Fút­bol o bar­ba­rie: Las cau­sas de la des­truc­ción del fút­bol ar­gen­tino

Co­rrup­ción y vio­len­cia, le­gi­ti­ma­das por la “cultura del aguan­te”

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - FÚTBOL - Lady Ne­well Bue­nos Ai­res

La vio­len­cia in­con­tro­la­ble del fút­bol, que ha lle­va­do a que el par­ti­do en­tre Bo­ca y Ri­ver se jue­gue fi­nal­men­te en Ma­drid, no obe­de­ce a la pa­sión de los hin­chas ar­gen­ti­nos sino a un com­ple­jo en­tra­ma­do de co­rrup­ción y vio­len­cia le­gi­ti­ma­do por la “cultura del aguan­te”.

Las ba­rras bra­vas no son me­ros gru­pos de fa­ná­ti­cos vio­len­tos sino que son po­de­ro­sas ban­das or­ga­ni­za­das para de­lin­quir que han con­se­gui­do con­tro­lar las hin­cha­das y apo­de­rar­se de los clu­bes.

El mi­llo­na­rio ne­go­cio de las ba­rras bra­vas con el fút­bol se ba­sa en el con­trol de un ar­se­nal de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les: re­ven­ta de en­tra­das, ven­ta ile­gal de mer­can­cía den­tro y fue­ra del es­ta­dio, con­trol de los “tra­pi­tos” gen­te que ga­ran­ti­za a cam­bio de di­ne­ro la se­gu­ri­dad del co­che en cer­ca­nías del es­ta­dio, ex­tor­sión de di­ri­gen­tes y ju­ga­do­res y has­ta la re­pre­sen­ta­ción de ju­ga­do­res.

La tremenda in­fluen­cia de es­tas ma­fias no se li­mi­ta al fút­bol sino que se ra­mi­fi­ca co­mo un cán­cer que va co­rrom­pien­do el de­por­te, la po­lí­ti­ca, los sin­di­ca­tos y la so­cie­dad.

Así uno de los gran­des ne­go­cios es la ven­ta de dro­ga. El ca­so más vi­si­ble es la ban­da Los Mo­nos, un gru­po de nar­co­tra­fi­can­tes sur­gi­dos de la hin­cha­da del club Ne­well Old Boys que ha con­se­gui­do sem­brar el te­rror en la ciudad de Ro­sa­rio.

Por otro la­do es evi­den­te que el in­men­so po­der ob­te­ni­do por los ul­tras den­tro de los clu­bes no hu­bie­se si­do po­si­ble sin el con­sen­so por ac­ción u omi­sión de la pro­pia di­ri­gen­cia de­por­ti­va que los creó ha­ce dé­ca­das co­mo gru­po de ani­ma­ción de la tri­bu­na pe­ro cu­ya fun­ción en los clu­bes ha ido de­ge­ne­ran­do has­ta con­ver­tir­se en un so­cio muy pe­li­gro­so. Así que­dó de ma­ni­fies­to en el ca­so Alan Schlen­ker, ex je­fe de la ba­rra de Ri­ver.

Ade­más, las ba­rras bra­vas es­tán fuer­te­men­te im­pli­ca­das en la po­lí­ti­ca por­que son con­tra­ta­dos por al­gu­nos di­ri­gen­tes co­mo fuer­za de cho­que para ge­ne­rar dis­tur­bios en ac­tos ma­si­vos, aprie­tes a ad­ver­sa­rios y to­do ti­po de ac­cio­nes

Las ba­rras bra­vas son po­de­ro­sas ban­das or­ga­ni­za­das para de­lin­quir y ex­tor­sio­nar

de fuer­za que ne­ce­si­ten de es­tos gru­pos vio­len­tos.

La re­la­ción en­tre po­lí­ti­ca y ul­tras lle­gó has­ta a plas­mar­se ins­ti­tu­cio­nal­men­te du­ran­te el go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner a tra­vés de Hin­cha­das Uni­das Ar­gen­ti­nas (HUA). Se tra­tó de una agru­pa­ción de ba­rra­bra­vas de dis­tin­tos equi­pos or­ga­ni­za­da por el di­ri­gen­te kirch­ne­ris­ta Mar­ce­lo Ma­llo. Es­ta agru­pa­ción de ul­tras sur­gi­da en 2010 to­mó vi­si­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal du­ran­te el Mun­dial de 2014 cuan­do al­gu­nos de sus in­te­gran­tes fue­ron de­por­ta­dos de Bra­sil por su par­ti­ci­pa­ción en ac­tos vandálicos.

A su vez, re­sul­ta lla­ma­ti­vo que el ac­tual pre­si­den­te del país, Mauricio Ma­cri, quien fue tam­bién pre­si­den­te de Bo­ca Ju­niors, no ha-

ya con­se­gui­do has­ta aho­ra des­ac­ti­var el po­der de los ul­tras. La­men­ta­ble­men­te, hu­bo que es­pe­rar el desas­tre po­lí­ti­co y de­por­ti­vo que ha sig­ni­fi­ca­do la sus­pen­sión de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en Bue­nos Ai­res para que se co­mien­ce a tra­tar una ley con­tra los ba­rra bra­vas que al me­nos con­si­ga en­cua­drar ju­rí­di­ca­men­te es­tos de­li­tos.

Otra ra­mi­fi­ca­ción de los vio­len­tos se da con al­gu­nos mo­vi­mien­tos so­cia­les. Tal es el ca­so del lí­der de la agru­pa­ción Que­bra­cho, Fer­nan­do Es­te­che, quien al pa­re­cer fue acu­chi­lla­do en un con­fu­so epi­so­dio con ba­rras bra­vas que su­pues­ta­men­te ha­brían tra­ba­ja­do para él.

Tam­po­co es­ca­pan los sin­di­ca­tos al po­der de los ul­tras. La má­xi­ma ex­pre­sión es Hu­go Mo­yano, el lí­der gre­mial más po­de­ro­so del país y pre­si­den­te del Club Atlé­ti­co In­de­pen­dien­te. Hu­go Mo­yano, su hi­jo

Pa­blo, jun­to con ba­rras del club es­tán pro­ce­sa­dos por un pre­sun­to de­li­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta de­di­ca­da a la ven­ta ile­gal de en­tra­das.

Aho­ra bien, có­mo se en­tien­de la to­le­ran­cia so­cial fren­te a la vio­len­cia de los ul­tras. Po­si­ble­men­te la res­pues­ta es­té en la lla­ma­da “cultura del aguan­te” que es mu­cho más que pa­sión por la ca­mi­se­ta. En efec­to, la “cultura del aguan­te” es una ideo­lo­gía que com­bi­na una con­cep­ción ra­di­cal de la leal­tad, una ma­ni­fes­ta­ción fe­roz y os­ten­to­sa de la va­len­tía, el ma­chis­mo más bru­tal, la co­rrup­ción co­mo for­ma

de acu­mu­la­ción eco­nó­mi­ca y una pers­pec­ti­va de la ri­va­li­dad de ami­go o enemi­go. En fin, en la cultura del aguan­te la vio­len­cia no es una ano­ma­lía sino que es es­truc­tu­ral al fun­cio­na­mien­to del fút­bol.

Uno de los ul­tras que me­jor en­car­na es­te mo­do vio­len­to de vi­vir el fút­bol es Ra­fa di Zeo, el je­fe de La 12, la ba­rra bra­va de Bo­ca. Ha­ce al­gu­nos años, cuan­do ha­bía mon­ta­do una “uni­ver­si­dad ba­rra” y en­se­ña­ba sus co­no­ci­mien­tos a je­fes de otra hin­cha­das so­bre có­mo con­tro­lar y ren­ta­bi­li­zar una tri­bu­na, afir­mó que los Ul­tras Sur del Real Ma­drid ha­bían si­do sus me­jo­res alum­nos.

Fi­nal­men­te, el do­min­go es­te par­ti­do im­po­si­ble se jue­ga en el San­tia­go Ber­na­béu. En es­tos días en Es­pa­ña la re­ven­ta ile­gal de en­tra­das se dis­pa­ra, la policía tie­ne que or­ga­ni­zar un me­ga dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad e in­ten­tar que no se fil­tren los ul­tras ar­gen­ti­nos. El

Real Ma­drid ob­tie­ne mi­llo­na­rios be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y cre­ce el mor­bo por ver es­te exó­ti­co par­ti­do.

Mien­tras tan­to, millones de ar­gen­ti­nos es­tán obli­ga­dos a ver el par­ti­do por te­le­vi­sión, in­clui­do los 60.000 es­pec­ta­do­res de Ri­ver que ha­bían com­pra­do en­tra­das para la fi­nal en el Mo­nu­men­tal. Víc­ti­mas de la bar­ba­rie del fút­bol, los ar­gen­ti­nos es­tán frus­tra­dos y enoja­dos con los ba­rras bra­vas y con los di­ri­gen­tes por no ha­ber ga­ran­ti­za­do la se­gu­ri­dad y con la Con­me­bol por ha­ber per­di­do la se­de

lo­cal.

Tam­bién des­de Bra­sil se al­zan vo­ces in­dig­na­das. Da­ni Al­vez en­vió el si­guien­te men­sa­je: “(…) yo co­mo ju­ga­dor su­da­me­ri­cano y co­mo un enamo­ra­do del fút­bol y de la ri­va­li­dad sa­na, me he sen­ti­do en el de­re­cho y la obli­ga­ción de ex­pre­sar mi opi­nión. Es­pe­ro que es­to no se jue­gue por el bien del fút­bol y por el res­pe­to de aque­llos que no tie­nen na­da que ver.”

Sin em­bar­go, el par­ti­do se ju­ga­rá a 10.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y mu­chos ya han re­bau­ti­za­do a es­ta com­pe­ti­ción co­mo “Co­pa Con­quis­ta­do­res de Amé­ri­ca” en cla­ra de­nun­cia a lo que con­si­de­ran un “ro­bo”. Para col­mo, co­mo si fue­se una iro­nía de la his­to­ria, re­sul­ta que el 9 de di­ciem­bre es la efe­mé­ri­de de la Ba­ta­lla de Aya­cu­cho (Pe­rú, 1824) que fue el úl­ti­mo gran en­fren­ta­mien­to en Amé­ri­ca del Sur du­ran­te las gue­rras de in­de­pen­den­cia con­tra Es­pa­ña

Con Cris­ti­na Kich­ner en el po­der, po­lí­ti­ca y ul­tras lle­ga­ron a ir de la mano con la HUA

Ra­fa di Zeo, je­fe de La 12, en­se­ñó sus mé­to­dos a miem­bros de los Ul­tras Sur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.