Mundo Deportivo

Nadie en la historia de la Euroliga ha ganado el quinto fuera de casa

-

El Barça de Grimau hizo, en Atenas, lo que tenía que hacer. Ganar uno de los dos encuentros para recuperar el factor cancha y volver al Palau a disputar el quinto y definitivo encuentro. Ganó el primero, por fe, por mentalidad, por baloncesto y por dos decisiones arbitrales insólitas en pista griega. Perfecto. Y se presentó ayer al cuarto partido con la posibilida­d de ahorrarse jugar el quinto. Pero anoche el Barça solo estuvo en el primer cuarto. Después, se fundió. Se relajó tanto que rozó el ridículo. No tuvo concentrac­ión, ni acierto, ni hambre. No hizo falta, tan siquiera, que los árbitros de la Euroliga quisieran compensar a los de Bartzokas. No bastó con Jabari Parker plantando cara. El Barça se ahorcó solo (92-58).

El parcial de 15-0 al inicio del segundo cuarto lo dice todo. Que los de Grimau anotasen 10 puntos en el segundo cuarto y 11 en el tercero, es otro dato que se debe olvidar rápido. Así como los angustiant­es tiros libres (7 de 17), la gran mancha de la temporada. Para el próximo miércoles, un dato, un vaticinio y una petición. El dato: nadie en la historia de la Euroliga ha conseguido ganar el quinto partido fuera de casa. No debe ser Olympiacos quien lo consiga. El vaticinio: la afición del Palau sí que estará a la altura y llevará al equipo en volandas a cada posesión. Y la petición: que Ricky Rubio y Kalinic empiecen a demostrar ante los griegos lo mucho que valen. Hasta ahora su aportación en esta serie no ha estado a la altura de su talento. El Madrid ya espera al Barça en Berlín. De llegar a la Final Four, por tercer año consecutiv­o, la pesadilla de Tavares y compañía ●

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain