Rall­ye Ibi­za-For­men­te­ra

Más allá de los tó­pi­cos ibicencos

Motor Clásico - - SUMARIO - J.B. (ETEXTO). JO­SÉ MA­RÍA PUECHE (FO­TOS)

El esc r itor Wa lter Ben­ja mí n se enamo­ró de Ibi­za, de «la be­lle­za in­tac­ta de sus pai­sa­jes, el as­pec­to pri­mi­ti­vo de sus vi­vien­das ru­ra­les y las cos­tum­bres de sus po­bla­do­res». Des­de aque­llos años trein­ta a hoy, el turismo ha trans­for­ma­do sus­tan­cial­men­te ese pai­sa­je li­te­ra­rio. Gran­des y os­ten­to­sos ho­te­les, ma­jes­tuo­sos ya­tes fon­dea­dos mo­der­nos puer­tos náu­ti­cos, me­ga­dis­co­te­cas, res­tau­ran­tes que com­bi­nan la ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia con la al­ta co­ci­na y ca­rre­te­ras ates­ta­das de un trá­fi­co im­pa­cien­te y de­sen­fre­na­do con­fi­gu­ran en la ac­tua­li­dad la fi­so­no­mía de las prin­ci­pa­les pa­rro­quias ibi­cen­cas: Ibi­za —su ca­pi­tal—, San­ta Eu­la­lia, San Vi­cen­te, San Jo­sé, San An­to­nio…

Pe­ro to­da­vía exis­te esa otra is­la tra­di­cio­nal de ca­las ca­si sal­va­jes, de are­na fi­na y aguas cris­ta­li­nas, ca­sas cú­bi­cas y en­ca­la­das, chi­rin­gui­tos de pla­ya y ca­rre­te­ras se­cun­da­rias que ser­pen­tean por la mon­ta­ña y bor­dean abrup­tos acan­ti­la­dos.

An­drés Cas­tro y Pilar De­be­lius co­no­cen bien una y otra ca­ra. Vi­ven allí cuan­to sus otros de­be­res se lo per­mi­ten. Y des­de ha­ce unos años se han con­ver­ti­do en una es­pe­cie de em­ba­ja­do­res en­tre su ca­da vez más am­plio círcu­lo de ami­gos vin­cu­la­dos a los vehícu­los clá­si­cos. Su rall­ye no tie­ne ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo. Ni ru­tó­me­tros ni re­lo­jes ni ma­yo­res com­pro­mi­sos que arran­car los mo­to­res por la

ma­ña­na, echar­se a ro­dar en ca­ra­va­na y ha­cer turismo. Es una reunión de co­le­gas. Du­ran­te unos días, van a dis­fru­tar lo más «chic» de las is­las y des­cu­brir, sin pri­sa, tam­bién esos rin­co­nes ais­la­dos del mun­da­nal rui­do, de­gus­tan­do un «bu­llit de peix» en San An­to­nio o ad­mi­rar el bai­le pa­yés tra­di­cio­nal de­lan­te de la igle­sia for­ti­fi­ca­da de San­ta Eu­la­lia, en lo al­to del Puig de Mis­sa, esa que pi­ra­tas e in­cen­dios re­vo­lu­cio­na­rios han tra­ta­do de de­vas­tar a lo lar­go de su his­to­ria, co­mo cuen­ta su pá­rro­co.

Al vo­lan­te de un Ja­guar E-ty­pe, un Che­vro­let Cor­vet­te «Split win­dow», un Mor­gan, un Mer­ce­des-Benz 220, un Ford Fair­la­ne, un Buick LeSa­bre, un Olds­mo­bi­le Cutlass con­ver­ti­ble si­mi­lar al que apa­re­ce en otras pá­gi­nas de es­te nú­me­ro o in­clu­so un Bentley 3 ½ li­tre de los años trein­ta, los par­ti­ci­pan­tes da­ban co­lor a las ru­tas pla­ni­fi­ca­das. En­tre 25 y 30 es el to­pe que po­nen An­drés y

AL RIT­MO TRAN­QUI­LO DE UN BENTLEY AÚN SE DES­CU­BREN RIN­CO­NES CON EN­CAN­TO

Pilar pa­ra que no se les va­ya de las ma­nos. Ga­lle­gos, ma­dri­le­ños, ca­ta­la­nes, va­len­cia­nos y lo­ca­les for­ma­ban el grue­so del gru­po. Y al­gún por­tu­gués, co­mo la jo­ven pa­re­ja Adriano y Mi­le­ne, que viajaron des­de cer­ca de Lis­boa en su Pors­che 911.

Du­ran­te tres días, la ca­ra­va­na re­co­rrió la is­la de nor­te a sur y de es­te a oes­te: Es Cu­bells, ca­la d’Hort, ca­la Ve­de­lla, las Sa­li­nas, Sa Ca­le­ta, ca­la Llon­ga, San­ta Inés, Je­sús, San Juan, San­ta Ger­tru­dis… Y, có­mo no, el mer­ca­di­llo de Las Da­lias, don­de to­da­vía es po­si­ble en­con­trar al­gu­nos de aque­llos hip­pies —aho­ra ya en­tra­dos en años y más abur­gue­sa­dos que en­ton­ces— que lle­ga­ron en la dé­ca­da de los se­sen­ta a las Pi­tiu­sas en busca de sol, pla­ya y un li­ber­ti­na­je que mar­có, en par­te, el ca­rác­ter de­sen­fa­do de la is­la. Aún es po­si­ble en­con­trar ca­sas es­con­di­das en la mon­ta­ña, pin­ta­das con di­bu­jos su­rrea­lis­tas y con cier­to to­que pi­cas­siano que con­tras­ta­ban con el es­ti­lo con­ser va­dor del Ja­guar X K 120 de los ma­llor­qui­nes Jai­me y Ca­ro­li­na o el Mer­ce­des-Benz 190 SL de Ig­na­cio y su hi­ja Mar­ta.

El do­min­go los co­ches vol­vie­ron a dar bri­llo y por­te a la bo­de­ga de car­ga del Po­si­do­nia, de Ba­le­ria, pa­ra tras­la­dar­se a la otra Pi­tiu­sa, For­men­te­ra. Allí el im­po­nen­te Ca­di­llac El­do­ra­do de Cor­sino y Evan­ge­li­na o el Lan­cia

ES­TA ES UNA RU­TA PA­RA DIS­FRU­TAR DE LOS CO­CHES Y LOS PLACERES IBICENCOS

Del­ta In­te­gra­le de Jo­sé y Mónica cho­ca­ban al la­do de la es­pe­cie au­tóc­to­na pre­do­mi­nan­te en la is­la: el irre­duc­ti­ble Ci­troën Meha­ri. La subida ha­cia el es­te, has­ta el pro­mon­to­rio de La Mo­la, des­de don­de se pue­de di­vi­sar el ist­mo que une los dos bra­zos prin­ci­pa­les de For­men­te­ra, sir­vió pa­ra abrir el ape­ti­to an­tes de la pae­lla en el res­tau­ran­te El Pi­ra­ta.

So­lo que­da­ba un fin de fies­ta acor­de a las ex­pec­ta­ti­vas an­tes del re­gre­so a la Pe­nín­su­la. Y dón­de me­jor, pa­ra los más pa­chan­gue­ros, que en la dis­co­te­ca Pa­chá al son de mú­si­ca mo­der­na y una co­pa de ca­va. Un con­tras­te que no hi­zo aguas y sir­vió pa­ra ir po­nien­do el pun­to fi­nal a es­ta cuar­ta ci­ta ibi­cen­ca. mc

Bien ama­rra­dos. Los Ja­guar E-ty­pe, Cor­vet­te «Split Win­dow», Ford Fair­la­ne, Buick LeSa­bre... lle­ga­ron de dis­tin­tos pun­tos de la Pe­nín­su­la pa­ra vi­si­tar las dos is­las Pi­tiu­sas.

Rin­co­nes con en­can­to. To­da­vía es po­si­ble en­con­trar las tí­pi­cas ca­sas ibi­cen­cas de­co­ra­das con mo­ti­vos un tan­to su­rrea­lis­tas, que con­tras­ta­ban con las lí­neas clá­si­cas de es­tos Mer­ce­des «Pa­go­da» y 190 SL. En Ca­la Ve­de­lla, los Mor­gan, Olds­mo­bi­le, Ford y res­to de par­ti­ci­pan­tes pi­sa­ron li­te­ral­men­te la are­na de la pla­ya, an­te el asom­bro de los ba­ñis­tas.

Pa­ra­da y fon­da. Des­pués de la ru­ta ma­tu­ti­na al vo­lan­te del Fair­la­ne, Pa­blo y Cris (iz­quier­da), co­mo el res­to de par­ti­ci­pan­tes, hi­cie­ron un al­to en La Es­co­lle­ra (arri­ba) pa­ra de­gus­tar una sa­bro­sa lu­bi­na.

Tiem­po pa­ra to­do. Pa­ra re­co­rrer las is­las —Ibi­za y For­men­te­ra— al vo­lan­te de los Mer­ce­des, Bentley, Pors­che, Che­vro­let.. y tam­bién pa­ra de­lei­tar­se con el tra­di­cio­nal bai­le pa­yés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.