Un Me­tro­po­li­tano sin pú­bli­co pe­ro con al­ma

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PORTADA - Ja­vier G. Gó­ma­ra Ma­drid

n

Ex­tra­ño y emo­ti­vo par­ti­do en el feu­do ro­ji­blan­co, don­de se es­cu­chó has­ta al ter­cer an­fi­tea­tro

Des­an­ge­la­do. Tris­te. Me­lan­có­li­co. Emo­ti­vo. Mu­chos ca­li­fi­ca­ti­vos, y to­dos en es­ta lí­nea, pa­ra de­fi­nir, en mo­do am­bien­tal, el en­cuen­tro que Atlé­ti­co de Ma­drid y Va­lla­do­lid dispu­taron en el Me­tro­po­li­tano. Pri­mer par­ti­do a puer­ta ce­rra­da del es­ta­dio col­cho­ne­ro, inau­gu­ra­do en 2017. Tam­bién se­rá his­tó­ri­co.

Una es­pe­cie de en­tre­na­mien­to, sin pú­bli­co, pe­ro con mu­cho en jue­go, y con el sen­ti­mien­to que pu­so el Atlé­ti­co pa­ra re­cor­dar a sus le­yen­das y so­cios fa­lle­ci­dos por el co­ro­na­vi­rus. Mi­nu­to de si­len­cio, ca­mi­se­tas per­so­na­li­za­das en las bu­ta­cas de los abo­na­dos y re­cuer­do pa­ra An­tic, Ca­pón, Jones, Pei­ró y el in­fan­til Ch­ris­tian Min­cho­la.

Si­meo­ne re­vo­lu­cio­nó el once, de­jan­do a sie­te que fue­ron ti­tu­la­res en el ban­qui­llo. O me­jor di­cho, en la gra­da, que es don­de aguar­dan su opor­tu­ni­dad los su­plen­tes. Con mas­ca­ri­lla y man­te­nien­do la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, cla­ro. Lue­go en el cés­ped, es otra his­to­ria.

Pre­ci­sa­men­te fue­ron los su­plen­tes de uno y otro equi­po los que se ‘dis­fra­za­ron’ de hin­chas en un es­ta­dio de­sier­to. So­bre to­do los vi­si­tan­tes, que ja­lea­ban a sus com­pa­ñe­ros en ca­da ac­ción y pro­tes­ta­ban las de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les, lo que lle­vó al ár­bi­tro a di­ri­gir­se a ellos pa­ra que se cal­ma­sen.

Ya lle­gan­do al es­ta­dio se veía que es­to era otra co­sa. No ha­bía ria­da ro­ji­blan­ca rum­bo al Me­tro­po­li­tano. Na­die ha­bía que­da­do en la ban­de­ra gi­gan­te, que ade­más on­dea­ba a me­dia as­ta. No ha­bía ‘sel­fies’ an­te el es­ta­dio. Pe­ro sí ex­haus­ti­vos con­tro­les pa­ra to­dos los que po­dían ac­ce­der, pe­rio­dis­tas in­clui­dos. La si­tua­ción lo re­quie­re, por su­pues­to. Y den­tro, más de lo mis­mo. La voz del Pro­fe Ortega re­tum­ba­ba en el ca­len­ta­mien­to. Tam­bién los áni­mos que se da­ban los ju­ga­do­res. Y la na­rra­ción de los com­pa­ñe­ros de las ra­dios, dán­do­lo to­do co­mo siem­pre. Los fut­bo­lis­tas de­bían oír sus co­men­ta­rios. Co­mo en cual­quier cam­po de Re­gio­nal. Ama­teu­ris­mo en es­ta­do pu­ro.

Fue cu­rio­so es­cu­char ní­ti­da­men­te a Oblak dar ór­de­nes a los de­fen­sas. El ‘hom­bre de hie­lo’ ha­bla. Y mu­cho. No pa­ra. El Cho­lo, en su lí­nea. Da igual que no ha­ya 70.000 de­trás de él. No pu­do aren­gar a las ma­sas pa­ra pe­dir el úl­ti­mo alien­to, pe­ro sí echar una bron­ca de órdago a Ca­rras­co por ver una ama­ri­lla por pro­tes­tar.

“¡Va­mos!”, gri­ta­ba Si­meo­ne, ya en la se­gun­da par­te, con 0-0 en el mar­ca­dor. Los su­plen­tes del Va­lla­do­lid se­guían ha­cién­do­se no­tar, so­bre to­do, cuan­do re­cla­ma­ron un pe­nal­ti tras una ac­ción de Le­mar y una ley de la ven­ta­ja que no con­ce­dió el co­le­gia­do.

Los po­cos aplau­sos que se es­cu­cha­ron pro­ce­dían los em­plea­dos del Atlé­ti­co y los su­plen­tes cuan­do He­rre­ra y Le­mar fue­ron sus­ti­tui­dos. De apo­yo, no pien­sen mal. Ha­bía en­tra­do Ko­ke, que des­de el pri­mer mo­men­to sa­có los ga­lo­nes a pa­sear pa­ra pe­dir a sus com­pa­ñe­ros una pre­sión al­ta.

No hu­bo pú­bli­co en el Me­tro­po­li­tano, pe­ro sí al­ma. La de los que no es­tu­vie­ron ano­che, y la de los que aho­ra lo ve­rán des­de el ter­cer an­fi­tea­tro.

Pri­mer en­cuen­tro dispu­tado a puer­ta ce­rra­da en la his­to­ria de es­te es­ta­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.