Ar­mas y equi­pos mi­li­ta­res

LOS EQUI­POS ARMAMENTÍS­TICOS DE AM­BOS BAN­DOS ERAN IN­SU­FI­CIEN­TES DES­DE ELPRIMERMO­MENTODELAC­ONTIENDA.ESTOCAMBIÓ­CUANDOCOME­NZÓ A LLE­GAR DE ITA­LIA, ALE­MA­NIA, FRAN­CIA Y LA URSS LA AYU­DA MI­LI­TAR NE­CE­SA­RIA.

Muy Historia - - SUMARIO - Por Juan An­to­nio Gue­rre­ro, es­cri­tor

¡ Sál­ve­se quien pue­da!

Aun­que la fa­mo­sa “re­for­ma Aza­ña” se se­guía lle­van­do a ca­bo el 18 de ju­lio de 1936, el Ejér­ci­to, com­pues­to por al­go me­nos de 240.000 in­te­gran­tes, se­guía sien­do una es­truc­tu­ra bas­tan­te rí­gi­da com­pues­ta por una di­vi­sión de in­fan­te­ría en ca­da una de las ocho re­gio­nes mi­li­ta­res, de dos bri­ga­das for­ma­das por dos re­gi­mien­tos ca­da una, una bri­ga­da de ar­ti­lle­ría con dos re­gi­mien­tos, un ba­ta­llón de za­pa­do­res y uni­da­des me­no­res de ca­ba­lle­ría, in­ten­den­cia, in­ge­nie­ros y sa­ni­dad. La úni­ca di­vi­sión de ca­ba­lle­ría es­ta­ba cons­ti­tui­da por tres bri­ga­das, ca­da una de dos re­gi­mien­tos y un gru­po de blin­da­dos, así co­mo un ba­ta­llón ci­clis­ta, un re­gi­mien­to de ar­ti­lle­ría a ca­ba­llo y las co­rres­pon­dien­tes uni­da­des de in­ge­nie­ros y ser­vi­cios.

Ade­más, exis­tían tres bri­ga­das in­de­pen­dien­tes de in­fan­te­ría, dos en los Pi­ri­neos y la otra en As­tu­rias; una di­vi­sión de ca­ba­lle­ría y di­ver­sas uni­da­des de Cuer­po de Ejér­ci­to y otras uni­da­des me­no­res. En las is­las y co­lo­nias se en­con­tra­ban sen­das guar­ni­cio­nes, cons­ti­tui­das por sen­das bri­ga­das de in­fan­te­ría y tro­pas de acuar­te­la­mien­to y ser­vi­cios en las ba­ses aé­reas y na­va­les.

Con mu­cho, las fuer­zas me­jor equi­pa­das y adies­tra­das eran las de Ma­rrue­cos, el lla­ma­do Pro­tec­to­ra- do, en don­de se en­con­tra­ban ca­si 170.000 hom­bres en uni­da­des or­gá­ni­cas de recluta – for­ma­das por seis ba­ta­llo­nes de ca­za­do­res, dos de ame­tra­lla­do­ras, dos de ar­ti­lle­ría y dos de in­ge­nie­ros, así co­mo tres gru­pos de in­ten­den­cia y otros tres de sa­ni­dad–, y uni­da­des de vo­lun­ta­rios: dos le­gio­nes del Ter­cio de Ex­tran­je­ros y las tro­pas re­gu­la­res in­dí­ge­nas. El nú­cleo de cho­que de es­ta equi­li­bra­da fuer­za, de­no­mi­na­da Ejér­ci­to de Áfri­ca, lo cons­ti­tuían los ca­si 5.000 hom­bres de las dos le­gio­nes, equi­va­len­tes a sen­dos re­gi­mien­tos de tres ba­ta­llo­nes o ban­de­ras, y los al­go más de 15.000 ma­rro­quíes de los cin­co gru­pos de Re­gu­la­res y las cin­co meha­las del ja­li­fa.

AR­MA­MEN­TÍS­TI­CA EFI­CAZ. Las ar­mas por­tá­ti­les re­gla­men­ta­rias del Ejér­ci­to eran el fu­sil de ce­rro­jo sis­te­ma Máu­ser y ca­li­bre 7 mm en tres va­rian­tes, fu­sil M1893, mos­que­tón M1916, y carabina M1895 y la pis­to­la As­tra 400 mo­de­lo 1921 de ca­li­bre 9 mm. Ar­mas ex­ce­len­tes y de pro­ba­da efi­ca­cia que in­clu­so se ex­por­ta­ban y que eran com­ple­men­ta­das en las fuer­zas de or­den pú­bli­co por ca­ra­bi­nas “Ti­gre”, sis­te­ma Win­ches­ter, y otras. Las gra­na­das de mano re­gla­men­ta­rias eran

EN GE­NE­RAL, PUE­DE DE­CIR­SE QUE TAN­TO EL AR­MA­MEN­TO POR­TÁ­TIL CO­MO LA AR­TI­LLE­RÍA ERAN DE EX­CE­LEN­TE CA­LI­DAD

las ofen­si­vas La­fit­te mo­de­lo 1921, las de­fen­si­vas de to­ne­le­ta n.º 1 mo­de­lo 1918 y las de fu­sil Co­mi­sión de Ex­pe­rien­cia. La pro­tec­ción del sol­da­do la pro­por­cio­na­ban tres ti­pos de cas­cos de ace­ro, los Tru­bia 1921 sin ala, Tru­bia 1926 y 1930 con ala y el Tru­bia 1934/1938, lla­ma­do “Aza­ña”.

PIE­ZAS PE­SA­DAS. El fue­go de apo­yo in­me­dia­to, tan­to li­ge­ro co­mo me­dio, se rea­li­za­ba me­dian­te las ame­tra­lla­do­ras Hotch­kiss de ca­li­bre 7 mm en di­ver­sos mo­de­los y va­rian­tes y los mor­te­ros Va­le­ro de 50, 60 y 81 mm. To­das es­tas ar­mas y sus co­rres­pon­dien­tes mu­ni­cio­nes eran de fa­bri­ca­ción es­pa­ño­la, in­clui­das las mi­nas de­fen­si­vas con­tra­ca­rro Ro­me­ro, Mon­to­ro y H- 1 y los lan­za­lla­mas Bios­ca 1918, po­co di­fun­di­dos y me­nos em­plea­dos.

La ar­ti­lle­ría pe­sa­da dis­po­nía de unos 75 obu­ses Sch­nei­der de ti­ro rá­pi­do de 155/13 mm ( la pri­me­ra ci­fra co­rres­pon­de al ca­li­bre o diá­me­tro del tu­bo y la se­gun­da a la lon­gi­tud del mis­mo, me­di­do en ca­li­bres), que se fa­bri­ca­ban con li­cen­cia por Tru­bia y una trein­te­na de ca­ño­nes Krupp de ti­ro rá­pi­do de 150/ 27 mm. La me­dia con­ta­ba con unos 250 obu­ses Vic­kers de 105/ 22 mm, fa­bri­ca­dos en Rei­no­sa, y el obús de mon­ta­ña Schei­der de 105/11 mm, fa­bri­ca­do ba­jo li­cen­cia en Se­vi­lla y Tru­bia, co­mo los ca­ño­nes de Sch­nei­der de ti­ro rá­pi­do de 75/ 28 mm, el más abun­dan­te, del que exis­tían unas 200 pie­zas. Am­bas fá­bri­cas con­ti­nua­ron su ac­ti­vi­dad du­ran­te to­do el con­flic­to. Las uni­da­des de in­fan­te­ría, ade­más, dis­po­nían de unos 180 ca­ño­nes de mon­ta­ña Sch­nei­der de 70/16 mm, uno por ba­ta­llón co­mo pie­zas de acom­pa­ña­mien­to. La fá­bri­ca de Tru­bia pro­du­cía el ca­ñón li- ge­ro de in­fan­te­ría o acom­pa­ña­mien­to Ra­mí­rez Are­llano de 40/27 mm, del que se ha­bían en­tre­ga­do unas 70 pie­zas. La úni­ca pie­za an­ti­aé­rea era el Sko­da de 76,5/ 40 mm, de los que ape­nas se ha­bían ad­qui­ri­do una quin­ce­na. Tras es­ta­llar el con­flic­to, tam­bién se “re­cu­pe­ra­rían” nu­me­ro­sas pie­zas da­das de ba­ja, sa­cán­do­las de los al­ma­ce­nes e in­clu­so de los mu­seos.

En ge­ne­ral, pue­de de­cir­se que tan­to el ar­ma­men­to por­tá­til co­mo la ar­ti­lle­ría eran de ex­ce­len­te ca­li­dad y es­ta­ban a la par con los de otros paí­ses. En cam­bio, la mo­to­ri­za­ción era prác­ti­ca­men­te nu­la, exis­tien­do só­lo dos re­gi­mien­tos de ca­rros de com­ba­te, en Ma­drid y Za­ra­go­za, ca­da uno con unos cin­co Re­nault FT- 17, mo­de­lo fran­cés de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, así co­mo al­gu­nos “ca­mio­nes pro­te­gi­dos” y otros cin­co ca­rros pe­sa­dos Sch­nei­der, con ca­ñón de 75 mm y tam­bién ve­te­ra­nos de la Gran Gue­rra.

BOM­BAS LANZADAS DES­DE EL AI­RE. Dos uni­da­des aé­reas, el Ser­vi­cio de Avia­ción, de­pen­dien­te del Ejér­ci­to, y la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val, de la Ma­ri­na, se re­par­tían unos 300 apa­ra­tos y al­re­de­dor de 250 pi­lo­tos, dis­tri­bui­dos en tres Es­cua­dras con cuar­te­les ge­ne­ra­les en Ge­ta­fe (Ma­drid), Ta­bla­da (Se­vi­lla) y El Prat ( Bar­ce­lo­na); la pri­me­ra for­ma­da por un gru­po de ca­za y dos de re­co­no­ci­mien­to y las otras dos por uno de ca­za y otro de re­co­no­ci­mien­to. Pa­ra to­das las cues­tio­nes téc­ni­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y de ins­truc­ción, am­bas de­pen­dían de la re­cién crea­da Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ae­ro­náu­ti­ca, que tam­bién ges­tio­na­ba esos mis­mos asun­tos pa­ra la avia­ción ci­vil. El ma­te­rial vo­lan­te lo cons­ti­tuían, en los ser­vi­cios bá­si­cos, los ya an­ti­cua­dos ca­zas His­pano-Nieu­port Ni- 52, fa­bri­ca­dos con li­cen­cia en La His­pano de Gua­da­la­ja­ra, y los no me­nos ob­so­le­tos bom­bar­de­ros li­ge­ros y de re­co­no­ci­mien­to CA­SA-Bre­guet Bre-XIX, pro­du­ci­dos asi­mis­mo con li­cen­cia en Ge­ta­fe por Cons­truc­cio­nes Ae­ro­náu­ti­cas S.A.

En Áfri­ca, con cuar­tel ge­ne­ral en Te­tuán, exis­tían un gru­po de re­co­no­ci­mien­to y una es­cua­dri­lla de hi­dro­avio­nes, equi­pa­da con CA­SA- Dor­nier Do- J Wal (“ba­lle­na”, en ale­mán), así co­mo una

se­gun­da es­cua­dri­lla de tri­mo­to­res Fok­ker, tan an­ti­cua­dos o más que el res­to del ma­te­rial, en el Saha­ra, de los que tam­bién en Ge­ta­fe ha­bía otra es­cua­dri­lla. La for­ma­ción y adies­tra­mien­to se lle­va­ba a ca­bo en Cua­tro Vien­tos (Ma­drid), Al­ca­lá de Henares (Ma­drid) y en Los Al­cá­za­res ( Mur­cia) con Bre- XIX, hi­dros Wal y bi­pla­nos DH-9, es­tos úl­ti­mos aún más an­ti­cua­dos.

NUE­VAS FABRICACIO­NES DE CA­ZAS. La Ae­ro­náu­ti­ca Na­val, por su par­te, dis­po­nía de una es­cua­dri­lla de tor­pe­de­ros CA­SA- Vic­kers Vil­de­beest, fa­bri­ca­dos con li­cen­cia en Ge­ta­fe y Cádiz, una de re­co­no­ci­mien­to con hi­dro­avio­nes Sa­voia-Mar­chet­ti S.62, otra de bom­bar­deo con hi­dros CA­SA- Dor­nier Wal y una ter­ce­ra de com­ba­te y adies­tra­mien­to equi­pa­da, ade­más de con ejem­pla­res del S.62 y del Wal, con avio­nes de en­se­ñan­za His­pano E- 30 y CA­SA- III, de di­se­ño y fa­bri­ca­ción na­cio­nal, y al­gu­nos au­to­gi­ros Cierva C.30 de fa­bri­ca­ción bri­tá­ni­ca. Te­nía ba­ses en San Ja­vier (Mur­cia) y en Bar­ce­lo­na.

Den­tro del pro­gra­ma de mo­der­ni­za­ción pre­vis­to, se ini­cia­ba la fa­bri­ca­ción con li­cen­cia bri­tá­ni­ca del ca­za Haw­ker Fury en La His­pano de Gua­da­la­ja­ra, co­mo re­em­pla­zo de los Ni-5, pe­ro só­lo se ha­bían com­ple­ta­do tres ejem­pla­res al es­ta­llar el con­flic­to. Co­mo bom­bar­de­ro, en sus­ti­tu­ción de los Bre­guet, se ha­bía pre­vis­to la pro­duc­ción del bi­mo­tor Mar­tín B-10, cu­ya li­cen­cia se ha­bía ad­qui­ri­do en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro del que no se lle­gó a fa­bri­car nin­guno. La avia­ción na­val se dis­po­nía asi­mis­mo a re­no­var su ma­te­rial con los bi­pla­nos Haw­ker Os­prey, que cum­pli­rían mi­sio­nes de ca­za, re­co­no­ci­mien­to y bom­bar­deo, ca­ta­pul­ta­dos des­de los nue­vos cru­ce­ros o des­de las ba­ses ae­ro­na­va­les. Só­lo lle­gó un ejem­plar co­mo mo­de­lo pa­ra su fa­bri­ca­ción en Cádiz con li­cen­cia por CA­SA.

De un ta­ma­ño qui­zás ex­ce­si­vo pa­ra el lu­gar que Es­pa­ña ju­ga­ba en el mun­do en esas fe­chas, la Ma­ri­na dis­po­nía en 1936 de una trein­te­na de uni­da­des, en­tre las que des­ta­ca­ban dos vie­jos aco­ra­za­dos – prác­ti­ca­men­te an­ti­gua­llas–, seis cru­ce­ros li­ge­ros y una do­ce­na de des­truc­to­res, así co­mo otros tan­tos sub­ma­ri­nos. En Fe­rrol y Cádiz se en­con­tra­ban en cons­truc­ción las dos uni­da­des más va­lio­sas: los mo­der­nos cru­ce­ros Ca­na­rias y Ba­lea­res, mien­tras que en Car­ta­ge­na se ha­bía ini­cia­do la de ocho des­truc­to­res adi­cio­na­les. El res­to lo com­ple­ta­ban los dos ve­le­ros de es­cue­la, un bu­que de res­ca­te de sub­ma­ri­nos y uni­da­des me­no­res. El vie­jo por­taae­ro­na­ves Dé­da­lo ha­cía po­co que ha­bía si­do da­do de ba­ja. To­dos los bu­ques eran de di­se­ño y cons­truc­ción pro­pia, es­tan­do los más mo­der­nos a la al­tu­ra de los exis­ten­tes en otras ma­ri­nas eu­ro­peas.

Ya des­de los pri­me­ros días del con­flic­to apa­re­cen las pri­me­ras “ayu­das” en ar­mas y equi­pa­mien­to pro­ce­den­tes del ex­te­rior, es­pe­cial­men­te en cuan­to a avia­ción. En la au­to­de­no­mi­na­da “zo­na na­cio­nal”, es de­cir, los su­ble­va­dos, ha­bía que­da­do un cen­te­nar apro­xi­ma­do de avio­nes, en su ma­yo­ría Bre- XIX de re­co­no­ci­mien­to, in­clu­yen­do una de­ce­na de ca­zas Ni- 52.

En los úl­ti­mos días de ju­lio lle­gó a Ma­rrue­cos los pri­me­ros tri­mo­to­res de bom­bar­deo ita­lia­nos SM- 81: cua­tro pa­tru­llas de tres avio­nes ca­da una, di­rec­ta­men­te en­tre­ga­dos por la Re­giaAe­ro­nau­ti­ca en vue­lo des­de El­mas, en Si­ci­lia. No eran los ti­pos de bom­bar­de­ro más mo­der­nos en ser­vi­cio, pe­ro sí avio­nes de pri­me­ra lí­nea por la fe­cha, ca­pa­ces de vo­lar a 340 km/ h, su­pe­rior en ca­si 100 km a la de los ca­zas re­pu­bli­ca­nos. Ade­más de es­tar de­fen­di­dos con cin­co ame­tra­lla­do­ras mó­vi­les, po­dían car­gar 2.000 kg de bom­bas, lle­ván­do­las has­ta dis­tan­cias de 2.000 km. Unos días más tar­de, en la no­che del 13 de agos­to, lle­gó al puer­to de Me­li­lla el bu­que Ne­rei­de, con una vein­te­na de mo­der­nos ca­zas bi­pla­nos Fiat CR-32, que su­pe­ra­ban en ve­lo­ci­dad, 356 km/ h, y so­bre to­do en agi­li­dad a sus po­si­bles con­trin­can­tes.

FRAN­CIA EN­VÍA AVIO­NES. Se ha­bía ini­cia­do una ca­rre­ra que trae­ría ade­más de los ci­ta­dos, y só­lo por par­te ita­lia­na a bom­bar­de­ros tri­mo­to­res más mo­der­nos aún, los Sa­voia SM-79, avio­nes de asal­to co­mo los Romeo 37 y Bre­da 65, hi­dro­avio­nes mo­no­mo­to­res y tri­mo­to­res Cant Z501 y 506 y otros. Los pri­me­ros tri­mo­to­res de trans­por­te y bom­bar­deo ale­ma­nes Jun­kers Ju-52 lle­ga­rían, en nú­me­ro de vein­te, in­clu­so an­tes que los ita­lia­nos, arri­ban­do el pri­me­ro el día 28 de ju­lio de 1936 a Te­tuán e in­cor­po­rán­do­se de in­me­dia­to al puen­te aé­reo que tras­la­da­ría una par­te im­por­tan­te del Ejér­ci­to de Áfri­ca a Se­vi­lla, con­so­li­dan­do así a los su­ble­va­dos en la ca­pi­tal an­da­lu­za y rom­pien­do el ais­la­mien­to que los bu­ques de la Ma­ri­na, en su ma­yo­ría en ma­nos gu­ber­na­men­ta­les, ha­bían im­pues­to a las tro­pas afri­ca­nas, un he­cho vi­tal pa­ra que el fra­ca­sa­do gol­pe de Es­ta­do se con­vir­tie­ra en gue­rra abierta. Po­co des­pués lle­ga­rían por vía ma­rí­ti­ma los co­rres­pon­dien­tes ca­zas, bi­pla­nos Hein­kel He-51, me­jo­res tam­bién que los Ni-52.

Aún an­tes de que es­tas pri­me­ras ar­mas lle­ga­sen a los su­ble­va­dos di­rec­ta­men­te des­de los re­gí­me­nes de Hitler y Mus­so­li­ni, el Go­bierno es cons­cien­te de que ne­ce­si­ta ayu­da ex­te­rior y la pi­de a Fran­cia, de don­de re­ci­bió, no sin re­ti­cen­cias y opo­si­ción, los avio­nes des­ar­ma­dos. Los pri­me­ros en lle­gar, el día 8 de agos­to, fue­ron los ca­zas De­woi­ti­ne 372 y dos días des­pués los bom­bar­de­ros Po­tez 54, con los que se creó la lla­ma­da Es­cua­dri­lla Es­pa­ña, or­ga­ni­za­da por An­dré Mal­raux, es­cri­tor y “aven­tu­re­ro” gra­cias a sus con­tac­tos con per­so­na­li­da­des del Mi­nis­te­rio del Ai­re fran­cés. Los avio­nes y los pi­lo­tos mer­ce­na­rios que los tri­pu­la­ron eran pa­ga­dos, a pre­cios exor­bi­tan­tes, por el Go­bierno. Fran­cia, co­mo el Reino Uni­do, de­cla­ró su “neu­tra­li­dad” en el con­flic­to, lo que di­fi­cul­tó a la Re­pú­bli­ca, es­pe­cial­men­te tras la for­ma­ción del de­no­mi­na­do Co­mi­té de No In­ter­ven­ción, la ad­qui­si­ción de más ar­ma­men­tos. Se acu­dió, sin más op­ción, a la URSS de dón­de co­men­za­ron a re­ci­bir ma­te­rial que, pe­se a la pro­pa­gan­da an­ti­co­mu­nis­ta que pre­sen­ta­ba

a la in­dus­tria so­vié­ti­ca co­mo tos­ca y atra­sa­da, de­mos­tró es­tar a la al­tu­ra y mu­chas ve­ces su­peró al de mu­chos otros paí­ses. En avia­ción re­sul­tó de­ci­si­va la lle­ga­da de los ca­zas bi­pla­nos Po­li­kar­pov I- 15 y de los mo­no­pla­nos, tam­bién Po­li­kar­pov, I- 16 y bom­bar­de­ros bi­mo­to­res Tu­po­lev SB- 2. El pri­me­ro, que fue apo­da­do “Cha­to”, pue­de com­pa­rar­se en tér­mi­nos de igual­dad con el Fiat CR- 32 ita­liano y su­pe­rio­res a los bi­pla­nos ale­ma­nes. El se­gun­do, que en se­gui­da fue de­no­mi­na­do “Mos­ca”, era el ca­za más avan­za­do del mun­do en esas fe­chas, sien­do el pri­mer mo­no­plano de tren re­trác­til y ca­bi­na ce­rra­da que ha­bía en­tra­do en ser­vi­cio en una fuer­za aé­rea. Su pa­pel en la de­fen­sa de Ma­drid fue vi­tal y su pre­sen­cia obli­ga­rá a los ale­ma­nes a traer a Es­pa­ña sus mo­de­los más re­cien­tes, lle­gan­do los pri­me­ros, de for­ma se­cre­ta, y to­da­vía co­mo pro­to­ti­pos, a fi­na­les de 1936.

LLE­GAN LOS BOM­BAR­DE­ROS ALE­MA­NES. Pa­sa­rán así por los cie­los es­pa­ño­les avio­nes co­mo los lue­go fa­mo­sí­si­mos ca­zas Mes­sersch­mitt Bf- 109, los bom­bar­de­ros Hein­kel He-111, Dor­nier Do-17 y Jun­kers Ju-87, en­tre otros mo­de­los que cons­ti­tui­rían la co­lum­na dor­sal de la Luft­waf­fe en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Fu­si­les de más de vein­te paí­ses de to­do el mun­do y su co­rres­pon­dien­te mu­ni­ción, pie­zas de ar­ti­lle­ría de to­dos los ca­li­bres y has­ta cas­cos de una de­ce­na de pro­ce­den­cias lle­ga­ron a Es­pa­ña en esos años trá­gi­cos. Pa­ra los su­ble­va­dos, es­te ma­te­rial pro­ce­dió, co­mo en el ca­so de los avio­nes, de Ale­ma­nia e Ita­lia, con la ven­ta­ja de ser no só­lo mo­derno, sino más ho­mo­gé­neo. La Re­pú­bli­ca re­ci­bió su ma­te­rial des­de la Unión So­vié­ti­ca y des­de otros mu­chos paí­ses, por la vía del “con­tra­ban­do”. Es­te ma­te­rial, en su ma­yo­ría mo­derno y efi­caz, aun­que con al­gu­na an­ti­gua­lla en­tre él, pe­có de dis­per­so no só­lo por la va­rie­dad de ca­li­bres y mu­ni­cio­nes, que com­pli­có en gran me­di­da la lo­gís­ti­ca, sino por la irre­gu­la­ri­dad de su re­cep­ción, lo que hi­zo que, en mu­chas oca­sio­nes, aun dis­po­nien­do en to­tal de can­ti­da­des si­mi­la­res, la ma­sa ar­ti­lle­ra re­pu­bli­ca­na fue­ra in­fe­rior a la de sus opo­nen­tes. Apa­re­cie­ron por pri­me­ra vez en com­ba­te un gran nú­me­ro de pie­zas con­tra­ca­rro, ar­ma inexis­ten­te con an­te­rio­ri­dad en Es­pa­ña y la can­ti­dad de ca­ño­nes an­ti­aé­reos cre­ció des­me­su­ra­da­men­te, a te­nor del in­cre­men­to de la gue­rra en el ai­re, des­ta­can­do en­tre ellos el lue­go fa- mo­sí­si­mo Flak 18 de 88 mm y por ello po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo Ot­to­co­nOt­to.

Don­de des­ta­có la ayu­da so­vié­ti­ca es­pe­cial­men­te, en cuan­to al ma­te­rial te­rres­tre, fue en los vehícu­los blin­da­dos y ca­rros de com­ba­te – que los ru­sos, co­mo otros mu­chos lla­ma­ron “tan­ques”–, ya que apa­re­cie­ron en Es­pa­ña las mag­ní­fi­cos au­to­ame­tra­lla­do­ras FA-I y au­to­ame­tra­lla­do­ras- ca­ñón BA- 3/ BA- 6 y los so­ber­bios T- 26B y BT- 5, ar­ma­dos los tres úl­ti­mos con un ca­ñón de 45 mm. Los ca­rros so­vié­ti­cos eran muy su­pe­rio­res a los ale­ma­nes Pan­zer I e ita­lia­nos CV33/ 35, que só­lo dis­po­nían de ame­tra­lla­do­ras y es­ta­ban peor pro­te­gi­dos. Tan­to, que los ale­ma­nes pu­sie­ron pre­cio a los T- 26 que pu­die­sen ser cap­tu­ra­dos pa­ra exa­mi­nar­los. Más aún, los apre­sa­dos se in­te­gra­ron en las fuer­zas su­ble­va­das.

SUMERGIBLE­S OB­SO­LE­TOS. El ma­te­rial na­val bé­li­co ape­nas su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes du­ran­te la gue­rra, que­dan­do me­nos uni­da­des en po­der de los su­ble­va­dos, pe­ro con la ven­ta­ja de ha­ber­se apo­de­ra­do des­de el ini­cio de los ar­se­na­les de Fe­rrol y Cádiz, y con ellos, los dos cru­ce­ros de “ti­po Wa­shing­ton” ( así lla­ma­dos por res­pe­tar las li­mi­ta­cio­nes de ar­ma­men­to y des­pla­za­mien­to que im­pu­so el tra­ta­do fir­ma­do allí en 1922), que pu­die­ron ser rá­pi­da­men­te com­ple­ta­dos con ayu­da ale­ma­na e in­cor­po­ra­dos a las ope­ra­cio­nes. De Ita­lia re­ci­bie­ron cua­tro des­truc­to­res y otros tan­tos sub­ma­ri­nos e igual nú­me­ro de lan­chas tor­pe­de­ras, aun­que ter­mi­na­da la gue­rra dos de los sub­ma­ri­nos fue­ron de­vuel­tos a la Re­giaMa­ri­na.

No obs­tan­te, un to­tal de 57 sumergible­s ita­lia­nos ope­ra­ron co­mo “fan­tas­mas” (o me­jor: co­mo “pi­ra­tas”) con­tra la Ma­ri­na de la Re­pú­bli­ca, rea­li­zan­do ca­si un cen­te­nar de ope­ra­cio­nes de gue­rra, aun­que nun­ca lle­gó a ha­ber más de seis si­mul­tá­nea­men­te. Por su par­te, la Unión So­vié­ti­ca se li­mi­tó, co­mo Ale­ma­nia, a en­viar un pe­que­ño nú­me­ro de ase­so­res y cua­tro lan­chas tor­pe­de­ras del ti­po G-5 pa­ra ser uti­li­za­das en ta­reas de vi­gi­lan­cia y ba­rri­do an­ti­sub­ma­rino. Las cin­co ale­ma­nas fue­ron las S-1, S-2, S-3, S-4 y S-5, ya ob­so­le­tas pa­ra la

Krieg­ma­ri­ne (Ma­ri­na de gue­rra ger­ma­na).

EL BAN­DO RE­PU­BLI­CANO PI­DIÓ AYU­DA A LA UNIÓN SO­VIÉ­TI­CA Y DE ALLÍ CO­MEN­ZÓ A RE­CI­BIR MA­TE­RIAL QUE DE­MOS­TRÓ ES­TAR A LA AL­TU­RA

SOL­DA­DOS SO­BRE RUE­DAS. En fe­bre­ro de 1939, las tro­pas fran­quis­tas fes­te­ja­ron el triun­fo de la con­quis­ta de Gi­ro­na por las ca­lles de Bar­ce­lo­na con el des­fi­le de un gru­po de Pan­zer I (aba­jo, en la fo­to) –de ori­gen ale­mán, ads­cri­tos a la Le­gión...

EN LAS BARRICA DAS. Ci­vi­les y mi­li­cia­nos de to­da Es­pa­ña em­pu­ña­ron pis­to­las y fu­si­les des­de aquel fu­nes­to 18 de ju­lio de 1936. Aba­jo, en la ciu­dad man­che­ga de Gua­da­la­ja­ra, com­ba­tien­tes de la co­lum­na Puig­den­do­las, leal al Go­bierno re­pu­bli­cano, po­san con...

OPE­RA­CIO­NES NAVALES. En la fo­to, el Ca­na­rias (C-21), cons­trui­do du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, que fue un cru­ce­ro de la ma­ri­na es­pa­ño­la al ser­vi­cio de los su­ble­va­dos en la Gue­rra Ci­vil.

EQUIPAMIEN­TO DE FABRICACIÓ­N CASERA. En la fo­to, un com­ba­tien­te del ejér­ci­to re­pu­bli­cano arro­ja una gra­na­da de me­cha, de fabricació­n ar­te­sa­nal. De su uni­for­me des­ta­ca el cas­co re­gla­men­ta­rio del Ejér­ci­to es­pa­ñol, un mo­de­lo crea­do en 1930.

¡A LAS AR­MAS! En el fren­te del Cen­tro, en la úl­ti­ma se­ma­na de ju­lio y prin­ci­pios de agos­to de 1936, se en­fren­ta­ron las tro­pas su­ble­va­das co­man­da­das por el ge­ne­ral Mo­la y las co­lum­nas del ban­do re­pu­bli­cano en la sie­rra nor­te ma­dri­le­ña de Gua­da­rra­ma. En...

GUERREANDO DES­DE EL CIE­LO. La ayu­da mi­li­tar a las tro­pas fran­quis­tas lle­gó tam­bién des­de las fuer­zas aé­reas de Ita­lia y Ale­ma­nia. A la de­re­cha, bi­pla­nos ita­lia­nos FIAT C R 32; arri­ba, un bi­mo­tor Dor­nier DO-17, per­te­ne­cien­te a la Le­gión Cón­dor ale­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.