Espías de ha­ce un si­glo

En una con­tien­da bá­si­ca­men­te po­si­cio­nal co­mo aque­lla, con los fren­tes de­li­nea­dos por trin­che­ras, el es­pio­na­je se con­vir­tió en un ele­men­to de di­na­mi­za­ción y co­no­ci­mien­to im­pres­cin­di­ble pa­ra ga­nar la ba­ta­lla.

Muy Historia - - SUMARIO - ALBERTO PORLAN ES­CRI­TOR Y FILÓLOGO

La in­for­ma­ción es po­der, y en la gue­rra re­sul­ta a me­nu­do más de­ci­si­va que los ca­ño­nes. Co­no­cer los pla­nes del enemi­go con an­te­la­ción per­mi­te con­tra­rres­tar­los y ven­cer. Es­to ha ocu­rri­do des­de que vi­vía­mos en las ca­ver­nas y nos ata­cá­ba­mos con pie­dras y pa­los, pe­ro el ni­vel de so­fis­ti­ca­ción y la ve­lo­ci­dad con la que se trans­mi­ten los in­for­mes en los úl­ti­mos tiem­pos lo ha com­pli­ca­do to­do en­dia­bla­da­men­te.

Pa­ra em­pe­zar, con­vie­ne si­tuar­nos en el plano tec­no­ló­gi­co en el que se desa­rro­lló la Gran Gue­rra. En 1918, aún no era po­si­ble la gra­ba­ción por­tá­til de so­ni­do ni exis­tía la ra­dio co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vo, pe­ro sí co­mo sis­te­ma de trans­mi­sión ru­di­men­ta­rio. Tan so­lo ese año se des­cu­brió el su­per­he­te­ro­dino, que sig­ni­fi­có un sal­to ade­lan­te en los re­cep­to­res. Lo que se uti­li­za­ba ge­ne­ral­men­te era la te­le­gra­fía sin hi­los, que exi­gía el co­no­ci­mien­to del sis­te­ma mor­se por par­te del emi­sor y del re­cep­tor. Pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes en el fren­te lo ideal era el te­lé­fono de cam­pa­ña, pe­ro re­que­ría hi­los y los hi­los se rom­pían de­ma­sia­do a me­nu­do por los pi­so­to­nes de los sol­da­dos y de las acé­mi­las, el trá­fa­go de la vi­da de trin­che­ra, la hu­me­dad y las ex­plo­sio­nes. De mo­do que era ne­ce­sa­rio re­cu­rrir de­ma­sia­das ve­ces a los mé­to­dos del si­glo an­te­rior: las pa­lo­mas men­sa­je­ras y los pe­rros en­tre­na­dos. Y, so­bre to­do, a los en­la­ces o co­rreos hu­ma­nos, uno de los cuer­pos más sa­cri­fi­ca­dos en to­da la con­tien­da.

No de­be ol­vi­dar­se que aque­lla gue­rra fue bá­si­ca­men­te de ín­do­le po­si­cio­nal. Los fren­tes es­ta­ban de­li­nea­dos por trin­che­ras, las cua­les, por re­gla ge­ne­ral, te­nían de­lan­te las trin­che­ras enemi­gas.

LA IM­POR­TAN­CIA DE ES­TAR INFORMADO

El te­rreno en­tre am­bas, que era don­de se iba a mo­rir ba­jo las ame­tra­lla­do­ras, so­lía es­tar mi­na­do y agu­je­rea­do por los obu­ses que se ha­bían que­da­do cor­tos. En­tre otras tác­ti­cas, es­ta dis­po­si­ción bé­li­ca fue la que po­si­bi­li­tó el uso cri­mi­nal del gas tó­xi­co por par­te de la trin­che­ra que te­nía el vien­to fa­vo­ra­ble.

Cuan­do to­do de­pen­de de sa­ber con pre­ci­sión la ho­ra y el lu­gar del ata­que o hay que re­ti­rar unas ba­te­rías an­tes de que pa­se el avión de re­co­no­ci­mien­to enemi­go, se en­tien­de la im­por­tan­cia de­ci-

si­va de la in­te­li­gen­cia, o, me­jor di­cho, del es­pio­na­je. Lla­mar in­te­li­gen­cia al es­pio­na­je no de­ja de ser un dis­pa­ra­te, pe­ro el eu­fe­mis­mo se ha im­pues­to en to­do el mun­do. La pa­la­bra es­pio­na­je ( no así con­tra­es­pio­na­je) es un tér­mino mal­di­to en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, un vo­ca­blo que na­die quie­re usar pe­ro que to­das las na­cio­nes y mu­chí­si­mas em­pre­sas gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas prac­ti­can asi­dua­men­te. Es­pían, pe­ro nun­ca lo acep­ta­rán. Ex­cep­to cuan­do con­vie­ne en­se­ñar las fo­tos, co­mo hi­zo la ad­mi­nis­tra­ción Ken­nedy du­ran­te la Cri­sis de los Mi­si­les.

BULOS PA­RA ENGAÑAR AL ENEMI­GO

Des­de lue­go, el es­pio­na­je de­pen­de an­tes que na­da del es­pía o la es­pía, los cua­les de­pen­den a su vez del me­dio y las cir­cuns­tan­cias en que se desen­vuel­ven. Su co­cien­te de in­te­li­gen­cia no es tan im­por­tan­te co­mo el con­jun­to de sus do­tes, co­no­ci­mien­tos y ap­ti­tu­des. Se re­quie­re que el es­pía sea una per­so­na as­tu­ta y pru­den­te, pe­ro a la vez re­suel­ta y opor­tu­na. La bue­na me­mo­ria es una cua­li­dad muy es­ti­ma­da, pe­ro an­te to­do se va­lo­ra la sen­sa­tez, la frial­dad y el con­trol rí­gi­do de las pro­pias pa­sio­nes.

En 1914, cuan­do es­ta­lló el pri­mer gran con­flic­to del si­glo pa­sa­do, ape­nas ha­bía espías pro­fe­sio­na­les. O se­ría me­jor de­cir que los que ha­bía no es­ta­ban pre­pa­ra­dos. Ac­tuar en tiem­pos de paz era muy dis­tin­to a ha­cer­lo en los de gue­rra, du­ran­te los que la ac­ti­vi­dad in­for­ma­ti­va se mul­ti­pli­ca por mil, vue­lan las ba­las y co­rren los ve­ne­nos. Pe­ro la de­fi­cien­cia se sub­sa­nó pron­to gra­cias al pa­trio­tis­mo, la trai­ción, el odio al enemi­go, el chan­ta­je, el di­ne­ro, el se­xo e in­clu­so la re­li­gión. Hay que te­ner en cuen­ta que lo que hoy en día co­no­ce­mos acer­ca del es­pio­na­je du­ran­te la Gran Gue­rra es so­la­men­te una mí­ni­ma par­te (la más no­ve­les­ca) de la gran ma­ra­ña in­for­ma­ti­va se­cre­ta que te­jie­ron las re­des de to­dos los paí­ses, con nú­cleos en los paí­ses neu­tra­les. En mu­chos ca­sos se tra­ta­ba de di­fun­dir in­to­xi­ca­cio­nes, bulos con los que se pre­ten­día engañar o con­fun­dir al enemi­go. Al­go así, pe­ro en gran es­ca­la, iba a ser trein­ta años más tar­de la Ope­ra­ción

En 1918, no exis­tía la ra­dio co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro sí co­mo sis­te­ma de trans­mi­sión

For­ti­tu­de de los alia­dos pa­ra en­mas­ca­rar el des­em­bar­co de Nor­man­día.

A me­nos que me­tan gra­ve­men­te la pa­ta –e in­clu­so en esos ca­sos más que en nin­gún otro–, los ser­vi­cios se­cre­tos tie­nen a su fa­vor que so­lo tras­cien­de lo que ellos quie­ren que tras­cien­da. Pe­ro tam­bién hay que de­cir que, cien años des­pués de los acon­te­ci­mien­tos, se co­no­ce lo su­fi­cien­te (ya sea em­be­lle­ci­do por los unos o afea­do por los otros) pa­ra sa­car una idea ge­ne­ral del con­si­de­ra­ble nú­me­ro de per­so­nas que, por uno u otro mo­ti­vo, es­pia­ron du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Por otra par­te, ¿qué es un es­pía? Hay tan­tas cla­ses de ellos co­mo de se­res hu­ma­nos. Es­pía es la ado­les­cen­te que, des­de su ven­ta­na, cro­no­me­tra el pa­so de los con­vo­yes mi­li­ta­res por su país in­va­di­do, y el an­ciano aris­tó­cra­ta que ha dis­pues­to un có­di­go en su to­rre pa­ra co­mu­ni­car el nú­me­ro de tan­ques que ve a lo le­jos. Es­pía es el ta­ber­ne­ro que apren­de en se­cre­to la len­gua de los in­va­so­res pa­ra lue­go co­mu­ni­car lo que ha es­cu­cha­do en­tre va­so y va­so de li­cor. Así fue­ron la ma­yo­ría de los que ope­ra­ron en las dos gue­rras mun­dia­les. Los in­for­ma­do­res fran­ce­ses co­bra­ban al mes la mi­tad que un obre­ro, y una pro­pi­na por in­for­ma­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, de mo­do que nin­guno se hi­zo ri­co. A cam­bio, se arries­ga­ban a ser fu­si­la­dos sin mi­ra­mien­tos. La ci­fra ofi­cial de 350 fu­si­la­dos por es­pio­na­je en­tre ale­ma­nes y fran­ce­ses a lo lar­go de to­da la gue­rra es ri­dí­cu­la­men­te ba­ja, un re­fle­jo muy pá­li­do del nú­me­ro de aque­llos que, ca­li­fi­ca­dos de espías, mu­rie­ron sin jui­cio con­tra cual­quier mu­ro pa­ra ser ol­vi­da­dos al mo­men­to. Pe­ro fue­ron ellos quie­nes, en un go­teo si­len­cio­so y cons­tan­te de in­for­ma­ción, a ve­ces in­tras­cen­den­te y otras de­ci­si­va, cau­sa­ron el ma­yor da­ño al enemi­go.

EL EQUI­PO DEL ES­PÍA

La gue­rra su­pu­so la es­pe­cia­li­za­ción y la pro­mo­ción de los ser­vi­cios de es­pio­na­je fran­ce­ses, que adop­ta­ron el sis­te­ma de los bri­tá­ni­cos. Nue­ve de ca­da diez fun­cio­na­rios rea­li­za­ban ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas de gé­ne­ro muy va­ria­do, y so­lo uno ac­tua­ba co­mo agen­te de cam­po. En­tre es­tos, a su vez, la ma­yor par­te cum­plían una mi­sión es­tá­ti­ca co­mo con­tac­tos o bu­zo­nes per­ma­nen­tes. Pues­to que no exis­ten ci­fras ofi­cia­les hay que pen­sar que, o bien el nú­me­ro to­tal de fun­cio­na­rios era enorme, o bien el nú­me­ro de agen­tes efec­ti­vos era muy pe­que­ño. Pe­ro sa­be­mos que los ele­men­tos que se in­fil­tra­ban en te­rreno enemi­go pa­ra ac­tuar en ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les lo ha­cían bien pro­vis­tos. Sal­ta­ban en pa­ra­caí­das con un enorme far­do que in­cluía los ví­ve­res ne­ce­sa­rios du-

Nue­ve de ca­da diez espías rea­li­za­ban fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y uno ac­tua­ba co­mo agen­te de cam­po

ran­te el tiem­po de la mi­sión, do­cu­men­ta­ción fal­sa, ro­pa ci­vil, pis­to­la, lin­ter­na eléc­tri­ca, cu­chi­llo, ex­plo­si­vos (pri­me­ro TNT, des­pués me­li­ni­ta), me­chas, una ca­ra­bi­na con su mu­ni­ción, brú­ju­la, ma­pas y has­ta pi­mien­ta pa­ra des­pis­tar a los pe­rros. Tam­bién se les su­mi­nis­tra­ban unos cuan­tos fa­jos de bi­lle­tes de ban­co y va­rias mo­ne­das de oro, ar­gu­men­tos de­fi­ni­ti­vos pa­ra ca­si to­do. Lo peor es que de­bían aca­rrear una jau­la con me­dia do­ce­na de pa­lo­mas men­sa­je­ras: sa­bían que, si el enemi­go los de­te­nía con las pa­lo­mas na­die les li­bra­ría del fu­si­la­mien­to in­me­dia­to.

MÍ­TI­CA MA­TA HA­RI

Pe­ro, co­mo di­ji­mos, ha­bía mu­chas cla­ses de espías. Los más im­por­tan­tes pa­ra las agen­cias, de­bi­do a la ca­te­go­ría de los in­for­mes que po­dían trans­mi­tir, eran quie­nes se mo­vían con sol­tu­ra en­tre las al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas y mi­li­ta­res del enemi­go. A ellos es­ta­ban des­ti­na­dos los me­dios más no­ve­do­sos, co­mo cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas es­con­di­das en re­lo­jes de bol­si­llo, tin­tas in­vi­si­bles, ve­ne­nos ful­mi­nan­tes, etc. Los es­fuer­zos en mi­cro­fo­to­gra­fía de gue­rra lle­ga­ron a re­pro­du­cir un fo­lio en un mi­lí­me­tro cua­dra­do. Se com­pren­dió el va­lor de las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo, in­clu­so de las más mor­tí­fe­ras. De en­ton­ces pro­ce­de el in­te­rés por to­da esa in­ge­nio­sa y le­tal pa­ra­fer­na­lia aso­cia­da al es­pio­na­je de que ha­cen ga­la las pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond. Na­die po­drá ne­gar que el nom­bre es­tre­lla del es­pio­na­je de aque­lla gue­rra fue el de una ho­lan­de­sa lla­ma­da Mar­ga­ret­ha Ze­lle que, tras una pri­me­ra ju­ven­tud tor­men­to­sa, se pre­sen­tó en los ex­clu­si­vos am­bien­tes pa­ri­si­nos co­mo una bai­la­ri­na exó­ti­ca lla­ma­da Ma­ta Ha­ri. La idea más acep­ta­da hoy en día so­bre es­ta mu­jer mí­ti­ca la con­si­de­ra más bien una pros­ti­tu­ta de lu­jo que fue ma­ni­pu­la­da a con­cien­cia por los ser­vi­cios de es­pio­na­je de am­bos ban­dos. Se mo­vía de un país a otro am­pa­ra­da en su con­di­ción de súb­di­ta ho­lan­de­sa, re­la­cio­nán­do­se con po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res de al­to ran­go. Vi­gi­la­da de cer­ca por fran­ce­ses y ale­ma­nes, ter­mi­nó tras­la­dán­do­se al ni­do de espías en que, co­mo ca­pi­tal de una na­ción neu­tral, se ha­bía con­ver­ti­do Ma­drid. Des­de sus ha­bi­ta­cio­nes en el Ho­tel Pa­la­ce, con­ti­guas a las de un im­por­tan­te miem­bro de la em­ba­ja­da ale­ma­na, to­mó par­te en una com­bi­na­ción pa­ra pro­vo­car la su­ble­va­ción del Ma­rrue­cos fran­cés, y a su vuel­ta a Pa­rís fue de­te­ni­da tras co­brar un che­que de 5.000 dó­la­res que el con­tra­es­pio­na­je ga­lo

sa­bía que de­bía co­brar un agen­te ale­mán. Su pro­ce­so, du­ran­te el que sa­lie­ron a re­lu­cir nom­bres de im­por­tan­tes po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res fran­ce­ses, fue se­gui­do con tre­men­da ex­pec­ta­ción. Fi­nal­men­te, la bai­la­ri­na es­pía fue de­cla­ra­da cul­pa­ble y fu­si­la­da el 15 de oc­tu­bre de 1917.

Tam­bién en Ma­drid, pe­ro des­de el ho­tel de en­fren­te (el Ritz), ope­ra­ba Mart­he Ri­chard, una mu­jer a to­das lu­ces más in­tere­san­te que Ma­ta Ha­ri. Hi­ja de una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da, a los 16 años in­gre­só en el re­gis­tro de pro­ti­tu­tas de Nancy. Obli­ga­da a efec­tuar 50 ser­vi­cios dia­rios, con­tra­jo la sí­fi­lis y fue ex­pul­sa­da a Pa­rís, don­de se cu­ró y si­guió tra­ba­jan­do más apa­ci­ble­men­te en un es­ta­ble­ci­mien­to de al­to stan­ding has­ta que se ca­só con un clien­te ri­co. Tan ri­co que, por com­pla­cer uno de sus ca­pri­chos, le com­pró un avión con­vir­tién­do­la en una de las pri­me­ras avia­do­ras fran­ce­sas. Tras la muer­te de su ma­ri­do en el fren­te, Mart­he en­tró en el ser­vi­cio se­cre­to y que­dó a las ór­de­nes del ca­pi­tán Geor­ges La­doux, que tam­bién ha­bía re­clu­ta­do a Ma­ta Ha­ri y que asi­mis­mo la en­vió a Ma­drid, pe­ro lan­zán­do­la en pa­ra­caí­das. En po­co tiem­po, la Ri­chard se las in­ge­nió pa­ra con­ver­tir­se en aman­te del agre­ga­do na­val ale­mán, Von Krohn, y acep­tar su ofer­ta de tra­ba­jar pa­ra los ale­ma­nes, lo que la con­ver­tía, co­mo a su ve­ci­na de en­fren­te, en una agen­te do­ble. Y así ac­tuó, re­ve­lan­do a los alia­dos la cons­truc­ción se­cre­ta de dos­cien­tos bu­ques pa­ra la Ar­ma­da ale­ma­na. Pe­ro po­co des­pués su­frió un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil jun­to a su aman­te y el su­ce­so sal­tó a las pá­gi­nas de la pren­sa reac­cio­na­ria, lo que obli­gó a la Ri­chard a vol­ver a Fran­cia a to­da pri­sa pa­ra com­pro­bar que ha­bía si­do ex­pul­sa­da del ser­vi­cio y que su re­clu­ta­dor, el ca­pi­tán La­doux, es­ta­ba acu­sa­do de es­piar pa­ra el enemi­go de acuer­do a las de­cla­ra­cio­nes de Ma­ta Ha­ri.

AGEN­TE DO­BLE... O NA­DA

Mu­cho tiem­po des­pués, se su­po que tan­to Ma­ta Ha­ri co­mo Mart­he Ri­chard fue­ron su­per­vi­sa­das des­de el cam­po ale­mán por Els­beth Schrag­mü­ller, co­no­ci­da co­mo la Señorita Doctor, una fi­gu­ra cla­ve del es­pio­na­je ale­mán que ope­ra­ba en Bél­gi­ca. La Schrag­mü­ller era to­do un per­so­na­je: una vein­tea­ñe­ra rubia y gor­di­ta, pro­pie­ta­ria de una mi­ra­da que, a de­cir de sus co­no­ci­dos, po­día pe­tri­fi­car a cual­quie­ra [ ver re­cua­dro 1]. Y te­nía gran­des du­das so­bre la Ri­chard y Ma­ta Ha­ri, a quien ha­bía en­tre­na­do per­so­nal­men­te. Sus du­das, co­mo pu­do ver­se, es­ta­ban fun­da­men­ta­das, por­que am­bas eran agen­tes do­bles. Era muy fá­cil con­ver­tir­se en eso, por­que si te des­cu­bría el enemi­go te da­ban dos po­si­bi­li­da­des: pa­sar a in­for­mar­les a ellos o la tum­ba. Una ofer­ta que la ma­yo­ría con­si­de­ra­ba im­po­si­ble re­cha­zar.

Si el enemi­go des­cu­bría a un es­pía, sus úni­cas op­cio­nes eran con­ver­tir­se en agen­te do­ble o mo­rir

Neu­bron­ner y su “pa­lo­ma fo­tó­gra­fa” 46

ALBUM

PRO­TEC­CIÓN PA­RA TO­DOS. En la ima­gen, co­lo­rea­da di­gi­tal­men­te, dos sol­da­dos y una mu­la con la ca­ra cu­bier­ta por más­ca­ras an­ti­gás en el fren­te oc­ci­den­tal. Su uso se hi­zo im­pres­cin­di­ble con­tra la gue­rra quí­mi­ca y tó­xi­ca.

RETAGUARDIA Y VANGUARDIA. Arri­ba, un gru­po de des­ci­fra­do­res de men­sa­jes en có­di­go mor­se en ple­na ta­rea. En la ima­gen de aba­jo, un con­tin­gen­te de sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses lan­za una ofen­si­va en 1918 des­de sus trin­che­ras. La Gue­rra del 14 se ba­só so­bre to­do en ellas.

UN PE­SA­DO EQUIPAJE. En­tre el enorme far­do que de­bían por­tar con­si­go los que se in­fil­tra­ban en tie­rra hos­til se in­cluían jau­las con pa­lo­mas men­sa­je­ras (aba­jo, sol­da­dos ale­ma­nes lle­ván­do­las, en mar­zo de 1917; fo­to­gra­fía co­lo­rea­da di­gi­tal­men­te).

AGEN­TES ALADOS. Aba­jo, una pa­lo­ma do­ta­da con una cá­ma­ra pa­ra sa­car fo­to­gra­fías aé­reas del te­rreno enemi­go en la Gran Gue­rra. Es­tos in­ge­nios fue­ron una no­ve­dad en 1914-1918.

ELEGANTE NI­DO DE ESPÍAS. So­bre es­tas lí­neas, el ma­dri­le­ño Ho­tel Pa­la­ce en una pos­tal de la épo­ca en que sir­vió de “cuar­tel de ope­ra­cio­nes” a va­rios agen­tes im­pli­ca­dos en la I Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.