Peligro por mar y aire

Las ma­tan­zas de la Gran Gue­rra no se en­tien­den sin las in­no­va­cio­nes ar­ma­men­tís­ti­cas fru­to de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. De en­tre to­dos los in­ven­tos que sa­lie­ron de las fac­to­rías eu­ro­peas, des­ta­can dos: el sub­ma­rino y el avión.

Muy Historia - - SUMARIO - JUAN CAR­LOS LO­SA­DA ESPECIALISTA EN HIS­TO­RIA MI­LI­TAR Y ES­CRI­TOR

Des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, to­das las po­ten­cias te­nían bu­ques de ace­ro. De­bían com­bi­nar el gro­sor de su co­ra­za, la po­ten­cia de fue­go de sus ca­ño­nes y la ve­lo­ci­dad, pues a ma­yor mag­ni­tud de los pri­me­ros ele­men­tos, más len­ti­tud en la mar­cha del na­vío. Así sur­gie­ron los aco­ra­za­dos, tor­pe­de­ros, des­truc­to­res... y los sub­ma­ri­nos. Los pri­me­ros de­bían ase­gu­rar el do­mi­nio de sus res­pec­ti­vas ar­ma­das con sus po­de­ro­sos ca­ño­nes y ba­tir al enemi­go a dis­tan­cia. Sus plan­chas de ace­ro de más 60 cm de es­pe­sor les con­fe­rían pro­tec­ción, pe­ro te­nían el pro­ble­ma de la pun­te­ría, ya que, aun­que su ar­ti­lle­ría al­can­za­ba los 32 km, era di­fí­cil apun­tar con aguas agi­ta­das, por­que los te­lé­me­tros so­lo per­mi­tían cier­ta fia­bi­li­dad en dis­tan­cias in­fe­rio­res a 15 km.

BA­JO LA SUPERFICIE DEL MAR

Pa­ra con­tra­rres­tar a los aco­ra­za­dos sur­gie­ron los tor­pe­de­ros, mu­cho más pe­que­ños y rá­pi­dos, pe­ro ca­pa­ces de ac­tuar con gran efi­ca­cia; y, en res­pues­ta a es­tos, los des­truc­to­res, más li­ge­ros y tan rá­pi­dos co­mo los tor­pe­de­ros.

Pe­ro el ar­ma que más im­pac­tó fue el sub­ma­rino, bu­que pe­que­ño, ba­ra­to, ca­paz de ope­rar de no­che y con mal tiem­po, si­gi­lo­so y di­se­ña­do pa­ra ata­car las vías de co­mu­ni­ca­ción y los puer­tos enemi­gos. Los su­mer­gi­bles no de­ja­rían – so­bre to­do los de la Ma­ri­na ale­ma­na– de me­jo­rar en ta­ma­ño, au­to­no­mía, ve­lo­ci­dad, pro­fun­di­dad de in­mer­sión y po­ten­cia de fue­go. Al ini­ciar­se la gue­rra, los bri­tá­ni­cos con­ta­ban con 54, pe­ro so­lo 17 po­dían na­ve­gar en aguas abier­tas; a Fran­cia le su­ce­día al­go pa­re­ci­do. En cam­bio, Ale­ma­nia te­nía 28, pe­ro de ellos 24 eran ca­pa­ces de ope­rar en al­ta mar, y se lle­ga­ron a bo­tar du­ran­te la con­tien­da unos 400. Ber­lín era cons­cien­te de que, co­mo po­ten­cia con­ti­nen­tal que era y con li­mi­ta­da sa­li­da al mar, no po­día com­pe­tir en bu­ques de superficie con Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, por lo que sus es­fuer­zos de­bían cen­trar­se en in­te­rrum­pir las vías de su­mi­nis­tros alia­das y, de pa­so, ase­gu­rar en lo po­si­ble las su­yas. El ob­je­ti­vo era co­lap­sar la eco­no­mía del enemi­go y obli­gar­le así a fir­mar la paz. Por ello, se lan­za­ron a la cons­truc­ción de su­mer­gi­bles ( Un­ter­see­boot); lle­ga­ron a con­tar con 13.000 tri­pu­lan­tes. En sep­tiem­bre de 1914, los su­mer­gi­bles U- 21 y U- 9 hun­dían un des­truc­tor y tres cru­ce­ros aco­ra­za­dos, unas 40.000 to­ne­la­das en to­tal, en las cos­tas bri­tá­ni­cas. So­lo te­nían una do­ta­ción de 30 hom­bres y ape­nas des­pla­za­ban 500 to­ne­la­das, pe­ro echa­ron a pi­que a esos gran­des na­víos de gue­rra cau­san­do más de 1.500 muer­tes. Al mes

si­guien­te, co­men­za­ron a hun­dir bu­ques mer­can­tes, y se do­tó a los sub­ma­ri­nos de un ca­ñón de superficie pa­ra tal ta­rea.

ATAQUES SIN RESTRICCIONES

Wins­ton Chur­chill, por en­ton­ces Pri­mer Lord del Al­mi­ran­taz­go, con­fe­sa­ría tiem­po des­pués que los su­mer­gi­bles ale­ma­nes fue­ron lo úni­co que le qui­tó el sue­ño du­ran­te la gue­rra. Tal era el pá­ni­co, que los cru­ce­ros y aco­ra­za­dos re­ci­bie­ron la or­den de no re­co­ger a los náu­fra­gos su­per­vi­vien­tes pa­ra no con­ver­tir­se en fá­ci­les blan­cos; esa ta­rea de­bían asu­mir­la los bu­ques au­xi­lia­res. Las ar­ma­das alia­das res­pon­die­ron es­par­cien­do mi­les de mi­nas, na­ve­gan­do en zig­zag, dis­per­sán­do­se al re­ci­bir los pri­me­ros ataques, ca­mu­flan­do sus na­víos de gue­rra co­mo mer­can­tes, uti­li­zan­do bu­ques tram­pa o in­clu­so izan­do ban­de­ras de paí­ses neu­tra­les. So­lo po­dían res­pon­der con tor­pe­de­ros, que ata­ca­ban cuan­do el su­mer­gi­ble emer­gía pa­ra re­car­gar ba­te­rías y reabas­te­cer­se.

Des­de ini­cios de 1915, los ataques se cen­tra­ron en los mer­can­tes. Las ope­ra­cio­nes tam­bién se tras­la­da­ron al Me­di­te­rrá­neo –la lla­ma­da “Flo­ti­lla de los 30”– con igual éxi­to pa­ra los ale­ma­nes. Tam­bién co­men­za­ron a ser ob­je­to de ataques bar­cos de pa­sa­je­ros sos­pe­cho­sos de trans­por­tar su­mi­nis­tros bé­li­cos. En ma­yo de 1915 fue hun­di­do el tras­atlán­ti­co Lu­si­ta­nia, de 32.000 to­ne­la­das, cau­san­do la muer­te de ca­si 1.200 per­so­nas; en­tre ellas, 128 nor­te­ame­ri­ca­nos. Ello desató una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal que pre­dis­pu­so a EE UU a rom­per su neu­tra­li­dad, lo que hi­zo que Ber­lín or­de­na­se li­mi­tar las ope­ra­cio­nes, aun­que se de­mos­tró que el bar­co trans­por­ta­ba abun­dan­te ma­te­rial de gue­rra. En 1916 la tó­ni­ca fue si­mi­lar, pe­ro el es­tan­ca­mien­to mi­li­tar era le­tal pa­ra Ale­ma­nia y en oc­tu­bre se vol­vió a los ataques sin restricciones; en so­lo tres me­ses, se hun­die­ron ca­si 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Vien­do que Es­ta­dos Uni­dos iba a en­trar en la gue­rra, co­mo su­ce­dió en abril de 1917, des­de fe­bre­ro se in­ten­si­fi­có la ofen­si­va. In­clu­so Es­pa­ña per­dió el 20% de sus mer­can­tes. El má­xi­mo de hun­di­mien­tos se al­can­zó en abril con

Los ale­ma­nes me­jo­ra­ron el ta­ma­ño, la ve­lo­ci­dad y la ca­pa­ci­dad de in­mer­sión de sus sub­ma­ri­nos

860.000 to­ne­la­das, pe­ro a par­tir de en­ton­ces fue­ron des­cen­dien­do. Los alia­dos or­ga­ni­za­ron con­vo­yes de mer­can­tes es­col­ta­dos y los as­ti­lle­ros ger­ma­nos no po­dían com­pen­sar los su­mer­gi­bles des­trui­dos. En 1918, Ale­ma­nia es­ta­ba ago­ta­da y la apa­ri­ción de los pri­me­ros hi­dró­fo­nos y el per­fec­cio­na­mien­to de las car­gas de pro­fun­di­dad di­fi­cul­ta­ban ca­da vez más sus ac­cio­nes. Con la gue­rra per­di­da, los sub­ma­ri­nos re­gre­sa­ron a sus ba­ses. Se ha­bían per­di­do 202 U-Boo­te y con ellos unos 5.000 hom­bres, aun­que ha­bían echa­do a pi­que a 7.400 bu­ques, de los que 104 eran de gue­rra, su­man­do 11,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das hun­di­das. Rá­pi­da­men­te los avio­nes, jun­to con los glo­bos cau­ti­vos y los ze­pe­li­nes, hi­cie­ron su apa­ri­ción; fue­ron muy uti­li­za­dos por par­te de am­bos ban- dos. Eran po­cos, so­lo unos 550 avio­nes y 40 di­ri­gi­bles en to­tal, pe­ro de­mos­tra­ron su uti­li­dad co­mo ob­ser­va­do­res de las fuer­zas enemi­gas y co­rrec­to­res de ti­ro ar­ti­lle­ro. De­bi­do a la pron­ta es­ta­bi­li­za­ción de los fren­tes, la ex­plo­ra­ción era ca­si im­po­si­ble a car­go de pa­tru­llas te­rres­tres, por lo que las fo­to­gra­fías des­de el aire se hi­cie­ron de­ci­si­vas. Por ello, tam­bién se con­vir­tie­ron en ob­je­ti­vos a ba­tir por par­te del enemi­go.

BA­LAS DES­DE EL CIELO

Los glo­bos pron­to des­apa­re­cie­ron por su vul­ne­ra­bi­li­dad y los avio­nes que­da­ron co­mo los re­yes del aire en ta­reas de ob­ser­va­ción. Pa­ra pro­te­ger­los del ad­ver­sa­rio hi­zo fal­ta ar­mar a las ae­ro­na­ves, apa­re­cien­do así la avia­ción de ca­za y, con ella, los pri­me­ros com­ba­tes aéreos.

Al prin­ci­pio, los pi­lo­tos enemi­gos so­lo se sa­lu­da­ban. La avia­ción ha­bía na­ci­do co­mo un de­por­te, pe­ro la ló­gi­ca bé­li­ca se im­pu­so rá­pi­da­men­te y co­men­za­ron a de­rri­bar­se, al prin­ci­pio arro­ján­do­se ob­je­tos, lue­go me­dian­te dis­pa­ros de ar­mas. El pri­mer de­rri­bo se pro­du­jo el 5 de oc­tu­bre de 1914 cuan­do un pi­lo­to fran­cés aba­tió a un avión ale­mán con una ame­tra­lla­do­ra. Pron­to to­dos fue­ron con ar­mas, pe­ro la pre­ci­sión era muy es-

Los avio­nes, jun­to con los glo­bos cau­ti­vos y los ze­pe­li­nes, fue­ron muy uti­li­za­dos por par­te de am­bos ban­dos

ca­sa, por lo que la ma­yor par­te de pér­di­das era a cau­sa de ac­ci­den­tes. El pro­ble­ma de la im­pre­ci­sión de la pun­te­ría lo so­lu­cio­nó, en abril de 1915, el me­cá­ni­co del pi­lo­to fran­cés Ro­land Ga­rros, que ideó una pro­tec­ción pa­ra las pa­las de la hé­li­ce ubi­ca­da en el mo­rro de ca­si to­dos los avio­nes, que per­mi­tía dis­pa­rar a tra­vés de ellas sin da­ñar­las. En cuan­to los ale­ma­nes lo de­rri­ba­ron en las Ar­de­nas, lo­gra­ron co­piar e in­clu­so me­jo­rar el me­ca­nis­mo, in­cor­po­rán­do­lo ma­si­va­men­te a par­tir de agos­to de 1915. Lo hi­zo el fa­bri­can­te ho­lan­dés de avio­nes afin­ca­do en Ale­ma­nia An­ton Fok­ker, que in­ven­tó el en­gra­na­je in­te­rrup­tor, que per­mi­tía dis­pa­rar a tra­vés de las pa­las pe­ro sin­cro­ni­zán­do­las con su gi­ro, por lo que nun­ca im­pac­ta­ban las ba­las en ellas. Así se au­men­tó la ca­den­cia de dis­pa­ros y su efec­ti­vi­dad, pa­san­do la he­ge­mo­nía a la avia­ción ale­ma­na. Po­co des­pués, los alia­dos tam­bién co­pia­ron el sis­te­ma y se vol­vió a equi­li­brar la ba­lan­za, por lo que se ge­ne­ra­li­za­ron los com­ba­tes aéreos y las ba­jas au­men­ta­ron muy con­si­de­ra­ble­men­te.

La ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca pa­re­cía no te­ner fin y, a lo lar­go de la gue­rra, apar­te de mo­to­res más po­ten­tes y me­jo­res di­se­ños, los avio­nes fue­ron in­cor­po­ran­do la brú­ju­la, los vi­so­res de pun­te­ría, los lan­za­bom­bas, las ra­dios, etc. Tam­bién fue­ron au­men­tan­do la po­ten­cia de sus mo­to­res y, con ello, su ta­ma­ño, blin­da­je, ca­pa­ci­dad de car­ga y au­to­no­mía de vue­lo.

AUGE DE LA AVIA­CIÓN

El re­sul­ta­do fue que los avio­nes fa­bri­ca­dos al fi­nal de la gue­rra po­co te­nían que ver con los del prin­ci­pio. Su nú­me­ro tam­po­co: de unos po­cos cien­tos de uni­da­des se ha­bía pa­sa­do a de­ce­nas de mi­les. Prueba de su cre­cien­te im­por­tan­cia es que en 1918 se creó la RAF ( Ro­yal Air For­ce) bri­tá­ni­ca, la pri­me­ra fuer­za aé­rea del mun­do in­de­pen­dien­te del ejér­ci­to de tie­rra.

Los bom­bar­deos tam­bién fue­ron desa­rro­llán­do­se y evo­lu­cio­nan­do. Al prin­ci­pio so­lo se lan­za­ban gra­na­das o pe­que­ñas bom­bas a mano, pe­ro con muy po­ca efec­ti­vi­dad.

Ale­ma­nia co­men­zó a ata­car sue­lo bri­tá­ni­co con sus ze­pe­li­nes, que por su ta­ma­ño po­dían trans­por­tar nu­me­ro­sas bom­bas. La au­to­no­mía y la al­tu­ra a la que vo­la­ban los ha­cían idó­neos pa­ra es­tos ataques. Lon­dres fue el prin­ci­pal ob-

je­ti­vo, pe­ro el Kái­ser im­pu­so que se pu­sie­se un gran cui­da­do en no da­ñar las re­si­den­cias reales: los mo­nar­cas in­gle­ses no de­ja­ban de ser sus pri­mos. Co­mo de­fen­sa se des­ple­ga­ron glo­bos su­je­tos por grue­sos ca­bles de ace­ro, que obli­ga­ban a los di­ri­gi­bles a ac­tuar a gran al­tu­ra per­dien­do efi­ca­cia. Es­tos eran lentos y, al es­tar hin­cha­dos con ga­ses in­fla­ma­bles, eran blan­co fá­cil pa­ra una ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea que no ha­bía de­ja­do de evo­lu­cio­nar. Por ello, des­de 1917, to­dos los ataques ale­ma­nes fue­ron efec­tua­dos des­de bom­bar­de­ros, mu­cho más rá­pi­dos, co­mo los nue­vos Got­ha, ca­pa­ces de al­ber­gar 500 ki­los de bom­bas y vo­lar a al­tu­ras inal­can­za­bles pa­ra los ca­zas alia­dos.

Co­mo su­ce­día en el mar, en el di­se­ño de avio­nes se de­bía com­bi­nar ve­lo­ci­dad con ma­nio­bra­bi­li­dad, blin­da­je y ar­ma­men­to

LOS BOM­BAR­DE­ROS SE PERFECCIONAN

Una nue­va ca­rre­ra se desató y apa­re­cie­ron nue­vos avio­nes alia­dos pa­ra ha­cer­les fren­te, y los ger­ma­nos res­pon­die­ron con el enorme avión Zep­pe­lin- Staa­ken Rei­sen­flug­zeug, que po­día lan­zar una bom­ba de 1.000 ki­los. Los bri­tá­ni­cos tam­bién di­se­ña­ron bom­bar­de­ros ca­pa­ces de ata­car zo­nas in­dus­tria­les ale­ma­nas, co­mo los Hand­ley Pa­ge 400 y 1500.

Al fi­nal de la gue­rra, los bom­bar­de­ros ya pe­sa­ban

de cua­tro a sie­te to­ne­la­das y po­dían al­can­zar los 140 km/ h de ve­lo­ci­dad y los 800 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. La tri­pu­la­ción es­ta­ba com­pues­ta por has­ta ocho per­so­nas y su ca­pa­ci­dad les per­mi­tía trans­por­tar has­ta tres to­ne­la­das de bom­bas. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ya an­ti­ci­pa­ban cla­ra­men­te los mo­de­los de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

CAMUFLAJE EN LAS AL­TU­RAS

Co­mo su­ce­día en el mar, en el di­se­ño de avio­nes se de­bía com­bi­nar ve­lo­ci­dad con ma­nio­bra­bi­li­dad, blin­da­je y ar­ma­men­to, pues pri­mar uno de es­tos factores iba en de­tri­men­to de los otros. Al prin­ci­pio de la gue­rra eran mo­de­los mo­no­pla­nos, pe­ro en­se­gui­da se pa­só a los bi­pla­nos, más se­gu­ros y ma­nio­bra­bles; al fi­nal de la con­tien­da, in­clu­so se desa­rro­lla­ron tri­pla­nos. En sus ini­cios, el ae­ro­plano iba pre­pa­ra­do pa­ra dos tri­pu­lan­tes, el pi­lo­to y el ob­ser­va­dor- ar­ti­lle­ro. Pe­ro cuan­do se sin­cro­ni­za­ron las ame­tra­lla­do­ras, se pa­só a un so­lo ocu­pan­te, y así con­si­guió ali­ge­rar­se el pe­so del apa­ra­to. Ale­ma­nia pro­du­jo a gran es­ca­la tres mo­no­pla­nos, ocho bi­pla­nos – en­tre ellos, los fa­mo­sos Al­ba­tros y Fok­ker D. VII– y un tri­plano, que fue el cé­le­bre Fok­ker Dr. I que pi­lo­tó el Ba­rón Ro­jo en sus úl­ti­mos tiem­pos; Fran­cia, dos mo­no­pla­nos y diez bi­pla­nos, en­tre los que es­ta­ban los efi­ca­ces Nieu­port y Spad. Por su par­te, Gran Bre­ta­ña fa­bri­có nue­ve bi­pla­nos, co­mo el SE 5 y el Sop­with Ca­mel, y un tri­plano, el Sop­with, que co­pia­ron los ale­ma­nes pa­ra di­se­ñar el su­yo.

Co­mo res­pues­ta a las me­jo­ras an­ti­aé­reas, los avio­nes in­cor­po­ra­ron el camuflaje; las pan­zas de los avio­nes se pin­ta­ron de gris o azul pa­ra mi­me­ti­zar­las con el cielo, y la par­te su­pe­rior de to­nos ver­do­sos y par­dos pa­ra con­fun­dir­la con el te­rreno. En los la­te­ra­les del apa­ra­to se de­ja­ba el es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que lo ocu­pa­sen las in­sig­nias na­cio­na­les, y las per­so­na­les que ele­gía ca­da pi­lo­to a su an­to­jo.

Ba­ta­lla na­val de Jutlan­dia (1916) 38

COM­BA­TES NAVALES Y AÉREOS. Arri­ba, la flo­ta ger­ma­na en for­ma­ción en el mar del Nor­te, pre­pa­ra­da pa­ra la ba­ta­lla de Jutlan­dia, en 1916. Aba­jo, cua­tro pi­lo­tos con un ca­za bi­plano Nieu­port 17 que lo­gró de­rri­bar un Al­ba­tros aus­tría­co en Ve­ro­na en ju­nio de ese mis­mo año.

BA­JAS CI­VI­LES. La ma­ri­na ale­ma­na de­rri­bó un bu­que americano de pa­sa­je­ros, el Lu­si­ta­nia (arri­ba iz­quier­da), el 7 de ma­yo de 1915. En la fo­to de la de­re­cha, un ma­ri­ne­ro bri­tá­ni­co es­tá a la es­cu­cha a tra­vés de un hi­dró­fono a bor­do de un aco­ra­za­do de la Ro­yal Navy.

UNA SOM­BRA EN EL HORIZONTE. A pe­sar de sus to­rren­cia­les bom­bar­deos, los ze­pe­li­nes (arri­ba, in­fo­gra­fía) no re­sul­ta­ron efi­ca­ces co­mo ar­ma de gue­rra de­bi­do a las mu­chas de­bi­li­da­des téc­ni­cas que los las­tra­ban.

Gui­ller­mo II en­tre­ga Me­da­llas de la Cruz de Hie­rro a avia­do­res du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

ARISTOCRACIA HAS­TA EN ELCIELO. Con dos ame­tra­lla­do­ras Span­dau, es­te ex­plo­ra­dor mo­no­pla­za ale­mán era el pre­fe­ri­do por el Ba­rón Ro­jo. Fue uno de los me­jo­res ca­zas de su épo­ca y al­can­za­ba los 196 km/h. En la ilus­tra­ción se de­ta­lla su es­truc­tu­ra y equi­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.