LA AMÉ­RI­CA TRIUNFANTE

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Es­ta­dos Uni­dos no su­frió el con­flic­to en te­rri­to­rio pro­pio y so­lo par­ti­ci­pó al fi­nal, pe­ro el es­fuer­zo de gue­rra y la fa­bri­ca­ción de ar­mas ven­di­das a Eu­ro­pa tra­je­ron un im­por­tan­te im­pul­so al país, que se con­so­li­dó co­mo lí­der eco­nó­mi­co, in­dus­trial y po­lí­ti­co a ni­vel mun­dial.

La dé­ca­da de los vein­te fue la del des­pe­gue de la so­cie­dad de con­su­mo, con el au­to­mó­vil co­mo prin­ci­pal sím­bo­lo. Henry Ford re­vo­lu­cio­nó la pro­duc­ción in­dus­trial al im­plan­tar – que no in­ven­tar, co­mo sue­le creer­se– la ca­de­na de mon­ta­je pa­ra su Ford T, lo que per­mi­tió a las fa­mi­lias ame­ri­ca­nas com­prar co­che a ba­jo pre­cio. Es­to, a su vez, cam­bió pa­ra siem­pre la es­truc­tu­ra de las ciu­da­des, que se ex­ten­die­ron en esas in­men­sas áreas sub­ur­ba­nas que hoy co­no­ce­mos. Fue tam­bién la épo­ca en la que la elec­tri­ci­dad em­pe­zó a lle­gar de for­ma ge­ne­ra­li­za­da a los ho­ga­res y, con ella, otro gran sím­bo­lo, el elec­tro­do­més­ti­co y, en par­ti­cu­lar, la ra­dio –en­tre 1923 y 1930, el 60% de las fa­mi­lias com­pra­ron un apa­ra­to–. La in­dus­tria de Holly­wood y los ras­ca­cie­los com­ple­tan el re­tra­to de una so­cie­dad ca­da vez más opu­len­ta que ca­mi­na­ba sin sa­ber­lo ha­cia el desas­tre del año 29.

Obre­ros de una fá­bri­ca Ford en­sam­blan­do un co­che mo­de­lo T.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.