Ye-Liu T’chu T’sai, un per­so­na­je fa­bu­lo­so

Uno de los más pro­lí­fi­cos au­to­res es­pa­ño­les de no­ve­la his­tó­ri­ca nos pre­sen­ta a una fi­gu­ra ol­vi­da­da y re­pa­sa los éxi­tos de es­te ca­ris­má­ti­co per­so­na­je al fren­te de la Can­ci­lle­ría del Im­pe­rio mon­gol.

Muy Historia - - MI HÉROE - JO­SÉ LUIS CO­RRAL MH

El eu­ro­cen­tris­mo re­le­ga al ol­vi­do a gran­des per­so­na­jes del pa­sa­do co­mo Ye- Liu T’chu T’sai ( Ye­lü Chu­cai en len­gua mon­gol). Es­te ca­ta­yano na­ció en el año del buey – qui­zás el co­rres­pon­dien­te a 1182– en Pekín, en­ton­ces ca­pi­tal del Im­pe­rio Kin, gobernado por el pue­blo asiá­ti­co de los yur­chen. Ye- Liu era miem­bro de la aris­to­cra­cia de los Liao, so­me­ti­dos me­dio si­glo an­tes por los yur­chen, pe­ro in­te­gra­dos en el ban­do ven­ce­dor. Co­mo miem­bro de la no­ble­za, es­tu­dió en la Es­cue­la del Sa­gra­do Pa­la­cio de Pekín y su­peró una du­rí­si­ma opo­si­ción pa­ra in­gre­sar en el cuer­po su­pe­rior de fun­cio­na­rios im­pe­ria­les. Gra­cias a su in­te­li­gen­cia y a sus co­no­ci­mien­tos de as­tro­no­mía, fue des­ti­na­do a la ofi­ci­na don­de se re­dac­ta­ban los horóscopos de la fa­mi­lia im­pe­rial, y en 1210 as­cen­dió al car­go de je­fe de los Ar­chi­vos His­tó­ri­cos.

Pe­ro en 1215 el ejér­ci­to mon­gol con­quis­tó Pekín y aca­bó con el Im­pe­rio Kin. Ye- Liu fue cap­tu­ra­do y lle­va­do a Mon­go­lia con de­ce­nas de mi­les de ar­te­sa­nos, co­mer­cian­tes, ar­tis­tas y fun­cio­na­rios. Fue en­ton­ces cuan­do Gen­gis Kan se fi­jó en él. El in­te­lec­tual pe­qui­nés des­ta­ca­ba por su im­po­nen­te as­pec­to fí­si­co: con dos me­tros de al­tu­ra, era un gi­gan­te en­tre hom­bres de uno se­sen­ta, lu­cía lar­ga y po­bla­da bar­ba ne­gra y una mirada se­re­na y fir­me.

Los ge­ne­ra­les mon­go­les pre­ten­dían aca­bar con to­dos los chi­nos y arra­sar sus tie­rras de cultivo pa­ra con­ver­tir­las en pas­tos pa­ra sus ga­na­dos, pe­ro Ye- Liu se in­ter­pu­so y, con su pa­la­bra y su ra­zón, los do­ble­gó. Ye- Liu le di­jo a Gen­gis Kan: “Un im­pe­rio pue­de con­quis­tar­se des­de un ca­ba­llo, pe­ro no go­ber­nar­se so­bre un ca­ba­llo”. El Kan, sa­gaz y as­tu­to, le hi­zo ca­so y lo nom­bró en 1216 miem­bro del Con­se­jo Im­pe­rial y en 1220 can­ci­ller del Im­pe­rio.

BUEN CAN­CI­LLER Y CON­SE­JE­RO

Su tra­ba­jo fue ex­tra­or­di­na­rio: sal­vó a mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos al con­ven­cer al em­pe­ra­dor de que per­do­na­ra sus vi­das; pu­so en mar­cha un efi­caz sis­te­ma fis­cal; or­ga­ni­zó la ad­mi­nis­tra­ción; fun­dó es­cue­las en las prin­ci­pa­les ciu­da­des; creó una es­cue­la de tra­duc­to­res; fun­dó la So­cie­dad His­tó­ri­ca; for­mó la gran Bi­blio­te­ca im­pe­rial. Ade­más, es­cri­bió la Me­mo­ria de un via­je al oes­te, don­de na­rra las con­quis­tas mon­go­les en Asia oc­ci­den­tal.

A la muer­te de Gen­gis Kan en 1227, Ye- Liu si­guió co­mo can­ci­ller y con­se­je­ro de su hi­jo y su­ce­sor Ogo­dei. En una oca­sión amo­nes­tó al nue­vo Kan por su des­me­di­da afi­ción por las be­bi­das al­cohó­li­cas; Ogo­dei lo en­car­ce­ló, pe­ro se arre­pin­tió en­se­gui­da, lo li­be­ró y lo re­pu­so en to­dos sus car­gos. Ogo­dei mu­rió en 1241. En­ton­ces es­ta­lla­ron en­co­na­das dispu­tas en el seno de la fa­mi­lia del Kan pa­ra ha­cer­se con el con­trol del Im­pe­rio. Ye- Liu ca­yó en des­gra­cia y se re­ti­ró a Pekín pa­ra de­di­car­se a es­tu­diar y es­cri­bir. Tras su fa­lle­ci­mien­to en 1244, va­rios sol­da­dos irrum­pie­ron en su ca­sa cre­yen­do que el que ha­bía si­do can­ci­ller de los dos pri­me­ros gran­des ka­nes guar­da­ría in­men­sas ri­que­zas en aquel lu­gar. Pe­ro lo úni­co que en­con­tra­ron fue­ron los ar­ma­rios lle­nos de li­bros de Ye- Liu, una de las personas más ín­te­gras de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.