Anoe­ta sí em­pu­ja

La afi­ción de la Real da la bien­ve­ni­da con mu­cha pa­sión al re­mo­za­do Anoe­ta

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Ger­mán Me­le­ro Do­nos­tia

El cá­li­do am­bien­te que pre­si­dió la jor­na­da en el es­treno del re­no­va­do cam­po só­lo fue apa­ci­gua­do por tres mi­nu­tos de de­vas­ta­dor si­len­cio en los que el Bar­ce­lo­na ga­nó el par­ti­do. O en los que la Real per­dió los pun­tos. Se­gún se mi­re. Ape­nas unos ins­tan­tes pa­ra di­ge­rir los po­rra­zos. Por lo de­más, rui­do, rui­do y más rui­do. Los visitantes no en­con­tra­rán en el nue­vo Anoe­ta una ‘sui­te’ en la que pa­sar el fin de semana. No­ta­rán la presión de una olla.

26.756 es­pec­ta­do­res asis­tie­ron a un par­ti­do pla­ga­do de no­ve­da­des y ro­dea­do de ingredientes pa­ra no per­dér­se­lo: era el pri­mer par­ti­do pos­te­rior a la reconstrucción, el ri­val era tan atrac­ti­vo co­mo el ac­tual cam­peón de Li­ga, ha­bía que des­pe­dir a Ima­nol Agi­rret­xe, com­pro­bar por dón­de res­pi­ra la Real de Ga­ri­tano, de­ba­tir so­bre los fi­cha­jes, vi­gi­lar a los nue­vos can­te­ra­nos... Y em­pu­jar. La gra­da de Anoe­ta ya no es me­ra­men­te con­tem­pla­ti­va. Aho­ra es par­te del re­sul­ta­do.

Te­nien­do en cuen­ta que el aforo ac­tual de Anoe­ta as­cien­de a 28.995 per­so­nas, la en­tra­da de ayer re­pre­sen­ta que prác­ti­ca­men­te se lle­nó el es­ta­dio en su ac­tual ca­pa­ci­dad. No fal­ta­ron mu­chas atri­bu­cio­nes, aca­so pun­tuar con em­pa­te o vic­to­ria, pa­ra que el am­bien­te fue­ra de ga­la. El de las gran­des jor­na­das.

La pre­sen­cia de ca­mi­se­tas y bu­fan­das era nu­tri­da, hu­bo un mo­sai­co cuan­do los ju­ga­do­res sal­ta­ron al cam­po y só­lo la en­sor­de­ce­do­ra me­ga­fo­nía im­pi­dió que se es­cu­cha­ra con ni­ti­dez có­mo la afi­ción en­to­nó a ca­pe­la el himno de la Real.

Los ocu­pan­tes de la gra­da Ai­tor Za­ba­le­ta lle­van la voz can­tan­te. El res­to de Anoe­ta ofi­cia­ba de co­ro y los jó­ve­nes hin­chas es­ti­mu­la­ban que la Real sa­lie­ra de su cam­po pa­ra sen­ten­ciar al Bar­ce­lo­na y que to­dos los de­más acom­pa­ña­ran en los acor­des.

Un ma­pa pa­ra en­trar al cam­po

El pri­mer ob­je­ti­vo de la tar­de era en­trar por la puer­ta co­rrec­ta, sin per­der­se por los ale­da­ños de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes. La ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos que se apre­su­ra­ron a acer­car­se lo hi­cie­ron con un ma­pa in­di­ca­ti­vo bien aga­rra­do, no sea que se per­die­ra, pa­ra sa­ber exac­ta­men­te dón­de ha­bía que sen­tar­se, dón­de ha­bía que ani­mar a los ju­ga­do­res des­de una ubi­ca­ción no­ve­do­sa.

Has­ta el en­car­ga­do de con­tro­lar los as­cen­so­res guar­da­ba el ma­pa co­mo oro en pa­ño. No lo que­ría per­der por na­da del mun­do. Por es­tos mo­ti­vos lo­gís­ti­cos, el re­mo­de­la­do Anoe­ta pre­sen­tó un as­pec­to res­plan­de­cien­te des­de una ho­ra an­tes del co­mien­zo del par­ti­do.

Fal­ta más de un año pa­ra que la obra sea maes­tra y lle­gue a su fin. Tiem­po es­ti­ma­do pa­ra ir com­pro­ban­do que Anoe­ta ha ga­na­do, por en­ci­ma de to­do, en fuer­za acús­ti­ca e im­po­si­ción es­cé­ni­ca. El fon­do sur se le­van­ta en ver­ti­cal y anima du­ran­te 90 mi­nu­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.