Ho­me­na­je al es­pon­tá­neo

Es in­com­pren­si­ble que los me­dios den pro­ta­go­nis­mo al que se sal­ta las nor­mas

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA -

El sá­ba­do, en Ma­llor­ca, sal­tó un es­pon­tá­neo du­ran­te el par­ti­do con­tra el Ba­rça. En pe­rio­dis­mo so­le­mos uti­li­zar el de­sen­fa­da­do eu­fe­mis­mo de ‘es­pon­tá­neo’ pa­ra re­fe­rir­nos a una per­so­na que in­cum­ple la nor­ma­ti­va de se­gu­ri­dad en un es­ta­dio. El li­bro de es­ti­lo de La Li­ga obli­ga a la rea­li­za­ción te­le­vi­si­va a no mos­trar la in­tru­sión, pa­ra no dar­le pro­ta­go­nis­mo y es­ti­mu­lar es­te ti­po de con­duc­tas. Aún así, lo hay que es­tán ávi­dos por dar a co­no­cer al per­so­na­je, aun­que ha­ya co­me­ti­do unos hechos cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to y más en las cir­cuns­tan­cias de alar­ma sa­ni­ta­ria. La in­for­ma­ción no apor­ta na­da, por­que en vez de ex­pli­car las de­fi­cien­cias de se­gu­ri­dad se cen­tran en re­crear­se en la ha­za­ña.

El do­min­go en De­por­tes Cua­tro re­la­ta­ban la epo­pe­ya del cha­val pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. Le aña­dían mú­si­ca de ac­ción pa­ra que pa­re­cie­ra una pe­lí­cu­la emo­cio­nan­te. ‘Un plan muy me­di­ta­do’ era el ró­tu­lo en pan­ta­lla que pa­re­cía po­ner tí­tu­lo a su hom­bra­da. Ad­ver­tían de la fa­ci­li­dad con la que lo con­si­guió y, pa­ra más in­ri, lo en­tre­vis­ta­ban. El chi­co ex­pli­có, con una pa­cho­rra asom­bro­sa, que te­nía más de dos­cien­tos nue­vos se­gui­do­res en sus re­des. Chu­les­co de­lan­te de las cá­ma­ras, afir­ma­ba con en­tu­sias­mo que era “una ex­pe­rien­cia que no voy a ol­vi­dar en mi pu­ta vi­da” y que “me es­ta­ba mi­ran­do to­do el pu­to Ba­rça”. De­por­tes Cua­tro co­nec­ta­ba de nue­vo con un re­por­te­ro en el es­ta­dio Vi­sit Ma­llor­ca que vol­vía a de­ta­llar el ca­mino pa­ra bur­lar la se­gu­ri­dad. El pro­gra­ma mon­tó una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da irre­sis­ti­ble pa­ra cual­quier fu­tu­ro es­pon­tá­neo que se pre­cie. El lu­nes in­sis­tían, re­cu­pe­ran­do las me­jo­res imá­ge­nes y has­ta en­se­ñan­do co­mo al­gún afi­cio­na­do le lle­gó a pe­dir un ‘sel­fie’ al per­so­na­je. In­clu­so da­ban las me­di­das exac­tas de la va­lla pa­ra evi­den­ciar sus ha­bi­li­da­des al tre­par. El mar­tes, se­guía la his­to­ria, don­de re­la­ti­vi­za­ban el sa­bla­zo de la mul­ta. Eso sí, Ca­rre­ño se po­nía muy se­rio pa­ra re­ga­ñar al in­di­vi­duo al que le mon­ta­ron es­te ho­me­na­je.

Han con­ver­ti­do al es­pon­tá­neo en hé­roe: fo­llo­wers, pro­ta­go­nis­mo du­ran­te tres días, mú­si­ca de ac­ción, una en­tre­vis­ta y, por su­pues­to, los ví­deos de re­ga­lo edi­ta­dos por De­por­tes Cua­tro co­mo re­cuer­do de su gran ges­ta. Qué más se pue­de pe­dir

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.