El der­bi en la fron­te­ra

Ja­vier Gu­ru­ze­ta cuen­ta có­mo se vi­ve el due­lo en ca­sa de un ei­bar­ta­rra con un hi­jo en la Real y otro en el Ath­le­tic

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Mikel En­ci­nas Donostia

Hay al­gu­nas lo­ca­li­da­des gui­puz­coa­nas que que­dan di­vi­di­das por el der­bi. Una de ellas es Ei­bar que, por su pro­xi­mi­dad a la mu­ga en­tre las dos pro­vin­cias, cuen­ta con un buen nú­me­ro de afi­cio­na­dos del Ath­le­tic. Si son ma­yo­ría con res­pec­to a los real­za­les es com­pli­ca­do de­ter­mi­nar­lo, pe­ro sí se pue­de de­cir que es una lo­ca­li­dad par­ti­da en tres, pues­to que los hin­chas txu­ri ur­din y ro­ji­blan­cos, hay que aña­dir la pa­sión por el Ei­bar, que en los úl­ti­mos años se ha mul­ti­pli­ca­do de­bi­do a los éxi­tos del con­jun­to ar­me­ro.

Ei­bar, ade­más, es jun­to a Donostia -Adu­riz y Prie­to y Zal­dua- y Beasain -los dos Elus­ton­do-, el úni­co mu­ni­ci­pio que apor­ta un ju­ga­dor a ca­da equi­po: Oyar­za­bal de­fen­de­rá a la Real y Su­sae­ta, al Ath­le­tic. Cu­rio­sa­men­te, el Ei­bar no tie­ne nin­gún ju­ga­dor de la vi­lla.

Y pa­ra dar tes­ti­mo­nio de lo que son es­tos der­bis en el úl­ti­mo pue­blo de Gi­puz­koa an­tes de pa­sar a Biz­kaia, quién me­jor que un ex de la Real y del Ei­bar na­ci­do en la lo­ca­li­dad ar­me­ra: Ja­vier Gu­ru­ze­ta. El ex cen­tral txu­ri ur­din ade­más vi­ve un ca­so de lo más pe­cu­liar: tie­ne un hi­jo ju­gan­do en el Ath­le­tic -Gorka, que jue­ga en el Bas­co­nia y ha lle­ga­do a de­bu­tar en se­gun­da con el fi­lial ro­ji­blan­co- y otro en la Real -Jon, cen­tro­cam­pis­ta del ca­de­te txu­ri ur­din-.

Cues­tión ge­ne­ra­cio­nal

Él ju­gó un der­bi en Donostia, el úl­ti­mo de Atot­xa, y otro en San Ma­més, tam­bién en la 92/93, pe­ro no ol­vi­da que “las se­ma­nas de los der­bis son es­pe­cia­les y di­fe­ren­tes”, al­go que en Ei­bar se no­ta­ba mu­cho: “Ha­bía al­gu­nos ca­ma­re­ros que, si su equi­po per­día, man­da­ban a tra­ba­jar al hi­jo al día si­guien­te pa­ra que los clien­tes no le to­ca­ran las na­ri­ces”, re­cuer­da Gu­ru­ze­ta.

Por lo que se ve en el pue­blo, ad­vier­te que la di­vi­sión en­tre afi­cio­na­dos del Ath­le­tic y de la Real es, fun­da­men­tal­men­te, ge­ne­ra­cio­nal: “La gen­te ma­yor es muy del Ath­le­tic, pe­ro los que te­ne­mos cua­ren­ta y tan­tos y me­nos, so­mos más de la Real. Al fi­nal, an­tes de que hi­cie­ran la au­to­pis­ta, Bil­bao que­da­ba bas­tan­te más cer­ca que Donostia y el Ath­le­tic tam­bién ga­na­ba más que la Real por aquel en­ton­ces”, co­men­ta pa­ra ex­pli­car la ma­yor afi­ción ro­ji­blan­ca en­tre los ve­te­ra­nos del pue­blo.

Cla­ro que, en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, gra­cias a los años de éxi­to del Ei­bar, se es­tá in­cre­men­tan­do el nú­me­ro de afi­cio­na­dos azul­gra­nas: “Con eso de que es­tá en Pri­me­ra, to­do el mundo se ha he­cho del Ei­bar. Mi pa­dre es so­cio des­de los 14 ó 15 años y aho­ra re­sul­ta que hay un mon­tón de gen­te que no co­no­cía Ipu­rua cuan­do es­ta­ba en Se- gun­da B o Ter­ce­ra y que aho­ra es azul­gra­na. Pe­ro eso es nor­mal”, ex­pli­ca.

En cual­quier ca­so, cree que la afi­ción txu­ri ur­din pre­do­mi­na so­bre la zu­ri­go­rri cuan­do se acer­ca el der­bi: “Creo que hay más gen­te de la Real que del Ath­le­tic, aunque es di­fí­cil de­ter­mi­nar­lo”, sen­ten­cia.

Los dos ban­dos en ca­sa

Si en al­gu­na ca­sa se vi­ve de for­ma pe­cu­liar el der­bi vasco, esa es la de los Gu­ru­ze­ta, don­de ade­más Gorka y Jon, hi­jos de Ja­vier, ‘di­vi­den’ a la fa­mi­lia. El ma­yor, Gorka, es­tá en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del Ath­le­tic, con­cre­ta­men­te en el Bas­co­nia: “Ha em­pe­za­do la tem­po­ra­da muy bien y es­tá ju­gan­do don­de le gus­ta. Es bas­tan­te al­to, téc­ni­ca­men­te bueno y va bien de ca­be­za. Po­co a po­co le va co­gien­do el tran­qui­llo a lo que le pi­den en Le­za­ma y ha de­bu­ta­do en Se­gun­da con el fi- lial y es­tá con­ten­to”.

Pa­ra al­guien tan de la Real como Ja­vier, de­be re­sul­tar ex­tra­ño ver a su hi­jo de ro­ji­blan­co, pe­ro ase­gu­ra que “uno se acos­tum­bra. Es ma­yor de edad y es­tá ha­cien­do lo que quie­re”. Gorka Gu­ru­ze­ta sí que par­ti­ci­pó en al­gu­nos en­tre­na­mien­tos de la Real, pe­ro se fue del An­ti­guo­ko al Ath­le­tic por­que “le lla­ma­ron, le con­ven­cie­ron y lo de­ci­dió así”.

El que no ha cru­za­do la A-8 es el pe­que­ño, Jon, cen­tro­cam­pis­ta del ca­de­te de la Real: “To­da­vía tie­ne 15 años. Es­tá en una épo­ca muy du­ra por los cam­bios fí­si­cos, pe­ro téc­ni­ca­men­te es bueno y es rá­pi­do, aunque aún es­tá muy ver­de. Le que­dan mu­chos años por de­lan­te”. Qui­zá den­tro de cin­co o diez años, los dos Gu­ru­ze­tas se en­fren­ten en Anoe­ta o San Ma­més: “Yo me lo pue­do ima­gi­nar, pe­ro no sé có­mo lo pa­sa­ría su ama ni có­mo lo ha­ría­mos. Uno a fa­vor de uno y otro a fa­vor del otro, qui­zá por­que ce­le­brar pri­me­ro el gol de un equi­po y lue­go el del otro se­ría ra­ro”, bro­mea.

La pa­sa­da cam­pa­ña ya vi­vió una si­tua­ción pe­cu­liar en Bil­bao: “Fui­mos a San Ma­més y uno fue con la ca­mi­se­ta del Ath­le­tic y el otro con la de la Real. Y yo, en me­dio”. Ase­gu­ra que los dos her­ma­nos “se lle­van bas­tan­te bien y no se pi­can de­ma­sia­do”

FO­TO: UNCITI

Ja­vier Gu­ru­ze­ta po­sa en el cam­po de Puio pa­ra MD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.