Mundo Deportivo

Los compañeros dejaron muy solo al zarandeado Pau Cubarsí

-

En el momento más caliente de la segunda parte del Barça-granada, Pau Cubarsí recibió un pisotón por parte del portero Augusto Batalla. Como era un saque de esquina y el balón ya estaba en el aire, el VAR entró a calibrar si la pisada era merecedora de penalti. Del Cerro Grande decidió que no y acertó porque el portero, de espaldas, pone el pie sin saber que debajo estará el pie del defensa de Girona. Hasta ahí, vale. Como el central del Barça se pasó un buen rato en el suelo, hasta cinco jugadores del Granada fueron a increparle y a recriminar­le lo que entendían que era teatro, buscando una pena máxima o, incluso, la expulsión del portero por agresión. Cuando finalmente, todavía dolorido, se levantó del suelo, de nuevo los jugadores del Granada le amedrentar­on. Se atrevieron, de mala manera, con un chaval que acaba de cumplir los 17 tacos. Pero, viendo las imágenes, hay una cosa imperdonab­le. Ningún compañero del Barça se fue a defenderle. Ni los más cercanos a la acción, como Lewandowsk­i, ni los de sangre más caliente. Nadie. Cubarsí zarandeado por cinco rivales, y nadie de su equipo fue a echarle una mano. Por más que Xavi diga y repita que “son una familia”, y que en todos sus años como jugador no había visto un vestuario como ese, la realidad de este hecho ante el Granada demuestra un equipo cabizbajo, desorienta­do y sin el necesario espíritu de lucha. Solo Gavi, desde las redes sociales, puso las cosas en su sitio al periodista Paco González, que también se atrevió con Cubarsí, juzgando mal la jugada. El pisotón existió. Con Gavi en el campo, Pau hubiera tenido ayuda ●*

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain