SO­LO EN EL PA­CÍ­FI­CO

El fran­cés Ben Le­com­te in­ten­ta ser el pri­mer hom­bre que atra­vie­sa a na­do el ma­yor océano de la Tie­rra Lle­va seis me­ses de aven­tu­ra y ape­nas ha cu­bier­to un ter­cio del tra­yec­to de 9.000 km. en­tre Ja­pón y San Fran­cis­co

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - POLIDEPORTIVO - Da­vid Llo­rens

Si al­guien tie­ne mo­ti­vos para sen­tir­se so­lo en el pla­ne­ta Tie­rra, ese es Ben Le­com­te. En el lu­gar don­de se en­cuen­tra aho­ra mis­mo no hay ab­so­lu­ta­men­te na­die en mi­les de ki­ló­me­tros a la re­don­da sal­vo su re­du­ci­do equi­po lo­gís­ti­co. Es­te fran­cés de 51 años só­lo ve agua sa­la­da a su al­re­de­dor des­de el pa­sa­do 5 de ju­nio, cuan­do em­pren­dió un re­to tan iné­di­to co­mo in­sen­sa­to: atra­ve­sar el océano Pa­cí­fi­co a na­do.

Lle­va seis me­ses de aven­tu­ra y ni si­quie­ra ha cu­bier­to un ter­cio del tra­yec­to pre­vis­to, que de­be lle­var­le a San Fran­cis­co (EE.UU.) des­de su pun­to de par­ti­da en Chos­hi (Ja­pón). Si tie­ne éxi­to po­dría al­can­zar su des­tino en ma­yo. O en ju­nio. O qui­zá en ju­lio o agos­to, na­die lo sa­be por­que es el pri­mer ser hu­mano que se en­cuen­tra en es­ta ex­tra­or­di­na­ria si­tua­ción y to­do es nue­vo e in­cier­to.

Si­tué­mo­nos: el Pa­cí­fi­co es la madre de to­dos los océa­nos y ocu­pa ca­si un ter­cio de la su­per­fi­cie te­rres­tre, así que no hay na­da más gran­de en es­te mundo. La dis­tan­cia del via­je es de al me­nos 9.000 kms., que se­rán bas­tan­tes más por­que el olea­je y las co­rrien­tes ha­cen que sea im­po­si­ble na­dar en lí­nea rec­ta. Ago­ta­mien­to, hi­po­ter­mia, el trá­fi­co ma­rí­ti­mo de car­gue­ros, las me­du­sas ve­ne­no­sas, cru­zar el in­men­so cin­tu­rón es­ta­cio­na­rio de re­si­duos plás­ti­cos del Pa­cí­fi­co nor­te pri­me­ro y la zo­na de mi­gra­ción de los ti­bu­ro­nes blan­cos des­pués son al­gu­nos de los pe­li­gros a los que se en­fren­ta nues­tro hé­roe, que va per­tre­cha­do con lo jus­to: un tra­je de neo­preno, ga­fas, tu­bo para res­pi­rar y ale­tas en los pies.

Y, con­tra lo que pue­da pa­re­cer, Ben Le­com­te no es un lo­co ni un in­sen­sa­to. Sa­be per­fec­ta­men­te lo que se trae en­tre ma­nos. Tie­ne la ca­pa­ci­dad fí­si­ca para afron­tar el desafío. En 1998 atra­ve­só a na­do el Atlán­ti­co, cu­brien­do 5.980 ki­ló­me­tros en­tre Mas­sa­chu­setts y la Bre­ta­ña fran­ce­sa, y cuan­do se pro­pu­so afron­tar el Pa­cí­fi­co lo hi­zo a con­cien­cia, pre­pa­ran­do ca­da de­ta­lle del re­to du­ran­te sie­te años de planificación. Tie­ne una ru­ti­na per­fec­ta­men­te pro­gra­ma­da que cum­ple a ra­ja­ta­bla, na­dan­do ocho ho­ras dia­rias en ci­clos de cua­tro días, con una jor­na­da de des­can­so a con­ti­nua­ción. En cuan­to con­clu­ye su la­bor, sube al bar­co de se­gui­mien­to que le acom­pa­ña para ali­men­tar­se y dor­mir y al día si­guien­te se lan­za exac­ta­men­te en el mis­mo pun­to don­de se le re­co­gió; ob­via­men­te la ex­pe­di­ción cuen­ta con una so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía de geo­lo­ca­li­za­ción que per­mi­te, en­tre otras co­sas, se­guir en tiem­po real la si­tua­ción de Le­com­te a tra­vés de su pá­gi­na web per­so­nal (ben­le­com­te.com) y de see­ker.com.

No ha de­ja­do na­da al azar. Su bar­co de apo­yo cuen­ta con una tri­pu­la­ción de seis per­so­nas y otra do­ce­na con­for­ma el equi­po de tie­rra, ade­más de dis­po­ner de va­rios ase­so­res ex­ter­nos. No fal­tan mé­di­cos, bió­lo­gos ma­ri­nos, nu­tri­cio­nis­tas (que­ma 8.000 ca­lo­rías dia­rias cuan­do na­da), ocea­nó­gra­fos y quí­mi­cos que re­pre­sen­tan a 27 ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas de pres­ti­gio, que apro­ve­chan la ex­pe­di­ción para re­ca­bar da­tos de to­do ti­po.

Es­pe­cial­men­te im­por­tan­te es el te­ma de los re­si­duos plás­ti­cos: en los 2.800 ki­ló­me­tros que ya ha cu­bier­to a na­do él y su equi­po han re­co­gi­do más de 1.300 pie­zas dis­tin­tas que han ido en­con­tran­do en el in­men­so ver­te­de­ro que es el ani­llo del Pa­cí­fi­co nor­te y que son un sín­to­ma evi­den­te de la de­gra­da­ción a la que el ser hu­mano es­tá so­me­tien­do a una Tie­rra que al lí­mi­te de su re­sis­ten­cia.

Sin em­bar­go, por muy con­cien­zu­da que sea la pre­pa­ra­ción siem­pre sur­gen im­pre­vis­tos que obli­gan a re­se­tear los pla­nes.

Cuan­do Le­con­te lle­va­ba mes y me­dio en el mar una se­rie de ti­fo­nes ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­ten­tes le obli­ga­ron a re­gre­sar a su ba­se de Yo­koha­ma, en Ja­pón, por­que su vi­da y la de su tri­pu­la­ción co­rrían se­rio pe­li­gro; una vez amai­nó el tem­po­ral, que du­ró va­rios días, el fran­cés re­to­mó las bra­za­das en el pun­to exac­to don­de se vio obli­ga­do a de­jar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.