MES­SI NO TIE­NE PIE­DAD

Des­tro­zó al Es­pan­yol con dos go­la­zos de fal­ta, una ge­nial asis­ten­cia a Dem­bé­lé y sien­do el ori­gen del tan­to de Luis Suá­rez Un Ba­rça au­to­ri­ta­rio arro­lló des­de el ini­cio a un tris­te e irre­co­no­ci­ble ri­val, que re­nun­ció a su apues­ta ofen­si­va

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA - Ga­briel Sans Cor­ne­llà Dem­bé­lé de­jó su hue­lla en el der­bi

Leo Mes­si, el me­jor del mun­do, el quin­to es­te año pa­ra se­gún qué ‘en­ten­di­dos’, dic­tó la sen­ten­cia del der­bi con la mis­ma ra­pi­dez que eje­cu­ta sus go­les. Anotó dos fal­tas con ma­yús­cu­las, dio la asis­ten­cia de otro y fue el ins­ti­ga­dor del cuar­to. Eso sin con­tar un re­ma­te al pa­lo que a mu­chos les bas­ta­ría pa­ra pre­su­mir. El ‘10’ del Ba­rça no só­lo des­tro­zó al Es­pan­yol en Cor­ne­llà (0-4) sino que va­ció sus gra­das cuan­do aún fal­ta­ba me­dia ho­ra. Su im­pla­ca­ble ley se im­pu­so a un equi­po blan­quia­zul pí­rri­co, tris­te y tor­pón, que trai­cio­nó su es­ti­lo su­man­do su cuar­ta de­rro­ta se­gui­da.

Val­ver­de no re­fres­có el on­ce pe­ro qui­so ser jus­to con Dem­bé­lé, al que pu­so por de­lan­te de Cou­tin­ho. La apues­ta le dio re­sul­ta­do. En el Es­pan­yol, Ru­bi se pri­vó de Gra­ne­ro pa­ra dar po­der a los ex­tre­mos. Y el cho­que de sis­te­mas se in­cli­nó muy pron­to del la­do azul­gra­na, im­po­nen­te en la pre­si ón, en el do­mi­nio y en el con­trol del ba­lón. El equi­po blan­quia­zul, en cam­bio, se des­co­lo­có pron­to y la dis­fun­ción pro­pi­ció mu­chos erro­res en la me­dia. No fue el Es­pan­yol de an­tes de la cri­sis. Ni por aso­mo, aquel cons­truc­tor y ague­rri­do. Vi­vió en­tre­ga­do a la ge­nia­li­dad de un crack inigua­la­ble.

Con Mes­si en el cam­po, el fút­bol pue­de ad­qui­rir una di­men­sión des­co­mu­nal en un ins­tan­te. De na­da sir­ven los di­bu­jos tác­ti­cos. El ba­lón le bus­ca y su im­pro­vi­sa­ción se trans­for­ma en ar­te. Pa­só en el pri­mer gol, cuan­do en una pér­di­da es­pan­yo­lis­ta em­pe­zó a es­prin­tar has­ta que tres ri­va­les se in­ter­pu­sie­ron a la bra­va pro­vo­can­do una de­ses­pe­ra­da fal­ta en la fron­tal. A una vein­te­na de me­tros, Leo no fa­lló el 0-1. No sue­le ha­cer­lo. Su lan­za­mien­to fue es­té­ti­ca­men­te precioso. Más pre­ci­so que po­ten­te. Le bas­ta­ron 17’ pa­ra con­ver­tir­se en el ma­yor ver­du­go de la his­to­ria del Es­pan­yol en Li­ga.

Con una au­to­su­fi­cien­cia ma­yús­cu­la, re­con­for­ta­do con una de las pri­me­ras par­tes de la tem­po­ra­da, Leo se sin­tió có­mo­do y eso pue­de ser te­rri­ble. Su asis­ten­cia en el se­gun­do tam­bién fue un pro­di­gio. Nue­ve mi­nu­tos des­pués, se­cun­da­do por su es­cu­de­ro de guar­dia, Ar­tu­ro Vidal, tra­tó de atra­ve­sar el mu­ro pe­ri­co. No pu­do, pe­ro se le­van­tó de los es­com­bros y fil­tró una asis­ten­cia des­de el sue­lo pa­ra que Dem­bé­lé ano­ta­ra el 0-2.

En Li­ga, el Ba­rça am­plió su do­mi­nio an­te el Es­pan­yol. Son ade­más seis vic­to­rias y cua­tro em­pa­tes allí.

Pe­se a los dos ma­za­zos que le de­ja­ron atur­di­do, el Es­pan­yol no de­jó de mi­rar a Ter Ste­gen. Lo hi­zo en un par de oca­sio­nes con dos tes­ta­ra­zos de Duar­te y de Her­nán Pé­rez que no en­tra­ron por la bue­na co­lo­ca­ción del ale­mán y tam­bién por su bue­na suer­te. El Ba­rça su­fría al­go en los cór­ners y en los ba­lo­nes por al­to, pe­ro na­da más. Una vez se apo­de­ra­ba del es­fé­ri­co, su­po car­bu­rar a to­pe. Dos ba­lo­nes al pa­lo (Leo y Suá­rez) de­ja­ron cla­ro que el par­ti­do era un mo­nó­lo­go. Avi­sos de lo que ven­dría des­pués.

El ori­gen vol­vió a ser Mes­si. ¿Quién si no ? En una re­cu­pe­ra­ción en la me­dia, el ar­gen­tino car­gó el ba­lón a la de­re­cha, Dem­bé­lé dio un pa­se avan­za­do a Suá­rez, que con sua­vi­dad y ca­si sin ángulo su­peró en el 44’ a un des­con­cer­ta­do Die­go Ló­pez. El 0-3 po­dría ser el re­sul­ta­do fi­nal de cual­quier otro par­ti­do pe­ro pa­ra el Ba­rça fue so­lo la pri­me­ra par­te.

En la se­gun­da, ya sin na­da que per­der, el Es­pan­yol ti­ró de or­gu­llo más que de ma­nual, con un bar­niz más pe­li­gro­so que efi­caz. El VAR le anu­ló un gol ile­gal. Ya otean­do la ori­lla, el Ba­rça se fia­ba de las dia­go­na­les de Mes­si y de su jue­go. Ca­da vez que co­gía el ba­lón, la in­ten­si­dad de la gra­da ba­ja­ba en re­vo­lu­cio­nes. Co­mo en aque­lla ju­ga­da, con una pa­red con Dem­bé­le al contragolpe que el ‘10’ re­ma­tó al cuer­po del por­te­ro. La obli­ga­da va­len­tía pe­ri­ca pro­pi­cia­ba el ven­da­val cu­lé.

El Es­pan­yol vol­vió a co­me­ter el error de pa­rar al Ba­rça al bor­de de la fron­tal. Lo hi­zo pri­me­ro con Luis Suá­rez pe­ro, de nue­vo, Leo vol­vió a ta­la­drar la por­te­ría pe­ri­ca en el 0-4. En otra ma­gis­tral eje­cu­ción de fal­ta. Per­fec­ta, bor­da­da, es­pec­ta­cu­lar. La pesadilla de Die­go Ló­pez, de aquel que fue el pri­me­ro que le pa­ró un pe­nal­ti. No fue la ren­di­ción fi­nal. El Es­pan­yol se ha­bía rendido en la pri­me­ra par­te

FO­TO: PEP MO­RA­TA

El fran­cés bri­lló más que Bor­ja Igle­sias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.