¿No ha­ce mu­cho? ¿No muy le­jos?

Muy Historia - - PA­NO­RA­MA - POR MI­CHAEL BERENBAUM (ACA­DÉ­MI­CO Y RABINO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE)

Ha­ce po­co via­jé a Madrid pa­ra vi­si­tar la ex­po­si­ción Ausch­witz.No ha­ce­mu­cho.No­muy­le­jos. y me im­pre­sio­nó, aun­que no me sor­pren­dió, que la gen­te con la que me cru­za­ba no de­ja­ra de pre­gun­tar: «¿Es­ta­mos en 1933?». Pen­sé que qui­zás se ha­bían to­ma­do de­ma­sia­do al pie de la le­tra el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción. O qui­zás no: la his­to­ria de­be to­mar­se en se­rio.

Y, sin em­bar­go, de­tes­to los pa­ra­le­lis­mos fa­ci­lo­nes en­tre el ayer y el hoy: ¡son de­ma­sia­do sim­plis­tas y omi­ten tan­tos ma­ti­ces! La gen­te su­po­ne que los dos fac­to­res de la ecua­ción son equi­va­len­tes pe­ro, en reali­dad, de­be­rían con­si­de­rar tan­to las se­me­jan­zas co­mo las di­fe­ren­cias; no unas u otras, sino am­bas. Tras el in­ten­to frus­tra­do de gol­pe de Es­ta­do de 1923, el Par­ti­do Na­zi lle­gó a la es­fe­ra po­lí­ti­ca elec­to­ral y uti­li­zó los ins­tru­men­tos pro­pios de la de­mo­cra­cia pa­ra so­ca­var­la. Al uni­fi­car el Par­ti­do Na­zi y los otros par­ti­dos, Hitler con­si­guió una ma­sa de se­gui­do­res ca­da vez ma­yor, par­ti­cu­lar­men­te en­tre la cla­se me­dia-ba­ja. Mo­reno y de cor­ta es­ta­tu­ra, Hitler su­po, no obs­tan­te, evo­car la ima­gen de un hom­bre «ario» al­to y ru­bio e ins­pi­rar al pue­blo ale­mán un or­gu­llo y un pro­pó­si­to na­cio­na­les. Con su fas­ci­nan­te ca­pa­ci­dad de ora­to­ria, cau­ti­va­ba por igual a los jó­ve­nes ale­ma­nes, in­clui­dos los uni­ver­si­ta­rios, y a la cas­ti­ga­da e in­se­gu­ra cla­se me­dia al ofre­cer­les un víncu­lo con su pa­sa­do mi­to­ló­gi­co e in­fun­dir en ellos la vi­sión de un fu­tu­ro glo­rio­so pa­ra Ale­ma­nia. No fue el an­ti­se­mi­tis­mo, ele­men­to fun­da­men­tal del ra­cis­mo de Hitler, lo que atra­jo por sí so­lo a los vo­tan­tes ale­ma­nes al Par­ti­do Na­zi, aun­que sí que le gran­jeó al­gu­nos vo­tos. Lo ver­da­de­ra- men­te lla­ma­ti­vo es que no ex­clu­yó a los na­zis co­mo can­di­da­tos pa­ra vo­tan­tes que apa­ren­te­men­te no eran an­ti­se­mi­tas. Al­gu­nos vo­ta­ron a Hitler por ser an­ti­se­mi­ta; mu­chos otros, a pe­sar de ello. Los lí­de­res de los par­ti­dos con­ser­va­do­res asu­mie­ron que, al ser hom­bres sa­bios y ex­pe­ri­men­ta­dos, po­drían con­tro­lar y uti­li­zar a Hitler y los mie­dos de sus par­ti­da­rios más acé­rri­mos pa­ra im­pul­sar su pro­pio pro­gra­ma. Cuan­do lle­gó al po­der, el odio de Hitler ha­cia los ju­díos y sus an­sias de ex­pan­sión del te­rri­to­rio ale­mán – Le­bens­raum o «es­pa­cio vi­tal»– forjaron sus po­lí­ti­cas. La te­má­ti­ca do­mi­nan­te de la ideo­lo­gía hitle­ria­na era el ra­cis­mo. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de Ale­ma­nia eran pro­pi­cias pa­ra el ad­ve­ni­mien­to del na­zis­mo: la ele­va­da in­fla­ción de 1923, por cul­pa de la cual incluso pa­ra com­prar el pan se ne­ce­si­ta­ban ca­rros de de­pre­cia­dos marcos ale­ma­nes, aca­bó por com­ple­to con la se­gu­ri­dad de la cla­se me­dia. Ade­más, los go­bier­nos ale­ma­nes eran ines­ta­bles, las elec­cio­nes se su­ce­dían, la po­lí­ti­ca es­ta­ba po­la­ri­za­da y la vio­len­cia era el pan nues­tro de ca­da día. En ma­yo de 1928, los na­zis ob­tu­vie­ron el 2,6 % del vo­to po­pu­lar. Sin em­bar­go, en las elec­cio­nes del 14 de sep­tiem­bre de 1930, tras el co­mien­zo de la Gran De­pre­sión, es­ta ci­fra al­can­zó el 18,3 %. Y es­te to­tal se du­pli­có en las elec­cio­nes de agos­to de 1932. Nos pre­gun­ta­mos so­bre la atrac­ción que ejer­cen el ex­tre­mis­mo, la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo en con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas más es­ta­bles co­mo las ac­tua­les, pe­ro la glo­ba­li­za­ción no so­lo ha traí­do ga­na­do­res, sino tam­bién per­de­do­res. Una lec­ción im­por­tan­te que de­be­mos ex­traer es que hay lí­de­res, en par­ti­cu­lar los ca­ris­má­ti­cos, a los que es im­po­si­ble con­tro­lar. Quie­nes los aú­pan al po­der pa­ra lle­var a ca­bo su pro­pio pro­gra­ma ma­ni­pu­lán­do­los po­drían aca­bar des­tru­yén­do­se a sí mis­mos y sa­cri­fi­can­do su in­te­gri­dad con su com­pli­ci­dad. Una se­gun­da lec­ción es que los pro­ble­mas com­ple­jos no tie­nen so­lu­cio­nes sen­ci­llas y que no de­be­mos ol­vi­dar­nos de aque­llos a los que las trans­for­ma­cio­nes mun­dia­les han aba­ti­do, ni de su fu­ria por las pér­di­das su­fri­das. Pa­ra que triun­fe la de­mo­cra­cia, el cen­tro po­lí­ti­co de­be re­sis­tir y go­ber­nar con efi­ca­cia.

Pue­den ver­se más­ca­ras de gas o la­tas del Zy­klon B usa­do en las cá­ma­ras le­ta­les.

La mues­tra Ausch­witz (Cen­tro de Ex­po­si­cio­nes Ar­te Ca­nal, Madrid), pro­rro­ga­da has­ta el 7 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.