AI­TOR ES­TA­RÍA OR­GU­LLO­SO

La Real no ve re­com­pen­sa­do su ti­tá­ni­co es­fuer­zo y pier­de an­te el Ba­rça en el es­treno del nue­vo Anoe­ta sin pistas Aritz ade­lan­ta a los txu­ri ur­din, pe­ro las cla­ras oca­sio­nes ma­rra­das y los fa­llos de Ru­lli per­mi­ten la re­mon­ta­da cu­lé

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Án­gel Ló­pez Do­nos­tia

La Real per­dió an­te el Bar­ce­lo­na, pe­ro seguro que Ai­tor Za­ba­le­ta es­ta­ría or­gu­llo­so. Y no só­lo por­que se es­tre­nó una gra­da en Anoe­ta que lle­va su nom­bre re­ple­ta de gar­gan­tas se­dien­tas de glo­ria y en­tre­ga­das a la ta­rea de ani­mar a su equi­po. Y no só­lo por­que su re­cuer­do, pre­sen­te des­de ha­ce 20 años en el áni­mo de los to­dos los ‘real­za­les’, ayer co­bró una nue­va di­men­sión y se ha­cía pal­pa­ble. El hin­cha ase­si­na­do en el Cal­de­rón hin­cha­ría el pe­cho que al­ber­ga­ba su co­ra­zón txu­ri ur­din vien­do el ti­tá­ni­co es­fuer­zo rea­li­za­do por los su­yos, el no­ta­ble par­ti­do que fir­ma­ron, pe­na­li­za­do por la in­men­sa di­fe­ren­cia de ca­li­dad en las por­te­rías. Si a al­gu­nos in­con­di­cio­na­les txu­ri ur­din se les es­ca­pó una lá­gri­ma re­me­mo­ran­do a Ai­tor, seguro que és­te, allá don­de es­té, no pu­do re­pri­mir­las vien­do el flamante nue­vo es­ta­dio que han cons­trui­do en tiem­po ré­cord, el des­ga­rra­dor ho­me­na­je a Ima­nol Agi­rret­xe, re­ti­ra­do de­ma­sia­do pre­ma­tu­ra­men­te y la emo­ción de ese pri­mer gol his­tó­ri­co de Aritz Elus­ton­do, qui­zá el que más sien­te el es­cu­do que luce fue­ra, que tam­bién tie­ne ta­tua­do den­tro, co­mo él. La Real per­dió, pe­ro ga­nó mu­cho ayer.

Ca­yó la Real an­te un ram­plón cam­peón de Li­ga que de­di­có los úl­ti­mos mi­nu­tos a per­der las­ti­mo­sa­men­te el tiem­po co­mo si fue­ra el Va­lla­do­lid. En un cés­ped im­po­lu­to -no co­mo el de Zo­rri­lla-, que deja en evi­den­cia los llan­tos pre­ma­tu­ros de los cu­lé de ha­ce unas se­ma­nas. Otro mo­ti­vo pa­ra que es­tu­vie­se or­gu­llo­so un Ai­tor que com­pro­bó, des­de su sec­tor pri­vi­le­gia­do de la gra­da más al­ta, la de arri­ba del to­do, que la Real, só­lo por fút­bol, oca­sio­nes y espíritu, me­re­ció más; pe­ro que se que­dó con ce­ro pun­tos por se­gun­da jor­na­da con­se­cu­ti­va por­que se to­pó con un por­te­ro top, Ter Ste­gen, que neu­tra­li­zó las evi­den­tes

El nue­vo y rui­do­so Anoe­ta da­rá mu­chos pun­tos a la Real tras 25 años per­di­dos

oca­sio­nes rea­lis­tas pa­ra el 2-0, y por­que tie­ne uno que si­gue sin dar la ta­lla, Ru­lli, que ayer, sor­pren­den­te­men­te, vol­vió a ju­gar dos días des­pués de vol­ver de Ar­gen­ti­na, en lu­gar de Mo­yá.

Un es­ce­na­rio dis­tin­to

Sí, fue la se­gun­da de­rro­ta se­gui­da; pe­ro la afi­ción, mo­vi­da por el re­cuer­do de Ai­tor Za­ba­le­ta, se pu­do ir tran­qui­la del es­ta­dio, ade­más de irri­ta­da por­que el Bar­ce­lo­na le re­mon­tó el par­ti­do a la Real en tres mi­nu­tos de la se­gun­da par­te. El des­fi­le de ca­mi­se­tas txu­ri ur­din ha­cia el es­ta­dio, el im­pac­to de ver la flamante es­truc­tu­ra con las gra­das pe­ga­das al te­rreno de jue­go con un azul res­plan­de­cien­te, el éx­ta­sis en la in­ter­pre­ta­ción del himno enar­bo­lan­do las mi­les de ban­de­ras txu­ri ur­din, los aplau­sos emo­cio­na­dos a Agi­rret­xe an­tes del par­ti­do y me­dia ho­ra des­pués y las 2.339 al­mas que se de­ja­ron la voz des­de la aba­rro­ta­da gra­da Ai­tor Za­ba­le­ta ha­cen pen­sar que el nue­vo es­ta­dio apor­ta­rá mu­chos pun­tos y que se han per­di­do na­da me­nos que 25 años con el in­ser­vi­ble tar­tán de las pistas de atle­tis­mo. Por­que, a pe­sar de la de­rro­ta, es mo­ti­vo de or­gu­llo que la Real lle­ga­ra vi­va al úl­ti­mo se­gun­do, que tu­vie­ra una oca­sión cla­mo­ro­sa en el 86’, que se pu­sie­ra por delante y des­ac­ti­va­ra por com­ple­to al Bar­ce­lo­na y a su estrella Mes­si du­ran­te to­da la pri­me­ra par­te, que no se vie­ra des­bor­da­da por jue­go y só­lo en­ca­ja­ra go­les en dos cor­ners mal de­fen­di­dos en los que el por­te­ro fa­lló con es­tré­pi­to. Y to­do ello sin Wi­llian José, sin

San­dro, sin Ja­nu­zaj y sin Na­vas. Ca­si na­da.

Ai­tor es­ta­ría en­can­ta­do de que su Real ju­ga­ra an­te el Bar­ce­lo­na con osa­día, con só­lo dos cambios en su ali­nea­ción con res­pec­to a Ei­bar: Zu­ru­tu­za y Par­do por Luca San­ga­lli y Wi­llian José y que, mer­ced a una dis­po­si­ción im­pe­ca­ble y una so­li­da­ri­dad a prue­ba de bom­bas, le per­mi­tie­ra vi­vir sin su­frir du­ran­te la pri­me­ra par­te. Y que fue­ra Aritz el que en­tra­ra en la his­to­ria al ce­le­brar el pri­mer gol del nue­vo cam­po. Fue una fal­ta for­za­da por Oyar­za­bal, bo­ta­da por Illa­rra, en la que Mo­reno ga­nó a dos blau­gra­na en el sal­to pa­ra de­jár­se­la tem­pla­di­ta a Aritz con la ayu­da de la mano de Ser­gi Ro­ber­to. El de Bea­sain re­ma­tó con la zur­da y la fuer­za de ca­si 27.000 al­mas que en­lo­que­cie­ron en la ca­lu­ro­sa tar­de de sep­tiem­bre. Esas al­mas ni si­quie­ra lle­ga­ron a en­co­ger­se con las dos úni­cas oca­sio­nes del Ba­rça en la pri­me­ra par­te, de Pi­qué y Ra­ki­tic, am­bas de re­ma­te de cór­ner. Pe­ro ya se ol­fa­tea­ba el pe­li­gro en esas ac­cio­nes y que el por­te­ro no rei­na­ba en su par­ce­la.

Ter Ste­gen se agi­gan­ta

Seguro que to­dos los afi­cio­na­dos rea­lis­tas, in­clui­do Ai­tor, se ilu­sio­na­ron con esos pri­me­ros com­pa­ses del se­gun­do tiem­po, a pe­sar de que Cou­tin­ho, que en­tró por Se­me­do, pro­fun­di­zó y de que el ses­tean­te Mes­si se co­lo­ca­ba de vo­lan­te de­re­cho pa­ra en­trar en jue­go. Pe­ro la Real se per­tre­cha­ba bien y, lan­za­da por un ex­tra­or­di­na­rio Par­do, se dis­pu­so a ma­tar el his­tó­ri­co par­ti­do a la con­tra. Por Ai­tor, por Ima­nol y por to­dos aque­llos que no que­rían ver un Anoe­ta tan es­pec­ta­cu­lar. Oyar­za­bal dis­pa­ró al­to con la dies­tra en la pri­me­ra tran­si­ción rá­pi­da tras una ca­rre­ra de 60 me­tros. Theo, en fue­ra de jue­go de VAR, dis­pa­ró al mu­ñe­co an­te Ter Ste­gen y el otro­ra in­fa­li­ble Juan­mi ma­rró el uno con­tra uno con el in­men­so me­ta ale­mán, que de­tu­vo con la ro­di­lla. No fue­ron erro­res, fue­ron con­de­nas.

Ru­lli se en­co­ge

En tres mi­nu­tos, vol­teó el mar­ca- dor el Bar­ce­lo­na. En el pri­mer cór­ner, Ru­lli du­da en la sa­li­da, le ha­ce un pa­ra­dón a Pi­qué, pe­ro en el in­ten­to de ‘re­des­pe­je’ da un pu­ñe­ta­zo al ai­re. Suá­rez cru­ci­fi­có a la Real. En el se­gun­do, el ar­que­ro sal­tó en el se­gun­do pa­lo, pe­ro se que­dó con el mol­de, de­jan­do to­do su ar­co des­guar­ne­ci­do. Pecado mor­tal que apro­ve­chó Dem­bé­lé tras el re­cha­ce de Da­vid Zu­ru­tu­za.

La tu­vo Juan­mi pa­ra el 2-2 tras un en­vío en pa­rá­bo­la de crack de Me­rino, pe­ro se le es­ca­pó por mi­lí­me­tros su ca­be­za­zo. No hu­bo lu­gar pa­ra mi­rar al cie­lo y de­di­car, si­quie­ra, un pun­to.

Pasan los años, cambia el es­ce­na­rio, pe­ro Ai­tor si­gue pre­sen­te. Es la gran he­ri­da en el al­ma de los afi­cio­na­dos de la Real, pe­ro al mis­mo tiem­po su mo­tor. Ai­tor, Ai­tor, Ai­tor Za­ba­le­ta

En tres mi­nu­tos, los de Ga­ri­tano pasan del 2-0 al 12 por la di­fe­ren­cia en la por­te­ría

FO­TO: AP

La eu­fo­ria Aritz anotó el 1-0 pa­ra jol­go­rio de una pa­rro­quia que es­tre­na­ba gra­da pe­ga­da la te­rreno de jue­go

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

Juan­mi se estrella con Ter Ste­gen en una de las oca­sio­nes más cla­ras de la Real en to­do el par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.