten­ción era ce­le­brar­la al año si­guien­te, el even­to tu­vo que pos­po­ner­se has­ta 1922».

Des­de en­ton­ces ha ido te­nien­do lu­gar más o me­nos ca­da año, con el pa­rén­te­sis de la guerra ci­vil y la pos­gue­rra, re­cu­pe­rán­do­se más tar­de co­mo sec­ción en la fe­ria de mues­tras has­ta de­ve­nir fi­nal­men­te en sa­lón del au­to­mó­vil de pleno de­re­cho, el úni­co con ran­go in­ter­na­cio­nal de es­te país.

Pe­ro ya no se lla­ma así. El Au­to­mo­bi­le 2019 ce­rra­ba sus puer­tas a me­dia­dos de es­te mes, tras diez días en li­za con ca­da vez me­nos co­ches pre­sen­tes —al­go que vie­ne sien­do ha­bi­tual en los úl­ti­mos tiem­pos—, aun­que lleno de even­tos y ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les co­mo la

ex­po­si­ción con­me­mo­ra­ti­va y el es­pec­tácu­lo au­dio­vi­sual in­mer­si­vo, to­do ello en un en­torno ca­rac­te­ri­za­do por una cre­cien­te in­ter­ac­ti­vi­dad.

A na­die se le es­ca­pa que el fu­tu­ro de la co­mu­ni­ca­ción es­tá en los nue­vos for­ma­tos y en las re­des. Si el pa­pel es ya un di­no­sau­rio tec­no­ló­gi­co que va a ir de­ca­yen­do has­ta fe­ne­cer al­gún día (es­pe­ro no te­ner que ver­lo), no ca­be des­car­tar que en el fu­tu­ro los sa­lo­nes sean sus­ti­tui­dos por mues­tras vir­tua­les, si es que los in­ge­nios lla­ma­dos a desem­pe­ñar la fun­ción de nues­tros ac­tua­les au­to­mó­vi­les sean ca­pa­ces de sus­ci­tar al­gún in­te­rés o cu­rio­si­dad en­tre el gran pú­bli­co.

De he­cho, el pro­pio es­pec­tácu­lo in­mer­si­vo de Au­to­mo­bi­le se con­ver­tía en una cáp­su­la pa­ra lle­var al vi­si­tan­te a tra­vés de un si­glo de his­to­ria del au­to­mó­vil, de Bar­ce­lo­na, del Sa­lón y al fu­tu­ro de la mo­vi­li­dad, una ex­pe­rien­cia úni­ca con pro­yec­cio­nes 3D y ho­lo­grá­fi­cas y mú­si­ca con so­ni­do en­vol­ven­te en una ins­ta­la­ción de más de 1.500 m2 que de­ja­ba bo­quia­bier­tos a los asis­ten­tes. En otro re­cin­to de la Fi­ra, una mues­tra so­bre co­nec­ti­vi­dad y mo­vi­li­dad re­ci­bía a los vi­si­tan­tes con una vi­tri­na de­di­ca­da al Au­to Ma­pa Mar­tin San­tos, in­clu­yen­do el apa­ra­to con los ma­pas y to­dos sus ar­chi­per­res y has­ta el nú­me­ro 73 de Mo­tor Clá­si­co en el que nues­tro es­ti­ma­do co­le­ga Jo­sé An­to­nio Al­da­so­ro con­ta­ba la his­to­ria del in­ven­to.

Al sa­lir de Mont­juic, mien­tras vol­vía a mi ofi­ci­na con­du­cien­do una analó­gi­ca, pe­tar­dean­te y ca­si pros­cri­ta má­qui­na de dos tiem­pos, no pu­de evi­tar pre­gun­tar­me por qué ra­zón sien­to que to­do es­to me apa­sio­na y en­tris­te­ce a par­tes igua­les. La mo­vi­li­dad del fu­tu­ro pue­de ser más sos­te­ni­ble —de­be ser­lo, no hay vuel­ta atrás—; pe­ro, más allá del me­ro in­te­rés so­cio­ló­gi­co, ya no sus­ci­ta nin­gu­na emo­ción es­té­ti­ca en mis sen­so­res. Y sé que no soy el úni­co. Tal vez nos es­te­mos ha­cien­do vie­jos o vol­vién­do­nos es­cép­ti­cos. O to­do a la vez. mc

«No ca­be des­car­tar que, en el fu­tu­ro, los sa­lo­nes sean sus­ti­tui­dos por mues­tras vir­tua­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.