Sin am­ba­ges ni fi­ru­le­tes

LA FINANCIACI­ON

Motor Clásico - - SUMARIO - por An­drés Ruiz

Ha­ce po­co, mien­tras com­pra­ba en un hí­per, una jo­ven me ofre­ció la tar­je­ta de cré­di­to de la ca­sa, que brin­da­ba «des­cuen­tos y una fi­nan­cia­ción muy ven­ta­jo­sa», pe­ro co­mo ten­go mi tar­je­te­ro cu­bier­to y sé que na­die da du­ros a cua­tro pe­se­tas, de­cli­né el cho­llo. Ella, le­jos de desis­tir, echó a an­dar a mi la­do y con gra­cio­so des­par­pa­jo ata­có un diá­lo­go más o me­nos así: «¿Por qué no la quie­res? ¡Si es gra­tis!». «Por­que no quie­ro deu­das ni tar­je­tas que no ne­ce­si­to». «Pe­ro es­ta tar­je­ta no es pa­ra te­ner deu­das; es pa­ra fi­nan­ciar la com­pra».

Asom­bra­do, mi­ré si te­nía ca­ra de co­ña, pe­ro no, lo di­jo se­ria, así que re­pli­qué: «Mi­ra, es que quien pa­ga, des­can­sa». «¿Có­mo que des­can­sa?». «Sí, por­que no tie­ne car­gas», aña­dí re­fi­rién­do­me a las deu­das, cla­ro.

Abre­vian­do: nun­ca ha­bía oí­do el di­cho, no lo­gré que en­ten­die­ra su sig­ni­fi­ca­do… ¡y vi cuán dis­tin­tos eran nues­tros con­cep­tos de deu­da y fi­nan­cia­ción! Y ahí aca­bó un su­ce­so que de re­bo­te me hi­zo pen­sar en la evo­lu­ción de la fi­nan­cia­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca.

Voy a de­cir­lo sin am­ba­ges ni fi­ru­le­tes: pe­se al tó­pi­co ge­ne­ral­men­te acep­ta­do, lo que au­to­mo­vi­li­zó Es­pa­ña no fue el 600, sino la fi­nan­cia­ción, por­que en aque­llos años, ¿cuán­tos es­pa­ño­les ha­brían po­di­do «seis­cien­tar­se a to­ca­te­ja»?

Pues bien, co­mo en­ton­ces se con­si­de­ra­ba que sólo com­pra­ba a pla­zos quien no po­día cu­brir sus ne­ce­si­da­des de otro mo­do, ha­cer­lo no pres­ti­gia­ba, y los in­tere­ses subían muy no­ta­ble­men­te el pre­cio al con­ta­do, que es lo que se anun­cia­ba. Y aun­que las con­di­cio­nes y re­qui­si­tos no eran igua­les pa­ra to­dos, has­ta en los ca­sos más la­xos, la fi­nan­cia­ción era un gran ne­go­cio pa­ra el pres­ta­mis­ta.

Por eso, pa­ra pre­ser­var la bi­co­ca cuan­do la pros­pe­ri­dad ame­na­zó con re­du­cir­la a me­ra op­ción, se es­ti­mu­ló el con­su­mis­mo me­dian­te TAES, TINES y otros em­bro­llos ilu­sio­nan­te­men­te ba­jos, y men­sa­jes ti­po «pa­ga en tro­pe­cien­tos có­mo­dos pla­zos sin in­tere­ses», cu­yo tras­fon­do era que si lle­ga­bas con «el ta­co» y

lo po­nías so­bre la me­sa, te ha­cían un des­cuen­to que no era sino qui­tar to­do o par­te del plus preaña­di­do pa­ra ven­der a lar­go pla­zo sin in­te­rés re­co­no­ci­do. Y co­mo ade­más, en vez de pre­cios cla­ros em­pe­za­ron a anun­ciar­se «fran­co fá­bri­ca», «re­co­men­da­dos», «has­ta fin de mes» y cir­cun­lo­quios si­mi­la­res, re­sul­tó que en po­co tiem­po, to­do buen es­pa­ñol de cla­se me­dia tu­vo más le­tras que El Qui­jo­te.

Pe­ro aho­ra ya ha lle­ga­do lo que de­be­ría pa­re­cer­nos es­can­da­lo­so: Tras un con­cien­zu­do pro­ce­so de de­gra­da­ción mo­ral, so­cial­men­te se con­si­de­ra que es más lis­to quien más lo­gra de­ber, y si ade­más con­si­gue no pa­gar­lo, ¡pa­ra qué de­cir­te! Ah, y la ven­ta fi­nan­cia­da se pri­vi­le­gia res­pec­to al con­ta­do.

Yo sólo he com­pra­do a pla­zos un Pan­da 35, y fue por­que al lan­zar­lo, Seat lo ofre­ció a «la pren­sa» con un 12% de des­cuen­to real y pa­gán­do­lo en dos años sin so­bre­cos­te (de ver­dad). En los de­más ca­sos com­pré cuan­do pu­de pa­gar sin di­la­ción, y de in­me­dia­to em­pe­cé a aho­rrar pa­ra aba­ra­tar el pre­cio del si­guien­te gra­cias a los ré­di­tos de de­po­si­tar y ges­tio­nar esos aho­rri­llos.

En con­se­cuen­cia, des­co­no­cía los ac­tua­les en­tre­si­jos de la fi­nan­cia­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca, has­ta que acom­pa­ñé a un ami­go a com­prar un mo­de­lo ofer­ta­do «des­de sólo tai­tan­tos mil y pi­co eu­ros» con un «mu­cho %» de re­ba­ja, y des­cu­brí que eso sólo era re­la­ti­va­men­te ver­dad si en­tre­ga­ba un usa­do que cum­plie­ra cier­tos re­qui­si­tos, acep­ta­ba su va­lo­ra­ción sin re­chis­tar, y frac­cio­na­ba ca­si to­do el pre­cio a lar­go pla­zo con su pro­pia fi­nan­cie­ra. Pe­ro cuan­do di­jo que que­ría pa­gar en el ac­to, re­pli­ca­ron que en­ton­ces el pre­cio era ma­yor, aun­que co­mo com­pro­bé echan­do una rá­pi­da cuen­ta de la vie­ja, no tan ma­yor co­mo lo que real­men­te cos­ta­ba fi­nan­cia­do, una vez su­ma­dos los in­tere­ses y «cos­tes im­plí­ci­tos».

To­tal, que lo usual aho­ra es pu­bli­ci­tar un pre­cio ofi­cial teó­ri­ca­men­te me­nor que el de con­ta­do, pa­ra que te em­bar­ques en su fi­nan­cia­ción, co­sa que a las mar­cas y a sus re­des co­mer­cia­les les in­tere­sa has­ta el pun­to de que si quie­res pa­gar al con­ta­do te mi­ran mal y ape­nas di­si­mu­lan que ven­den de ma­la ga­na. Sí se­ñor: el mun­do al re­vés… ¡y vi­va la Pe­pa! mc

«Pe­se al tó­pi­co acep­ta­do, lo que au­to­mo­vi­li­zó Es­pa­ña no fue el 600, sino la fi­nan­cia­ción»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.