PE­GA­DA DE LÍ­DER

El Ba­rça li­qui­dó al Eibar y su pre­sión al­ta ju­gan­do al es­pa­cio y con una gran co­ne­xión en­tre Luis Suá­rez, con dos go­les, y Cou­tin­ho Los de Val­ver­de ani­qui­la­ron la de­fen­sa avan­za­da vas­ca en diez mi­nu­tos bru­ta­les y ape­nas con­ce­die­ron oca­sio­nes de gol

Mundo Deportivo - - BARÇA - Joan Po­quí Bar­ce­lo­na

El lí­der ex­hi­bió pe­ga­da. Li­qui­dó al Eibar, po­dría de­cir­se, por la es­pal­da, apro­ve­chan­do los es­pa­cios que el va­lien­te con­jun­to de Men­di­li­bar, ayer di­ri­gi­do por su se­gun­do, An­do­ni Az­kar­gor­ta, de­jó de­trás de su de­fen­sa en su in­sis­ten­cia por as­fi­xiar la sa­li­da de ba­lón del Ba­rça. Su­peró la in­có­mo­da vi­si­ta del con­jun­to vas­co, que no ha­ce mu­cho ani­qui­ló al Ma­drid, el ta­len­to bar­ce­lo­nis­ta pa­ra ju­gar a po­cos to­ques y la ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va del tándem Cou­tin­ho-suá­rez en una de esas inusua­les tar­des po­co acer­ta­das de Mes­si, que aun así mar­có su gol 400 en Li­ga y rozó el 401. Fue su fiel ami­go Luis Suá­rez el au­tén­ti­co es­ti­le­te del Ba­rça con dos go­les jun­to a Cou­tin­ho, a quien Val­ver­de dio la opor­tu­ni­dad de re­sar­cir­se. Y el bra­si­le­ño la apro­ve­chó, con una gran tar­de de fút­bol al la­do del ‘pis­to­le­ro’ uru­gua­yo. Am­bos in­cen­dia­ron esos es­pa­cios que de­jó el Eibar.

Co­mo ya es­ta­ba pre­vis­to, hu­bo pre­sión muy al­ta que in­co­mo­dó mu­cho a un Ba­rça for­za­do a man­te­ner una gran con­cen­tra­ción de­fen­si­va y a sa­lir me­dian­te ba­lo­nes lar­gos. Con un Pi­qué nue­va­men­te en for­ma que ayu­dó a anu­lar a Cu­cu­re­lla ca­yen­do a ta­par a la ban­da de­re­cha, el con­jun­to azul­gra­na de­fen­dió con mu­cho or­den y esa va­len­tía de los vas­cos no se re­fle­jó en oca­sio­nes de gol. Un ca­be­za­zo de Ser­gi En­rich a cen­tro de Pe­ña y pa­ren de con­tar, con al­gún fo­go­na­zo más en los mi­nu­tos fi­na­les, cuan­do to­do el pes­ca­do es­ta­ba ven­di­do.

Ofi­cio y ta­len­to

El ofi­cio del Ba­rça le sir­vió pa­ra con­tro­lar al Eibar. Y su ta­len­to, pa­ra ex­plo­tar a ba­se de ac­cio­nes ra­pi­dí­si­mas los es­pa­cios. El Eibar ju­gó gran par­te del par­ti­do en te­rri­to­rio bar­ce­lo­nis­ta, pe­ro eso le sir­vió de po­co. En par­te, por el gran en­cuen­tro, una tar­de más, de la pa­re­ja Pi­qué-len­glet.

Con un pa­no­ra­ma de par­ti­do po­co vis­to­so, el Ba­rça rom­pió con po­cos to­ques el dis­po­si­ti­vo ei­ba­rrés en una ju­ga­da ve­loz que los de­fen­so­res aún es­tán tra­tan­do de des­ci­frar. Tras una aper­tu­ra de Pi­qué con fal­ti­ta de Joan Jor­dán a Art­hur, el ba­lón lle­gó a Suá­rez des­pués de cin­co to­ques ra­pi­dí­si­mos de Art­hur, Bus­quets –que vio a Cou­tin­ho en­tre lí­neas y le dio un ba­lón ver­ti­cal–, Cou­tin­ho, Suá rez y otra vez Cou­tin­ho, que dio el úl­ti­mo pa­se a Suá­rez y se fue a re­ma­tar un po­si­ble pa­se al se­gun­do pa­lo tras la pa­red en­tre am­bos. Pe­ro, man­te­nien­do el equi­li­brio, el ‘pis­to­le­ro’ dio un efec­to le­tal al ba­lón y lo pu­so fue­ra del al­can­ce de Ries­go pa­ra lo­grar el 1-0.

La pa­re­ja del día

El uru­gua­yo y el bra­si­le­ño vol­vie­ron a ser pro­ta­go­nis­tas en el 2-0, obra de un Mes­si al­go apa­ga­do que se pu­so en mar­cha pa­ra mar­car ese tan­to, el 400 que lle­va su fir­ma en la Li­ga. Suá­rez ro­bó un ba­lón a Ar­bi­lla en una zo­na pe­li­gro­sí­si­ma y com­bi­nó con Cou­tin­ho. Nue­va pa­red en­tre am­bos, con pa­se fi­nal del uru­gua­yo a Mes­si, que cru­zó el ba­lón a la red.

El Eibar acu­só ese se­gun­do tan­to co­mo un ja­rro de agua fría y en cin­co mi­nu­tos la tri­ple­ta ata­can­te del Ba­rça hi­zo un es­tro­pi­cio que pu­do ha­ber­se tra­du­ci­do en una au­tén­ti­ca cas­ca­da de go­les. En un plis­plás los tu­vie­ron Suá­rez, de ca­be­za a cen­tro de Al­ba –el me­ta Ries­go sa­có mi­la­gro­sa­men­te el re­ma­te del uru­gua­yo, so­lo en el área pe­que­ña– y Mes­si, tras otra gran com­bi­na­ción Cou­tin­hosuá­rez. Lui­si­to de­jó el re­ma­te a su ami­go Leo,que no pu­do ga­nar el mano a mano con el por­te­ro. Fi­nal­men­te, el ter­ce­ro fue de Luis Suá­rez, con un gran re­ma­te sin án­gu­lo, a lo Han­si Krankl, tras re­co­ger un ser­vi­cio de ban­da de Ser­gi Ro­ber­to. Ca­si fue un ca­ño al me­ta Ries­go. Se la me­tió en­tre la mano y las pier­nas.

Pe­ro, ca­ño o no, el 3-0 fue de­ma­sia­da car­ga pa­ra un Eibar tan vo­lun­ta­rio­so y apli­ca­do co­mo al prin­ci­pio. Pe­ro tam­bién igual de blan­do an­te puer­ta fren­te a un Ba­rça que ya ha­bía da­do por con­clui­do el en­cuen­tro

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Mes­si, fe­li­ci­ta­do tras mar­car su gol 400 en Li­ga Fue el 2-0, que po­nía dis­tan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.