Joao re­co­ge el guan­te

N Die­go Si­meo­ne le ha­bía pe­di­do ser im­por­tan­tí­si­mo en es­te tra­mo de tem­po­ra­da

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA - Che­ma G. Fuen­te Ma­drid

Joao Fé­lix vol­vía a un par­ti­do con el pri­mer equi­po col­cho­ne­ro des­pués de ha­ber­se per­di­do la ci­ta de San Ma­més por san­ción (ade­más se ha­bía le­sio­na­do en las se­ma­nas pre­vias, pe­ro ha­bría lle­ga­do a tiem­po de ha­ber si­do ne­ce­sa­rio). To­dos los fo­cos le apun­ta­ban.

Las bue­nas no­ti­cias en es­te sen­ti­do es que el jo­ven por­tu­gués pa­re­ce ha­ber asu­mi­do el re­to lan­za­do por Si­meo­ne en la pre­via del cho­que an­te Osasuna. “Ha­bía em­pe­za­do bien, es­tu­vo fue­ra por un pro­ble­ma en la ro­di­lla. Vol­vió a en­tre­nar con el mis­mo en­tu­sias­mo. (...) ¿Qué de­be ha­cer? Lo que hi­zo en la pre­tem­po­ra­da, en el ini­cio de la tem­po­ra­da, los par­ti­dos de Vi­lla­rreal, Li­ver­pool... Buen ini­cio de tem­po­ra­da, le­sión, en el vol­ver no es­tu­vo igual en el rit­mo ni con la aso­cia­ción con los com­pa­ñe­ros. Pe­ro cuan­do vol­vió lue­go co­men­zó a ser el del ini­cio de la tem­po­ra­da. Es jo­ven, es nor­mal que le ocu­rra es­to. Pe­ro me ilu­sio­na que sea im­por­tan­te pa­ra el equi­po de aquí al fi­nal de tem­po­ra­da”, ex­pli­ca­ba el Cho­lo an­tes de la ci­ta de Na­va­rra .

Di­cho y he­cho. El lu­so se des­ta­pó en el cho­que con­tra Osasuna, abrió el mar­ca­dor y pu­so tie­rra de por me­dio con el se­gun­do gol que le re­ga­ló Die­go Cos­ta . De­jó bue­ní­si­mos mi­nu­tos y sen­sa­cio­nes pa­re­ci­das a lo que re­cla­ma­ba el Cho­lo. Por mo­men­tos se pa­re­ció a ese ju­ga­dor to­ca­do con una va­ri­ta má­gi­ca que sor­pren­dió en pre­tem­po­ra­da, que pa­re­cía im­pa­ra­ble. Rá­pi­do, há­bil en el re­ga­te, en­ca­ra­dor... No só­lo su opor­tu­nis­mo en apa­re­cer en los dos go­les, la ju­ga­da en la que de­jó plan­ta­do a su za­gue­ro en el área con un re­ga­te en una bal­do­sa dio mues­tra de que el ta­len­to no le ha des­apa­re­ci­do. Su pos­te­rior pa­se, per­fec­to, no en­con­tró a un com­pa­ñe­ro que su­pie­se leer lo que te­nía en la ca­be­za. Y fue só­lo un ejem­plo por­que hu­bo más de­ta­lles que in­vi­tan al op­ti­mis­mo.

Aún es­tá le­jos de sus re­gis­tros en Ben­fi­ca, pe­ro sus nú­me­ros em­pie­zan a ser ya bas­tan­te ra­zo­na­bles pa­ra la in­ver­sión de 127 mi­llo­nes de eu­ros que el Atlé­ti­co hi­zo por él. Son ya ocho go­les y tres asis­ten­cias pa­ra él. En su pri­me­ra cam­pa­ña en Ben­fi­ca anotó 20 go­les y dio 11 asis­ten­cias. Ca­si na­da. En Por­tu­gal su me­dia de go­les era de 0,47 por par­ti­do y en Es­pa­ña de 0,28. Su pe­so no es aún el que te­nía en su país pe­ro po­co a po­co se va adap­tan­do y ca­da vez bri­lla más

LAS CLA­VES

ME­JOR MO­MEN­TO Cua­tro go­les en los úl­ti­mos cin­co par­ti­dos con el Atlé­ti­co

EL DE PRE­TEM­PO­RA­DA Si­meo­ne que­ría ver la ver­sión del lu­so que en­can­di­ló al ini­cio

H

FO­TO: J.A.S.

Die­go Pablo Si­meo­ne, en un en­tre­na­mien­to del Atlé­ti­co de Ma­drid con Joao Fé­lix, el fi­cha­je más ca­ro de la his­to­ria del club

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.