Se­res y ani­ma­les fan­tás­ti­cos

Las cria­tu­ras mi­to­ló­gi­cas lle­van si­glos acom­pa­ñán­do­nos y ejer­cien­do fun­cio­nes di­ver­sas: ad­ver­tir de pe­li­gros, ex­pli­car fe­nó­me­nos de la na­tu­ra­le­za, ayu­dar­nos a ven­cer nues­tros mie­dos...

Muy Historia - - SUMARIO - BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ PE­RIO­DIS­TA

Cuen­tan que los via­je­ros de la An­ti­güe­dad lle­va­ban siem­pre con­si­go un ga­llo pa­ra man­te­ner­se a sal­vo de un ser ma­ligno que era ca­paz de ma­tar con la mirada. So­lo dos co­sas po­dían aca­bar con él: el olor de la co­ma­dre­ja y el can­to del ga­llo. Pli­nio El Vie­jo ha­bló de esa ma­lé­fi­ca cria­tu­ra des­cri­bién­do­la co­mo una ser­pien­te con cres­ta que ha­bía na­ci­do de un hue­vo sin ye­ma pues­to por una ga­lli­na vie­ja e in­cu­ba­do por una ser­pien­te. Acla­ró que su nom­bre, ba­si­lis­co, pro­ce­día del grie­go ba­si­lís­kos –di­mi­nu­ti­vo de rey–, por lo que era con­si­de­ra­do el mo­nar­ca de las ser­pien­tes. Y no so­lo te­nía el po­der de ase­si­nar di­ri­gien­do úni­ca­men­te la mirada ha­cia su víc­ti­ma. Tam­bién era ca­paz de mar­chi­tar co­se­chas y res­que­bra­jar pie­dras con su alien­to fétido, lo que ex­pli­ca­ba años des­gra­cia­dos en el cam­po o de­rrum­bes que ha­bían acabado con la vi­da de se­res que­ri­dos. Co­mo es­ta cria­tu­ra mi­to­ló­gi­ca, los se­res fan­tás­ti­cos lle­van si­glos acom­pa­ñán­do­nos y ejer­cien­do dis­tin­tas fun­cio­nes: ad­ver­tir de pe­li­gros, ex­pli­car fe­nó­me­nos apa­ren­te­men­te in­com­pren­si­bles, ayu­dar a ven­cer cier­tos mie­dos... Sin ellos, el mun­do re­sul­ta­ba aún más di­fí­cil de en­ten­der, y al mis­mo tiem­po su pre­sen­cia ayu­da­ba a in­cul­car va­lo­res y sen­tar cier­tas re­glas fo­men­tan­do la crea­ción de his­to­rias lle­nas de fan­ta­sía. Por­que, co­mo di­jo el fi­ló­lo­go e his­to­ria­dor fran­cés Geor­ges Du­mé­zil, “un país sin le­yen­das se mo­ri­ría de frío; un pue­blo sin mitos es­ta­ría muer­to”.

GI­GAN­TES Y CRIA­TU­RAS DEL MAR

Di­cen que lo que no ha ocu­rri­do ja­más no en­ve­je­ce nun­ca, y qui­zá por eso los mons­truo­sos se­res fan­tás­ti­cos si­guen tan vi­vos en­tre no­so­tros, aun­que ha­ga si­glos que vie­ron la luz. Gi­gan­tes de un so­lo ojo y enor­mes cria­tu­ras ma­ri­nas de las que so­lo al­gu­nos ju­ra­ban ha­ber po­di­do es­ca­par apa­re­cen en gran par­te de los mitos y le­yen­das más an­ti­guos que co­no­ce­mos. He­sío­do, Ho­me­ro, Eu­rí­pi­des y Vir­gi­lio, en­tre otros, es­cri­bie­ron so­bre esos gi­gan­tes con un so­lo ojo en mi­tad de la fren­te que en la mitología grie­ga eran co­no­ci­dos co­mo cí­clo­pes. Uno de los más po­pu­la­res fue Po­li­fe­mo, hi­jo de Po­sei­dón. Se cuen­ta que los hom­bres de Odi­seo lle­ga­ron a la re­mo­ta is­la de los cí­clo­pes y se aden­tra­ron en una cue­va, que no era otra que la del te­mi­do Po­li­fe­mo. Es­te los en­ce­rró y co­men­zó a co­mer­se a la tri­pu­la­ción has­ta que Odi­seo ur­dió un plan: ce­gar al cí­clo­pe cla­ván­do­le una lan­za en el ojo, tras em­bo­rra­char­lo con vino, y sa­lir a la ma­ña­na si­guien­te de la cue­va aga­rrán­do­se al vien­tre de las ca­bras y

Otro mons­truo mí­ti­co fue el nór­di­co Kra­ken, es­pe­cie de pul­po gi­gan­te que hun­día bar­cos

ove­jas del gi­gan­te, al am­pa­ro de su ce­gue­ra. Así, aun­que Po­li­fe­mo pal­pó los lo­mos del ga­na­do al de­jar­lo sa­lir pa­ra ase­gu­rar­se de que los ma­ri­ne­ros no se es­ca­pa­ban subidos en él, Odi­seo lo­gró con su in­ge­nio li­be­rar a su tri­pu­la­ción.

No es la úni­ca le­yen­da en la que la ra­zón ven­ce a la fuer­za de un ser fan­tás­ti­co. Ocu­rre tam­bién en el mi­to de la Hi­dra de Lerna, un mons­truo acuá- ti­co con la apa­rien­cia de una ser­pien­te de nue­ve ca­be­zas que ha­bi­ta­ba en una en­tra­da al in­fra­mun­do. Te­nía el po­der de que sus ca­be­zas se re­ge­ne­ra­ban aun­que las cor­ta­ran una y otra vez, pe­ro He­ra­cles con­ta­ba con la ayu­da de su so­brino Yo­lao, que que­mó con un tra­po ar­dien­do los cue­llos de las ca­be­zas que su tío cor­ta­ba, de for­ma que el mons­truo mu­rió al per­der to­das ellas. Des­pués, He­ra­cles mo­jó las pun­tas de sus fle­chas en la san­gre de la hi­dra pa­ra que el po­ten­te ve­neno pu­die­ra aca­bar con sus enemi­gos.

Otros fan­tás­ti­cos se­res mons­truo­sos que per­so­ni­fi­ca­ban el mal y ex­pli­ca­ban des­gra­cias co­mo los nau­fra­gios fue­ron el Kra­ken –una es­pe­cie de pul­po gi­gan­te de la mitología es­can­di­na­va, que ata­ca­ba bar­cos y de­vo­ra­ba a los ma­ri­ne­ros– y la Fas­ti­to­ca­lón, que se men­cio­na en dis­tin­tos bes­tia­rios: una in­men­sa ba­lle­na que los na­ve­gan­tes con­fun­dían con una is­la. Cuan­do des­em­bar­ca­ban en ella, la ba­lle­na se su­mer­gía y los aho­ga­ba. Sin em­bar­go, no to­das las gran­des cria­tu­ras fan­tás­ti­cas en­car­nan el mal. En la li­te­ra­tu­ra mi­to­ló­gi­ca tam­bién en­con­tra­mos ti­ta­nes co­mo Pro­me­teo, que ro­bó el fue­go pa­ra los mor­ta­les. Fue castigado por ello por Zeus, pe­ro eso no im­pi­dió que fue­ra ve­ne­ra­do co­mo pro­tec­tor de la hu­ma­ni­dad, ga­nan­do una gran glo­ria.

MI­TAD ANI­MA­LES, MI­TAD HU­MA­NOS

Aun­que to­dos los pro­ta­go­nis­tas de mitos y le­yen­das es­tán im­preg­na­dos de fan­ta­sía, hay un ti­po de per­so­na­jes que con­si­guen dis­pa­rar aún más nues­tra imaginación por su con­di­ción de hí­bri­dos fa­bu­lo­sos. Son aque­llos se­res mi­tad ani­ma­les, mi­tad hu­ma­nos que escriben his­to­rias lle­nas de ma­gia. En­tre ellos es­tán las si­re­nas, unas es-

plén­di­das cria­tu­ras hip­nó­ti­cas que apa­re­cie­ron por pri­me­ra vez en una is­la de Ita­lia. Grie­gos y egip­cios las ima­gi­na­ron con ros­tro y tor­so de mu­jer y cuer­po de ave, pe­ro pa­sa­rían a nues­tro imaginario con co­la de pez en lu­gar de cuer­po de ave, tal co­mo em­pe­za­ron a des­cri­bir­las los pri­me­ros tex­tos es­cri­tos don­de apa­re­cen, co­mo la Odi­sea de Ho­me­ro, don­de se ad­vier­te de los pe­li­gros del se­duc­tor can­to de es­tas cria­tu­ras que se en­cuen­tran en­tre dos mun­dos. Su ta­rea es em­be­le­sar a los ma­ri­ne­ros pa­ra que nau­fra­guen, pe­ro sus ma­las in­ten­cio­nes no son lo pri­me­ro que aso­cia­mos a ellas, gra­cias a la pro­ta­go- nis­ta del cuen­to de Andersen La­si­re­ni­ta, que ha­ce pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: sal­var a su ama­do prín­ci­pe de un nau­fra­gio.

Tam­bién con be­llo ros­tro de mu­jer y cuer­po de ave di­bu­ja­ba He­sío­do a las ar­pías, que se va­lían de su ca­pa­ci­dad de vo­lar pa­ra ro­bar co­mi­da. Sin em­bar­go, en ver­sio­nes pos­te­rio­res se trans­for­ma­rían en cria­tu­ras ma­lé­fi­cas con ho­rren­do ros­tro fe­me­nino y afi­la­das ga­rras que traían con­si­go to­da cla­se de ma­les, co­mo pes­tes y otras en­fer­me­da­des. En el la­do de los “mi­tad hom­bres, mi­tad ani­ma­les” con ca­rác­ter, pe­ro de buen co­ra­zón, en­con­tra­mos a al­gu­nos de los mí­ti­cos cen­tau­ros, con

Son me­mo­ra­bles cen­tau­ros co­mo Fo­lo ( ami­go de He­ra­cles) y Qui­rón ( maestro de Aqui­les y Ajax)

ros­tro y tron­co hu­ma­nos so­bre pa­tas de ca­ba­llo. Aun­que mu­chos de ellos eran con­si­de­ra­dos sal­va­jes e in­dis­ci­pli­na­dos, han pa­sa­do a la his­to­ria li­te­ra­ria al­gu­nos co­mo Fo­lo o Qui­rón: el pri­me­ro, un ama­ble ami­go de He­ra­cles que fue con­si­de­ra­do un gran sa­bio; el se­gun­do, maestro de hé­roes co­mo Aqui­les, Ajax o Teseo, en­tre otros, que ade­más de buen pre­cep­tor se­ría un ex­ce­len­te mé­di­co.

PE­QUE­ÑOS SE­RES DE LOS BOS­QUES

Si los ma­res, las puer­tas del in­fra­mun­do y las is­las re­cón­di­tas son te­rreno fér­til pa­ra la pre­sen­cia de cria­tu­ras fan­tás­ti­cas, los mis­te­rio­sos bos­ques tam­bién es­tán lle­nos de se­res má­gi­cos. Allí ha­bi­tan los gno­mos, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos en Es­pa­ña has­ta que lle­gó a nues­tras pan­ta­llas la se­rie Da­vi­del­gno­mo pe­ro muy po­pu­la­res en la mi­to­lo- gía nór­di­ca y cen­troeu­ro­pea des­de ha­ce si­glos. El al­qui­mis­ta Pa­ra­cel­so los des­cri­bía en el si­glo XVI co­mo se­res fan­tás­ti­cos que po­dían des­pla­zar­se por el in­te­rior de la tie­rra y eran bue­nos co­no­ce­do­res de sus se­cre­tos, sien­do los guar­dia­nes del oro y la pla­ta. Tan­to por su as­pec­to co­mo por su la­bor, son muy dis­tin­tos de los el­fos de la mitología ger­má­ni­ca y es­can­di­na­va, quie­nes vi­ven cien­tos de años en los bos­ques, fuen­tes o cue­vas, tie­nen po­de­res so­bre­na­tu­ra­les y re­sul­tan in­con­fun­di­bles gra­cias a sus lar­gas ore­jas pun­tia­gu­das.

Muy pa­re­ci­dos a ellos, los duen­des com­par­ten con los el­fos la ca­rac­te­rís­ti­ca for­ma de la ore­ja. Su la­bor es cui­dar de la na­tu­ra­le­za y del bos­que, aun­que se los aso­cia con fre­cuen­cia a las ca­sas, y de he­cho se cree que es­tán re­la­cio­na­dos con los dio­ses do­més­ti­cos me­no­res del Im­pe­rio ro­mano, los ge­nium­lo­ci, cu­ya mi­sión era pro­te­ger el ho­gar. Un ti­po de

duen­de que en el nor­te de Es­pa­ña se ha he­cho muy po­pu­lar son los tra­vie­sos tras­gos, que dis­fru­tan con bro­mas co­mo cam­biar las co­sas de lu­gar. Y tam­bién re­la­cio­na­dos con los el­fos, ya que se cree que son des­cen­dien­tes de ellos, en los mun­dos fan­tás­ti­cos en­con­tra­mos con fre­cuen­cia a los drows, unas cria­tu­ras sub­te­rrá­neas que cuan­do tu­vie­ron la op­ción de ele­gir en­tre el bien y el mal se de­can­ta­ron por lo se­gun­do y fue­ron ex­pul­sa­das a las cue­vas del sub­sue­lo. Uno de sus po­de­res es la vi­sión in­fra­rro­ja, ya que la luz blan­ca les cie­ga por vi­vir en ti­nie­blas.

HA­DAS, NIN­FAS Y XANAS

En­tre las cria­tu­ras má­gi­cas que sue­len cau­sar ad­mi­ra­ción en­tre los se­gui­do­res de los mun­dos fan­tás­ti­cos, las ha­das ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do e ins­pi­ran his­to­rias fa­bu­lo­sas. Pre­sen­tes en de­ce­nas de poe­mas, en un prin­ci­pio se las ima­gi­nó con pro­por­cio­nes hu­ma­nas. Pe­ro, des­de que Sha­kes­pea­re ha­bló de ellas co­mo cria­tu­ras di­mi­nu­tas y eté­reas, esa es la ima­gen que que­dó gra­ba­da en el imaginario colectivo. Sin em­bar­go, el res­to de sus atri­bu­tos se man­tu­vo: ca­ras an­ge­li­ca­les, alas de ma­ri­po­sa y siem­pre ro­dea­das de

na­tu­ra­le­za, a la que en teo­ría pro­te­gen. La creen­cia en ha­das lle­gó a ser tal, que hay cien­tos de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­tos se­res má­gi­cos. En­tre ellas, la que ini­ció Art­hur Conan Doy­le, crea­dor de Sher­lock Hol­mes, cuan­do lle­ga­ron a sus ma­nos unas fo­to­gra­fías en las que una ado­les­cen­te bri­tá­ni­ca, Fran­ces Grif­fiths, apa­re­cía en un bos­que de Cot­tin­gley jun­to a cua­tro ha­das en una ima­gen to­ma­da por su pri­ma, El­sie Wright. Des­pués, las pri­mas to­ma­rían más fo­to­gra­fías co­mo aque­lla, in­ten­tan­do con ello pro­bar que di­chas cria­tu­ras fan­tás­ti­cas exis­tían. Aque­lla his­to­ria aca­bó sien­do la ba­se del en­sa­yo El­mis­te­rio­de­las­ha­das, en el que Conan Doy­le ad­ver­tía: “Es posible que los he­chos que va­mos a con­tar en es­te libro sa­quen a la luz la es­ta­fa más fa­bu­lo­sa ja­más he­cha al pú­bli­co, pe­ro tal vez el fu­tu­ro, por el con­tra­rio, mues­tre que es­tos he­chos cons­ti­tu­yen un hi­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad”. Dé­ca­das des­pués, las pri­mas con­fe­sa­ron que las fo­to­gra­fías es­ta­ban tru­ca­das.

En la mitología grie­ga, las nin­fas, si­mi­la­res a las ha­das, eran es­pí­ri­tus di­vi­nos fe­li­ces que ac­tua­ban a me­nu­do co­mo ayu­dan­tes de dis­tin­tos dio­ses y ha­bi­ta­ban en la na­tu­ra­le­za. Su lu­gar de re­si­den­cia mar­ca­ba su nom­bre, ya que de­pen­dien­do de dón­de vi­vie­ran se re­fe­rían a ellas de una u otra for­ma. Así, exis­tían las ne­rei­das, que se creía que vi­vían en el mar; las oréa­des, que ha­bi­ta­ban gru­tas y mon­ta­ñas; las né­ya­des, cu­ya ca­sa eran las aguas dulces... En la mitología cel­ta, es­tas úl­ti­mas se­rían si­mi­la­res a las xanas, que ha­bi­tan en aguas cris­ta- li­nas co­mo las de cas­ca­das, arro­yos o ri­be­ras de los ríos y cuen­tan con po­de­res que usan prin­ci­pal­men­te pa­ra ha­cer el bien.

VA­LIEN­TES AMA­ZO­NAS Y VAL­QUI­RIAS

No to­das las fi­gu­ras fe­me­ni­nas fan­tás­ti­cas que re­sul­tan atrac­ti­vas son des­cri­tas co­mo se­res an­ge­li­ca­les de ras­gos de­li­ca­dos. Las eró­ti­cas ama­zo­nas y las val­qui­rias son ad­mi­ra­das pre­ci­sa­men­te por lo con­tra­rio: un la­do sal­va­je que, uni­do a su de­ter­mi­na­ción, fas­ci­na a gran par­te de la gen­te. His­to­ria­do­res co­mo He­ró­do­to o Plu­tar­co des­cri­bie­ron un pue­blo ha­bi­ta­do y gobernado por mu­je­res gue­rre­ras ( las ama­zo­nas), si­mi­lar a una is­la que a la que alu­dió Mar­co Po­lo en su libro de via­jes por Asia. En­tre sus pe­cu­lia­ri­da­des se en­con­tra­ba una ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra ca­bal­gar mien­tras usa­ban con des­tre­za el arco y la fle­cha. Se­gún la le­yen­da, era tan im­por­tan­te pa­ra ellas es­ta úl­ti­ma ta­rea que se cor­ta­ban o que­ma­ban el seno de­re­cho pa­ra que no se in­ter­pu­sie­ra a la ho­ra de apun­tar con el arco.

En cuan­to a las val­qui­rias, que ve­ne­ra­ban al dios Odín se­gún las mi­to­lo­gías nór­di­ca y ger­má­ni­ca, eran tam­bién ex­per­tas ji­ne­tes cu­ya la­bor con­sis­tía en es­co­ger a los más he­roi­cos de los caí­dos en ba­ta­lla. Los lle­va­ban des­pués al Val­ha­lla, don­de los cui­da­ban has­ta con­se­guir que re­na­cie­ran pa­ra que pu­die­ran lu­char jun­to a Odín en la ba­ta­lla del fin del mun­do, co­no­ci­da co­mo Ragnarok. To­do un ho­nor que da­ba cier­to sen­ti­do a caer en la gue­rra.

His­to­ria­do­res co­mo He­ró­do­to o Plu­tar­co ha­bla­ron de un pue­blo gobernado por mu­je­res gue­rre­ras: las ama­zo­nas

ODI­SEO Y PO­LI­FE­MO. El hé­roe ho­mé­ri­co es­ca­pa con sus hom­bres del mons­truo­so hi­jo de Po­sei­dón, gi­gan­te con un so­lo ojo, gra­cias a su in­ge­nio. Aba­jo, el cua­dro sim­bo­lis­ta de Böc­klin Odi­seo y Po­li­fe­mo (s. XIX).

HE­RA­CLES VEN­CE A LA HI­DRA DE LERNA. Lo lo­gra con ayu­da de su so­brino Yo­lao, que­man­do el cue­llo de las 9 ca­be­zas cor­ta­das (cua­dro de Po­llaio­lo).

ÁN­GE­LES CON­TRA AR­PÍAS. Se­res ma­lig­nos por ex­ce­len­cia del bestiario clá­si­co, con cuer­po de ave y ros­tro de mu­jer, pro­ta­go­ni­zan es­te cua­dro del fla­men­co Que­lli­nus: La per­se­cu­ción de las ar­pías (1630).

UN MUN­DO EN MI­NIA­TU­RA. En es­ta de­li­cio­sa ilustración co­lo­rea­da de la era vic­to­ria­na, obra de Ri­chard Doy­le, dos gno­mos cor­te­jan a un ha­da so­bre las ho­jas de un ár­bol del bos­que.

CONAN DOY­LE Y LAS HA­DAS. El ilus­tre es­cri­tor dio por au­tén­ti­cas las fo­tos de la ado­les­cen­te Flo­ren­ce Grif­fiths jun­to a cua­tro di­mi­nu­tas ha­das (arri­ba), to­ma­das en 1917. En los años ochen­ta se des­ta­pó el frau­de.

CRIA­TU­RAS FE­ME­NI­NAS. En la mitología grie­ga, se­gún el lu­gar don­de ha­bi­ta­ran re­ci­bían uno u otro nom­bre. Las ne­rei­das (arri­ba, en un fres­co ita­liano del si­glo XVI) vi­vían en el mar, las oréa­des, en gru­tas, etc.

LAS DI­VI­NAS NIN­FAS. A la iz­da., el cua­dro mi­to­ló­gi­co de Brueg­hel y Van Ba­len Las nin­fas de Dia­na re­gre­san­do de la pes­ca (1620-1621).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.