Sin Me­tro­po­li­tano, no hay in­gre­sos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA - Ja­vier G. Gó­ma­ra Madrid Pues­to de Jai­me Sanz en el ex­te­rior del Me­tro­po­li­tano

n

Jai­me Sanz, pro­pie­ta­rio, re­la­ta có­mo es su vi­da con los cam­pos ce­rra­dos

El fút­bol pa­ró en mar­zo. Y con ello, los in­gre­sos de mu­chas per­so­nas que, de un mo­do u otro, vi­ven del de­por­te rey. No to­do son fut­bo­lis­tas, en­tre­na­do­res o di­rec­ti­vos. Tam­po­co pe­rio­dis­tas, por su­pues­to. Al­gu­nos, ni si­quie­ra es­tán den­tro ‘de la in­dus­tria’. Es el ca­so de Jai­me Sanz, pro­pie­ta­rio de un pues­to jun­to al Me­tro­po­li­tano.

Un ne­go­cio que co­men­zó su abue­lo Flo­ren­tino, ha­ce más de 50 años. To­do un vi­sio­na­rio. “Iba al Me­tro­po­li­tano y des­pués al Calderón. Fue el pri­me­ro que em­pe­zó a fa­bri­car go­rras o ban­de­ras pa­ra ven­der­las”. Sus hi­jos, y más tar­de sus nie­tos, si­guie­ron con la tra­di­ción de es­te pio­ne­ro que al que el ve­neno ro­ji­blan­co tam­bién le en­tró en la san­gre.

“Cla­ro que era del Atle­ti. Yo iba al Calderón cuan­do te­nía sie­te años a echar­le una mano. Lue­go ha­bla­ba con un por­te­ro, te co­la­ban…”, re­cuer­da Jai­me. Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos tiem­pos.

A sus 34 años años, si­gue echan­do de me­nos el Calderón, es­ta­dio que veía, co­mo mu­cho, ca­da 15 días. Aho­ra ven­de en el Me­tro­po­li­tano, fren­te al Gran Es­ce­na­rio, res­tau­ran­te de reciente aper­tu­ra. O ven­día, por­que el 7 de mar­zo, en el Atlé­ti­co-Se­vi­lla, fue el úl­ti­mo dio que abrió el ne­go­cio. Un du­ro gol­pe a la lí­nea de flo­ta­ción de una per­so­na que se de­di­ca ex­clu­si­va­men­te a es­to. “Hay gen­te que tie­ne otro tra­ba­jo, pe­ro yo no. Yo vi­vo de es­to”, re­co­no­ce a MD, mien­tras enu­me­ra los ob­je­tos que tie­ne en stock.

Pe­ro no to­do. “Ha ha­bi­do que rein­ven­tar­se”, lan­za Jai­me, que a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter (@Jai­me_ATM34), tra­ta de se­guir con su ac­ti­vi­dad.

“Al fi­nal tie­nes que mo­ver­te, vas co­no­cien­do gen­te, afi­cio­na­dos, pe­ñis­tas… To­do su­ma. Aho­ra es­toy tra­tan­do de im­pul­sar las re­des so­cia­les. Yo soy jo­ven y pue­do mo­der­ni­zar­me, pe­ro mi pa­dre u otros ven­de­do­res más ve­te­ra­nos lo tie­nen com­pli­ca­do”, se­ña­la. Él lo ha­ce. Has­ta Fran­cia “man­da­mos mu­chas co­sas”, o Ja­pón lle­gan sus ob­je­tos. “Nos pi­die­ron una ban­de­ra de Fernando To­rres des­de allí”, apun­ta. Afor­tu­na­da­men­te, la co­sa ‘se mue­ve’. Es­tá re­ci­bien­do al­gún en­car­go que otro, ca­si siem­pre, con el es­cu­do an­ti­guo co­mo pro­ta­go­nis­ta.

“La gen­te lo pi­de mu­cho”, afirma. Y a él, nun­ca le fal­ta en su pues­to. Tie­ne has­ta In­dis de un me­tro de al­to. De los de an­tes de que la mas­co­ta evo­lu­cio­na­ra.

No se ha aco­gi­do a un ERTE. No le sa­lían las cuen­tas. “He­mos te­ni­do que adap­tar­nos a las cir­cuns­tan­cias. O te rein­ven­tas o es­tás muer­to. Es­pe­ro que es­to se so­lu­cio­ne pron­to. Te vas co­mien­do los aho­rros y…”.

Jai­me, co­mo el res­to de pro­pie­ta­rios de pues­tos de los ale­da­ños del es­ta­dio, pa­ga su li­cen­cia anual al Ayuntamien­to (“lo que cos­tó con­se­guir que nos man­tu­vie­ran los pues­tos del Calderón pa­ra el me­tro­po­li­tano”, sus­pi­ra) y es­pe­ra una de­fe­ren­cia del con­sis­to­rio de ca­ra al cur­so que vie­ne. “En la aso­cia­ción nos han di­cho que has­ta enero de 2021, se­gu­ra­men­te no po­da­mos mon­tar los pues­tos”, re­la­ta. Oja­lá sea an­tes. Eso se­ría se­ñal de que la nor­ma­li­dad ha vuel­to. De que pue­de abrir su ne­go­cio. De que hay fút­bol. De que hay Atle­ti.

“O te rein­ven­tas o es­tás muer­to”, ase­gu­ra Jai­me; su abue­lo fue un pio­ne­ro

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.