Tour Au­to

La gran ru­ta fran­ce­sa

Motor Clásico - - SUMARIO - UNAI ONA (TEX­TO Y FO­TOS)

La es­cu­de­ría Rep­sol Clas­sic vol­vía a ser la úni­ca re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la. Luís Del­so y Car­los de Mi­guel, ve­te­ra­nos ya de es­ta com­pe­ti­ción, se i n sc r ibie­ron en la c ate­gor ía de ve­lo­ci­dad con un Al­fa Romeo Giu liet ta Spr int de 1959. Con él aca­ri­cia­ron el po­dio el año pa­sa­do en la cla­si­fi­ca­ción del Ín­di­ce de Per­for­man­ce, que tie­ne en cuen­ta y pro­me­dia la ci­lin­dra­da y el año del co­che. En­ton­ces, la ro­tu­ra del em­bra­gue les aguó la fies­ta el úl­ti­mo día de ca­rre­ra.

En es­ta oca­sión iban a ser los fre­nos. Ya al fi­nal de la pri­me­ra eta­pa Pa­rís-Di­jon, en­con­tra­mos a los me­cá­ni­cos es­pa­ño­les afa­na­dos en el Giu­liet­ta. Aun­que co­mo ellos, el par­que ce­rra­do era una es­tam­pa de co­ches des­mon­ta­dos, pie­zas por el sue­lo, mo­to­res al ai­re y ma­nos lle­nas de gra­sa tra­tan­do de re­com­po­ner las he­ri­das del pri­mer asal­to. En­tre me­dias de ese caos or­ga­ni­za­do, Car­los de Mi­guel tu­vo la de­fe­ren­cia de pre­sen­tar­nos a dos in­vi­ta­dos de ex­cep­ción, ni más ni me­nos que Alain Prost y Ari Va­ta­nen.

Por la ma­ña­na, des­pués de la pues­ta en mar­cha des­de el Grand Pa­lais de Pa­rís, en el pri­mer tra­mo cro­no­me­tra­do, Luís y Car­los ter­mi­na­ron en la oc­ta­va po­si­ción, de los 120 con­cu­rren­tes en la ca­te­go­ría Ve­lo­ci­dad VHC. La com­pe­ti­ción co­men­za­ba bien. Lue­go, sin em­bar­go, en el cir­cui­to de Di­jon, la co­sa se em­pe­zó a tor­cer.

La se­gun­da eta­pa con­ti­nuó con rum­bo sur, en­tre Di­jon y Lyon a lo lar­go de 500 km. A las sie­te de la ma­ña­na, con nie­bla y frío, arran­có el pri­mer par­ti­ci­pan­te. Tras cru­zar una vein­te­na de pue­blos lle­ga­ron al cir­cui­to de Magny-Cours. Allí, Luís se las vio y se las deseó pa­ra man­te­ner el Al­fa Romeo por lo ne­gro de la pis­ta. Los fre­nos se­guían dan­do guerra y en al­gu­na cur­va usó la es­ca­pa­to­ria pa­ra no ter­mi­nar mal pa­ra­do. Aun así, lo­gró aca­bar la prue­ba, a una vuel­ta del Ford GT40 ga­na­dor, el de los bri­tá­ni­cos Wil­son-Wi­lliams.

Sin t iem­po pa­ra re­pa­rar na­da, la últ ima es­pe­cial te­nía lu­gar en torno a la lo­ca­li­dad de Mar­champt. A 200 me­tros de la sa­li­da, en una pae­lla a iz­quier­das en subida, lle­na de pú­bli­co en la cu­ne­ta, los fre­nos del Giu­liet­ta de­ja­ron de fun­cio­nar. Gra­cias a los ref le­jos de Luis, el Al­fa ter­mi­nó contra otro vehícu­lo apar­ca­do, un sus­to mo­nu­men­tal y el fron­tal vi­si­ble­men­te da­ña­do. No ha­bía po­si­bi­li­dad de lle­gar al par­que ce­rra­do y re­pa­rar. Ahí aca­bó el Tour pa­ra los nues­tros.

Pe­ro la com­pe­ti­ción pro­se­guía. En ve­lo­ci­dad, los lo­ca­les La­jour­na­de-Bou­chet (Ja­guar E-ty­pe) man­da­ban en la cla­si­fi­ca­ción pro­vi­sio­nal y los ar­gen­ti­nos Hin­rich­se­nMa­yo (Ma­se­ra­ti 200 SI) ha­cían lo pro­pio en re­gu­la­ri­dad. Así, co­men­za­ba la ter­ce­ra eta­pa, cu­yo re­co­rri­do vi­ra­ba al oes­te, ha­cia Vichy. Fue­ron 400 km sin nin­gún cir­cui­to, ser­pen­tean­do por la re­gión de Au­ver­nia-Ró­da­noAl­pes. He de ha­cer un in­ci­so pa­ra elo­giar a la afi­ción ga­la, apos­ta­da en la cur­va más re­cón­di­ta, con su co­che mo­derno y mu­chos con clá­si­cos, es­pe­ran­do ¡du­ran­te ho­ras! el pa­so de los co­rre­do­res, ha­cien­do sus pic­nis, que­da­das en­tre ami­gos y, en def initi­va, dan­do aún más bri­llo al Tour. En un tra­mo nos cru­za­mos con una abue­li­ta que pa­re­cía ir a com­prar el pan, y en cuan­to em­pe­za­ron a apa­re­cer los co­ches de ca­rre­ras, sa­có su te­lé­fono y es­tu­vo sa­cán­do­los fo­tos co­mo cual­quier cha­val de 15 años.

HAMONIAU-LOTTHE (FE­RRA­RI 250 GT LUSSO) GA­NA­RON IN EXTREMIS EN RE­GU­LA­RI­DAD

Si al­go ca­rac­te­ri­za es­ta ci­ta es su in­ten­si­dad. No hay tiem­po pa­ra el re­go­deo. Es una com­pe­ti­ción en sen­ti­do es­tric­to. El des­can­so en­tre eta­pa y eta­pa es mí­ni­mo y los ma­dru­go­nes, con­ti­nuos. El cuar­to día el iti­ne­ra­rio vi­ró ha­cia el nor­te, en­tre Vichy y Tours: 531 km. A esas al­tu­ras, los es­tra­gos se ha­cían pal­pa­bles: aban­do­nos en al­gu­nos ca­sos y no po­cas me­llas en las me­cá­ni­cas y las ca­rro­ce­rías de los co­ches. El ac­ci­den­te más apa­ra­to­so fue la sa­li­da de la ca­rre­te­ra del Shelby Co­bra de los bri­tá­ni­cos Gill-Did­cock, que aca­bó, li­te­ral­men­te, en la co­pa de un ár­bol. Por suer­te, sin con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra los pi­lo­tos, sal­vo el con­si­guien­te sus­to.

Aquel la jor na­da pud i mos ad mi ra r el cast i l lo de Cha­ze­ron y el di­ver t ido cir­cui­to de Cha­ra­de, l leno de subidas, ba­ja­das y cur­vas, y don­de Ari Va­ta­nen, al vo­lan­te del BMW M que ofi­cia­ba de co­che 0, dio to­do un re­ci­tal de de­rra­pa­jes de ca­ra a la galería. Pe­ro quie­nes se es­ta­ban ju­gan­do la ca­rre­ra no es­ta­ban pa­ra ta­les f lo­ri­tu­ras. Pa­ra en­ton­ces, las clasificac­iones pro­vi­sio­na­les ha­bían da­do un vuel­co. En ve­lo­ci­dad, los sui­zos FavaroBada­n (Lo­tus Elan 26R) ha­bían co­gi­do el tes­ti­go de los bri­tá­ni­cos, cu­yos pro­ble­mas me­cá­ni­cos con el Ja­guar les ha­bían obli­ga­do a aban­do­nar; y en re­gu­la­ri­dad, los fran­ce­ses Ni­cou­les-Du­pard (Stu­de­ba­ker Cham­pion) eran en ese mo­men­to los más há­bi­les con el cro­nó­me­tro. En el gru­po G de ve­lo­ci­dad (vehícu­los en­tre 1966-1971) man­da­ban los ale­ma­nes Mein­ren­ken-Mein­ren­ken (Al­fa Romeo 1750 GTAm) y en­tre los más mo­der­nos, Gru­pos H-I (1972-1981), Sir­gue-Ca­rrie­re im­po­nían la ca­ba­lle­ría del DeTo­ma­so Pan­te­ra.

Pe­ro en cual­quie­ra, las di­fe­ren­cias eran mí­ni­mas. To­do po­día cam­biar en la úl­ti­ma eta­pa: 460 km y el mí­ti­co cir­cui­to Bu­gat­ti de Le Mans en­tre me­dias. La me­ta es­ta­ba en la ciu­dad nor­man­da de Deau­vi­lle. Sin em­bar­go, a la pos­tre, en ve­lo­ci­dad se man­tu­vie­ron las po­si­cio­nes. El ra­to­ne­ro Lo­tus 26R hi­zo con­ser­var las di­fe­ren­cias a la pa­re­ja sui­za con sus per­se­gui­do­res. Ni si­quie­ra las cé­le­bres y rá­pi­das cur­vas de Mul­san­ne, In­dia­ná­po­lis y Ar­na­ge del cir­cui­to de las 24 Ho­ras rom­pie­ron el rit­mo de­mo­le­dor del bi­pla­za bri­tá­ni­co, que so­por­tó la pre­sión de los Pors­che 911, Shelby Co­bra, Mor­gan +4 y A lfa Romeo GTA, Fra­zer Nash, Triumph TR4 e, in­clu­so, el ya ci­ta­do y po­ten­tí­si­mo Ford GT40 de Wil­son-Wi­lliams. Ello les va­lió po­der des­cor­char en Deau­vi­lle la bo­te­lla de cham­pán co­mo ven­ce­do­res. En re­gu­la­ri­dad, en cam­bio, la re­ti­ra­da de los fran­ce­ses del Stu­de­ba­ker sir­vió la vic­to­ria en ban­de­ja a la pa­re­ja fran­co-bri­tá­ni­ca Ha­mo­niauLott­he y su Fe­rra­ri 250 GT Lusso. Sig­ni­fi­ca­ti­vo el po­dio mo­no­co­lor en la cla­si­fi­ca­ción del Ín­di­ce Per­for­man­ce: los Pors­che 356 Pre-A do­mi­na­ron des­de la pri­me­ra eta­pa.

Por nues­tra par­te, Car­los Sanz y yo lo­gra­mos nues­tro ob­je­ti­vo: se­guir el Tour, to­mar no­tas, fo­to­gra­fiar­lo to­do y no per­der­nos… de­ma­sia­do. mc

EL LO­TUS ELAN 26R DE FAVAROBADA­N DE­MOS­TRÓ SU NER­VIO Y AGI­LI­DAD EN VE­LO­CI­DAD

Va­rié­té. En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: CG Pro­to (Le­ro-Me­lis), 16º; Ci­troën Trac­tion (Allain-Guen­ne­teau), 44º; As­ton Mar­tin DB2 (Des­pla­ces-Bois), 15º; BSH (Car­pen­tier-Gam­bit), 29º y Al­fa Romeo Giu­lia (Se­lanc­yVie­llard), 50º. Sa­li­da en el cir­cui­to Bu­gat­ti-Le Mans.

El sino del Tour. En­tre­mont (Fe­rra­ri 308) y Su­ran­dJo­li­vot (DeTo­ma­so), 3º y 5º en el Gru­po H-I. Los fre­nos del Al­fa Giu­liet­ta arrui­na­ron la ca­rre­ra de Del­soDe Mi­guel. Pa­ra Wil­son-Wi­lliams (Ford GT40) fue una pe­na­li­za­ción de 30 m. En Deau­vi­lle, el cham­pán lo des­cor­cha­ron los sui­zos del Lo­tus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.