La ten­sa es­pe­ra en el co­ra­zón de To­yo­ta

MD, den­tro del box de los ni­po­nes en ple­na ca­rre­ra pa­ra vi­vir los ner­vios de los me­cá­ni­cos en los re­pos­ta­jes

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Fa­bio Mar­chi

Mu­chos po­drían pen­sar que en To­yo­ta, gra­cias a su su­pe­rio­ri­dad en el Mun­dial de Re­sis­ten­cia (WEC) res­pec­to a los equi­pos pri­va­dos, pue­den te­ner cier­to mar­gen de re­la­ja­ción. Pe­ro la mar­ca ja­po­ne­sa no tie­ne di­cha pa­la­bra en su dic­cio­na­rio. Mues­tra de ello es el am­bien­te que se vi­ve en su box. Pa­ra co­no­cer el co­ra­zón del equi­po en ple­na ca­rre­ra, MD en­tró en el ga­ra­je de los ni­po­nes en las pa­sa­das 6 Ho­ras de Sil­vers­to­ne pa­ra ser tes­ti­go di­rec­to de mo­men­tos muy pa­re­ci­dos a los vi­vi­dos por Fer­nan­do Alon­so y sus com­pa­ñe­ros hoy en las 6 Ho­ras de Fu­ji, la cuar­ta prue­ba de la tem­po­ra­da.

En pleno cen­tro de la sa­la de má­qui­nas de To­yo­ta en los cir­cui­tos, sus pa­si­llos se con­vier­ten en una ver­da­de­ra au­to­pis­ta de me­cá­ni­cos e in­ge­nie­ros. To­dos sa­ben exac­ta­men­te qué de­ben ha­cer y el mo­men­to en el que de­ben eje­cu­tar su co­me­ti­do.

El si­len­cio es gran­de, con la gran ma­yo­ría de me­cá­ni­cos mi­ran­do las pan­ta­llas de tiem­pos pa­ra no per­der de­ta­lle de la ca­rre­ra de sus dos co­ches. Pe­ro ca­da vuel­ta com­ple­ta­da por sus dos pro­to­ti­pos, es una me­nos pa­ra el si­guien­te re­pos­ta­je, la ver­da­de­ra pues­ta en es­ce­na de unos peo­nes cla­ve pa­ra el triun­fo de to­do un equi­po.

De re­pen­te, lo que pa­re­cía cal­ma, se con­vir­tió en ten­sión. Se pal­pa­ba a to­dos la­dos. Un me­cá­ni­co pa­sa con un ca­rri­to lleno de neu­má­ti­cos, y de re­pen­te, un hom­bre los lla­mó a to­dos a la sa­li­ta ubi­ca­da en la par­te tra­se­ra del box. Na­die fal­tó a la ci­ta, y lo que pa­re­cía una reunión de úl­ti­ma ho­ra an­tes de que Con­way y Alon­so se ba­ja­ran del co­che tras su re­le­vo, se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca cla­se de gim­na­sia.

Uno de los fi­sios del equi­po mar­ca­ba el pa­so y los me­cá­ni­cos re­pe­tían uno a uno los ges­tos de ca­len­ta­mien­to in­di­ca­dos co­mo si tu­vie­ran que sa­lir al cés­ped a dar pa­ta­das a un ba­lón. Es­ta­ban an­te dos pa­ra­das más de sus co­ches. En cues­tión de se­gun­dos te­nían que car­gar ga­so­li­na, cam­biar re­gla­jes y co­lo­car go­mas nue­vas. Y ahí, un sim­ple ti­rón o Los pi­lo­tos de To­yo­ta si­guen las ca­rre­ras a ve­ces jun­to a los me­cá­ni­cos e in­ge­nie­ros del equi­po y otras, con el res­to de pi­lo­tos de la for­ma­ción, co­men­tan­do sus sen­sa­cio­nes tras rea­li­zar sus res­pec­ti­vos stints, co­mo grandes amigos pe­se a la ri­va­li­dad que pue­den te­ner en el as­fal­to al lu­char por los triun­fos en ca­da ci­ta

1. #8 To­yo­ta Ga­zoo Ra­cing (Alon­so) 1’23”648

2. #1 Re­be­llion Ra­cing 1’24”359

3. #3 Re­be­llion Ra­cing 1’24”533

4. #17 SMP Ra­cing 1’24”744

5. #11 SMP Ra­cing 1’25”146

6. #4 By­ko­lles Ra­cing Team 1’26”579

7. #10 Dra­go­nS­peed 1’26”713

8. # 7 To­yo­ta Ga­zoo Ra­cing* 1’23”678

9. #31 Dra­go­nS­peed 1’28”906 *San­cio­na­do: Ex­ce­dió la ve­lo­ci­dad del pit la­ne

un mal ges­to po­día po­ner en se­rio ries­go el tra­ba­jo de cien­tos de per­so­nas. Unos mi­nu­tos des­pués, to­dos ya es­pe­ra­ban en su si­tio, con el cas­co pues­to y un sin­fín de pre­sión en la mi­ra­da. Sa­bían que no po­dían fa­llar, y aun­que la vic­to­ria era co­sa de sus dos co­ches, la au­to­exi­gen­cia era má­xi­ma. To­yo­ta quie­re ex­hi­bir ex­ce­len­cia, y ahí es don­de se com­pren­de la com­pe­ti­ti­vi­dad que hay en­tre los dos pro­to­ti­pos de la fir­ma, una au­tén­ti­ca lu­cha al sprint en­tre her­ma­nos en ca­da ca­rre­ra.

Na­ka­ji­ma ya es­ta­ba pre­pa­ra­do, co­lo­cán­do­se el cas­co pa­ra su­bir­se al bó­li­do. Los ner­vios au­men­ta­ron con un ac­ci­den­te de un ri­val, que im­pe­día que los co­ches en­tra­ran cuan­to te­nían pre­vis­to. La ten­sión au­men­ta­ba a me­di­da que pa­sa­ban los mi­nu­tos, y fi­nal­men­te, lle­gó el mo­men­to es­pe­ra­do. Gran aplau­so pre­vio y ma­nos a la obra. Los dos co­ches lle­ga­ron se­pa­ra­dos por es­ca­sos se­gun­dos y, a tiem­po real, fue ca­si im­po­si­ble ver la gran can­ti­dad de mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos por to­dos ellos, con una per­fec­ta sin­cro­ni­za­ción, co­mo un bre­ve bai­le. En un san­tia­mén, los pro­to­ti­pos vol­vían a pis­ta y la son­ri­sa ya lu­cía de nue­vo en los ros­tros de los me­cá­ni­cos.

‘Ri­va­les’ an­te un te­le­vi­sor

Alon­so se ba­ja­ba del co­che con los de­be­res he­chos tras su gran re­le­vo. Se qui­ta­ba el cas­co, y le­jos de re­la­jar­se, se sen­ta­ba en la par­te la­te­ral del box jun­to a sus com­pa­ñe­ros. Y ahí es­tá lo más sor­pren­den­te. Los tri­pu­lan­tes de los dos To­yo­ta, que se ju­ga­ban la vic­to­ria en­tre ellos, mi­ra­ban y co­men­ta­ban la ca­rre­ra jun­tos. “He re­cu­pe­ra­do se­gun­dos”, le co­men­ta­ba Alon­so a Ko­ba­yas­hi, jun­to a un Bue­mi que aca­ba­ba de lle­gar tras una se­sión de ma­sa­je. Ri­va­les en pis­ta, pe­ro amigos fue­ra. To­dos ellos, fren­te a un mis­mo mo­ni­tor. Se ju­ga­ban el triun­fo, pe­ro an­tes que na­da, es­tá el equi­po

An­tes de ca­da pa­ra­da, to­dos los in­te­gran­tes se reúnen pa­ra ca­len­tar los múscu­los

Los pi­lo­tos de los dos co­ches de la mar­ca ven y co­men­tan la ca­rre­ra co­mo amigos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.