Cu­rio­si­da­des

Muy Historia - - SU­MA­RIO -

Las mu­je­res egip­cias go­za­ban de ca­si los mis­mos de­re­chos que los hom­bres. Te­nían re­co­no­ci­do el de­re­cho a di­vor­ciar­se, así co­mo el de tra­ba­jar. En ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las mu­je­res no so­lía tra­ba­jar fue­ra de ca­sa, pe­ro las que lo ha­cían te­nían ga­ran­ti­za­da la igual­dad sa­la­rial.

IN­DE­PEN­DEN­CIA ASE­GU­RA­DA

Eso sí, aun­que las mu­je­res del An­ti­guo Egip­to dis­fru­ta­ban de una am­plia ga­ma de de­re­chos y li­ber­ta­des, es cier­to que en el ám­bi­to pú­bli­co y so­cial eran vis­tas co­mo in­fe­rio­res a los hom­bres. No obs­tan­te, con­ta­ban con una gran in­de­pen­den­cia ju­rí­di­ca y fi­nan­cie­ra. Po­dían com­prar y ven­der pro­pie­da­des, ejer­cer co­mo ju­ra­dos y fir­mar cual­quier ti­po de con­tra­to le­gal; in­clu­so ne­go­cia­ban con­tra­tos pre­nup­cia­les, en los que se in­cluían to­dos los bie­nes y ri­que­zas que la mu­jer apor­ta­ba al ma­tri­mo­nio, y eran com­pen­sa­das por ello en ca­so de di­vor­cio. Es­to su­po­nía una no­ta­ble di­fe­ren­cia con el es­ta­tus de las mu­je­res grie­gas, por ejem­plo, que eran pro­pie­dad de sus ma­ri­dos, sin de­re­cho al di­vor­cio ni a otras mu­chas li­ber­ta­des.

Pin­tu­ra mu­ral de la tum­ba de Men­na (es­cri­ba del fa­raón Tut­mo­sis IV) en la que se re­pre­sen­ta a un agri­men­sor que mi­de un mai­zal en pre­sen­cia del pro­pie­ta­rio y de su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.