Ella, la rei­na del jazz

Muy Historia - - FOTOS CON HISTORIA -

El jazz no hu­bie­ra si­do lo mis­mo sin la fi­gu­ra de Ella Fitz­ge­rald (1917-1996). Jun­to con Bi­llie Ho­li­day y Sa­rah Vaug­han, es­tá con­si­de­ra­da co­mo la can­tan­te más im­por­tan­te del gé­ne­ro. Apo­da­da “La Pri­me­ra Da­ma de la can­ción”, tu­vo una vi­da di­fí­cil des­de su in­fan­cia. A par­tir de los die­ci­séis años em­pe­zó a ac­tuar en clubs. En­se­gui­da, el ta­len­to de Ella fue des­cu­bier­to por pro­duc­to­res mu­si­ca­les que la lan­za­ron al es­tre­lla­to. Ga­nó 13 pre­mios Grammy y se con­vir­tió en una le­yen­da del mun­do de la mú­si­ca. Lo ha­bía ob­te­ni­do to­do por su for­mi­da­ble voz, que lo­gra­ba pro­yec­tar con una na­tu­ra­li­dad inusual fue­se el gé­ne­ro que fue­se el que se le pro­pu­sie­se: has­ta era ca­paz de imi­tar ca­da ins­tru­men­to de una ban­da. Tan­to por su fí­si­co co­mo por su es­ti­lo más bien tor­pe en el es­ce­na­rio o su ac­ti­tud –siem­pre tí­mi­da–, fue cri­ti­ca­da en sus co­mien­zos. Pe­ro al fi­nal mu­chos gran­des del jazz, des­de Du­ke Elling­ton, Count Ba­sie y Nat King Co­le has­ta Frank Si­na­tra, Dizzy Gi­lles­pie y Benny Good­man, se pe­lea­ban pa­ra po­der te­ner el pla­cer de tra­ba­jar con ella. La maes­tría de Ella a la ho­ra de im­pro­vi­sar vo­cal­men­te, que se co­no­ce con el nom­bre de scat, aca­ba­ría sien­do uno de sus sig­nos iden­ti­ta­rios, al igual que lo fue­ron sus me­mo­ra­bles due­tos con Louis Arms­trong, el otro ge­nio del scat. Esos diá­lo­gos, que son au­tén­ti­cas in­ter­pre­ta­cio­nes úni­cas, de­ja­ban fas­ci­na­do a un pú­bli­co tan di­ver­so co­mo su ran­go vo­cal. Pa­ra la dé­ca­da de 1990, Ella ha­bía gra­ba­do más de 200 ál­bu­mes. En 1991, dio su úl­ti­mo con­cier­to en el fa­mo­so Car­ne­gie Hall de Nue­va York.

En la fo­to, la can­tan­te en un mo­men­to de des­can­so en la ha­bi­ta­ción de su ho­tel en Lon­dres, du­ran­te su gi­ra eu­ro­pea de 1961.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.