Sam Ben­nett ga­na a to­da ve­lo­ci­dad en Imo­la

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Ce­les Pie­dra­bue­na 160,7

La jor­na­da de ayer era a prio­ri de las que se de­fi­nen co­mo de tran­si­ción, en la que los equi­pos de los fa­vo­ri­tos ba­jan la guar­dia y per­mi­ten las aven­tu­ras en so­li­ta­rio o bien una lle­ga­da al sprint, pe­ro el Gi­ro tie­ne mu­cho ner­vio y la su­pues­ta cal­ma dio lu­gar a una es­tam­pi­da en la rec­ta fi­nal de la jor­na­da, en cuan­to el cielo se fue ce­rran­do, en cuan­to la os­cu­ri­dad ga­nó pro­ta­go­nis­mo a la luz del día, y en cuan­to el pe­lo­tón pi­só el as­fal­to del cir­cui­to de Imo­la, por cu­ya rec­ta de me­ta ha­bía que pa­sar dos ve­ces.

An­tes de de­mos­trar qué ci­clis­ta era el más rá­pi­do, la ca­rre­ra tu­vo un pri­mer ac­to, mar­ca­do por la es­ca­pa­da de cin­co va­lien­tes, a los que el pe­lo­tón per­mi­tió lu­cir su pu­bli­ci­dad. Eu­gert Zhu­pa y Ja­co­po Mos­ca (Wi­lier Tries­ti­na), Marco Frap­por­ti (An­dro­ni) y Mir­co Maes­tri y Ma­nuel Sen­ni (Bar­dia­ni) mos­tra­ron las mar­cas que apo­yan sus for­ma­cio­nes y ‘chu­pa­ron’ cá­ma­ra has­ta que que­da­ban 21 km a me­ta. Has­ta que We­llens (Lot­to-Sou­dal) se can­só de ro­dar sin sen­ti­do y fue el pri­me­ro en mo­ver las ra­mas del ár­bol.

We­llens, de nue­vo va­lien­te

A es­tas al­tu­ras, una eta­pa que no da­ba pa­ra mu­cho, una de aque­llas jor­na­das des­ti­na­das al ‘ses­teo’, ga­nó en in­te­rés por la pre­sen­cia de la llu­via, que de­jó el as­fal­to muy res­ba­la­di­zo, tan­to en las in­me­dia­cio­nes del cir­cui­to co­mo en el propio tra­za­do. Los ci­clis­tas iban con su­mo cui­da­do, es­pe­cial­men­te en un par de cur­vas en la apro­xi­ma­ción al tra­za­do. Mien­tras, We­llens, des­en­ca­de­na­do, se lan­zó a la ca­za de nue­va eta­pa, tras le­van­tar los bra­zos en se­ñal de victoria en Cal­ta­gi­ro­ne. Lle­gó a te­ner 27” de mar­gen a fal­ta de 13 ki­ló­me­tros, pe­ro en es­te Gi­ro los sprin­ters no tie­nen de­ma­sia­das opor­tu­ni­da­des y no le iban a per­mi­tir ir­se.

Una vez neu­tra­li­za­do, y a fal­ta de 10 ki­ló­me­tros, se abría una nue­va ca­rre­ra, con el ali­cien­te de la colina Tre Mon­ti, con ram­pas del 10%, que a más de uno se le atra­gan­tó. El pe­lo­tón se di­vi­dió y va­rios fue­ron los que se lan­za­ron a por la victoria. Lo in­ten­tó Diego Ulis­si (UAE). Se de­ja­ron ver Richard Ca­ra­paz (Mo­vis­tar) y Ser­gio Luis He­nao (Sky), pe­ro los dos que más pros­pe­ra­ron fue­ron Carlos Be­tan­cur (Mo­vis­tar), en un gran mo­men­to de for­ma y que de­jó a Ulis­si sen­ta­do, y un com­ba­ti­vo Ma­tej Moho­ric (Bah­rain-Me­ri­da), otra de las sen­sa­cio­nes de es­te Gi­ro y que ya sa­be lo que es ga­nar una eta­pa.

Pa­re­cía que la glo­ria se­ría co­sa de dos, Be­tan­cur y Moho­ric, pe­ro a 500 me­tros de me­ta, con 8”de mar­gen, pe­ca­ron de con­ser­va­du­ris­mo, de mi­rar en ex­ce­so atrás, de es­tu­diar­se, de ti­ro yo o ti­ras tú, y cuan­do qui­sie­ron dar­se cuen­ta Sam Ben­nett (Bo­ra) pa­só a su la­do co­mo un cohe­te, unién­do­se al club de los ci­clis­tas que ya han lo­gra­do un par de triun­fos en la edi­ción 101 de la Cor­sa Ro­sa: el lí­der Sam Ya­tes y el lí­der de la com­ba­ti­vi­dad, Elia Vi­via­ni. Éxi­to que el bel­ga ce­le­bró en me­ta con su novia en un be­so romántico.

Sin no­ve­dad en­tre los gran­des fa­vo­ri­tos al po­dio fi­nal de Ro­ma, a la es­pe­ra hoy de otra de las jor­na­das lla­ma­das de tran­si­ción an­tes del exa­men de ma­ña­na, el te­mi­do Zon­co­lan, que Froo­me es­tu­dió al detalle re­cien­te­men­te, y que pue­de en­cum­brar a los más fuer­tes y hun­dir a los más dé­bi­les

FOTO: EFE

Sam Ben­nett, el me­jor de la 12ª eta­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.