Stein­haus, la mu­jer del cam­bio Una ár­bi­tro ale­ma­na irri­ta a los cen­so­res ira­níes y abre un de­ba­te que de­be­ría rom­per ba­rre­ras

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - AL­BERT MONTAGUT @al­bert­mon­ta­gut

Ha­ce unos días una ca­de­na de te­le­vi­sión de Irán al­te­ró las imá­ge­nes de un Co­lo­nia-Ba­yern de la Bun­des­li­ga pa­ra evi­tar que se pu­die­ra ver en las pan­ta­llas la ima­gen de la ár­bi­tro del en­cuen­tro, Bi­bia­na Stein­haus. Cuan­do ella apa­re­cía los téc­ni­cos ira­níes pin­cha­ban imá­ge­nes del pú­bli­co, y así to­do el par­ti­do…

Stein­haus, la pri­me­ra mu­jer que ha ar­bi­tra­do par­ti­dos de Li­ga de la má­xi­ma com­pe­ti­ción ale­ma­na, ocho en to­tal es­ta tem­po­ra­da, ha pro­vo­ca­do la ira de los cen­so­res ira­níes, pe­ro tam­bién el si­len­cio en las otras gran­des li­gas eu­ro­peas don­de aún no hay mu­je­res ar­bi­tran­do en los te­rre­nos de jue­go.

El ca­so de Stein­haus es ad­mi­ra­ble. Su afi­ción por el fút­bol la con­vir­tió en ár­bi­tro en 1995 y po­co a po­co fue es­ca­lan­do po­si­cio­nes has­ta con­se­guir la li­cen­cia FIFA en 2005. Pi­tó la fi­nal del mun­dial fe­me­nino de 2012 en­tre Ja­pón y EE.UU, fue juez de ban­da en la Bun­des­li­ga, con ro­ces des­afor­tu­na­dos por par­te de Pep Guar­dio­la que han que­da­do re­gis­tra­dos en YouTu­be, pe­ro po­co a po­co se hi­zo con el pues­to y ahí es­tá, ar­bi­tran­do par­ti­dos de la má­xi­ma com­pe­ti­ción con un al­to ni­vel de acier­tos.

En su de­but, el pa­sa­do año en un Hert­ha de Ber­lín con­tra el Wer­der Bre­men en el es­ta­dio olím­pi­co ber­li­nés, dio una ley de la ven­ta­ja tras una fal­ta que su­pu­so un gol lo­cal y su ac­ción fue muy elo­gia­da. El par­ti­do ter­mi­nó en em­pa­te a uno y su ac­tua­ción fue so­bre­sa­lien­te.

Stein­haus tie­ne 39 años, es po­li­cía de pro­fe­sión y es una de las fi­gu­ras más re­le­van­tes de Ale­ma­nia. Su de­ter­mi­na­ción y per­so­na­li­dad son real­men­te dig­nas de elo­gio. Es una mu­jer que ha ro­to ba­rre­ras que en Gran Bre­ta­ña, Es­pa­ña e Ita­lia to­da­vía pa­re­cen in­sal­va­bles.

En sus ocho par­ti­dos de es­ta tem­po­ra­da se re­gis­tró un em­pa­te, cin­co vic­to­rias lo­ca­les y dos de los vi­si­tan­tes, in­clui­do el 1:3 del Co­lo­nia-Ba­yern del pa­sa­do 5 de ma­yo. Stein­haus ha de­cla­ra­do que su in­ten­ción es “ins­pi­rar a las per­so­nas” aun­que re­cla­ma que só­lo se la va­lo­re o cri­ti­que co­mo ár­bi­tro de fút­bol, no co­mo mu­jer.

Es­ta mu­jer a la que le en­can­ta el de­por­te y las ar­tes mar­cia­les, fo­ca­li­za su ac­ti­vi­dad de­por­ti­va con el di­na­mis­mo, la ve­lo­ci­dad y las emo­cio­nes y cuan­do es­tá en el te­rreno de jue­go ase­gu­ra que su úni­ca ob­se­sión es te­ner ba­jo con­trol a Bi­bia­na Stein­haus pi­ta en la Bun­des­li­ga

Los ar­bi­tra­jes de es­ta mu­jer han si­do so­bre­sa­lien­tes y su afec­ti­vi­dad la ha con­ver­ti­do en una fi­gu­ra muy es­ti­ma­da en Ale­ma­nia

los 22 ju­ga­do­res. Son sim­pá­ti­cos los ví­deos en los que se pue­de ver sus reac­cio­nes an­te un ju­ga­dor ajus­tán­do­se los pan­ta­lo­nes en la ban­da an­tes de sa­lir al te­rreno de jue­go o la del de­fen­sa que sin que­rer le to­ca el pe­cho con la mano du­ran­te una co­lo­ca­ción de ba­rre­ra. Su re­ce­ta es tra­tar a los ju­ga­do­res co­mo ellos quie­ren que se les tra­te y tie­ne la teo­ría, acer­ta­da, de que los ti­tu­la­res no son bue­nos pa­ra los ár­bi­tros.

Pe­ro es sin du­da su es­pe­cial per­so­na­li­dad, su ca­rác­ter afa­ble y su ima­gen la que la ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je úni­co. En Ale­ma­nia hay 80.000 ár­bi­tros fe­de­ra­dos de los que só­lo 3.000 son mu­je­res. Stein­haus es hoy por hoy el más po­pu­lar de to­dos ellos y ellas.

Es­te año la Bun­des­li­ga ha da­do un gran sal­to. Ha cam­bia­do ho­ra­rios, ha in­tro­du­ci­do el VAR, no per­mi­tía ya ni un so­lo afi­cio­na­do sin lo­ca­li­dad cu­bier­ta y ha apos­ta­do por dar con­fian­za a es­ta mu­jer, cu­ya pa­re­ja sen­ti­men­tal es el co­le­gia­do in­glés Ho­ward Webb , el ár­bi­tro de la fi­nal mun­dia­lis­ta de Johan­nes­bur­go que ga­nó Es­pa­ña.

Los cam­bios pa­re­cen ne­ce­sa­rios en las gran­des Li­gas eu­ro­peas. Es la for­ma de me­jo­rar las com­pe­ti­cio­nes. Au­pa­dos por los éxi­tos eu­ro­peos La Li­ga no pa­re­ce muy en­tu­sias­ma­da en in­tro­du­cir cam­bios y se­guir el ca­mino va­lien­te de los ale­ma­nes. Pe­ro el fút­bol ne­ce­si­ta re­no­var­se y el ca­so Stein­haus es un ejem­pla pal­pa­ble. Só­lo dan­do es­tos pa­sos se po­drá con­se­guir que el fút­bol me­jo­re y de pa­so, y mu­cho más im­por­tan­te, que las mu­je­res ira­níes tam­bién pue­dan ir a pre­sen­ciar par­ti­dos de fút­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.