¿NE­FER­TI­TI = SE­ME­NEJ­KA­RA?

Muy Historia - - FOTOS CON HIS­TO­RIA -

Es sa­bi­do que la com­pa­ñe­ra del “hereje mo­no­teís­ta de Amar­na” –icono mo­derno de be­lle­za por el bus­to po­li­cro­ma­do que se ex­po­ne en el Mu­seo de Berlín– fue la úni­ca Gran Es­po­sa Real con­ver­ti­da en co­rre­gen­te ofi­cial por su ma­ri­do (con el nom­bre de An­jet­je­pe­ru­ra Ne­fer­ne­fe­rua­tón). Sin em­bar­go, tras 14 años de rei­na­do se pier­de por com­ple­to su ras­tro. Una teo­ría era que el do­lor por su muer­te hi­zo a Ake­na­tón bo­rrar su me­mo­ria, pe­ro ca­da vez son más los ex­per­tos que de­fien­den la po­si­bi­li­dad de que en reali­dad no mu­rie­se sino que so­bre­vi­vie­se al fa­raón –fa­lle­ci­do ha­cia 1337 a.C.–... y lo sus­ti­tu­ye­ra con el nom­bre de Se­me­nej­ka­ra. Es­te nom­bre apa­re­ce co­mo bre­ví­si­mo co­rre­gen­te al fi­nal de la vi­da de Ake­na­tón y co­mo rey en so­li­ta­rio du­ran­te unos me­ses más, has­ta la subida al trono del fa­raón ni­ño Tu­tan­ka­món. Se­gún es­ta in­tere­san­te teo­ría, el fan­tas­mal Se­me­nej­ka­ra no ha­bría si­do un va­rón, sino la mis­mí­si­ma Ne­fer­ti­ti con­ver­ti­da en rei­na-fa­raón pa­ra ase­gu­rar el trono fren­te a los enemi­gos de su di­fun­to ama­do. Res­tos ar­queo­ló­gi­cos en los que apa­re­ce con atri­bu­tos fa­raó­ni­cos (iz­da., en Kar­nak) ava­lan la con­tro­ver­ti­da te­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.