Causas de un con­flic­to anunciado

Ba­jo una apa­rien­cia de cal­ma y pros­pe­ri­dad, la­tían en Eu­ro­pa las ten­sio­nes no re­suel­tas des­de el si­glo XIX: te­rri­to­ria­les, co­lo­nia­les, ideo­ló­gi­cas, ar­ma­men­tís­ti­cas... Y en 1914 to­do sal­tó por los ai­res.

Muy Historia - - SUMARIO - FERNANDO COHNEN PE­RIO­DIS­TA

Mu­chos eu­ro­peos vi­vie­ron el tiem­po trans­cu­rri­do en­tre 1900 y 1914 co­mo una ex­ten­sión de la Be­lle Épo­que, una era idí­li­ca de ele­gan­tes sa­lo­nes de bai­le con mu­je­res en­fun­da­das en ves­ti­dos blan­cos, bu­le­va­res lle­nos de ani­ma­dos ca­fés y gen­te ha­cien­do píc­nic en el cam­po o re­man­do en plá­ci­dos ríos. Pe­ro esa ima­gen no se ajus­ta­ba a la reali­dad.

Los más in­for­ma­dos eran muy cons­cien­tes de los ries­gos que te­nían de­lan­te. En Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia y Ru­sia se pro­du­je­ron in­nu­me­ra­bles huel­gas, lo mis­mo que en otros paí­ses. En las fá­bri­cas la­tía el des­con­ten­to y en las can­ci­lle­rías eu­ro­peas ha­bía un mie­do muy real de que es­ta­lla­se una re­vo­lu­ción. Por otro la­do, se es­ta­ba pro­du­cien­do un gran cam­bio tec­no­ló­gi­co im­pul­sa­do por un con­ti­nuo cau­dal de ade­lan­tos téc­ni­cos, co­mo la elec­tri­ci­dad, el au­to­mó­vil, el avión o el ci­ne. Fue­ron los años en que Eins­tein pu­bli­có su teo­ría de la re­la­ti­vi­dad es­pe­cial, Leo Bae­ke­land in­ven­tó la ba­que­li­ta y Ma­rie Cu­rie ais­ló el ra­dio. En un lap­so de tiem­po muy cor­to, la tec­no­lo­gía mi­li­tar ex­pe­ri­men­tó un desa­rro­llo es­pec­ta­cu­lar. Las ame­tra­lla­do­ras eran muy fia­bles, los ae­ro­pla­nos po­dían lle­var a bor­do ar­mas le­ta­les y los nue­vos des­truc­to­res te­nían to­rre­tas de ar­ti­lle­ría mo­vi­das por me­ca­nis­mos eléc­tri­cos, cu­yos ca­ño­nes po­dían acer­tar a un bar­co enemi­go si­tua­do a va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

EN­TRE EL TE­MOR Y LA EUFORIA

An­cla­dos en el pa­sa­do, los po­lí­ti­cos eu­ro­peos tra­ta­ban de li­diar con aque­llos avan­ces y con la cre­cien­te agi­ta­ción so­cial en el con­ti­nen­te. En un am­bien­te en el que se en­tre­mez­cla­ban la euforia de la in­dus­tria­li­za­ción y el te­mor a un es­ta­lli­do re­vo­lu­cio­na­rio, el li­bre­cam­bis­mo si­guió mar­can­do la pau­ta en to­dos los paí­ses pro­duc­to­res del mun­do, or­ga­ni­zan­do la vi­da eco­nó­mi­ca pla­ne­ta­ria se­gún dic­ta­ban las con­ve­nien­cias del círcu­lo de po­der eu­ro­nor­te­ame­ri­cano. Ani­ma­dos por el im­pre­sio­nan­te cau­dal de di­ne­ro

que cir­cu­la­ba en las Bol­sas mun­dia­les, los li­bre­cam­bis­tas cre­ye­ron que la ins­tau­ra­ción del cos­mo­po­li­tis­mo eco­nó­mi­co evi­ta­ría pa­ra siem­pre las gue­rras in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro se equi­vo­ca­ron: una de las con­tien­das más bru­ta­les que iba a con­tem­plar la hu­ma­ni­dad es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar. La con­cen­tra­ción del po­der en ma­nos de In­gla­te­rra, EE UU y Fran­cia, a los que pron­to se su­mó Ru­sia, las re­cla­ma­cio­nes de una ca­da vez más po­de­ro­sa Ale­ma­nia, que exi­gía su par­te del pas­tel co­lo­nial, y la de­ca­den­cia del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, que no su­po fre­nar la es­pi­ral de vio­len­cia en los Bal­ca­nes, con­tri­bu­ye­ron al es­ta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

UNA CONCATENACIÓN DE FACTORES

Si re­ci­bió el ca­li­fi­ca­ti­vo de mun­dial fue por­que en ella par­ti­ci­pa­ron las gran­des po­ten­cias de la épo­ca di­vi­di­das en dos alian­zas opues­tas: la Tri­ple Alian­za, for­ma­da por el Im­pe­rio ale­mán y el aus­trohún­ga­ro, y la Tri­ple En­ten­te, cons­ti­tui­da por el Reino Uni­do, Fran­cia y el Im­pe­rio ru­so. Ita­lia, que era miem­bro de la Tri­ple Alian­za, ter­mi­nó cam­bian­do de ban­do, lo mis­mo que otras na­cio­nes que aca­ba­rían in­gre­san­do en una u otra fac­ción. Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos apo­ya­ron a la Tri­ple En­ten­te, mien­tras Bul­ga­ria y el Im­pe­rio oto­mano se unie­ron a las fi­las de pru­sia­nos y aus­tría­cos. La ane­xión de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na por par­te del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro en 1908 en­fu­re­ció a Ser­bia y a su alia­do el Im­pe­rio ru­so, lo que pro­vo­có la des­es­ta­bi­li­za­ción de los Bal­ca­nes, una re­gión que era co­no­ci­da co­mo “el pol­vo­rín de Eu­ro­pa”. Si Ser­bia en­ca­be­za­ba la uni­fi­ca­ción es­la­va, el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro ve­ría es­fu­mar­se a to­das sus pro­vin­cias es­la­vas del sur y, por tan­to, ca­si to­da su cos­ta. “La pér­di­da de te­rri­to­rio y de pres­ti­gio que su­pon­dría la su­pre­ma­cía ser­bia re­le­ga­ría a la mo­nar­quía aus­tría­ca a la con­di­ción de un pe­que­ño po­der”, es­cri­be el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Mar­tin Gil­bert en su li­bro La I Gue­rra Mun­dial (1988).

Pe­ro ¿ fue ese el mo­ti­vo del con­flic­to bé­li­co? En reali­dad, la gue­rra sur­gió de la concatenación de di­ver­sos factores. Se­ría in­jus­to se­ña­lar a una so­la na­ción co­mo cul­pa­ble de pro­vo­car la car­ni­ce­ría que es­ta­ba a pun­to de des­en­ca­de­nar­se. Si no hu­bie­ra es­ta­lla­do la Gran Gue­rra en 1914, ha­bría ha­bi­do otra po­cos años des­pués. En cual­quier ca­so, Ale­ma­nia pu­do ha­ber de­te­ni­do aque­lla lo­cu­ra be­li­cis­ta si le hu­bie­ra di­cho a Vie­na que fre­na­ra su en­fren­ta­mien­to con Ser­bia. Pe­ro, una vez que el em­pe­ra­dor aus­trohún­ga­ro de­ci­dió de­cla­rar la gue­rra, los mi­li­ta­res pru­sia­nos pen­sa­ron que po­dían de­rro­tar a Ru­sia, aun­que an­tes te­nían que do­ble­gar a

An­cla­dos en el pa­sa­do, los po­lí­ti­cos eu­ro­peos tra­ta­ban de li­diar con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y

la cre­cien­te agi­ta­ción so­cial

Ale­ma­nia es­ta­ba en el cen­tro neu­rál­gi­co del con­flic­to: era una gran po­ten­cia que no ha­bía en­tra­do en el re­par­to co­lo­nial

Fran­cia en po­cas se­ma­nas, al­go que el Es­ta­do Ma­yor ale­mán dio por he­cho. Asi­mis­mo, los ru­sos te­nían sin du­da el de­re­cho de apo­yar a los ser­bios cuan­do el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro les de­cla­ró la gue­rra, pe­ro, si Ru­sia hu­bie­ra pre­sio­na­do a Ser­bia pa­ra que de­ja­ra de pres­tar apo­yo a los gru­pos te­rro­ris­tas que aten­ta­ban con­tra Aus­tria, los ca­ño­nes no ha­brían abier­to fue­go en ese mo­men­to.

De una u otra ma­ne­ra, Ale­ma­nia es­ta­ba en el cen­tro neu­rál­gi­co del con­flic­to que se ave­ci­na­ba, ya que era una gran po­ten­cia in­dus­trial que no ha­bía en­tra­do en el re­par­to co­lo­nial apa­ña­do por fran­ce­ses e in­gle­ses dé­ca­das an­tes, ra­zón por la que exi­gía su pues­to de pri­vi­le­gio en el es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal. Tras la fun­da­ción del II Reich en 1871, su po­der in­dus­trial y eco­nó­mi­co cre­ció ver­ti­gi­no­sa­men­te, lo que le per­mi­tió de­di­car cuan­tio­sos re­cur­sos a rear­mar­se. “En 1914, Ale­ma­nia se en­con­tra­ba en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la de Chi­na

Huel­ga en Fran­cia (ilus­tra­ción, 1906) 22

CONFLICTIVIDAD SO­CIAL. Al ini­cio del si­glo XX, el te­mor a una re­vo­lu­ción re­co­rría Eu­ro­pa (ilus­tra­ción de Le Pe­tit Jour­nal de una huel­ga en Fran­cia, 1906).

En es­ta ca­ri­ca­tu­ra de la Tri­ple Alian­za apa­re­ci­da en un se­ma­na­rio sa­tí­ri­co ita­liano, el rey de Ita­lia, Hum­ber­to I, y el em­pe­ra­dor aus­trohún­ga­ro, Fran­cis­co Jo­sé I, “to­can” en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal al son que mar­ca el can­ci­ller ger­mano, Ot­to von Bis­marck. AL COMPÁS DE ALE­MA­NIA.

EL NACIMIENTO DEL II REICH. Tras su vic­to­ria en la gue­rra fran­co­pru­sia­na, Ale­ma­nia pro­cla­mó su Im­pe­rio en Ver­sa­lles en 1871 y nom­bró kái­ser a Gui­ller­mo I (cua­dro his­to­ri­cis­ta de An­ton von Wer­ner).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.