Na­ce la po­lí­ti­ca de blo­ques

Muy Historia - - SUMARIO - JO­SÉ ÁN­GEL MAR­TOS PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TOR

Des­de el Con­gre­so de Vie­na de 1814, se su­ce­die­ron los pac­tos po­lí­ti­cos se­lla­dos en­tre las prin­ci­pa­les po­ten­cias del vie­jo con­ti­nen­te para fre­nar el im­pe­ria­lis­mo na­po­leó­ni­co y el idea­rio li­be­ral. Un si­glo des­pués, la alian­za fran­co-ru­sa, la En­ten­te Cor­dia­le fran­co-bri­tá­ni­ca y el acuer­do ru­so­bri­tá­ni­co unie­ron sus fuer­zas para com­ba­tir en la I (y la II) Gue­rra Mun­dial.

Ha­bía mil co­sas ri­cas de co­mer: he­la­dos, pon­ches, cal­dos, dul­ces de to­das cla­ses y las ex­qui­si­te­ces más de­li­ca­das”. Ese era el fas­tuo­so re­fri­ge­rio que –se­gún el re­la­to de la jo­ven es­po­sa de un no­ble sui­zo– de­gus­tó lo más gra­na­do de la aris­to­cra­cia y de las ca­sas reales eu­ro­peas du­ran­te el bai­le de inau­gu­ra­ción del Con­gre­so de Vie­na. Mien­tras, las gen­tes co­mu­nes del con­ti­nen­te se­guían su­mi­das en la es­ca­sez pro­vo­ca­da por dos dé­ca­das de gue­rra en te­rri­to­rio con­ti­nen­tal, a cau­sa de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, pri­me­ro, y del im­pe­ria­lis­mo na­po­leó­ni­co, des­pués. El apro­vi­sio­na­mien­to de los ejér­ci­tos, la de­vas­ta­ción pro­vo­ca­da por es­tos, el pi­lla­je y el re­clu­ta­mien­to for­zo­so para in­ter­mi­na­bles cam­pa­ñas ha­bían cau­sa­do es­tra­gos y de­ja­do en la pos­tra­ción a la po­bla­ción de to­dos los paí­ses. El Con­gre­so de Vie­na se con­vo­có para vol­ver a la nor­ma­li­dad del An­ti­guo Ré­gi­men y se hi­zo, co­mo no po­día ser de otra for­ma, a la ma­ne­ra an­ti­gua, con to­da la fas­tuo­si­dad y el lu­jo ha­bi­tual de los re­yes y no­bles, con ex­tra­va­gan­cias co­mo el ban­que­te ci­ta­do o las más de 10.000 ve­las ad­qui­ri­das so­lo para la ve­la­da inau­gu­ral, pe­ro tam­bién con un es­fuer­zo de coor­di­na­ción en­tre Es­ta­dos nun­ca vis­to has­ta en­ton­ces.

La ele­gan­te Vie­na fue es­co­gi­da co­mo se­de por­que el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro se pu­so al fren­te de los in­ten­tos para re­com­po­ner el ma­pa eu­ro­peo, que ha­bía es­ta­lla­do he­cho pe­da­zos. Era uno de los ga­na­do­res, uno de los que ha­bía de­rro­ta­do a Na­po­león, y, gra­cias a las fi­nas ar­tes di­plo­má­ti­cas de su can­ci­ller Kle­mens von Met­ter­nich, se con­vir­tió en el nú­cleo del blo­que po­lí­ti­co le­gi­ti­mis­ta de los lla­ma­dos “Im­pe­rios Cen­tra­les”, por su po­si­ción en el con­ti­nen­te, cu­yo en­fren­ta­mien­to con los paí­ses más li­be­ra­les ( Fran­cia de nue­vo) iba a de­fi­nir la his­to­ria del si­glo XIX. Y las con­se­cuen­cias desem­bo­ca­rían en la Primera Gue­rra Mun­dial.

CUA­TRO PO­TEN­CIAS AN­TE EL LI­BE­RA­LIS­MO

El desa­rro­llo del Con­gre­so de Vie­na, que em­pe­zó – con re­tra­so– el 1 de no­viem­bre de 1814 y se di­la­tó has­ta el 9 de ju­nio de 1815, su­pu­so la con­sa­gra­ción co­mo ac­to­res prin­ci­pa­les en la es­ce­na prin­ci­pal de cua­tro po­ten­cias que, a par­tir de en­ton­ces, em­pe­za­ron a ser co­no­ci­das co­mo los “Cua­tro Gran­des”: la ci­ta­da Aus­tria, Ru­sia, In­gla­te­rra y Pru­sia. Re­le­ga­das a un pa­pel me­nor que­da­ron dos su­per­po­ten­cias ve­ni­das a me­nos: Es­pa­ña y Sue­cia, que a par­tir de en­ton­ces ve­rían có­mo su as­cen­dien­te dis­mi­nuía de ma­ne­ra ca­da vez más acu­sa­da, para gran dis­gus­to del or­gu­llo es­pa­ñol. A Fran­cia, por su par­te, no se la hu­mi­lló a pe­sar de ser la gran de­rro­ta­da, ya que se que­ría evi­tar

ge­ne­rar un des­con­ten­to en el país que pu­die­ra ser el ger­men de nue­vas gue­rras ( una gran di­fe­ren­cia res­pec­to a lo que ha­rían un si­glo des­pués los ga­na­do­res de la Primera Gue­rra Mun­dial con Ale­ma­nia). Co­mo se ha­bía res­tau­ra­do en el trono a los Bor­bo­nes, se con­si­de­ra­ba que las co­sas ha­bían vuel­to a su cau­ce. Es­ta opor­tu­ni­dad se­ría apro­ve­cha­da con gran in­te­li­gen­cia por Charles Mau­ri­ce de Ta­lley­rand, que a la sa­zón com­bi­na­ba los car­gos de pri­mer mi­nis­tro y mi­nis­tro de Ex­te­rio­res fran­cés.

La fugaz re­su­rrec­ción mi­li­tar de Na­po­león, con su vuel­ta al con­ti­nen­te aban­do­nan­do el exi­lio de la is­la de El­ba y dan­do la ba­ta­lla de Wa­ter­loo ape­nas unos días des­pués de aca­ba­do el Con­gre­so, pu­so a prue­ba la re­sis­ten­cia de los la­zos for­ja­dos en él.

Los Cua­tro Gran­des res­pon­die­ron fir­me­men­te y des­ar­bo­la­ron de­fi­ni­ti­va­men­te al in­do­me­ña­ble ge­ne­ral cor­so. Pe­ro es­ta prue­ba con­ven­ció to­da­vía más a las po­ten­cias mo­nár­qui­cas del con­ti­nen­te de que el gran pe­li­gro para la paz era el li­be­ra­lis­mo y, por tan­to, exis­tía la pe­ren­to­ria ne­ce­si­dad de vol­ver al ab­so­lu­tis­mo en to­da Eu­ro­pa. Para es­te ob­je­ti­vo con­si­de­ra­ron ne­ce­sa­rio im­pul­sar un nue­vo tra­ta­do: el de la San­ta Alian­za. Aus­tria, Ru­sia y Pru­sia fue­ron los im­pul­so­res y de­fen­so­res de es­ta li­ga cons­ti­tui­da en sep­tiem­bre de 1815, que se ar­ti­cu­ló ex­plí­ci­ta­men­te en torno a los prin­ci­pios cris­tia­nos de jus­ti­cia, ca­ri­dad y paz, con la pre­ten­sión de com­ba­tir el li­be­ra­lis­mo y el se­cu­la­ris­mo. Tres años des­pués, en el Con­gre­so de Aquis­grán de 1818, la San­ta Alian­za de­ci­dió ac­tuar con­tra “de­ma­go­gos y re­vo­lu­cio­na­rios” e in­ten­tó de­fi­nir una ac­ti­vi­dad in­ter­ven­cio­nis­ta allí don­de sal­ta­se un fo­co de li­be­ra­lis­mo. Gran Bre­ta­ña se ad­hi­rió a ello, aun­que con re­ser­vas. Las re­vuel­tas en Ita­lia, el Trie­nio Li­be­ral en Es­pa­ña (don­de Fran­cia in­ter­vino de­ci­si­va­men­te con su ejér­ci­to de los Cien Mil Hi­jos de San Luis en fa­vor de Fer­nan­do VII) y la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia de Gre­cia fue­ron los tres es­ce­na­rios don­de se pu­so a prue­ba es­ta con­cer­ta­ción ab­so­lu­tis­ta. En el con­flic­to he­leno aca­ba­ría por co­lap­sar­se, de­bi­do a las di­fe­ren­cias de in­tere­ses en­tre los

Aus­tria, Ru­sia y Pru­sia fue­ron las im­pul­so­ras y de­fen­so­ras de la li­ga de la San­ta Alian­za, cons­ti­tui­da en 1815

alian­cis­tas, ya que aun­que los in­de­pen­den­tis­tas eran li­be­ra­les tam­bién eran cris­tia­nos fren­te a los mu­sul­ma­nes del Im­pe­rio oto­mano.

CON­FE­DE­RA­CIÓN DEL RIN

El Con­gre­so de Vie­na tam­bién ha­bía in­ten­ta­do en­con­trar una so­lu­ción para la cues­tión de los du­ca­dos y prin­ci­pa­dos ale­ma­nes, que ha­bían que­da­do huér­fa­nos con la des­apa­ri­ción del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, or­de­na­da por Na­po­león, quien ha­bía crea­do en su lu­gar la Con­fe­de­ra­ción del Rin. Mu­chos de es­tos pe­que­ños en­tes so­be­ra­nos ha­bían apo­ya­do al ge­ne­ral fran­cés en sus pre­ten­sio­nes im­pe­ria­les, por lo que Aus­tria se ocu­pó de cons­ti­tuir un nue­vo en­te que pu­die­ra con­tro­lar, para evi­tar cual­quier ve­lei­dad fran-

RE­PRE­SIÓN.

Es­ta vi­ñe­ta re­crea al ejér­ci­to de los Cien Mil Hi­jos de San Luis, en­via­do por la San­ta Alian­za para po­ner fin al Trie­nio Li­be­ral (1820-1823) en Es­pa­ña. có­fi­la. Así na­ció la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca, que reunió a 39 es­ta­dos, el prin­ci­pal de los cua­les era el Reino de Pru­sia. To­dos ellos, in­clui­dos los ya por en­ton­ces pu­jan­tes pru­sia­nos, que­da­ban ba­jo la pre­si­den­cia de la Ca­sa de Aus­tria.

Pe­ro, para gran dis­gus­to de las mo­nar­quías ab­so­lu­tis­tas, las ideas li­be­ra­les no des­apa­re­cie­ron con Na­po­león. Lle­va­das por to­da Eu­ro­pa con sus ejér­ci­tos, fue­ron asu­mi­das por unas cla­ses me­dias que ca­da vez so­por­ta­ban me­nos el des­po­tis­mo, aun­que fue­ra ilus­tra­do. Die­ron lu­gar a la Re­vo­lu­ción de 1830, que fue du­ra­men­te re­pri­mi­da, en par­ti­cu­lar por Met­ter­nich, tan­to en las po­se­sio­nes que los aus­tría­cos te­nían en Ita­lia co­mo en Ale­ma­nia. Las con­de­nas a muer­te de los re­vo­lu­cio­na­rios se su­ce­die­ron por do­quier.

Eso erra­di­có los pri­me­ros in­ten­tos de la dé­ca­da de los 30, pe­ro tan so­lo tem­po­ral­men­te. Se pro­du­jo una fu­sión en­tre las as­pi­ra­cio­nes li­be­ra­les y los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas, que em­pe­za­ron a ex­ten­der­se por bue­na par­te de Eu­ro­pa. En par­ti­cu­lar, el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro iba a su­frir las ten­sio­nes na­cio­na­lis­tas de ma­ne­ra ca­si con­ti­nua, ya que sus do­mi­nios eran los más ex­ten­di­dos. Hun­gría, Ita­lia, Es­lo­va­quia, Bohe­mia y Mo­ra­via, y por su­pues­to los te­rri­to­rios ale­ma­nes, pon­drían a prue­ba a los go­bier­nos de Met­ter­nich y sus su­ce­so­res, pe­ro tam­bién ten­drían con­se­cuen­cias so­bre las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en el seno del con­ti­nen­te.

CREA­CIÓN DEL IM­PE­RIO ALE­MÁN

Las re­vo­lu­cio­nes del 48 fue­ron el se­gun­do in­ten­to de res­que­bra­ja­mien­to del or­den mo­nár­qui­co ab­so­lu­tis­ta, y la uni­fi­ca­ción de Ita­lia por Ga­ri­bal­di, que pu­do ex­pul­sar a los aus­tría­cos con la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de Fran­cia, fue el pri­mer re­sul­ta­do tras­cen­den­te, un pro­ce­so que cul­mi­nó en 1861. Tan so­lo cin­co años des­pués lle­ga­ría el en­fren­ta­mien­to mi­li­tar en­tre Aus­tria y Pru­sia, con la lla­ma­da Gue­rra de las Sie­te Se­ma­nas. La vic­to­ria de los pru­sia­nos, li­de­ra­dos por Ot­to von Bis­marck, con­vir­tió a es­tos en el Estado de re­fe­ren­cia den­tro de la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca, y pron­to más allá de esas fron­te­ras: en 1870 se en­zar­za­ban en la gue­rra fran­co- pru­sia­na, que tu­vo co­mo cau­sa la vo­lun­tad de Bis­marck de com­ple­tar la uni­fi­ca­ción ger­má­ni­ca con la in­cor­po­ra­ción de los es­ta­dos ale­ma­nes del sur, al­go que alar­mó a la Fran­cia de Na­po­león III, que no que­ría un gran ri­val en sus fron­te­ras del nor­te. La vic­to­ria pru­sia­na en es­ta gue­rra lle­vó a la crea­ción del Im­pe­rio Ale­mán en 1871, con la pro­cla­ma­ción del kái­ser Gui­ller­mo I. El nue­vo Estado, a pe­sar de ser el he­re­de­ro de Pru­sia, te­nía unas am­bi­cio­nes mu­cho más vas­tas, al­go que iba a ser un fac­tor cla­ve en el ca­mino que lle­va­ría has­ta la Primera Gue­rra Mun­dial. Es­tas as­pi­ra­cio­nes lle­va­ron a Bis­marck y Ale­ma­nia a ser el ac­tor más di­ná­mi­co de la po­lí­ti­ca internacional en los años si­guien­tes. For­jó así la Li­ga de los Tres Em­pe­ra­do­res, una alian­za in­for­mal con Aus­tria y con Ru­sia que era la de­mos­tra­ción más cla­ra de la con­fluen­cia de in­tere­ses en­tre los mo­nar­cas con­ser­va­do­res, uni­dos tan­to por sus in­tere­ses geo­es­tra­té­gi­cos co­mo por su re­cha­zo

Para gran dis­gus­to de las mo­nar­quías ab­so­lu­tis­tas, las ideas li­be­ra­les no des­apa­re­cie­ron con Na­po­león, pues sus ejér­ci­tos las ha­bían lle­va­do por to­da Eu­ro­pa

del li­be­ra­lis­mo, el so­cia­lis­mo y, por su­pues­to, el re­pu­bli­ca­nis­mo. Fue la primera con­se­cu­ción del lla­ma­do “sis­te­ma bis­marc­kiano”, una se­rie de alian­zas ur­di­das por el can­ci­ller ale­mán que ten­drían co­mo ob­je­ti­vo man­te­ner ais­la­da a Fran­cia y evi­tar que se ven­ga­se de su de­rro­ta con Pru­sia.

Aun así, los pro­ble­mas se mul­ti­pli­ca­ron. A la tra­di­cio­nal in­ca­pa­ci­dad de es­tas po­ten­cias para dar una so­lu­ción a la si­tua­ción de Po­lo­nia (que es­ta­ba re­par­ti­da en­tre Aus­tria, Pru­sia y Ru­sia des­de el Con­gre­so de Vie­na), se su­mó el des­plo­me del Im­pe­rio oto­mano en el es­te de Eu­ro­pa, que des­per­tó la avi­dez de Ru­sia por ane­xio­nar­se to­dos los te­rri­to­rios que aquel fue­ra de­jan­do atrás, en bue­na par­te fron­te­ri­zos con los su­yos. Su ex­pan­sio­nis­mo fue fre­na­do por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les en la Gue­rra de Cri­mea.

Pe­ro la pér­di­da de au­to­ri­dad de Cons­tan­ti­no­pla tu­vo más con­se­cuen­cias; en par­ti­cu­lar, la de dis­gre­gar los Bal­ca­nes, don­de ya se da­ba una di­fí­cil co­exis­ten­cia en­tre mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos. Em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar au­ge el mo­vi­mien­to co­no­ci­do co­mo “pa­nes­la­vis­mo”, muy vin­cu­la­do a Ru­sia. La iden­ti­dad es­la­va se­ría aco­gi­da con en­tu­sias­mo en te­rri­to­rios co­mo Ser­bia.

La Tri­ple Alian­za pre­ten­día ser­vir para ca­na­li­zar las pre­ten­sio­nes ale­ma­nas e ita­lia­nas de con­tar con co­lo­nias en los otros con­ti­nen­tes

FIR­MA DE LA EN­TEN­TE COR­DIA­LE

En el Con­gre­so de Berlín de 1878 se lle­gó a un acuer­do so­bre una nue­va es­truc­tu­ra te­rri­to­rial de los Bal­ca­nes, que con­sis­tió en la for­ma­ción de mu­chos pe­que­ños es­ta­dos. Se pre­ten­día así re­du­cir la im­por­tan­cia del pa­nes­la­vis­mo y en la prác­ti­ca que­da­ron fi­ja­das dos zo­nas de in­fluen­cia: la aus­tría­ca (a quien se le con­ce­dió la ad­mi­nis­tra­ción de Bos­nia) y la ru­sa. Es­to, que los con­tem­po­rá­neos vie­ron co­mo una gran so­lu­ción, aca­ba­ría sien­do el de­to­nan­te más de­ci­si­vo de los va­rios que con­tri­bu­ye­ron al es­ta­lli­do de la I Gue­rra Mun­dial.

El ma­pa de las alian­zas ex­pe­ri­men­tó una nue­va sa­cu­di­da en 1879 con la fir­ma de la Dú­pli­ce Alian­za en­tre Ale­ma­nia y Aus­tria- Hun­gría, que se re­ve­la­ría co­mo una co­la­bo­ra­ción muy só­li­da y du­ra­de­ra. En­se­gui­da lle­ga­ría la con­ver­sión en Tri­ple Alian­za en 1882, con la in­cor­po­ra­ción de Ita­lia. An­tes Ru­sia ha­bía rehu­sa­do, dis­gus­ta­da con los otros dos em­pe­ra­do­res, an­ta­ño ami­gos, por có­mo se ha­bía re­suel­to el re­par­to de los Bal­ca­nes. La Tri­ple Alian­za, que tam­bién pre­ten­día ser­vir para ca­na­li­zar las pre­ten­sio­nes ale­ma­nas e ita­lia­nas de con­tar con co­lo­nias en los otros con­ti­nen­tes, es el pre­ce­den­te más di­rec­to del pac­to de los im­pe­rios cen­tra­les en la Primera Gue­rra Mun­dial y tam­bién del Eje de Ale­ma­nia, Ita­lia y Ja­pón en

la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El acuer­do más im­por­tan­te en­tre sus in­te­gran­tes fue el de pro­te­ger­se mu­tua­men­te en ca­so de ser ata­ca­dos por el Reino Uni­do o por Fran­cia, per­ci­bi­dos en­ton­ces co­mo las prin­ci­pa­les ame­na­zas.

Pe­ro es­tas dos po­ten­cias em­pe­za­ron a re­vi­sar su po­lí­ti­ca internacional al ver que es­ta­ban que­dán­do­se ais­la­das. En 1904, am­bos paí­ses fir­ma­ban la lla­ma­da En­ten­te Cor­dia­le, po­nien­do pun­to fi­nal a una his­to­ria co­mún pla­ga­da de gue­rra y ri­va­li­dad du­ran­te si­glos. Se tra­ta­ba fun­da­men­tal­men­te de un pac­to de no agre­sión ins­pi­ra­do por las ideas del que des­de 1898 era mi­nis­tro de Ex­te­rio­res fran­cés, Théop­hi­le Del­cas­sé, quien creía que so­lo el en­ten­di­mien­to con Gran Bre­ta­ña po­día pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad a su país fren­te a las alian­zas que es­ta­ba te­jien­do Ale­ma­nia. Am­bas na­cio­nes con­si­guie­ron un pro­duc­ti­vo acuer­do que les per­mi­tió re­par­tir­se el nor­te de Áfri­ca.

Pron­to con­ta­rían con un alia­do más: Ru­sia. Es­ta gran po­ten­cia ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do múl­ti­ples des­en­cuen­tros con Ale­ma­nia en los años an- te­rio­res y eso ya le ha­bía lle­va­do a fir­mar una alian­za con Fran­cia en 1891.

DOS BLO­QUES DI­VI­DI­DOS

Las re­la­cio­nes ru­sas con Gran Bre­ta­ña eran mu­cho peo­res, en­fren­ta­dos por el con­trol del Asia Cen­tral du­ran­te dé­ca­das en la ri­va­li­dad co­no­ci­da co­mo “El Gran Jue­go”. Es­te an­ta­go­nis­mo ha­bía lle­va­do a que los bri­tá­ni­cos apo­ya­sen a Ja­pón en la gue­rra que le en­fren­tó con Ru­sia en­tre 1904 y 1905. Pe­ro, aca­ba­do es­te desas­tro­so epi­so­dio mi­li­tar de los ejér­ci­tos za­ris­tas, los ru­sos apli­ca­ron el prag­ma­tis­mo y fir­ma­ron un acuer­do con los bri­tá­ni­cos en 1907, lo que les vin­cu­la­ba só­li­da­men­te a los dos fir­man­tes de la En­ten­te Cor­dia­le, que se­ría por ello co­no­ci­da a par­tir de en­ton­ces co­mo Tri­ple En­ten­te.

En los años sub­si­guien­tes, es­tos dos blo­ques se de­di­ca­rían a re­for­zar­se y no to­ma­rían nin­gún ti­po de ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a re­ba­jar la ten­sión. De ese mo­do se for­jó un an­ta­go­nis­mo que pron­to iba a aca­rrear dos gue­rras mun­dia­les.

ENEMI­GO DE NA­PO­LEÓN I. El can­ci­ller aus­tría­co, Kle­mens von Met­ter­nich (en el re­tra­to de aba­jo), de­fen­dió a las mo­nar­quías eu­ro­peas en el Con­gre­so de Vie­na.

EL FI­NAL DE­FI­NI­TI­VO. En 1815, la ba­ta­lla de Wa­ter­loo pu­so fin a las gue­rras na­po­leó­ni­cas y tra­jo con­si­go el exi­lio irre­ver­si­ble de Na­po­león en la is­la de San­ta Elena.

HA­CIA LA RE­VO­LU­CIÓN. Ba­jo es­tas lí­neas, el cua­dro de Eugène De­la­croix La li­ber­tad guian­do al pue­blo, que re­pre­sen­ta una es­ce­na del 28 de ju­lio de 1830, cuan­do el pue­blo de Pa­rís le­van­tó ba­rri­ca­das.

En la fo­to, el po­lí­ti­co ita­liano Sid­ney Son­nino (1847-1922) des­can­san­do en una cue­va jun­to al mar, en la ciu­dad tos­ca­na de Li­vorno.

Isa­bel II y el pre­si­den­te fran­cés Jac­ques Chi­rac pa­san re­vis­ta a las tro­pas en los Cam­pos Elí­seos (Pa­rís), el 5 de abril de 2004, en un ac­to para con­me­mo­rar los 100 años de amis­tad for­mal en­tre Fran­cia y Gran Bre­ta­ña.

ASAM­BLEA DI­PLO­MÁ­TI­CA. En 1878, se ce­le­bró el Con­gre­so de Berlín (en es­te cua­dro de 1881, los fir­man­tes del acuer­do ber­li­nés), en el que par­ti­ci­pa­ron los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes eu­ro­peos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.