El infierno de las trin­che­ras

Las zan­jas abier­tas des­de Sui­za al mar del Nor­te se los combatientes de am­bos ban­dos. La re­cién es­tre­na­da tec­no­lo­gía ar­ma­men­tís­ti­ca ayu­da­ba­yu­da­ba a la de­fen­sa, pe­ro el fue­go enemi­go res­pon­día con la mis­ma po­ten­cia.

Muy Historia - - SUMARIO - RO­BER­TO PIORNO PE­RIO­DIS­TA E HIS­TO­RIA­DOR

Vein­te mi­llo­nes de muer­tos, en­tre ci­vi­les y mi­li­ta­res, con­vir­tie­ron la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en uno de los con­flic­tos bé­li­cos más san­grien­tos de la his­to­ria. Un nú­me­ro de víc­ti­mas de las que bue­na par­te se de­ja­ron la vi­da en ese dan­tes­co lim­bo en­tre trin­che­ras que era la tie­rra de na­die. Lan­za­dos en olea­das de car­gas im­po­si­bles con­tra un mu­ro de ar­ti­lle­ría, los sol­da­dos eran co­ne­ji­llos de in­dias de una nue­va for­ma de ha­cer la gue­rra que, en 1914 y du­ran­te la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los años que du­ró la con­tien­da, su­peró el in­ge­nio, las pre­vi­sio­nes y la ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­ca de los dos ban­dos. El re­sul­ta­do: au­tén­ti­cas y es­té­ri­les car­ni­ce­rías, que pu­sie­ron de re­lie­ve las abru­ma­do­ras con­tra­dic­cio­nes en­tre los pla­nes de los be­li­ge­ran­tes y un ar­te de la gue­rra que se en­con­tra­ba en la in­fan­cia, y que ofre­cía re­tos es­tra­té­gi­cos, tác­ti­cos y lo­gís­ti­cos a los que na­die pa­re­cía te­ner res­pues­ta.

La Gran Gue­rra fue la pri­me­ra con­tien­da de trin­che­ras a gran es­ca­la. Si bien la trin­che­ra, co­mo tal, es­tu­vo pre­sen­te en los cam­pos de ba­ta­lla des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, su fun­ción ori­gi­nal no era otra que la de es­ta­ble­cer di­ques de con­ten­ción an­te un ase­dio, una suer­te de úl­ti­ma pan­ta­lla de­fen­si­va fren­te a las aco­me­ti­das de un enemi­go dis­pues­to a to­do por to­mar ciu­da­des al asal­to. Co­mo lí­nea del fren­te des­de la que or­ga­ni­zar el ata­que y la de­fen­sa con­tra el enemi­go, las trin­che­ras al­can­za­ron su ma­du­rez du­ran­te es­ta con­tien­da,

aun­que –si bien la ex­pe­rien­cia fue

de es­ca­sa o nu­la uti­li­dad pa­ra quie­nes en 1914 mo­vían las pie­zas del ta­ble­ro de la ba­ta­lla en cam­po abier­to– fue la Gue­rra de Se­ce­sión nor­te­ame­ri­ca­na (1861-1865) la pri­me­ra gue­rra de trin­che­ras mo­der­na pro­pia­men­te di­cha.

EL EJEMPLO AMERICANO

En el con­flic­to americano, por pri­me­ra vez los ejér­ci­tos de­ja­ron de con­fron­tar­se en cam­po abier­to, cons­cien­tes de la ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va de las ar­mas de fue­go. Cual­quier tác­ti­ca mi­li­tar tra­di­cio­nal se con­ver­tía en un pro­ce­di­mien­to sui­ci­da y ob­so­le­to. Es­to obli­gó al re­plie­gue per­ma­nen­te y a la apues­ta for­zo­sa por un nue­vo mo­de­lo de gue­rra de des­gas­te, in­ter­mi­na­ble, de pi­co y pa­la, en el que el nú­me­ro de ba­jas se mul­ti­pli­ca­ba ex­po­nen­cial­men­te. Pe­ro Amé­ri­ca es­ta­ba muy le­jos de la vie­ja Eu­ro­pa, y la re­vo­lu­ción mi­li­tar que se es­ta­ba ope­ran­do en los cam­pos de ba­ta­lla de la Gue­rra de Se­ce­sión pa­só fun­da­men­tal­men­te inad­ver­ti­da. Lo

cier­to es que, du­ran­te el si­glo XIX, Eu­ro­pa vi­vió un pe­río­do de co­exis­ten­cia re­la­ti­va­men­te pa­cí­fi­ca en­tre las gran­des po­ten­cias. Tras el fin de las gue­rras na­po­leó­ni­cas, que se­guían sien­do el pa­ra­dig­ma de re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos de los ofi­cia­les de am­bos ejér­ci­tos du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, so­lo epi­so­dios ais­la­dos co­mo la Gue­rra de Cri­mea o la Gue­rra Fran­co- Pru­sia­na ofre­cie­ron re­tos lo­gís­ti­cos mi­li­ta­res de en­ver­ga­du­ra, de ma­ne­ra que, al es­ta­llar la Gran Gue­rra en Eu­ro­pa, so­bra­ban teó­ri­cos y nos­tál­gi­cos de Na­po­león y Fe­de­ri­co el Gran­de y fal­ta­ban ofi­cia­les ma­du­ros con ex­pe­rien­cia real en el cam­po de ba­ta­lla de un con­flic­to a gran es­ca­la.

SE PONEN A PRUEBA NUE­VAS AR­MAS

Sin em­bar­go, los avan­ces téc­ni­cos en el ám­bi­to ar­ma­men­tís­ti­co du­ran­te es­te pe­río­do ha­bían si­do gran­dio­sos. Sim­ple­men­te aún no ha­bía te­ni­do lu­gar un con­flic­to de esas ca­rac­te­rís­ti­cas en el Vie­jo Con­ti­nen­te en el que ex­pe­ri­men­tar y po­ner en prác­ti­ca las res­pues­tas tác­ti­cas y es­tra­té­gi­cas que aca­rrea­ban tan no­ta­bles in­no­va­cio­nes. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue el pri­mer con­flic­to de “al­ta tec­no­lo­gía”. Y co­mo tal, pi­lló a con­tra­pie a pro­pios y ex­tra­ños, plan­tean­do desafíos nun­ca an­tes co­no­ci­dos en un cam­po de ba­ta­lla. Des­de me­dia­dos del si­glo XIX, se ha­bían pro­du­ci­do avan­ces de­ci­si­vos en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía ar­ma­men­tís­ti­ca. La in­ven­ción del fu­sil de re­tro­car­ga, que per­mi­tía un in­cre­men­to sus­tan­cial en la ve­lo­ci­dad de dis­pa­ro y en la pre­ci­sión, per­mi­tía la car­ga del ar­ma tum­ba­do, des­de el sue­lo ( a di­fe­ren­cia de las ar­mas de avan­car­ga, que se car­ga­ban por la bo­ca del ar­ma). Es­ta in­no­va­ción cam­bió por com­ple­to el pa­no­ra­ma de los cam­pos de ba­ta­lla. En las dé­ca­das su­ce­si­vas hi­cie­ron ac­to de apa­ri­ción la pól­vo­ra sin hu­mo ( que no de­la­ta­ba la po­si­ción del ti­ra­dor), la ba­la en pun­ta o las ar­mas de re­pe­ti­ción, que re­vo­lu­cio­na­ron los com­ba­tes cuan­do en 1862, en el trans­cur­so de la Gue­rra de Se­ce­sión, un mé­di­co lla­ma­do Ri­chard J. Gatlin pa­ten­tó la pri­me­ra ame­tra­lla­do­ra de la his­to­ria. Es­te pri­mer pro­to­ti­po era pe­sa­do y apa­ra­to­so, pe­ro en los años su­ce­si­vos se fue ali­ge­ran­do pro­gre­si­va­men­te has­ta con­ver­tir­se en una le­tal ar­ma por­tá­til que iba a mar­car un an­tes y un

Al es­ta­llar la gue­rra en Eu­ro­pa, so­bra­ban teó­ri­cos nos­tál­gi­cos de Na­po­león y fal­ta­ban ofi­cia­les ma­du­ros

des­pués en la his­to­ria de la con­tien­da. La ar­ti­lle­ría mó­vil ha­bría de con­ver­tir­se en la gran pro­ta­go­nis­ta de los com­ba­tes, has­ta el pun­to de que, du­ran­te la Ba­ta­lla del Som­me, el ban­do alia­do des­ple­gó un to­tal de has­ta mil seis­cien­tas pie­zas que es­cu­pie­ron en el trans­cur­so de una se­ma­na más de un mi­llón y me­dio de pro­yec­ti­les, cau­san­do au­tén­ti­cos es­tra­gos. La ar­ti­lle­ría se con­vir­tió en un ar­ma de­fen­si­va in­con­tes­ta­ble. La ame­tra­lla­do­ra, des­ple­ga­da en pri­me­ra lí­nea del fren­te, era ca­paz de dis­pa­rar en­tre qui­nien­tas y se­te­cien­tas ba­las en un mi­nu­to con un al­can­ce de más de qui­nien­tos me­tros.

Cual­quier car­ga de in­fan­te­ría (no di­ga­mos de ca­ba­lle­ría) era po­co más que una ma­nio­bra sui­ci­da con­de­na­da al fra­ca­so. La ar­ti­lle­ría mó­vil, en la prác­ti­ca, con­vir­tió la con­tien­da en un frus­tran­te ( y san­grien­to) en­fren­ta­mien­to de po­si­cio­nes en el que cual­quier avan­ce era res­pon­di­do con una llu­via de pro­yec­ti­les que des­man­te­la­ba sis­te­má­ti­ca y bru­tal­men­te cual­quier in­ten­to de to­mar las lí­neas enemi­gas, de­jan­do en el pro­ce­so el cam­po de ba­ta­lla lleno de crá­te­res, com­ple­ta­men­te im­prac­ti­ca­ble; con la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de la llu­via, que con­ver­tía la tie­rra de na­die en te­rreno ab­so­lu­ta­men­te in­tran­si­ta­ble.

ME­NOS BRE­VE DE LO QUE SE PEN­SA­BA

Las trin­che­ras se con­vir­tie­ron en un au­tén­ti­co infierno que ni el mi­li­tar más ave­za­do fue ca­paz de pre­ver. En 1914, to­das las par­tes asu­mían que la Gran Gue­rra se­ría un con­flic­to bre­ve, que ha­bría de di­ri­mir­se con las mis­mas re­glas y pro­ce­di­mien­tos de las gue­rras de prin­ci­pios del si­glo XIX. Im­pe­ra­ba en­tre los al­tos man­dos de am­bos

ban­dos la vi­sión ro­mán­ti­ca y he­roi­ca de la gue­rra, en la que el va­lor, la dis­ci­pli­na y el he­roís­mo anacró­ni­co de las car­gas fron­ta­les de in­fan­te­ría y ca­ba­lle­ría se­rían los que de­can­ta­rían la ba­lan­za de uno u otro la­do, en una se­rie de ba­ta­llas cam­pa­les li­mi­ta­das en es­pa­cio y tiem­po. Sen­ci­lla­men­te, na­die se to­mó la mo­les­tia de es­tu­diar a fon­do pre­ce­den­tes tan ex­plí­ci­tos co­mo la Gue­rra de Se­ce­sión.

LA RE­VO­LU­CIÓN DE LA AR­TI­LLE­RÍA MÓ­VIL

Na­die su­po va­lo­rar el ex­tra­or­di­na­rio im­pac­to que los pro­gre­sos tec­no­ló­gi­cos en la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca ha­brían de te­ner en un con­flic­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, ni ca­li­brar las nue­vas ne­ce­si­da­des es­tra­té­gi­cas que es­ta nue­va ma­ne­ra de ma­tar y ha­cer la gue­rra com­por­ta­ban. Por in­creí­ble que pue­da pa­re­cer, las nue­vas y le­ta­les ar­mas de fue­go no se tra­du­je­ron en va­ria­ción al­gu­na de las vie­jas tác­ti­cas de com­ba­te. Nin­gún es­tra­te­ga su­po en­ten­der que era ne­ce­sa­rio adap­tar el ata­que y la de­fen­sa, el equi­li­brio de fuer­zas y el pa­pel tra­di­cio­nal de in­fan­te­ría y ca­ba­lle­ría a un nue­vo es­ce­na­rio. En él las ma­nio­bras ha­bi­tua­les en cam­po abier­to que­da­ban, y de he­cho ya ha­bían que­da­do, com­ple­ta­men­te ob­so­le­tas. Las trin­che­ras fue­ron, en bue­na me­di­da, el re­sul­ta­do de es­te es­té­ril en­fren­ta­mien­to de des­gas­te. Eran la ex­pre­sión de im­po­ten­cia an­te la cons­ta­ta­ción so­bre el te­rreno de una reali­dad in­sos­la­ya­ble: la re­vo­lu­ción de las ar­mas de fue­go, la ex­cep­cio­nal ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va de la ar­ti­lle­ría mó­vil o los fu­si­les de re­tro­car­ga no ha­bían ido en mo­do al­guno acom­pa­ña­dos de una re­vo­lu­ción análo­ga en el ám­bi­to de la mo­vi­li­dad de las tro­pas. Co­mo re­sul­ta­do de ello, el de­fen­sor siem­pre go­za­ba de una ven­ta­ja que el ata­can­te no te­nía ca­pa­ci­dad de neu­tra­li­zar. Lo que se es­ta­ba pro­du­cien­do du­ran­te la con­tien­da era una tran­si­ción de un con-

Nin­gún es­tra­te­ga su­po en­ten­der que era ne­ce­sa­rio adap­tar el ata­que, la de­fen­sa y el equi­li­brio de fuer­zas a un nue­vo es­ce­na­rio

flic­to en el que el múscu­lo hu­mano y ani­mal lle­va­ba la voz can­tan­te a una gue­rra en la que man­da­ban las má­qui­nas. La res­pues­ta an­te es­ta inago­ta­ble ca­pa­ci­dad de des­truc­ción a gran es­ca­la era la fo­si­li­za­ción en for­ma de trin­che­ras de los fren­tes, la pro­li­fe­ra­ción de mi­nas y alam­bra­das de es­pino y la obs­ti­na­da in­cons­cien­cia de los al­tos man­dos en bus­car so­lu­cio­nes vie­jas a pro­ble­mas nue­vos con­vir­tien­do la tie­rra de na­die en un ma­ta­de­ro, una mon­ta­ña de ca­dá­ve­res de sol­da­dos de in­fan­te­ría em­pu­ja­dos a car­gar a la an­ti­gua usan­za y su­cum­bir en in­con­men­su­ra­bles ma­sa­cres, ba­jo una llu­via de pro­yec­ti­les de ame­tra­lla­do­ra. El tra­di­cio­nal equi­li­brio en­tre la po­ten­cia de fue­go y las ma­nio­bras di­se­ña­das pa­ra neu­tra­li­zar­la que­dó to­tal­men­te ro­to en fa­vor de la pri­me­ra. El al­can­ce de las nue­vas ar­mas y la ve­lo­ci­dad de dis­pa­ro era un re­to inasu­mi­ble pa­ra la li­mi­ta­da mo­vi­li­dad de unos ejér­ci­tos cu­ya má­xi­ma ve­lo­ci­dad de des­pla­za­mien­to era el ga­lo­pe de un ca­ba­llo, que se­guía sien­do, pe­se a su inexo­ra­ble oca­so co­mo ar­ma de gue­rra du­ran­te el con­flic­to, el me­dio de lo­co­mo­ción y trans­por­te más re­cu­rren­te, al me­nos has­ta la pro­gre­si­va in­cor­po­ra­ción en los úl­ti­mos com­pa­ses de la gue­rra de avio­nes de com­ba­te, tan­ques y vehícu­los mo­to­ri­za­dos.

INTERMINABLES ME­TROS DE ZAN­JAS

Por otro la­do, la acu­mu­la­ción ma­si­va de hom­bres a lo lar­go del fren­te ha­cía ma­te­rial­men­te im­po­si­ble la tra­di­cio­nal bús­que­da de tác­ti­cas pa­ra ha­llar

pun­tos dé­bi­les en la lí­nea enemi­ga por los flan­cos. La úni­ca tác­ti­ca con­sis­tía en la acu­mu­la­ción de hom­bres en las trin­che­ras y el lan­za­mien­to de car­gas sui­ci­das sin or­den ni con­cier­to.

Ya a fi­na­les de 1914, el fren­te oc­ci­den­tal se ha­bía es­ta­bi­li­za­do al­re­de­dor de dos interminables trin­che­ras pa­ra­le­las y se­mi­per­ma­nen­tes que se ex­ten­dían des­de la fron­te­ra sui­za al mar del Nor­te. En­tre me­dias, un im­pe­ne­tra­ble infierno de fue­go cru­za­do que nin­gún es­tra­te­ga en­con­tra­ba la ma­ne­ra de sor­tear. Los vie­jos equi­li­brios de la gue­rra es­ta­ban ro­tos, pe­ro na­die era cons­cien­te de ello cuan­do es­ta­lló la con­tien­da.

Mi­llo­nes de ca­ba­llos mu­rie­ron du­ran­te la Gran Gue­rra. A lo lar­go de los cua­tro años de con­tien­da, ha­bían pa­sa­do de ser los gran­des pro­ta­go­nis­tas del cam­po de ba­ta­lla a os­cu­ros ac­to­res se­cun­da­rios. En po­co tiem­po, al me­nos en el fren­te oc­ci­den­tal, se con­vir­tie­ron –ata­via­dos, co­mo los sol­da­dos, con más­ca­ras de gas– en me­ras bes­tias de car­ga. No eran ri­val pa­ra la ar­ti­lle­ría. Sin em­bar­go, en las pri­me­ras fa­ses de la con­tien­da se pro­du­je­ron al­gu­nas car­gas de ca­ba­lle­ría de vie­jo cu­ño. El 7 de sep­tiem­bre de 1914, en Mon­cel tu­vo lu­gar la úl­ti­ma gran ba­ta­lla en­tre lan­ce­ros a ca­ba­llo an­tes de que am­bos ban­dos cons­ta­ta­ran la evi­den­cia. Du­ran­te me­ses, los sol­da­dos de ca­ba­lle­ría per­ma­ne­cie­ron en la re­ser­va, has­ta que fue­ron obli­ga­dos a des­mon­tar y a in­cor­po­rar­se al fren­te co­mo in­fan­te­ría. La era de la ca­ba­lle­ría ha­bía to­ca­do a su fin. No ha­bía lu­gar pa­ra los cor­ce­les en­tre los crá­te­res de la tie­rra de na­die.

En reali­dad, en ese infierno de fan­go y alam­bres de es­pino, ce­men­te­rio de pro­yec­ti­les usa­dos, no ha­bía tam­po­co lu­gar pa­ra los se­res hu­ma­nos. Pe­ro no que­da­ba otra al­ter­na­ti­va más que adap- tar­se. La ima­gen del fren­te en una nu­be per­pe­tua de fue­go cru­za­do no co­rres­pon­de de­ma­sia­do a la reali­dad. La ma­yo­ría del tiem­po no ha­bía de­ma­sia­do que ha­cer en aque­llas in­ha­bi­ta­bles trin­che­ras. Los días eran eter­nos, ba­jo el frío y la llu­via y el es­trés de una ame­na­za in­mi­nen­te que la ma­yo­ría de los días no se ma­te­ria­li­za­ba. El sue­ño era es­po­rá­di­co y muy es­ca­so. La no­che era el mo­men­to de po­ner or­den en la tie­rra de na­die, re­pa­ran­do las alam­bra­das o achi­can­do el agua de las trin­che­ras inun­da­das por la llu­via. La hi­gie­ne era prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te.

ES­CE­NA­RIO SÓRDIDO Y TERRORÍFICO

Ape­nas ha­bía ac­ce­so a agua lim­pia, por lo que el aseo era un lu­jo al al­can­ce de muy po­cos. El cli­ma era ex­tra­or­di­na­ria­men­te hos­til, y la llu­via con­ver­tía la trin­che­ra y sus al­re­de­do­res en un lo­da­zal ade­re­za­do con los ex­cre­men­tos de los sol­da­dos o los ca­dá­ve­res y miem­bros mu­ti­la­dos de los caí­dos. Un te­rreno, pues, abo­na­do pa­ra las ra­tas, uno de los ma­yo­res enemi­gos de los su­fri­dos combatientes de la Gran Gue­rra, al igual que la di­sen­te­ría o la lla­ma­da “fie­bre de las trin­che­ras”, trans­mi­ti­da por los pio­jos, o el “pie de trin­che­ra”, con­se­cuen­cia del trán­si­to con­ti­nua­do por un te­rreno hú­me­do y en­fan­ga­do, y que pro­vo­ca­ba la pér­di­da de de­dos e in­clu­so del pie com­ple­to en al­gu­nos ca­sos. Las he­ri­das por fue­go enemi­go eran con fre­cuen­cia le­ta­les, ya que se­me­jan­te es­ce­na­rio era un pa­raí­so pa­ra las bac­te­rias. Las trin­che­ras eran, en fin, un cua­dro sórdido y terrorífico que con­den­sa co­mo nin­gu­na otra ima­gen el ros­tro apo­ca­líp­ti­co de una nue­va for­ma de ha­cer la gue­rra.

La ima­gen del fren­te en una nu­be per­pe­tua de fue­go cru­za­do no se co­rres­pon­de con la reali­dad

Tro­pas de ca­ba­lle­ría de la I GM (re­crea­ción) 30

CA­BA­LLE­RÍA OBSOLETA.Al co­mien­zo de la con­tien­da no se sos­pe­cha­ba que la es­tra­te­gia de ba­ta­lla se mo­di­fi­ca­ría has­ta tal pun­to que la uni­dad mi­li­tar de ca­ba­lle­ría no re­sul­ta­ría ade­cua­da en com­ba­te.

ALAMY

AR­TI­LLE­RÍA PESADA.So­bre es­tas lí­neas, obu­ses bri­tá­ni­cos de 8 pul­ga­das dis­pa­ran con­tra los ale­ma­nes du­ran­te la Ba­ta­lla del Som­me, en agos­to de 1916.

ENORME CANTIDAD DE BA­JAS. Aba­jo, de­ce­nas de cuer­pos de sol­da­dos ru­sos fa­lle­ci­dos en com­ba­te du­ran­te la de­fen­sa del Fren­te Orien­tal.

DESPLAZAMIENTOS BÉ­LI­COS. En la fo­to, co­ches blin­da­dos que par­ten en una mi­sión de re­co­no­ci­mien­to en Bief­vi­llers du­ran­te la se­gun­da Ba­ta­lla del Som­me en el Fren­te Oc­ci­den­tal.

PÉSIMA HI­GIE­NE. En la ima­gen su­pe­rior, las le­tri­nas de un cam­pa­men­to de pri­sio­ne­ros fran­ce­ses cer­ca de Würz­burg (Ale­ma­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.