Lleno vir­tual has­ta la ban­de­ra

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA - Jo­sep M. Ar­tells

El jue­ves sal­dre­mos de du­das. Se­vi­lla-Be­tis. Pa­ra el der­bi más cáus­ti­co y di­ver­ti­do del mun­do po­dre­mos op­tar por la gra­da vir­tua­li­za­da o por el so­ni­do des­nu­do del fút­bol, es de­cir lo me­nos pa­re­ci­do al par­ti­do más afi­la­do y chis­pean­te. Pe­ro ya sa­be­mos lo que hay. La pri­me­ra op­ción ase­gu­ra el lleno has­ta la ban­de­ra en to­dos los es­ta­dios, el pri­mer éxi­to que hay que re­co­no­cer con res­pec­to a la cru­da reali­dad, con fi­las de abu­rri­dos ‘mi­nions’ pi­xe­la­dos o blo­ques de le­go si­mu­lan­do que en las gra­das no ca­be ni un al­fi­ler. Co­no­ce­re­mos por fin a qué sa­be ese su­ce­dá­neo de fút­bol con re­vue­lo im­pos­ta­do en las gra­das, sin cán­ti­cos re­co­no­ci­bles y ova­cio­nes en­la­ta­das. Con go­les que se­rán ce­le­bra­dos con un click en una me­sa de mez­clas que ha­brán si­do mar­ca­dos en la reali­dad en otro tiem­po por no se sa­be qué de­lan­te­ro de una tem­po­ra­da pa­sa­da. Fal­sas ce­le­bra­cio­nes que no son pa­ra en­ga­ñar a na­die, ya lo sa­be­mos, sino pa­ra crear un cli­max que ge­ne­ra cu­rio­si­dad pe­ro dis­ta de emo­cio­nar des­de un so­fá. To­do se en­tien­de.

LA SE­GUN­DA ELEC­CIÓN ES EL BO­TÓN DEL fút­bol na­tu­ral, el fút­bol sin mú­si­ca de fon­do que nos ha en­se­ña­do la Bun­des­li­ga. El del ruí­do del eco tea­tral, el ba­lo­na­zo pa­ra ser pe­lea­do, la que­ja por una en­tra­da brus­ca o el en­tre­na­dor des­pa­chán­do­se con sus ju­ga­do­res. El ba­ru­llo que hay ahí aba­jo, el len­gua­je im­pe­tuo­so que con un po­co de suer­te nos pue­de apor­tar al­gu­na fra­se de mu­seo. An­te la dis­yun­ti­va, es agra­de­ci­do es­cu­char la na­rra­ción oyen­do de fon­do la je­rar­quía de Si­meo­ne o una or­den del des­in­hi­bi­do Eder Sa­ra­bia a Mes­si, tan va­lio­sa co­mo el si­len­cio acu­sa­dor de Zi­da­ne so­bre Vi­ni­cius. La ter­ce­ra op­ción no es­tá en el man­do. Es una rue­de­ci­ta, la de to­da la vi­da, la de la ra­dio, que co­nec­ta la ca­sa con un si­tio ima­gi­na­rio don­de ha­blan ex­per­tos, un exár­bi­tro, un na­rra­dor emo­ti­vo, al­gu­nos ex­fut­bo­lis­tas, pe­rio­dis­tas y un juez de paz que fin­ge po­ner or­den. Una op­ción con le­gio­nes de adep­tos. A quien echa­re­mos a fal­tar de ver­dad, tan­to co­mo al am­bien­te real, se­rá a Mi­chael Ro­bin­son co­men­tan­do con sus com­pa­ñe­ros de siem­pre el fút­bol de ma­ne­ra sim­ple, eru­di­ta y con ese pun­to de sa­le­ro in­glés que le ha­cía in­sus­ti­tui­ble

H

DI­REC­TOR AD­JUN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.