La inigua­la­ble Lady Day

Muy Historia - - FOTOS CON HISTORIA -

El nom­bre real de Bi­llie Ho­li­day (1915-1959) era Elea­no­ra Fa­gan, pe­ro fue co­no­ci­da co­mo Lady Day. Vi­vió cua­ren­ta y cua­tro años tan in­ten­sos co­mo su ma­ne­ra de can­tar, prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de su voz. Pa­ra al­gu­nos, su ca­pa­ci­dad vo­cal no era tan pri­vi­le­gia­da co­mo la de Ella Fitz­ge­rald, pe­ro po­cas can­tan­tes han trans­mi­ti­do tan­to en la mú­si­ca. De­cían que can­ta­ba des­pa­cio, co­mo si es­tu­vie­ra fa­ti­ga­da, y pro­ba­ble­men­te fue­ra así: sa­bo­rea­ba ca­da no­ta y trans­mi­tía ese can­san­cio cons­tan­te de los que vi­ven de­pri­sa.

De ni­ña ejer­ció la pros­ti­tu­ción y al po­co tiem­po em­pe­zó a ac­tuar en clubs noc­tur­nos de Nue­va York. Siem­pre fue con­su­mi­do­ra de dro­gas y la ima­gen que te­ne­mos de ella con flo­res blan­cas ador­nán­do­le el pe­lo y esa ex­pre­sión un tan­to ida en la mi­ra­da nos re­cuer­da que tu­vo una gran in­fluen­cia en la des­apa­re­ci­da Amy Wi­nehou­se, aun­que en su nó­mi­na de ad­mi­ra­do­res tam­bién des­ta­can can­tan­tes tan dis­tin­tos co­mo Frank Si­na­tra o Ja­nis Jo­plin. Ele­gi­da por la re­vis­ta Ti­me una de las can­cio­nes más im­por­tan­tes del si­glo XX, Stran­ge Fruit (ba­sa­da en el poe­ma Fru­to ex­tra­ño, de Abel Mee­ro­pol, 1937) la ca­ta­pul­tó a la fa­ma. Se tra­ta de un can­to tris­te y amar­go que ha­bla de los lin­cha­mien­tos a ne­gros en los es­ta­dos su­re­ños.

En la fo­to, Lady Day y su pe­rro Mis­ter en la in­ti­mi­dad del ca­me­rino del club de jazz neo­yor­quino Down­beat, re­tra­ta­dos por el fo­tó­gra­fo Bill Gottlieb en ju­nio de 1946.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.