Ve la por­te­ría pe­ro no al por­te­ro

Muy buen fi­na­li­za­dor, Jo­sé Arnaiz tam­bién des­ta­ca por su ra­pi­dez

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - J.L. Lo­ren­zo

Ro­ber­to Ola­be ase­gu­ró en su pri­mer en­cuen­tro con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que la Real “ne­ce­si­ta­ba pro­fun­di­dad” de ca­ra a la tem­po­ra­da que vie­ne. Y en ese de­seo de re­for­zar al equi­po por fue­ra apa­re­ce la fi­gu­ra de Jo­sé Ma­nuel Arnaiz. “Tie­ne un cam­bio de rit­mo bru­tal”, di­cen aque­llos que le co­no­cen. Un en­tre­na­dor que le ha te­ni­do a sus ór­de­nes va más allá cuan­do afirma que “es de esos fut­bo­lis­tas que pue­de ser la re­le­va­ción en Pri­me­ra”. To­do son elo­gios ha­cia es­te fut­bo­lis­ta na­ci­do ha­ce 23 años en Ta­la­ve­ra de la Rei­na.

For­ma­do en el fút­bol ba­se ta­la­ve­rano, de­bu­tó en Ter­ce­ra Di­vi­sión en 2013 con la Unión De­por­ti­va Ta­la­ve­ra con 18 años. No tar­dó en lla­ma­ra la aten­ción de los ojea­do­res del Real Va­lla­do­lid que lo in­cor­po­ró al fi­nal de esa tem­po­ra­da co­men­zan­do una ca­rre­ra me­teó­ri­ca que le lle­vó al Ba­rça el ve­rano pa­sa­do.

Al­ber­to Ló­pez, ex­por­te­ro de la Real, no du­dó en res­ca­tar­le de Se­gun­da B pa­ra lle­var­lo al pri­mer equi­po en los ape­nas tres me­ses que es­tu­vo co­mo en­tre­na­dor del con­jun­to va­lli­so­le­tano. Po­cos en­tre­na­mien­tos le hi­cie­ron fal­ta pa­ra dar­se cuen­ta de es­tar an­te un fut­bo­lis­ta di­fe­ren­te. “Es un ca­ba­llo ga­na­dor. Es­te chi­co tie­ne que en­trar sí o sí”, pen­só Al­ber­to Ló­pez, que lo tu­vo cla­ro, al igual que Pa­co Herrera, con el que en la 16/17 ju­gó 35 par­ti­dos y anotó 12 go­les, una ci­fra muy a te­ner en cuen­ta pa­ra un fut­bo­lis­ta que no es de­lan­te­ro cen­tro y que ape­nas mi­de 175 cen­tí­me­tros. Pe­ro esa fal­ta de al­tu­ra la su­ple con ca­li­dad, con ra­pi­dez y con un ol­fa­to de gol que le con­vier­te en un fut­bo­lis­ta especial. Es tal su ca­pa­ci­dad rea­li­za­do­ra que el día que Er­nes­to Val­ver­de le dio la al­ter­na­ti­va con el pri­mer equi­po se es­tre­nó co­mo go­lea­dor de la pri­me­ra plan­ti­lla. Fue an­te el Cel­ta en Co­pa.

Quie­nes le co­no­cen di­cen de él que “es un fut­bo­lis­ta que ve la por­te­ría, pe­ro no al por­te­ro”, po­nien­do de re­lie­ve esa fa­ci­li­dad que tie­ne pa­ra ver puer­ta. Con el fi­lial blau­gra­na, en los 19 par­ti­dos dispu­tados es­te año ha al­can­za­do las seis dia­nas. No es muy ha­bi­li­do­so, ni tam­po­co mu­cho de com­bi­nar. No es el tí­pi­co ju­ga­dor de ban­da que ter­mi­na la ju­ga­da cen­tran­do, no, él aca­ba den­tro del área, don­de sa­ca a re­lu­cir ese buen gol­peo de ba­lón que tie­ne con am­bas pier­nas y que le con­vier­te en un fut­bo­lis­ta muy de­ter­mi­nan­te

FOTO: V. LLURBA

Arnaiz pro­te­ge el ba­lón, du­ran­te su eta­pa con el Va­lla­do­lid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.