Theo so­lo en­tien­de de go­la­zos

El fran­cés, au­tor de dos tan­tos es­pec­ta­cu­la­res con el Ala­vés, es­tre­nó su ca­si­lle­ro co­mo go­lea­dor de la Real tras un excelente ser­vi­cio de Oyar­za­bal

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - J.L. Lo­ren­zo Do­nos­tia

Theo Her­nán­dez pu­so es­te vier­nes fin a una ra­cha de año y me­dio sin ver puer­ta. Y lo hi­zo pa­ra ayu­dar a la Real a su­mar su cuar­ta vic­to­ria de la tem­po­ra­da a do­mi­ci­lio. Su tan­to, así las co­sas, sir­vió pa­ra po­ner fin a dos tra­yec­to­rias ne­ga­ti­vas. La pri­me­ra, la que ve­nía pa­de­cien­do la Real en el Ciu­tat de Va­len­cia, cam­po mal­di­to por an­to­no­ma­sia, don­de so­lo ha­bía ga­na­do una vez de en sus nue­ve com­pa­re­cen­cias an­te­rio­res, y la se­gun­da, ya más de ín­do­le per­so­nal, pa­ra dar por zan­ja­da una se­quía de año y me­dio sin mar­car.

Con el de ayer ya son tres los go­les que ha ano­ta­do Theo co­mo pro­fe­sio­nal. Los dos an­te­rio­res lle­ga­ron en su bri­llan­te eta­pa con el Ala­vés y la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de los mis­mos es­ta­ba acor­de con su excelente pro­ce­der du­ran­te esa tem­po­ra­da. El pri­me­ro sir­vió pa­ra de­rro­tar al Ath­le­tic en Men­di­zo­rro­za. El aho­ra fut­bo­lis­ta de la Real se en­con­tró un ba­lón en la fron­tal del área a la sa­li­da de un cór­ner, y tras un gran con­trol, no se lo pen­só dos ve­ces, po­nien­do el ba­lón en la mis­ma es­cua­dra de la por­te­ría de Ke­pa. Era un 7 de ma­yo de 2017. So­lo hu­bo que es­pe­rar 20 días pa­ra ver­le de nue­vo per­fo­rar una por­te­ría ri­val, pe­ro a di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do en Gas­teiz, el tan­to ano­ta­do en el Vicente Cal­de­rón no sir­vió de mu­cho.

Trans­cu­rría la fi­nal de Co­pa. Mes­si ya ha­bía ade­lan­ta­do al Ba­rça tras una com­bi­na­ción con Ney­mar. Muy po­co tiem­po des­pués, Theo Her­nán­dez eje­cu­tó de ma­ne­ra ma­gis­tral un libre di­rec­to que se co­ló por la es­cua­dra de la por­te­ría de­fen­di­da por Ci­lles­sen. El me­ta ho­lan­dés echó mano de sus ca­si dos me­tros de en­ver­ga­du­ra pa­ra in­ten­tar evi­tar que el ba­lón en­tra­se, pe­ro no hu­bo na­da que ha­cer. Go­la­zo y ce­le­bra­ción por to­do lo al­to de un fub­to­lis­ta que ya se sa­bía iba a ju­gar en el Real Ma­drid.

Sin la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de sus dos an­te­rio­res en­cuen­tros con el gol, el ano­ta­do en el Ciu­tat de Va­len­cia tam­bién tu­vo mu­cho de be­lle­za, so­bre to­do por la ma­ne­ra en la que Mi­kel Oyar­za­bal le de­jó en ban­de­ja la pe­lo­ta al la­te­ral txu­ri ur­din, que no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra ba­tir la me­ta de Oier Ola­za­bal y, de pa­so, es­tre­nar su ca­si­lle­ro go­lea­dor con la Real. Un gol de una im­por­tan­cia ca­pi­tal por có­mo trans­cu­rrió el par­ti­do an­te el Le­van­te des­de ese mi­nu­to 72’. A par­tir de ahí la Real se con­vir­tió en un ven­da­val.

El fran­cés se su­ma a la fies­ta

Ya son 10 los rea­lis­tas que han vis­to puer­ta en el pre­sen­te cam­peo­na­to li­gue­ro. El úl­ti­mo en unir­se a la lis­ta ha si­do Theo Her­nán­dez, con el tan­to mar­ca­do en el Ciu­tat de Va­len­cia. El la­te­ral fran­cés de la Real po­ne su así nom­bre en una lar­ga lis­ta que inau­gu­ró Wi­llian José en El Ma­dri­gal.

Des­pués de tres jor­na­das sin ver puer­ta, la Real re­to­mó el ca­mino del gol en el me­jor mo­men­to po­si­ble de la mano de al­guien ines­pe­ra­do co­mo Theo Her­nán­dez. En una de sus múl­ti­ples lle­ga­das al área, el ga­lo apro­ve­chó un ex­cep­cio­nal ser­vi­cio de su com­pa­ñe­ro Oyar­za­bal pa­ra po­ner el mo­men­tá­neo em­pa­te a uno. Po­co tiem­po des­pués de lle­ga­ron los go­les de Juan­mi y el pro­pio Oyar­za­bal

FO­TO: UNCITI

Theo Her­nán­dez ya sa­be lo que es mar­car un gol con la Real. An­tes lo ha­bía he­cho en su bri­llan­te eta­pa en el Ala­vés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.