Entrevista: Aman­da Fi­gue­ras

La pe­rio­dis­ta (Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dès, Bar­ce­lo­na,1978) nos ofre­ce su vi­sión de la fe mu­sul­ma­na des­de un pris­ma feminista, sin fa­na­tis­mos y en­ten­di­da co­mo un mensaje de paz, tal co­mo lo en­fo­ca en su li­bro Por qué el is­lam (Pe­nín­su­la, 2018).

Muy Historia - - SU­MA­RIO - FER­NAN­DO COHNEN PE­RIO­DIS­TA

Cuán­do de­ci­dió con­ver­tir­se al is­lam? No soy ca­paz de iden­ti­fi­car un mo­men­to exac­to, no hu­bo un pun­to de in­fle­xión cla­ro, sino que fue un pro­ce­so. Un pe­río­do lar­go, de años, du­ran­te los cua­les a ve­ces es­tu­ve más cer­ca y otras más ale­ja­da del is­lam. Pe­ro lle­gó un día en que per­dí el mie­do y me en­con­tré más có­mo­da re­co­no­cién­do­me tal y co­mo me sen­tía: mu­sul­ma­na. Quie­ro pun­tua­li­zar que no me gus­ta ha­blar de “con­ver­sión”. Prin­ci­pal­men­te, por­que no lle­gué al is­lam des­de otra re­li­gión, no cam­bié, y ade­más por­que eso me sue­na a al­go má­gi­co, ins­tan­tá­neo, cuan­do en reali­dad ha si­do una de las de­ci­sio­nes que más he me­di­ta­do en mi vi­da.

¿Qué la con­ven­ció del is­la­mis­mo?

Su­pon­go que quie­res de­cir qué me con­ven­ció de la re­li­gión de Maho­ma. De eso pre­ci­sa­men­te ha­blo en mi li­bro, de por qué el is­lam. Y es que so­lo se nos ha­bla de la fe mu­sul­ma­na des-

de un pun­to de vis­ta ne­ga­ti­vo, co­mo si fue­ra una creen­cia os­cu­ra, que li­mi­ta y ha­ce que los mu­sul­ma­nes lle­ve­mos una vi­da tris­te. En reali­dad, no es pa­ra na­da así. Me enamo­ró del is­lam lo que me da: la guía, la paz, el so­sie­go al de­jar­lo to­do en ma­nos de Alá. Pe­ro ade­más es un mo­do de vi­da más sano, en el que tra­ta­mos de dar más im­por­tan­cia a las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les. Y, por su­pues­to, me atra­jo tam­bién to­do lo que tie­ne de lu­cha por el bie­nes­tar so­cial y la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Asi­mis­mo, me pa­re­ció re­vo­lu­cio­na­rio el tra­to a la mu­jer en el is­lam, es­pe­cial­men­te por lo que su­pu­so en la épo­ca. Ha­ce más de 1.400 años, el is­lam ase­gu­ra­ba a la mu­jer el de­re­cho a la pro­pie­dad, a la he­ren­cia, a la in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra, a la li­bre elección, al di­vor­cio y al abor­to has­ta los cua­ren­ta días de ges­ta­ción.

En su li­bro, di­ce que en Es­pa­ña no es que se re­cha­ce el is­lam sino que no gus­ta lo di­fe­ren­te, a me­nos que ten­ga di­ne­ro o es­té de mo­da. ¿Es di­fí­cil ser mu­sul­ma­na en nues­tro país?

Sí, a ve­ces es com­pli­ca­do, en es­pe­cial pa­ra las mu­je­res que so­mos vi­si­ble­men­te mu­sul­ma­nas por­que lle­va­mos ve­lo. So­mos ob­je­ti­vo de odios y su­fri­mos di­ver­sas dis­cri­mi­na­cio­nes: por ser mu­jer, por ser mu­sul­ma­na, por lle­var ve­lo. So­mos las ma­yo­res víc­ti­mas de la is­la­mo­fo­bia. To­do eso, que pa­re­cen so­lo pa­la­bras, se tra­du­ce en co­sas tan­gi­bles. Cues­tio­nes co­mo que nos cues­ta mu­cho más en­con­trar un em­pleo o al­qui­lar una vi­vien­da, o co­mo que nues­tros de­re­chos no se res­pe­tan. Y con ello me re­fie­ro a te­mas co­mo la fal­ta de me­nús ha­lal en co­le­gios, de cla­ses de is­lam o has­ta de ce­men­te­rios don­de ser en­te­rra­das de acuer­do con nues­tras creen­cias.

¿ Los es­pa­ño­les son es­pe­cial­men­te is­la­mó­fo­bos o es al­go ge­ne­ral?

Co­mo cuen­to en mi li­bro, en la pri­ma­ve­ra de 2016 el Pew Re­search Cen­ter ana­li­zó los sen­ti­mien­tos ha­cia los mu­sul­ma­nes y se­ña­ló, en­tre otras co­sas, que el 72% de los hún­ga­ros, el 69% de los ita­lia­nos, el 66% de los po­la­cos y el 50% de los es­pa­ño­les – más de 23 mi­llo­nes de per­so­nas– te­nían una opi­nión “des­fa­vo­ra­ble” de ellos. Mien­tras, el por­cen­ta­je se re­du­cía al 35% en el ca­so de Sue­cia y Ho­lan­da, o al 29% en Fran­cia y Ale­ma­nia y al 28% en el Reino Uni­do. En to­dos los ca­sos las ci­fras ha­bían au­men­ta­do res­pec­to a la en­cues­ta rea­li­za­da un año an­tes; en el ca­so de Es­pa­ña, un trá­gi­co 8%. Hay un da­to clave en to­da es­ta ma­ra­ña de nú­me­ros. Los paí­ses don­de el re­cha­zo a los mu­sul­ma­nes es me­nor son los que tie­nen un ma­yor por­cen­ta­je de po­bla­ción mu­sul­ma­na. La re­la­ción es la si­guien­te: en Reino Uni­do, el re­cha­zo al­can­za el 28% y su po­bla­ción mu­sul­ma­na es del 4,8%; en Ale­ma­nia y Fran­cia, 29% y un 5,8% y un 7,5% de mu­sul­ma­nes.

¿Có­mo reac­cio­na­ron su fa­mi­lia y sus ami­gos al sa­ber que era mu­sul­ma­na?

Aun­que no tu­ve la tí­pi­ca con­ver­sa­ción de “Sen­taos, te­ne­mos que ha­blar”, hu­bo con­ver­sa­cio­nes. La pri­me­ra reac­ción cuan­do lo su­pie­ron fue de cier­to mie­do y ca­breo, to­do fru­to de la des­in­for­ma­ción que hay so­bre el is­lam. Lo ló­gi­co era que se asus­ta­ran, por­que to­do lo que se ve del is­lam en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sue­le ser ma­lo. Más bien no es lo que se ve del is­lam, sino lo que los me­dios – en ge­ne­ral– di­cen que es el is­lam. No se di­fun­den his­to­rias de mu­sul­ma­nes con éxi­to, no se ven mu­sul­ma­nes en las se­ries o pe­lí­cu­las si no es pa­ra ha­cer de per­so­na­jes con­flic­ti­vos, no so­mos vi­si­bles co­mo la par­te ac­ti­va de la so­cie­dad que so­mos. Los mu­sul­ma­nes so­mos una mi­no­ría ol­vi­da­da a la que so­lo se le da voz si es pa­ra ha­blar de te­rro­ris­mo, del ve­lo o del mal lla­ma­do “bur­ki­ni”. No se nos da la voz pa­ra par­ti­ci­par co­mo cual­quier otro ciu­da­dano de pleno de­re­cho. Se nos pi­de que es­te­mos in­te­gra­dos mien­tras se nos tra­ta co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da.

En el plano per­so­nal o pro­fe­sio­nal, ¿qué obs­tácu­los se ha en­con­tra­do?

En lo per­so­nal, lo cier­to es que lo bueno ha com­pen­sa­do lo ma­lo. Hay per­so­nas de las que me he dis­tan­cia­do, pe­ro Alá me ha pues­to a otras per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas en el ca­mino. En cuan­to a lo la­bo­ral, es otro can­tar. Creo no obs­tan­te que esa pre­gun­ta de­be­ría ir di­ri­gi­da a los em­plea­do­res: ¿ con­tra­ta­ríais a una pe­rio­dis­ta

Es una pe­na la po­ca im­por­tan­cia que se le da en Es­pa­ña al le­ga­do an­da­lu­sí

Tan te­rri­ble es im­po­ner el uso del ve­lo a una mu­jer co­mo prohi­bir que se lo pon­ga

con más de diez años de ex­pe­rien­cia, idio­mas y di­ver­sas cua­li­da­des, pe­ro con ve­lo? Yo en es­te mo­men­to no tra­ba­jo en nin­gún me­dio, sino que soy au­tó­no­ma y ha­go di­ver­sos tra­ba­jos. Y que yo se­pa no hay nin­gu­na mu­jer con ve­lo en gran­des me­dios en Es­pa­ña.

¿Por qué de­ci­dió po­ner­se el ve­lo?

Pa­ra mu­chas mu­sul­ma­nas, eso es al­go muy ín­ti­mo. No va­mos pre­gun­tan­do a las per­so­nas por qué se po­nen lo que se po­nen, pe­ro si son mu­sul­ma­nas pa­re­ce que sí po­de­mos ha­cer­lo. No obs­tan­te, en es­te ca­so siem­pre apro­ve­cho la pre­gun­ta pa­ra ex­pli­car al­gu­nas co­sas, co­mo que las ra­zo­nes pa­ra po­nér­se­lo pue­den ser muy di­ver­sas. Mu­chas creen que así nos lo pi­de Alá en el Co­rán, de mo­do que cum­plir con ello se­ría un ac­to más de ado­ra­ción, igual que re­za­mos cin­co ve­ces al día. Otras creen que es so­lo una re­co­men­da­ción. Otras lo pue­den ha­cer por el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia al gru­po o por­que usan su cuer­po co­mo te­rri­to­rio de lu­cha po­lí­ti­ca. Sea co­mo fue­re, pa­ra mí la clave es que no es un te­ma del que ten­ga­mos que es­tar siem­pre ha­blan­do – hay otras co­sas más in­tere­san­tes– y que, an­te to­do, se res­pe­te la vo­lun­tad de la mu­jer. Tan te­rri­ble es im­po­ner el uso del ve­lo a una mu­jer co­mo prohi­bir que se lo pon­ga. En am­bos ca­sos, se me­nos­ca­ba su ca­pa­ci­dad de de­ci­sión.

¿El is­lam dis­cri­mi­na a la mu­jer?

No, el is­lam no, pe­ro otra co­sa es lo que ha­gan los mu­sul­ma­nes. Es in­ne­ga­ble que las mu­je­res en Es­pa­ña se­gui­mos te­nien­do mu­cho por lo que lu­char y que es­ta­mos en peor po­si­ción que los hom­bres. So­mos víc­ti­mas de te­rro­ris­mo do­més­ti­co y aún co­bra­mos me­nos que ellos por el mis­mo tra­ba­jo. Y eso pa­sa por­que so­mos mu­je­res, in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión. Lue­go, den­tro de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca, tam­bién te­ne­mos pro­ble­mas, y a ellos nos en­fren­ta­mos. Nues­tra lu­cha nun­ca es vi­si­bi­li­za­da, pe­ro exis­te.

¿Exis­te un fe­mi­nis­mo mu­sul­mán?

Exis­ten fe­mi­nis­mos is­lá­mi­cos, son di­ver­sos, pe­ro en cual­quier ca­so sí, las mu­je­res mu­sul­ma­nas es­ta­mos en la lu­cha con nues­tras he­rra­mien­tas y tra­tan­do de se­guir nues­tras agen­das. Aun­que, a de­cir ver­dad, per­de­mos de­ma­sia­do tiem­po en la ab­sur­da la­bor de jus­ti­fi­car nues­tra pro­pia exis­ten­cia por­que des­de el fe­mi­nis­mo he­ge­mó­ni­co, ese que se arro­ga el de­re­cho de re­par­tir los car­nés de fe­mi­nis­tas, se em­pe­ñan en de­cir­nos que “fe­mi­nis­mo is­lá­mi­co” es un oxí­mo­ron, cuan­do en reali­dad es más bien una re­dun­dan­cia.

¿Es­pa­ña ha ol­vi­da­do sus tra­di­cio­na­les víncu­los con el is­lam?

Sos­pe­cho que, más que ol­vi­dar, po- dría­mos ha­blar de bo­rrar. Es una pe­na la po­ca im­por­tan­cia que se le da al le­ga­do an­da­lu­sí. Es­pa­ña de­be­ría ser una po­ten­cia en el mer­ca­do del tu­ris­mo ha­lal, pen­sa­do es­pe­cial­men­te pa­ra los mu­sul­ma­nes. Y creo que se po­dría es­tu­diar el ára­be co­mo se­gun­da len­gua, dada nues­tra his­to­ria y nues­tra si­tua­ción geo­grá­fi­ca.

¿ Por qué cree que cues­ta tan­to en­ten­der que el is­lam es mul­ti­for­me, he­te­ro­gé­neo?

Por­que es lo que se nos ven­de. Se ha crea­do un ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo en el que el mu­sul­mán es el mo­ro sub­de­sa­rro­lla­do y na­da más. De he­cho, la his­to­ria de Es­pa­ña se eri­ge en con­tra­po­si­ción a eso pre­ci­sa­men­te.

¿Hay al­gu­na for­ma de plan­tar ca­ra a esos pre­jui­cios is­la­mó­fo­bos?

Lo pri­me­ro es que hay que te­ner ga­nas de ha­cer­lo. Creo que des­de los po­de­res pú­bli­cos se de­be­ría tra­ba­jar más en la di­ver­si­dad. Pe­ro ¿ cuán­tos mu­sul­ma­nes prac­ti­can­tes – que no es lo mis­mo que gen­te con ape­lli­dos que sue­nen a ára­be– hay en los par­ti­dos po­lí­ti­cos? Ade­más, hay que tra­ba­jar a es­ca­la lo­cal, y eso es­tá me­jo­ran­do mu­cho de un tiem­po a es­ta par­te. Las aso­cia­cio­nes de mu­sul­ma­nes son ca­da vez más ac­ti­vas y par­tí­ci­pes en las lo­ca­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.