Agi­rret­xe mar­ca el gol del ho­nor

Anoe­ta se rin­de a Ima­nol Agi­rret­xe en un sen­ti­do ho­me­na­je de des­pe­di­da que apa­dri­na en los pro­le­gó­me­nos Je­sús Ma­ri Sa­trús­te­gui

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Ger­mán Me­le­ro Do­nos­tia

Abra­zó el ba­lón co­mo si fue­ra su­yo, mi­ró al fon­do sur y se le en­co­gió el al­ma. Le que­da­ba el su­fi­cien­te re­sue­llo aními­co pa­ra em­pa­lar a bo­te pron­to y mar­car su úl­ti­mo gol, el pri­me­ro del re­mo­za­do Anoe­ta, que le acla­mó co­mo si fue­ra un jui­cio fi­nal y no el na­ci­mien­to de una nue­va era.

Ima­nol Agi­rret­xe se des­pi­dió pú­bli­ca­men­te del fút­bol en un cam­po ren­di­do a sus pies. A sus go­les. A su ho­nes­ti­dad, que ya es eter­na. Su com­por­ta­mien­to sí ha su­pe­ra­do a las le­sio­nes. Las le­sio­nes han ver­te­bra­do su tra­yec­to­ria.

Por es­te mo­ti­vo, el úl­ti­mo gol que la gen­te re­cor­da­rá se­rá el de un Agi­rret­xe que lo mar­có a por­te­ría va­cía, con ca­mi­sa y no con el nue­ve a la es­pal­da, con va­que­ros y no con pan­ta­lo­ne­ta blan­ca, con za­pa­tos y no con bo­tas de ta­cos. A sus 31 años, la ima­gen tie­ne un com­po­nen­te des­co­ra­zo­na­dor.

A la al­tu­ra de la oca­sión, la Real pen­só en un pa­drino idó­neo pa­ra la des­pe­di­da: Je­sús Ma­ri Sa­trús­te­gui, el sem­pi­terno ca­za­dor del gol, el má­xi­mo ar­ti­lle­ro de la his­to­ria del club. Agi­rret­xe, el gran he­re­de­ro, re­ci­bía la In­sig­nia de Oro y Bri­llan­tes de la mano del pre­si­den­te, Jo­kin Ape­rri­bay.

“Me he sen­ti­do muy que­ri­do”

Ima­nol Agi­rret­xe sal­tó al cés­ped acom­pa­ña­do de sus se­res más que­ri­dos: su mu­jer y sus hi­jas vi­vie­ron en pri­me­ra per­so­na to­do el ca­ri­ño que la pa­rro­quia pro­fe­sa al can­te­rano. Al de­lan­te­ro que, mien­tras pu­do, hi­zo las de­li­cias de Anoe­ta.

“Gra­cias por to­do lo que me ha­béis da­do, me he sen­ti­do muy que­ri­do”, se arran­có Agi­rret­xe mi­cró­fono en ris­tre, di­ri­gién­do­se en eus­ke­ra a su gen­te con la voz que­bra­da. Era tan di­fí­cil pa­ra el usur­bil­da­rra ar­ti­cu­lar pa­la­bra co­mo des­em­ba­ra­zar­se de un mar­ca­je de Pi­qué, pri­mer ju­ga­dor, di­cho sea de pa­so, del Bar­ce­lo­na en acu­dir a abra­zar­le ayer, na­da más ter­mi­nar­se el ho­me­na­je de los pro­le­gó­me­nos del par­ti­do.

“Pa­se lo que pa­se, nues­tro sen­ti­mien­to co­mún es el txu­ri ur­din”, ex­pre­só Ima­nol Agi­rret­xe hu­yen­do de pro­ta­go­nis­mos per­so­na­les. Pe­ro era su día. Es­tre­me­ci­do y en­tre­ga­do, Anoe­ta asis­tió al gol del ho­nor de Agi­rret­xe. Dos mi­nu­tos me­mo­ra­bles de tri­bu­to. Y la sen­sa­ción de que el nue­vo cam­po se per­de­rá el bri­llan­te es­ti­lo de un enor­me de­lan­te­ro mal­tra­ta­do por las le­sio­nes.

Siem­pre que­da­rá en su co­ra­zón el gol que, a puer­ta va­cía, lle­nó has­ta la ban­de­ra el sen­ti­mien­to de to­da Gi­puz­koa. Una marcha de la me­du­lar al fon­do sur pa­ra ver por úl­ti­ma vez mar­car un gol al go­lea­dor ele­gan­te.

Txa­pe­la y pla­ca des­pués

El ho­me­na­je a Agi­rret­xe no ter­mi­nó en los pro­le­gó­me­nos del par­ti­do. En el mi­nu­to 9 la afi­ción de­di­có uno de esos cán­ti­cos que con el pa­so del tiem­po ya han ad­qui­ri­do el ca­riz de clá­si­co. ‘Agi­rret­xe, ale, ale ale...’. El mis­mo nú­me­ro de mi­nu­tos ha­bían tras­cu­rri­do que el dor­sal de la ca­mi­se­ta del gui­puz­coano.

Hu­bo que es­pe­rar un cuar­to de ho­ra des­de el fi­nal pa­ra ver el tri­bu­to que re­ma­tó la tar­de. Agi­rret­xe re­ci­bió de ‘Bul­tza­da Txu­ri Ur­di­na’ una pla­ca, una txa­pe­la y una ova­ción

FO­TOS: UNCITI Y EFE

Ima­nol Agi­rret­xe, arri­ba, se fun­de con el fon­do sur que le tri­bu­tó un ho­me­na­je tras el par­ti­do y sa­lu­da jun­to a su es­po­sa y su hi­ja pe­que­ña.Aba­jo, el ti­fo que le de­di­có la afi­ción, en el pal­co y en­tre­ga­do a la afi­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.