LA RUBIA “SEÑORITA DOCTOR”

Muy Historia - - CRONOLOGÍA -

El juez mi­li­tar Pie­rre Bou­char­don se atre­ve a des­cri­bir de­ta­lla­da­men­te a Els­beth Schrag­mü­ller, pie­za cla­ve del ser­vi­cio se­cre­to ale­mán, a par­tir ex­clu­si­va­men­te de los tes­ti­mo­nios aje­nos, ya que él nun­ca lle­gó a co­no­cer­la. Es­tas son sus pa­la­bras: “Una per­so­na agra­da­ble, al­go en­tra­da en car­nes, cor­pu­len­ta, rubia, po­lí­glo­ta, cu­bier­ta de bi­su­te­ría muy lla­ma­ti­va. ¿Su nom­bre? Tie­ne tan­tos que ni si­quie­ra ella mis­ma sa­be cuál es el ver­da­de­ro: Frau­lein El­sa, Miss Dok­tor, Ma­de­moi­se­lle Renn­mü­ller... La ma­yo­ría la lla­ma sen­ci­lla­men­te La Rubia. Fu­ma sin pa­rar ci­ga­rri­llos ru­sos y de­ja ver los mus­los al cru- zar len­ta­men­te las pier­nas. A na­die se le ocu­rre dis­cu­tir sus ór­de­nes, que por otra par­te nun­ca re­pi­te. Los co­ro­ne­les le ha­blan con la mano en la vi­se­ra de la go­rra y la sa­lu­dan con un ta­co­na­zo. De vez en cuan­do, ju­gue­tea con una Brow­ning que sa­ca del bol­si­llo o aca­ri­cia el man­go de un lá­ti­go con la mano car­ga­da de pe­sa­das sor­ti­jas...”.

Por su par­te, el tam­bién es­pía y no­ve­lis­ta Char­les Lu­cie­to, aña­de: “Tie­ne ojos de ace­ro, que te es­cru­tan y te atra­vie­san. Aun­que yo vi­vie­ra mil años y ella es­tu­vie­ra en me­dio de una ma­sa enorme de per­so­nas, siem­pre re­co­no­ce­ría por sus ojos a la Señorita Doctor”.

Els­beth Schrag­mü­ller en una fo­to de los ar­chi­vos de la in­te­li­gen­cia ale­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.