Men­sa­je­ros en­tre trin­che­ras

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

LAS TRIN­CHE­RAS DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL de­vas­ta­ron a los sol­da­dos des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co y psi­co­ló­gi­co. Sin co­mi­da, en con­di­cio­nes de hi­gie­ne in­fra­hu­ma­nas y con­vi­vien­do día a día con la muer­te, es­tos hom­bres re­cu­rrían a in­ge­nio­sas ma­ne­ras de co­mu­ni­car­se en­tre trin­che­ras me­dian­te sig­nos, cohe­tes, es­pe­jos, ban­de­ras de di­fe­ren­tes co­lo­res o lámparas de pa­ra­fi­na, así co­mo en­vian­do ani­ma­les con men­sa­jes. En efec­to, du­ran­te la Gran Gue­rra los pe­rros tu­vie­ron un tra­ba­jo im­por­tan­te: lle­var ins­truc­cio­nes y ór­de­nes a tra­vés del cam­po de ba­ta­lla. Pa­ra que cum­plie­ran esa la­bor, se co­lo­ca­ba la in­for­ma­ción den­tro de pe­que­ñas cáp­su­las que se pe­ga­ban a su cuer­po. Asi­mis­mo, se les en­co­men­dó la ta­rea de des­ple­gar lí­neas de te­lé­gra­fo.

Otra es­pe­cie de gran va­lía pa­ra la trans­mi­sión de men­sa­jes du­ran­te la con­tien­da fue­ron las pa­lo­mas; de he­cho, al­gu­nas lle­ga­ron in­clu­so a ser con­de­co­ra­das por sus ser­vi­cios. Tam­bién se re­cu­rrió a los co­rre­do­res pro­fe­sio­na­les pa­ra tras­la­dar in­for­ma­ción de una lí­nea del fren­te a otra. Es­te fue uno de los co­me­ti­dos más peligrosos, un pues­to en el que la ten­sión era má­xi­ma, ya que los men­sa­je­ros eran blan­co prio­ri­ta­rio pa­ra las fuer­zas enemi­gas.

Un sol­da­do fran­cés lee un men­sa­je que re­ci­be de un pe­rro lle­ga­do des­de otro pun­to del fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.