Ju­len, con el se­llo de Val­ver­de

Mundo Deportivo - - FÚTBOL -

Un te­rre­mo­to, tsu­na­mi, ci­clón, hu­ra­cán o sa­cu­di­da co­mo la vi­vi­da du­ran­te las úl­ti­mas ho­ras en la Se­lec­ción no se ol­vi­da tan fá­cil­men­te y me­nos por par­te de los in­tere­sa­dos. No obs­tan­te, la au­tén­ti­ca reali­dad es que es­te uni­ver­so del fút­bol ga­lo­pa a tan­ta ve­lo­ci­dad que ayer Ju­len Lopetegui fue presentado co­mo en­tre­na­dor del Real Madrid en el San­tia­go Ber­na­béu a la mis­ma ho­ra que ten­dría que ha­ber es­ta­do di­ri­gien­do el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to de la Se­lec­ción en So­chi an­tes de su es­treno mun­dia­lis­ta. Po­si­ble­men­te ni el pro­pio Ju­len, inequí­vo­ca­men­te con­mo­cio­na­do, se­pa aho­ra mis­mo has­ta cuán­do le du­ra­rá el trau­ma de la si­tua­ción vi­vi­da en los dos pos­tre­ros días, pe­ro ca­be pen­sar - es un ser hu­mano- que mien­tras el Mundial es­té en jue­go, ca­da par­ti­do, ca­da vis­ta­zo al te­le­vi­sor, ca­da pe­rió­di­co que cai­ga en sus ma­nos, ca­da co­men­ta­rio que le pue­da ha­cer el afi­cio­na­do por la ca­lle, o en un res­tau­ran­te, se­rá pa­ra él un ver­da­de­ro su­pli­cio por mu­cho que su fu­tu­ro in­mi­nen­te pa­se por ha­ber fir­ma­do un con­tra­to de tres años con el club pre­si­di­do por Flo­ren­tino Pé­rez.

En fin, que ayer co­men­zó a an­dar un nue­vo Real Madrid y sin ni si­quie­ra ju­gar un par­ti­do, sin rea­li­zar un en­tre­na­mien­to, o co­no­cer­se la com­po­si­ción de­fi­ni­ti­va de su plan­ti­lla, se pue­de aven­tu­rar sin mu­cho mar­gen de error có­mo se com­por­ta­rá fut­bo­lís­ti­ca­men­te el equi­po de Lopetegui. El téc­ni­co, en su me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo, en el sen­ti­do tác­ti­co y de­fen­sa de un idea­rio de jue­go, es un li­bro abier­to. Y aho­ra pre­ci­sa­men­te se­rá cuan­do más que­rrá lu­cir mo­de­lo y mé­to­do. Po­cos es­ca­pa­ra­tes exis­ten pa­ra ello co­mo la pa­sa­re­la del Ber­na­béu.

In­dis­tin­ta­men­te de que se que­de Cristiano Ronaldo – lu­cha­rá por su per­ma­nen­cia-. In­dis­tin­ta­men­te de que lle­gue Ney­mar –no le di­rá que no a su pre­si­den­te si se lo trae con la­ci­to o sin él-. In­dis­tin­ta­men­te de que pue­da fi­char a De Gea –es su por­te­ro pre­fe­ri­do-…In­dis­tin­ta­men­te de to­do ello, el Madrid del fu­tu­ro se­rá un equi­po pro­ta­go­nis­ta. Una de las pa­la­bras que más uti­li­za el Ju­len en­tre­na­dor cuan­do ha­bla de có­mo quie­re que se com­por­te su equi­po den­tro de un te­rreno de jue­go.

Más in­clu­so de lo que pu­die­ra ser­lo en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos el Madrid de Zi­da­ne. La apues­ta de Lopetegui en al­gu­nos con­cep­tos es más drás­ti­ca e in­ne­go­cia­ble que la del fran­cés, que per­mi­tía a sus hom­bres adap­tar­se a las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que ofre­cían los par­ti­dos so­bre la mar­cha. Un pun­to de in­fle­xión di­fe­ren­cial se­rá la in­ten­si­dad de­fen­si­va. So­bre to­do en la pre­sión y es­pe­cial­men­te dón­de se eje­cu­ta esa pre­sión. Un as­pec­to vi­tal en su for­ma de en­ten­der es­te jue­go.

El Madrid de Ju­len nos re­cor­da­rá en mu­chos mo­men­tos al Ba­rça de Val­ver­de. Am­bos téc­ni­cos se vis­ten por un pa­re­ci­do pa­trón y tie­nen un se­llo re­co­no­ci­ble y pa­re­ci­do: posesión, ocu­pa­ción del cam­po con­tra­rio, de­fen­sa al­ta, pre­sión tras pér­di­da cuan­to más arri­ba e in­me­dia­ta me­jor que me­jor, jue­go ela­bo­ra­do pe­ro sin en­tre­te­ner­se en ex­ce­so en los pa­ses horizontales, am­pli­tud con los la­te­ra­les co­mo ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las tran­si­cio­nes de­fen­sa-ata­que, un me­dio­cen­tro po­si­cio­nal, dos vo­lan­tes de ida y vuel­ta, un de­lan­te­ro cen­tro com­bi­na­ti­vo, que par­ti­ci­pe en la ela­bo­ra­ción en los úl­ti­mos me­tros y no sea un ‘pa­lo­me­ro’ arri­ba…Ha­bla­mos de con­cep­tos. De gus­tos e ideas. De pi­za­rras. Lue­go es­tán los ju­ga­do­res que son los que mar­can las di­fe­ren­cias en­tre los equi­pos. No es lo mis­mo te­ner a Mes­si que a Cristiano. A un de­lan­te­ro co­mo Luis Suá­rez o uno co­mo Ben­ze­ma.En cuan­to al di­bu­jo tác­ti­co se re­fie­re, pue­de que Ju­len sea más fiel al 1-4-3-3 que Val­ver­de, pe­ro se­rán siem­pre los ju­ga­do­res a su dis­po­si­ción los que dic­ten sen­ten­cia en es­te sen­ti­do. Si Griezmann hu­bie­se lle­ga­do al Ba­rça, ca­be pen­sar que el cua­dro azul­gra­na ha­bría re­cu­rri­do con más regularidad a es­te sis­te­ma, que ha si­do su san­to y se­ña du­ran­te mu­chos años y que es­ta úl­ti­ma tem­po­ra­da ha si­do des­pla­za­do en mu­chos par­ti­dos por el 1-4-4-2.Tiem­po al tiem­po… pe­ro Ju­len lo tie­ne muy cla­ro

FO­TO: GETTY

Lopetegui, en su pre­sen­ta­ción ofi­cial de ayer con el Real Madrid El exseleccionador es­pa­ñol tie­ne un nue­vo desafío por de­lan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.