Des­cu­bri­mien­tos: BMW 2002 tii…

Motor Clásico - - SUMARIO - POR FRAN­CIS­CO CARRIÓN

La mar­ca Daim­ler, pio­ne­ra del au­to­mo­vi­lis­mo bri­tá­ni­co, siem­pre ha­bía fa­bri­ca­do os­ten­to­sos mo­de­los de re­pre­sen­ta­ción que en el pe­rio­do an­te­rior a la II Guerra Mun­dial ha­bían mo­to­ri­za­do a nu­me­ro­sas ca­sas reales, in­clui­da la es­pa­ño­la. Tras la con­tien­da, y pa­ra no per­der su es­ta­tus de vehícu­lo de la más al­ta cla­se, Daim­ler pre­sen­tó la se­rie DE que es­ta­ría en pro­duc­ción en­tre 1948 y 1953. Se tra­ta­ba de un in­men­so vehícu­lo de co­lo­sa­les pro­por­cio­nes más pro­pias de un ca­mión, do­ta­do de un gran mo­tor de ocho ci­lin­dros en lí­nea de 5,7 li­tros y dos car­bu­ra­do­res. La enor­mi­dad de su cha­sis per­mi­tió que mu­chas uni­da­des fue­ran ca­rro­za­das por Hoo­per y Bar­ker co­mo am­bu­lan­cias, lo cual su­pu­so la úni­ca ren­ta­bi­li­dad pa­ra la mar­ca con es­te mo­de­lo, pues por sus an­ti­cua­das lí­neas y gran ta­ma­ño ape­nas fue ven­di­do co­mo ber­li­na a al­gu­nas ca­sas reales al­re­de­dor del mun­do.

La uni­dad de las fo­tos es un vie­jo co­no­ci­do pa­ra la afi­ción es­pa­ño­la, pues ha­ce unos 20 años se pa­seó por va­rios sa­lo­nes de la mano de un co­no­ci­do com­pra-ven­ta ma­dri­le­ño de aque­lla épo­ca. Sin du­da lla­ma­ba la aten­ción, pues muy pro­ba­ble­men­te es la úni­ca uni­dad de es­te mo­de­lo con­ser­va­da en nues­tro país, y su ta­ma­ño es tal que aun­que su en­ton­ces pro­pie­ta­rio lo co­lo­ca­ba siem­pre en el me­dio de su stand, so­bre­sa­lía por de­trás de los otros clá­si­cos que le ro­dea­ban. Ca­rro­za­do ori­gi­nal­men­te co­mo una gran li­mu­si­na por al­gún ar­te­sano bri­tá­ni­co de la épo­ca, en al­gún mo­men­to de su vi­da útil fue re­con­ver­ti­do a ba­se de se­rru­cho en es­ta es­pe­cie de gran te­rra­za ro­dan­te que es hoy, con dos com­par­ti­men­tos des­ca­po­ta­bles se­pa­ra­dos, el tra­se­ro ca­ren­te de puer­tas. La trans­for­ma­ción es de lo más ele­men­tal y en ge­ne­ral no ayu­da a me­jo­rar las ya de por sí pe­sa­das lí­neas ori­gi­na­les del DE 36, del más ro­co­có gus­to bri­tá­ni­co.

Es­ta uni­dad sigue bien es­con­di­da en tie­rras ma­dri­le­ñas des­de ha­ce mu­cho tiem­po, y se ha de­te­rio­ra­do no­ta­ble­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, por mu­cho que su ca­rro­ce­ría com­ple­ta­men­te fa­bri­ca­da en alu­mi­nio le ha­ya pre­ser­va­do del ata­que del óxi­do. El mo­tor sor­pren­den­te­men­te aún es­tá en fun­cio­na­mien­to, aun­que ac­tual­men­te es­té des­pro­vis­to de la ta­pa de ba­lan­ci­nes. Los in­te­rio­res -que fue­ron do­ta­dos con unos so­fás de terciopelo de du­do­so gus­to- es­tán to­tal­men­te des­mon­ta­dos, su­po­ne­mos que por­que su pro­pie­ta­rio se pro­pu­so ta­pi­zar­lo de una ma­ne­ra más or­to­do­xa. Por ul­ti­mo nos ca­be la pre­gun­ta de si una vez ma­tri­cu­la­do en Es­pa­ña, nues­tra ad­mi­nis­tra­ción per­mi­ti­ría con­du­cir­lo con un car­net nor­mal de turismo… o nos obli­ga­ría a sa­car­nos el car­net de ca­mión.

Des­pro­por­cio­na­do. Qui­zá en las fo­tos pue­da pa­re­cer un vehícu­lo de ta­ma­ño nor­mal, pe­ro vien­do lo pe­que­ño que que­da ese gran vo­lan­te con res­pec­to al sal­pi­ca­de­ro sal­dre­mos de du­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.